El gran calavera

Cuentan que Arturo Soriano ha muerto y la noticia me conmueve, y eso que hacía años que no veía a aquel tipo tan peculiar. Lo recuerdo alto, delgado, con gafas.

La leyenda decía que tenía una formidable discoteca y que contaba con discos rarísimos de un tal Peter Gabriel… Recuerdo que en una ocasión… pero eso es otra historia y escribo sobre Arturo Soriano que también componía música, era actor y cantaba. Formó un peculiar trío de vida efímera, si no me equivoco se llamaba El gran calavera, creo que por la película de Luis Buñuel.

A Arturo Soriano lo pueden ver en dos cortometrajes que hicieron carrera en la historia del cine canario y en la del español también: Esposados (Juan Carlos Fresnadillo, 1996) y La Raya (Andrés M. Koppel, 1997).

En la primera interpreta a un esperpéntico funcionario que tiene que validar el boleto de lotería que desencadena la tragedia y en el segundo al sacerdote que intenta mediar entre vecinos y farero cuando los británicos quieren llevarse la raya del meridiano cero de la isla de El Hierro.

Volvió a repetir como actor en la aún inclasificable La isla del infierno (Javier Caldas, 1998), en la que compartió escenas con actores ya ausentes como José Conde, y músicos que en aquel entonces representaban lo más granado del rock que se cocinaba en Tenerife.

Hacía tiempo que no sabía nada de Arturo, Arturo Moisés Soriano Vela aunque por aquí casi todos lo conocíamos como Arturo el puro, lo de puro no sé si es porque se llamaba como el rey de la tabla redonda o por otra cosa. Sea como fuere, nunca se me ocurrió preguntarle, así que imagino que se ha llevado el secreto al otro lado.

No lo conocía demasiado, pero no hacía falta. Hablabas con él y era de esa gente que parece que es tu amigo de toda la vida. Fue un tipo grande, y no solo porque entonces me pareciera tan espigado.

Arturo, a secas, tuvo luz propia en esta tragicómica historieta que es la vida.

(*) En la primera imagen, Arturo Soriano como funcionario en Esposados, de Juan Carlos Fresnadillo. La imagen está tomada por María Calimano durante una pausa del rodaje del mediometraje en el plató de La Mirada en Tegueste. La segunda pertenece a un fotograma de La Raya, de Andrés M. Koppel.

Saludos, gimamos, gimamos, gimamos, desde este lado del ordenador.

2 Responses to “El gran calavera”

  1. josep Says:

    También tuvo un papel en el largometraje Bajo la noche verde, era el matón que (cuidado espoileres) mataba al protagonista de un disparo en una discoteca.

  2. admin Says:

    Muchas gracias, Josep, por la aportación. Un abrazo.

Escribe una respuesta