Hace 120 años y tal día como hoy: Borges

Agosto 24th, 2019

Que suenen las campanas, que bailemos todos al compás de su melodía atronadora porque tal dìa como hoy , y hace ya 120 años, nació Dios, o lo más cerca de Dios que conozco desde que vine al mundo, sabe bien ese mismo Dios que de eso hace ya mucho, muchísismos años…

Hermanos y hermanas, rendid homenaje a Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899-Ginebra, 14 de junio de 1986), el hombre mitad humano, mitad dios que resumía en cuantro páginas la complejidad de nuestro mundo y el de otros, otros y otros tantos mundos…

… El hombre que escribió y que encontró refugio en los libros de otros. El que acarició el infinito y lo redujo a una palabra, el que luchó contra tigres que aparecían y desaparecían en las paredes. El que nos enseñó que la Historia universal de la infamia es la de todos nosotros. Ficciones escritas en un libro de arena, segùn recoge el informe elaborado por Brodie.. El Aleph de una literatura, la escrita en español, que dejó su huella para siempre en estas letras.

El poeta de Buenos Aires, nuestro Homero del cono sur cuando todo parecía perdido. El hombre, en definitiva, que imaginó el paraíso “como una inmensa biblioteca”.

Saludos, load, load, load, desde este lado del ordenador

Ray Bradbury vino de otro planeta

Agosto 22nd, 2019

Hace mucho tiempo que conocí a Ray Bradbury, íntimo de otro Ray, Ray Harryhausen, y nunca me ha fallado. Comencé leyendo primero algunos relatos dispersos y más tarde obras mayores como El hombre ilustrado, Farenheit 451, “si os dan papel pautado, escribid por detrás, cita de Juan Ramón Jiménez con la que el escritor abre esta novela sobre bomberos que no apagan incendios sino que los provocan quemando libros; El vino de estío, El país de octubre, La feria de las tinieblas y unas Crónicas marcianas que prologa Jorge Luis Borges, un entusiasta de la obra de Bradbury, un escritor sin embargo con escasos seguidores de la ciencia ficción ya que consideraban el mundo fabuloso y fabulado de Ray como demasiado literario y, afortunadamente para nosotros, poco científico.

Ray Bradbruy continúa siendo un escritor al que invito a conocidos y desconocidos que descubran si todavía creen posible viajar al pasado para cazar dinosaurios, volar en cohete al espacio exterior o ser un colono en el planeta rojo.

Lo increíble en sus manos se vuleve creíble, y es muy difñicil (a no ser que uno tenga un corazón de trapo) conectar con sus relatos porque la mayoría destilan un humanismo que apenas se da hoy en la literatura, el cine, el arte en general. Pero tiempo al tiempo, porque cambian las ideas que harán poner de moda las novelas y cuentos de un escritor que, sospecho, no fue de este mundo. Es más, creo que vino del mismo planeta que el otro Ray. Ese mismo que está poblado de “románticos sin esperanza”.

Y recordad, el año que viene celebraremos los que estén y también los que no estén el centenario de su nacimiento.

Viva Ray Bradbury

* En la imagen, el escritor sentado en la máquina del tiempo utilizada en el largometraje La máquina del tiempo (George Pal, 1960)

Saludos, es un pájaro, es un avión…, desde este lado del ordenador

El Gobierno de Canarias respalda 21 proyectos audiovisuales

Agosto 21st, 2019

Un total de 21 proyectos son los que respaldará económicamente el Gobierno de Canarias tras estudiar, debatir, reflexionar (es un suponer) las 95 propuestas que se presentaron por empresas productoras de las islas. Este último dato es importante porque alguno, lo lógico y normal en un sector que no resulta ni lógico ni normal, ya ha puesto el grito no sé si en el cielo pero sí en algún medio de comunicación.

En la resolución, aún de carácter provisional, figuran ayudas a la producción de seis largometrajes cinematográficos y series para televisión, y a ocho cortometrajes, así como a otros siete proyectos en fase de desarrollo.

El listado de títulos seleccionados incluye la producción de las películas de ficción Hombres de Leche, de David Pantaleón, y La lechuga, de Diana Toucedo y Víctor Duplá; la serie de animación infantil Cleo (temporada 3), de Ana Sánchez-Gijón; y los documentales Semilla del Son, de Juan Manuel Villar, El Asilo-Un hogar sin armarios, de Eduardo Cubillo, y Benito Pérez Buñuel, de Luis Roca.

Entre ellos se distribuirán 1.036.000 euros, con cantidades que oscilan entre 67.014 y 225.000 euros.

Los cortometrajes subvencionados son: El mirador de Martín, de Chedey Reyes; Sed, de Iván >López; Atentado, de Roberto Chinet; Cocorico (animación), de Shira Ukrainitz; Amores arcanos, de Eduardo Cubillo; Circe, de María Abenia; Yo soy tierra (documental), de José Víctor Fuentes; y Madres, de Daniel León Lacave. El presupuesto para este apartado asciende a 137.500 euros, que será distribuido con cantidades que oscilan entre 16.500 y 20.000 euros.

En el tercer apartado de la convocatoria, correspondiente a la fase de desarrollo de proyectos, figuran los documentales El exterior, de Víctor Moreno, Benigno en cuatro movimientos, de David Baute y Para crear un paraíso, de David Baute y Alejandro Krawietz; la serie de animación Shark Nursery, de Rubén Zarauza; y los largometrajes Matar cangrejos, de Omar Razzak, Un hombre feliz, de Ramón Rodríguez; Unbridle Horse, de Iván López.

La ayuda asciende en total a 201.000 euros, que se distribuye en cantidades que oscilan entre 21.000 y 30.000 euros.

La nota informa que estos proyectos han sido valorados por un comité externo integrado por profesionales de reconocido prestigio y trayectoria sin vinculación con el sector audiovisual canario y que representan las diferentes formas fílmicas.

La valoración se ha realizado por un sistema mixto de puntos objetivos y valoración subjetiva, que incluye la calidad creativa y la viabilidad económica del proyecto.

Los puntos objetivos se adjudicaron en función del número e importancia del personal canario contratado para el proyecto, la presencia de mujeres en puestos clave, el historial de los equipos artístico y técnico, y la financiación asegurada, apunta el Gobierno de Canarias en un comunicado.

Dado el elevado número de proyectos, la selección se dividió en dos grupos. En su conjunto, el comité de deliberación estuvo integrado por Pere Roca, director de Focus Audiovisual; Silvia Iturbe, experta en distribución y ventas internacionales y Yolanda Barrasa, guionista y consultora independiente, y profesora de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (Cuba); Pamela Bienzobas, crítica y periodista de Cine, miembro de Fipresci (Federación Internacional de Críticos de Cine), la Academia Lumiere y Cinema 23; Antonio Moreno, guionista de cine y Patrice Vivancos, experto en producción del Programa Media de la Comisión Europea.

Tras conocerse los afortunados, y pongo a los dioses por testigo que espero ver realizados más de la mitad de los proyectos seleccionados, el grancanario Octavio Guerra se queja de no figurar “dentro del concepto de canariedad” que imponen las bases mientras que “alguien que se dé de alta fiscalmente en las islas, sí lo sea…”

Octavio Guerra dice ser uno de los afectados de la base nº5: “En las categorías de producción de largometrajes y series de televisión de ficción, documentales y de producción de cortometrajes se entiende como obra audiovisual de autoría canaria aquella en la que al menos tres de los cinco puestos siguientes estén ocupados por personas que tengan su residencia fiscal en la Comunidad Autónoma de Canarias: producción ejecutiva, dirección, guion, dirección de fotografía y jefatura de montaje”, lo que considera explica en un artículo “un requisito excluyente. Lo llaman autoría canaria y nos quedamos fuera profesionales canarios. Te puedes hacer residente fiscal en cualquier momento, aunque hayas nacido y residido fuera toda la vida“.

Octavio Guerra, que reside en Valencia, no se presentó a la convocatoria porque “nos obligan a presentar cosas raras para poder entrar… Podríamos hacerlo en guion y producción con personas que no lo son” y defiende fórmulas “para que exista un cierto nivel de proteccionismo, pero buscando una manera para que el que no resida fiscalmente en las islas pueda entrar”. Y todo eso pese a que “en mi caso, sigo manteniendo mi productora en Canarias, pero tampoco puedo entrar en otros proyectos en calidad de guionista u otra cosa”, añade.

A pesar de todo, espera que la situación se revierta ya que “ninguna comunidad autónoma tiene esta norma de exclusión. Somos la avanzadilla, pero en lo malo. Espero que para el próximo año se cambie y se puntúe al que es natural de las islas. Además, las leyes europeas no permiten la exclusión de ciudadanos de la Unión Europea. Es un problema que se puede solucionar con facilidad, se le advirtió al Gobierno, pero está estancado. No entiendo quién lo ha engendrado. Fue una propuesta que salió del Clúster Audiovisual y enseguida se vieron sus contradicciones y no sabemos por qué se ha quitado que los naturales de las islas podamos puntuar”.

Otra de las excluidas a las subvenciones al desarrollo y producción de obras audiovisuales de autoría canaria 2019 es la tinerfeña Nayra Sanz, ya que tampoco tiene la residencia fiscal en las islas, aunque su productora, Rinoceronte Films, sí que la tiene.

Saludos, vio crecer la hierba, desde este lado del ordenador

Marco González Mesa: “No vengo para romper con el pasado”

Agosto 20th, 2019

Desde la moción de censura a María Dolores Padrón, en 2009, el Puerto de la Cruz no contaba con un alcalde socialista. Esta responsabilidad recae ahora en Marco González Mesa gracias a un pacto con Asamblea Ciudadana Portuense (ACP). Esta entrevista no tiene sin embargo contenido político sino cultural, ya que González Mesa asume también las áreas de Seguridad, Cultura e Identidad, esta última de nueva creación.

El Puerto de la Cruz acoge tres de los más notables festivales que se celebran en Tenerife y en toda Canarias, las joyas de la corona son Mueca Festival Internacional de Arte en la Calle, el Festival de Literatura de Viaje y Aventuras Periplo y el Festival de Música y Tendencias Phe, cuya próxima edición se celebrará del 23 al 24 de agosto.

Al margen de estas acciones, el alcalde de la ciudad turística quiere mantener una programación cultural estable y para conseguirlo espera encontrar la implicación de las instituciones públicas y privadas.

Maestro de profesión, fue premio extraordinario de carrera, entre sus objetivos está potenciar la labor que a lo largo de los años ha desarrollado la Universidad Popular y poner orden en una casa, el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, que el anterior equipo de gobierno dejó “muy desordenada”, destaca.

- Además de alcalde del Puerto de la Cruz asume las responsabilidades de Seguridad, Cultura y un área de nueva creación, Identidad. ¿Podrá con todo?

“Un alcalde tiene muchos objetivos y algunos pueden cumplirse desde el área de alcaldía. La Seguridad es un valor fundamental para una ciudad como el Puerto de la Cruz y como por defecto ya soy el presidente de la Policía Local es muy importante que el Cuerpo sienta que como alcalde cumplo con las expectativas para resolver situaciones que a veces son complicadas para reconocer el trabajo que realizan con el fin de que el Puerto de la Cruz continúe siendo un municipio seguro. En cuanto al área de Cultura y dejarla en Alcaldía fue un compromiso personal. Soy maestro y me he dedicado a la escena desde hace ya más de veinte años. He formado escuelas insulares de teatro y cuento con experiencia como director artístico y gestor cultural. Creo que la Cultura debe ser el elemento transformador de cualquier sociedad y para alcanzarlo en nuestra ciudad es necesario resaltar otro valor: el de la identidad portuense”.

- ¿Identidad portuense?

“Nosotros como ciudad nos diferenciamos de cualquier otro destino turístico porque contamos con un acervo cultural y un legado histórico que debe ir en consonancia con la Historia de la ciudad. Esto se refleja en los espacios, que son únicos en el Puerto de la Cruz, y que tienen que ver con la creación artística. Coincide con mi mandato como alcalde que este año se celebre el 80 aniversario de la muerte del escritor Agustín Espinosa y el centenario del nacimiento de César Manrique, dos creadores muy vinculados al Puerto de la Cruz y que contribuyeron con su trabajo a que esta ciudad fuera diferente. Uno de los grandes objetivos del final de mi mandato será el haber proyectado un futuro sin olvidar lo que fuimos para que cada uno de nosotros se sienta más orgulloso de ser del Puerto y, aprovechando ese orgullo, proyectar una ciudad que sea diferenciadora de las demás”.

- Hace unas semanas el escritor y periodista Juan Cruz publicó un artículo en el que denunciaba la actual situación del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias.

“Tengo muy clara la cadena de valores culturales si la cultura la entendemos como eje transformador de la sociedad. En este aspecto, una entidad como el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC) continúa siendo esa institución de primer orden para una ciudad como es el Puerto de la Cruz. Lo que no puede ser es que tengamos un presupuesto en el área de Cultura que se preocupa más por la cultura exhibicionista, que tiene un gran reclamo para la sociedad y para el atractivo turístico de la ciudad, pero nos olvidemos de una institución como el IEHC, algo para mi imperdonable. Ahora tenemos un presupuesto que no es mi presupuesto, pero soy consciente que entidades como el IEHC siendo privadas deben ser subvencionadas. Estoy a la espera de un alcalde amigo para promover que otras administraciones (empresas, Cabildo, Gobierno de Canarias) mantengan un compromiso claro con entidades como el IEHC y el Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdahl por todo lo que representan. Entiendo que el área tiene que hacer un equilibrio y buscar fórmulas entre los grandes festivales para apoyar a los que no son tan grandes en cuanto a cantidad de público pero sí en la calidad de lo que ofrecen”.

- ¿Para cuándo el parque San Francisco?

“El parque San Francisco acogió en los últimos cuarenta años toda clase de actos culturales y deportivos por lo que el espacio, como otros muchos en el Puerto de la Cruz, el portuense los considera como suyos. En su momento se pensó deliberar su futuro en una consulta popular por lo que la reforma debe de atender a esa necesidad, también a la de contar con un espacio digno”.

- ¿Qué pasará con Periplo?

“En un mes de gobierno nos ha dado tiempo de ir solventando los problemas que nosotros achacamos al anterior gobierno de improvisación. Soy conocedor de que hemos podido tener subvenciones para este tipo de festivales en el área de Cultura pero al finalizar el plazo de las mismas cuando llegamos nosotros, las hemos perdido. Estamos ahora con el estudio económico para ver cómo lo resolvemos este año. La cultura en el ámbito del Puerto de la Cruz forma parte de un plan estratégico de cultura que se abandonó los años pasados y que finaliza en 2020. En todo ese tiempo no se ha realizado una cadena de evaluación para conocer en qué hemos podido fallar. Mi intención es hacer Periplo como cualquier otro festival importante que se celebra en la ciudad porque somos un municipio único, atractivo para este tipo de festivales ya que se trata de una ciudad dinámica que presta una serie de servicios que no prestan otras ciudades. Ahora nos queda estudiar dentro del área el tipo de cobertura económica que existe porque no sé las condiciones ante las que nos tenemos que enfrentar, entre otras cómo sufragar la inexistencia de las subvenciones con las que se han contado otros años por una falta de previsión del anterior gobierno. Periplo ha dado muchas alegrías al Puerto de la Cruz y debe seguir creciendo y apostar por la formación y, al mismo tiempo, vincularse al proyecto de la Universidad Popular”.

- La voluntad es mantenerlo.

“Por supuesto, no vengo para romper con el pasado. A pesar de las dificultades económicas Periplo se celebrará en la medida de lo posible. Habrá una nueva edición y nos volcaremos en ella para que las dificultades administrativas solo sean eso, administrativas y no afecten al Festival”.

- ¿Qué le falta y le sobra al Puerto de la Cruz.

“Sobrar, no le sobra nada. Quizá le falte una programación mensual dinámica para no contar solo con la de los grandes festivales. Falta promoción y generar públicos en las pequeñas manifestaciones pero éste no es solo un problema del Puerto de la Cruz”.

- ¿Y cómo cree que se anima al público a asistir a actos culturales?

“Poniendo en marcha proyectos de larga duración y que la programación cultural no sea improvisada. Desde la educación y en el ámbito musical las escuelas de música deben estar integradas en cualquier actividad musical que se genere en la ciudad. Poner en marcha también escuelas artísticas (de danza, escultura, pintura…) a través de la Universidad Popular para que se generen además de profesionales, espectadores. Quiero que sea la propia Universidad Popular la herramienta que lo permita porque hay fórmulas para captar públicos. Esta es una ciudad cuna de creatividad para toda Canarias, me atrevería a decir. Y en todos los aspectos. Quizá sea su idiosincrasia ya que existe algo en el Puerto de la Cruz que nos hace diferentes. Tengo la sensación de que la parte institucional no ha aprovechado hasta ahora lo que tiene”.

- ¿Cómo encontró el Ayuntamiento?

“En general la casa estaba muy desordenada, con diferentes criterios para un mismo expediente pero no estamos en el momento de mirar atrás, de ver lo que se hizo o se dejó de hacer. Ya hemos aprobado un plan estratégico de subvenciones para diferentes proyectos culturales y deportivos”.

- ¿Cómo cuáles?

“Se han perdido muchas cosas al haber sido utilizadas por la política para hacer daño pero ahí está la coral Reyes Bartlet, y la celebración del 25 aniversario del proyecto de coros escolares. No somos cualquier ciudad. Y mi intención es poner esto en valor”.

- ¿Le molesta lo del Puerto de la Cruz ciudad turística?

“Es el principal motor económico de la ciudad y tiene que seguir siéndolo. Estoy convencido que el elemento del turismo tiene que ver con la identidad portuense. Aquí hay muchos binomios que poner en marcha como turismo y deporte, porque el Puerto de la Cruz es una ciudad muy atractiva para la practica deportiva aunque tengamos unas instalaciones que no son muy óptimas”.

- ¿Y la cultura?

“El binomio turismo y cultura es el elemento diferenciador del Puerto de la Cruz. La convivencia entre el residente y el turista es clave porque somos como un pequeño resort dentro de los destinos turísticos que hay repartidos por el mundo. Nos diferenciamos porque tenemos la capacidad de ofrecer una historia ligada a la cultura, y eso no se construye. O se tiene o no se tiene” .

TEATRO

Marco González cuenta que su flechazo con el teatro fue gracias a La Recova, la escuela de teatro de la Universidad Popular. El flechazo fue más intenso cuando a los 20 años obtuvo una subvención del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz para que continuara con sus estudios en La Orotava.

Pasado el tiempo, fundó con otros una compañía de teatro en su barrio, el barrio de La Vera, en la que estrenaron una serie de obras sin demasiado éxito de público hasta Pon una ramona en tu vida, lo de ramona, explica, es porque así se conoce en este núcleo urbano a la guagua del barrio. La obra fue un éxito, un éxito que califica de “absoluto” ya que llegaron a representarla ocho veces.

Durante todos estos años de su formación teatral, el Puerto de la Cruz tuvo alcaldes y concejales de Cultura de signo político diferente lo que pone de manifiesto que “un cambio político no debe nunca generar cambios en los proyectos que funcionan”, destaca.

PLATAFORMA CIUDADANA

Si hay algo que caracteriza la vida cultural del Puerto de la Cruz es la participación en la toma de decisiones de una Plataforma Ciudadana que se implica además en los diferentes proyectos culturales que se realizan en la ciudad turística. Por ejemplo, Marco González formó parte de la última reunión de la Plataforma Cómplice Mueca pero allí, cuenta, solo se reunieron cuatro o cinco personas lo que “dice mucho de la forma de participar del anterior gobierno”, comenta al tiempo que reitera que su intención es la de “gobernar con la ciudadanía”. La Plataforma, explica, ya está creada, “solo hay que activarla y procurar que todos se sientan protagonistas en la toma de decisiones”

MUECA

El alcalde y responsable también de las áreas de Seguridad, Cultura e Identidad del Puerto de la Cruz, Marco González Mesa, no desea que se repita la confusión que se produjo el año pasado con Mueca, Festival Internacional de Arte en la Calle que estuvo a punto de cambiar de fecha de celebración por “una mala administración del anterior gobierno municipal”, dice. En 2020 “Mueca se celebrará en sus fechas sin ocasionar más vergüenza. No me ha gustado nada que este año el Festival estuviera al borde de la no celebración o de un cambio de fecha por una más que intencionada manipulación a la propia Plataforma Ciudadana y a una dejación de funciones políticas o técnicas, como se quiera ver. Al final y por la presión ciudadana Mueca se celebró en sus fechas y se salvó gracias a la intervención de otra administración”, comenta refiriéndose a la implicación del Cabildo de Tenerife.

Saludos, agitamos las manos, desde este lado del ordenador

Estoico y frugal, una novela de Pedro Juan Gutiérrez

Agosto 19th, 2019

“A veces me parece que Europa que Europa se repite a sí misma. A primera vista da la impresión de que todo está dicho. O quizá me equivoco y sí queda mucho por decir pero los escritores no llegan a los lugares profundos donde está escondido el material nuevo. No se atreven, o no pueden excavar más a fondo y solo explotan las vetas superficiales. En mi país, en cambio, vivimos en el otro extremo. Es todo tan imprevisible, cambiante y complicado que uno vive confundido. Es perturbador y vertiginoso. Como si hoy fuera el primer día de la creación y estuviéramos siempre empezando desde cero”.

(Estoico y frugal, Pedro Juan Gutiérrez, colección Narrativas hispánicas, Anagrama, 2019)

A finales de los años noventa el escritor y periodista Pedro Juan Gutiérrez se dio a conocer en el mundo de las letras con Trilogía sucia de La Habana, relatos en los que reflejaba la otra cara de uno de los barrios más emblemáticos de la capital cubana, Centro Habana, que describe con pulso narrativo realista al mostrar la decadencia no solo física sino espiritual de sus habitantes a través de una amplia galería de personajes acostumbrados a caminar al borde del abismo.

Los siguientes libros que publicó en España en la editorial Anagrama, muchos de ellos como novela, seguían de una u otra manera la pauta marcada por la trilogía, también la de un personaje protagonista, Pedro Juan, que podría entenderse como el álter ego del escritor, un álter ego que al igual que su autor, ha ido evolucionando, tomando solidez y una aplastante verdad que hace que la lectura de sus obras permitan conocer más a quien escribe como a quien vive estas aventuras porque de eso se trata, aventuras, de su protagonista.

Se hace mal, aunque se emplee como fórmula comercial, que se venda que Pedro Juan Gutiérrez es una especie de Charles Bukowski tropical, lo que no es cierto aunque la marginalidad, la pobreza, el alcohol y el sexo sean materiales recurrentes en sus historias.

Pedro Juan, el personaje literario, continúa esclavizado al alcohol en Estoico y frugal y prosigue con su afición al sexo, en especial con mujeres maduras e imperfectas y con vello que son las que prefiere, en su largo itinerario por España, Alemania e Italia, viaje que vuelve a Pedro Juan más maduro y coherente consigo mismo por lo que su mirada sobre lo que observa: el mundo editorial, las entrevistas de promoción, sus encuentros con cubanos en el exilio y alemanes, italianos y españoles con sus neuras, no resulta cataclísmico ya que el retrato que hace de la mayoría resulta bastante melancólico con independencia del país del que procedan.

En la novela, todos intentan huir de sus problemas. Europeos y exiliados tienen demasiadas complicaciones y viven una existencia rocambolesca que los aleja falsamente de la realidad.

Tiene Estoico y frugal más lecturas que las que narra de corrido las andanzas de Pedro Juan por una Europa decadente, poblada de personajes singulares, una fauna igual de rica y variada que la que el escritor presenta en sus libros habaneros aunque sin ese sentido de vivir al día que tienen los habitantes del Caribe, gente que no pierde el tiempo en tonterías y que se mezcla con los demás con arrebato, demoliendo cualquier clase de prejuicio, todo sea por pasar un buen rato en una existencia que conspira contra uno mismo.

Estoico y frugal
cuenta también con algunos elementos habaneros pero son recuerdos más que vivencias las que recrea Pedro Juan. Esos recuerdos sirven para contrastarlos con sus experiencias europeas pero no se decanta ni por una ni por otra. Tampoco esgrime ningún apunte moral porque sus impresiones solo cuentan lo que ve. Sin aditivos, por lo que el libro se lee de una sentada y sin descanso –no llega a las doscientas páginas– que sin embargo marcan no solo a su protagonista, Pedro Juan, sino a sus lectores.

El aprendizaje vital que describe resulta tan interesante e intrépido –ya se dijo que se trata de una novela de aventuras poco común– que el libro probablemente confundirá a los lectores europeos de Pedro Juan Gutiérrez ya que en ocasiones es crítico cuando su mirada tierna y cruel reflexiona sobre todo lo que le rodea.

Las impresiones que recoge de su viaje, porque se trata también de una novela de viaje, resultan así llamativas y se sintetizan en una idea: Europa ya no es lo que era. Mientras, Cuba y La Habana se observan desde la distancia como espacios subdesarrollados “incapaces de acumular experiencias”, que diría Edmundo Desnoes en Memorias del subdesarrollo. En fin, que ambos mundos están condenados –o no– a entenderse.

Saludos, a leer que son dos días, desde este lado del ordenador

Charles Bukowki, hasta que el cuerpo aguante

Agosto 16th, 2019

El próximo año se celebra el centenario del nacimiento del escritor norteamericano Charles Bukowski, quien vino al mundo en una pequeña ciudad alemana, Andernach, aunque se trasladó con su familia y siendo muy joven a los Estas Unidos de Norteamérica.

Lector compulsivo y alcohólico reconocido, la vida de Bukowski no fue un camino de rosas ya que desde muy joven se acostumbró a caminar por el borde del abismo mientras daba eses de beodo. Sus novelas y cuentos, como escritor se manejó mejor como cuentista, hablan de todo este trasiego por la cara oculta del sueño americano, así que sus libros son crónicas brutales de borrachos pendencieros, bastante agresivos y hoy políticamente incorrectos porque hablan de perdedores, gente que prefiere antes de hacer ahogar sus penas con litros de cerveza o botellas de bourbon barato.

El sexo entre marginales y pedigüeños es otro de los grandes temas de la producción literaria de un escritor que estuvo muy de moda en España en los años ochenta, y si bien su estela se ha ido diluyendo con el paso de los años, las modas y las tendencias cambian, todavía queda algo de su influencia en aprendices de escritores noqueados por la sinceridad que destila la literatura de un hombre que se llamaba así mismo y con orgullo borracho.

Pero más que la obra, si hay algo notable en la vida y obra de Charles Bukowski es precisamente su errática vida, esa vida que retrata punto por punto en una serie de libros que escandalizaron en su día y que mucho me temo continúen escandalizando hoy día, sobre todo porque fue un escritor que no estaba acostumbrado a morderse la lengua, y que llamaba a las cosas como creía, de ahí que todavía resulte tan ofensivo para muchos.

La verdad, y reconociendo que fui uno de tantos jóvenes abducido por su literatura, es que he vuelto a leer muchas de sus novelas y algunos cuentos y la mayoría apenas se sostienen. Se nota que Bukowski no escribía con un plan sobre la mesa sino que se dejaba llevar por las musas, musas empapadas en alcohol pero musas al fin y al cabo. Entre sus referentes literarios, referentes que se molestaba en mencionar en sus libros, escritores proscritos como Louis-Ferdinand Céline y su Viaje al fin de la noche, y Jonh Fante, escritor y guionista borracho que gracias a los elogios de Bukowski volvió a editarse y a ser reconocido por toda esa legión de lectores empeñados en encontrar flores entre la mierda. El caso es que uno descubre que, efectivamente, el señor Fante fue más escritor que Bukowski, aunque no tuvo la suerte de que lo descubrieran a finales de los sesenta y principio de los setenta, esos años prodigiosos que parecían que iban a cambiar el mundo.

Entre las novelas que escribió y que protagoniza su álter ego Henry Chinaski, las mejores me siguen pareciendo La senda del perdedor, Cartero y Factotum. Se me caen de las manos Mujeres y Hollywood, esta última recrea el rodaje de Barfly (1987), filme dirigido por Barbet Schroeder, así como Pulp, que fue su último trabajo y que bajo la apariencia de una novela policíaca solo esconde desorden y un homenaje muy poco festivo (Bukowski ya estaba en cama, no bebía ni fumaba por prescripción médica) en la que dice que quiere homenajear la literatura que caía en sus manos cuando vivía a salto de mata y de mujer en mujer, aquellos años en los que se acostumbró a convivir con el monstruo que llevó dentro toda su vida.

Al margen de que sus libros hayan perdido la aureola de escándalo y la polémica agitadora que tuvieron en su momento, y al margen también de sus opiniones sobre el mundo y las mujeres, estuvo en el punto de mira de las feministas radikales (con k) durante mucho tiempo, tanto tiempo que incluso me atrevería a señalar que la condena todavía sigue, Bukowski será recordado como apuntaba un aficionado en uno de esos chat literarios que parecen un panal de rica miel, por representar al escritor maldito, el que va a contracorriente, el que aparece completamente borracho en un programa cultural de la televisión francesa o concede entrevista fumando como un carretero y bebiendo cartones de vino para satisfacción de unos lectores que nunca se convertirán en algo parecido aunque como dos mil moscas acudían y acuden –ya menos– a sus libros para observar cómo se las gastan los que andan todo el día fuera de onda. Y cuenta más fuera, mejor.

En cuanto a sus cuentos, territorio en el que se despachaba mejor el escritor, dejó tantos que de tanto en tanto se editan recopilaciones en las que aparecen inéditos que siguen más o menos la pauta que marca y define su literatura: marginalidad, sexo y alcohol. Si se extrapolan estos elementos poco o nada queda en sus historias porque Bukowski no fue un escritor de escuela sino de la calle. Ahí el eco que todavía tienen algunos de sus relatos, historias que carecen de líneas argumentales y que se limitan a narrar el ecosistema de los que lo han perdido todo y buscan refugio no sé si para olvidar bebiendo y bebiendo hasta el final de sus días.

Realismo, pero del sucio, del que mancha los dedos y el espíritu, el que dejó escrito Raymond Carver. Bukowski como sus seguidores caminan por la periferia sin darse cuenta que el infierno son ellos.

Saludos, se dijo, desde este lado del ordenador