Archive for the ‘Cine de aquí’ Category

Guarapo, treinta años después

Miércoles, Enero 17th, 2018

La iniciativa Charlas de Cine arranca 2018 con una nueva propuesta enmarcada en su programación dedicada al cine canario que consistirá en la proyección de la película Guarapo este jueves 18 de enero, a las 20:30 horas en Multicines Tenerife, y un coloquio posterior protagonizado por sus directores, los hermanos Teodoro y Santiago Ríos.

Tres décadas después del rodaje de la película que marcó un hito en el cine de producción canaria, los responsables de Guarapo que estuvieron nominados al Premio Goya en 1990 en la categoría de Mejor Dirección Novel por este título, recordarán la gestión de su proyecto, su filmación en localizaciones de Tenerife y La Gomera y lo que ha supuesto en su trayectoria.

La historia de Guarapo tiene lugar en la isla de La Gomera, tras la Guerra Civil Española, y gira en torno a la represión franquista y la emigración de canarios hacia tierras americanas en busca de un futuro mejor. El reparto de la película está encabezado por Patricia Adriani, Juan Luis Galiardo, Luis Suárez, José Manuel Cervino y Julio Gavilanes.

Las entradas ya se encuentran a la venta en la taquilla de Multicines Tenerife (C. C. Alcampo, La Laguna).

Charlas de Cine es una asociación de ex alumnos y seguidores del Aula de Cine de la Universidad de La Laguna. Desde 2013 ofrece actividades relacionadas con la recuperación de clásicos del cine en pantalla grande, charlas con expertos y colaboradores, debates en torno a películas de estreno, entrevistas y encuentros con cineastas y técnicos. La proyección de ‘Guarapo’ cuenta con la colaboración de Multicines Tenerife, la revista del audiovisual canario Alisios, la Fundación Cine+Cómics, además de TumbaAbierta.com, KsaMario, “Días de Radio, Noches de Cine” y Radio Club Tenerife – Cadena Ser.

Saludos, aún en proceso de recuperación, desde este lado del ordenador.

Trayecto a la infamia: Sima Jinámar

Martes, Enero 9th, 2018

El documental La sima del olvido, de Juan José Monzón, se estrena este jueves, 11 de enero y a las 20 horas en TEA Tenerife Espacio de las Artes.

Este trabajo muestra una de las heridas aún por cicatrizar más infames de la historia del archipiélago: el tubo volcánico al que fueron arrojados los cuerpos de los prisioneros republicanos detenidos por las fuerzas rebeldes a inicio de la Guerra Civil española. El espacio geológico se encuetra situado en Gran Canaria y fue objeto hace ya unos años de una excelente novela del periodista José Luis Morales.

Para la elaboración de este documental, el director Juan José Monzón grabó directamente su bajada al interior de la Sima, para lo cual estuvo preparándose previamente para el descenso durante dos meses en el Roque Nublo, la Sima de Cueva Grande y otros puntos de Gran Canaria con el grupo de espeleólogos Pernoctadores. La grabación se prolongó durante 90 minutos y la expedición utilizó cámaras especializadas para filmar en el interior y drones en el exterior.

Saludos, justicia, no venganza, desde este lado del ordenador.

Un año de cine en Canarias

Sábado, Diciembre 30th, 2017

Pese a la crisis y pese a su presunta recuperación, una recuperación que no termina de llegar por mucho que se insista, el cine que se rueda en las islas continúa su singladura contra viento y marea mientras ocupa un espacio que no termina de definirse y en el que destaca, sin embargo, por su constancia a través del esfuerzo de un puñado de francotiradores que no se amilanan ante las adversidades.

Se continúa rodando películas en condiciones, a veces, muy precarias, indigencia que no resta de talento y capacidad de trabajo a sus protagonistas.

Somos conscientes, como en años anteriores, de lo complejo que es resumir con unas cuantas palabras lo que ha dado de sí un año de cine en Canarias pero sirvan al menos estos contenidos para orientar al lector sobre una realidad que está ahí, y que genera sus acuerdos y desacuerdos en ocasiones con la misma y ya tradicional virulencia con que se manifiesta en otras tendencias artísticas en este archipiélago que continúa estando abandonado de la mano de los dioses.

Es verdad que se han repartido ayudas y que se produjeron algunos cambios, como la renovación de la junta directiva del Clúster Audiovisual, que preside ahora José Ángel Alayón así como de la de la asociación de cineastas de Canarias Microclima, con Jairo López al frente; y que se anunció que la Estrategia Audiovisual de Canarias contaría con la distribución de recursos del Fondo de Desarrollo de Canarias (FDCAN), pero también fue un año de ausencias porque nos dijeron adiós actores que, como Arturo Soriano, Gustavo Rojo y Willmore, pusieron su talento en películas que ya han hecho historia en la todavía reducida cinematografía que se produce y realiza a este lado del Atlántico.

Arturo Soriano intervino en Bajo la noche verde (Josep Vilageliúm 1985); Esposados (Juan Carlos Fresnadillo, 1996) y La raya (Andrés M. Koppel, 1997), entre otras películas. El actor Gustavo Rojo, si bien nació en Méjico, está vinculado a Canarias porque fue en las islas y concretamente en Tenerife, donde nació su madre, la actriz tinerfeña Pituka de Foronda, hija de la escritora también tinerfeña Mercedes Pinto. Gustavo Rojo fue, además, Bentejui en Tirma (Paolo Moffa y Carlos Serrano de Osma, 1954).

En cuanto al actor madrileño Willmore (Joaquín Alonso-Colmenares y García-Loygorri ), una figura clave para reivindicar el cine de culto español al trabajar a las órdenes de Iván Zulueta en Arrebato, intervino junto a Luis Suárez y Goya Toledo en los cortometrajes Por los viejos tiempos (Miguel Ángel Toledo, 1990) y El extraño pacto (Juan Carlos Fresnadillo, 1991).

Este año que se nos va, 2017, nació la asociación insular Enfoque La Palma, una iniciativa que preside Mercedes Afonso y se rodaron cortos y largometrajes, algunos de los cuales se llegaron a estrenar en cine.

Entre otros, Proyecto Lázaro, dirigida por Mateo Gil; La niebla y la doncella, de Andrés M. Koppel, que firma también el guión de Zona hostil (Adolfo Martínez Pérez); Bajo la rosa, de Josué Ramos, Como la espuma, de Roberto Pérez Toledo, El bombazo, de Raúl Jiménez y Los imprescindibles, de Adrián G. Fuentes.

El cineasta Juan Carlos Fresnadillo actuó como productor ejecutivo del episodio piloto de la serie Salvation.

En el documental, Eduardo Cubillo puso de manifiesto que el género goza de muy buena salud en Canarias con Isleños, a root of America; Dany Curbelo presentó Memorias aisladas y Dailo Barco su Archipiélago fantasma.

Dailo Barco viajó además hasta Valladolid para presentar Las postales de Roberto, título con el que participó en la Seminci, la 52 Semana Internacional de Cine de Valladolid dentro de la sección Doc.España.

Otras experiencias con el género fueron Amaro Pargo: entre la leyenda y la historia, de Juan Alfredo Amil Rodríguez y escrito por Benjamín Reyes con producción de Rumen Justo Reyes; No solo 18 horas, que dirigió Pedro Cubiles y protagonizó el atleta canario Marcos Yánez, y Desamparado, de María Cuenca, entre otros.

En cuanto a cortometrajes volvieron nada más iniciarse el 2017 Daniel León Lacave y Josep Vilageliú con La otra y Al borde del agua, respectivamente. Vilageliú también estrenó Dueto y Del amor y otras necesidades y Lacave La muñeca rota, trabajo seleccionado junto a El mar inmóvil, de Macu Machín; Smoking break, de Iván López; 29 de febrero, de Ángel Valiente; Los colores de la nieve, de Cris Noda; Osito, de Coré Ruiz y El gigante y la sirena, de Roberto Chinet, en el catálogo Canarias en corto 2018.

Fran Casanova presentó Hay algo en la oscuridad y, por otro lado, el corto animado The Idea Thief (El Ladrón de Ideas), del tinerfeño Dani Álava y el colombiano Juan Lozano, participó en el Festival Iberoamericano de Cortometrajes ABC y Beatriz Fariña dio a conocer Cuatro pies y Óscar Martínez Efectos de sonido.

El archipiélago volvió, una vez más, a ser plató de rodaje de numerosas producciones nacionales y extranjeras entre las que sobresalieron Happy People, una producción danesa; No dormirás, de Gustavo Hernández y con Belén Rueda como protagonista y Oro, de Agustín Díaz Yanes que llegó a las pantallas sin demasiada pena ni gloria. La joya de la corona se la llevó, sin embargo, el rodaje de una película de la franquicia Star Wars en Fuerteventura.

PREMIOS Y FESTIVALES

Los premios de cortometrajes Manolo Villalba 2017, dotados con 3.000 euros y que este año se dividieron en dos modalidades: Ficción y documental, recayeron en Amanecer, de Daniel León Lacave y El imperio de la luz, de Inmaculada Pérez Machín mientras que el director de Fotografía Juan Antonio Castaño Collado, Mengues, tomó posesión como académico de número en la sección de Fotografía, Cine y Creación Digital de la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel.

La Asociación Microclima reconoció además la trayectoria del colectivo Yaiza Borges en un acto que se desarrolló el sábado 16 de diciembre en TEA Tenerife Espacio de las Artes, que continúa siendo junto al Espacio Aguere en Tenerife y los Monopol en Gran Canaria, uno de los pocos en los que se puede ver el cine que se hace en las islas y exhibe una programación alternativa a la que se proyecta en la salas convencionales.

En cuanto a libros, Jorge Fonte presentó Woody Allen. El cine dentro de su cine (Editorial Diábolo, 2017) y continuaron su singladura por las islas tantos festivales como setas hay en el bosque. Entre otros, y rogamos mil disculpas a los ausentes, Fimucité y Fimucinemá, MiradasDoc, el Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, el Festival de Cortos Villa de La Orotava que celebró su doce edición; el Festivalito, en La Palma, e Isla Calavera, que vino al mundo este año bajo el padrinazgo del actor Jack Taylor y el especialista en efectos especiales Colin Arhur.

Saludos, silencio, cámara y acción, desde este lado del ordenador

‘Del amor y otras necesidades’, una película de Josep Vilageliú

Miércoles, Diciembre 20th, 2017

Josep Vilageliú es un cineasta que rueda con el empuje y el entusiasmo de un guerrero espartano aunque no creo que hubiera encajado en aquella sociedad estoica y militar porque es de carácter más ateniense, como quien ahora escribe estas líneas, aunque en vez de perder el tiempo (o ganarlo, según se vea) divagando sobre la antigua Grecia lo que hace es rodar películas.

Películas que cuentan con un acento propio y que suma constantes y evoluciona con el paso de los años. No creo, por otro lado, que haya a este lado del Atlántico un cineasta que cuente con una obra cinematográfica tan abundante cuyos orígenes hay que rastrear en los años 70 y que continuó sin apenas descanso en los 80, 90 y lo que vamos de siglo XXI.

Si se conocen estos trabajos, que cubren un arco cronológico con sus tendencias y propuestas, se puede detectar la evolución de una obra que tiene mirada propia, una firma, que su visión como cineasta es muy personal e intransferible.

Del amor y otras necesidades es una película, como otras tantas del director, con un rodaje accidentado ya que una parte se grabó hace dos años. Se trata, además, del tercer título que estrena en 2017 tras Al borde del agua y Dueto, cinta esta última con la que mantiene más de un punto de contacto aunque en Del amor y otras necesidades la reflexión sobre la pareja se hace desde otra perspectiva y con desconcertante espíritu irreverente.

Se indaga, además, en otros temas como el peso de una soledad mal asumida, y la posibilidad de una relación. Una relación que dura una noche y en la que uno de los personajes intentará tranquilizar sus demonios interiores mientras el otro obtener un satisfactorio rendimiento económico y profesional.

La película presenta a una escort de alto standing contratada por un hombre maduro. Lo que se cuenta transcurre como se ha dicho durante la noche y en prácticamente un solo un escenario, el jardín de la casa en la que reside el protagonista masculino.

Resulta interesante observar cómo las últimas tres películas del cineasta se desarrollan en espacios acotados y en ocasiones, como en Dueto y ahora en Del amor y otras necesidades, bajo una estructura cuasi teatral que encaja en el espacio cinematográfico que propone el director.

Película de actores, porque todo el cine de Josep Vilageliú se apoya fundamentalmente en los actores, resulta muy llamativo observar cómo los personajes van cambiando papeles a medida que avanza la acción.

Si en la primera parte el hombre maduro y un poco vuelta de todo es quien domina la narración a medida que ésta se desarrolla se intercambian los protagonismos y es ella, la escort, quien asume el dominio del juego (¿qué seducción no lo es?), en especial cuando los personajes parecen desnudar sus sentimientos en ocasiones mirando directamente a cámara y por lo tanto al espectador, para revelar una vida cotidiana que necesita de emociones y riesgo.

Me ha hecho reír, sí, reír, Del amor y otras necesidades pero también me ha hecho llorar, sí, llorar, un mediometraje en el que sus protagonistas juegan con cartas que, finalmente, resultan que están marcadas.

El hombre paga por recrear una fantasía que representa con oficio una ¿profesional? La idea no la redondea, sin embargo, el final de la película ya que quiere funcionar como un guiño aunque no resta interés a un trabajo que, como otros de Josep Vilageliú, más que contar una historia disemina fragmentos de varias historias para que sea el espectador quien los recomponga a modo de rompecabezas.

Los actores contribuyen a robustecer un trabajo que, afortunadamente, nunca se define. Enzo Scala y Bibiana Rodríguez están muy bien y hacen creíble esa relación. Operan como las piezas de un engranaje que mueve un discurso que inquieta y hace reír, y que se sigue con desarmante entusiasmo porque los cambios de tono y el trasvase de un género a otro no chirría ni pierde el sentido final de la película.

Contribuye a reforzar esta sensación la música, que compone e interpreta Javier Marrero Acosta, fundamental para entrar en esta fábula que como toda fábula tiene moraleja. Josep Vilageliú la visualiza con el guiño de los faros de un coche que rompen la quietud de la noche.

Del amor y otras necesidades transcurre prácticamente en un solo escenario, el jardín de la casa, jardín que es el tercer personaje de la película porque a medida que avanza se transforma al representar los estados de ánimos de ese hombre y esa mujer que se necesitan por razones muy diferentes.

Hombre y mujer que crecen y decrecen en un magnético y chispeante juego de falsa seducción en el que amado se convierte en amante y el amante en amado.

Esto hace concluir que más que Del amor y otras necesidades quizá hubiera sido más correcto titularla Del amor y sus necesidades, pero son cosas nuestras, de espectador que comienza a sentirse un poco como el personaje que interpreta Enzo Scala.

Saludos, ¡¡¡NO AL CIERRE DEL TEATRO TIMANFAYA!!!, desde este lado del ordenador.

Las ‘Memorias aisladas’, un documental de Dani Curbelo

Martes, Noviembre 28th, 2017

Memorias aisladas es un documental de Dani Curbelo que se exhibe este martes, 28 de noviembre, en TEA Tenerife Espacio de las Artes, a las 19 horas.

Este trabajo recoge los testimonios de cuatro personas cuyas vidas han sido silenciadas por el paso de los años por su orientación sexual, aunque se enfrentaron a prejuicios y discriminaciones desde los años setenta en Tenerife.

Dani Curbelo será la encargada de presentar este trabajo y lo hará acompañada de la conservadora de TEA Tenerife Espacio de las Artes, Yolanda Peralta.

Tras el pase de esta película se presentará una publicación asociada al documental, Entre Líneas.

Saludos, ¡¡¡NO AL CIERRE DEL TEATRO TIMANFAYA!!!, desde este lado del ordenador.

‘Hay algo en la oscuridad’, de Fran Casanova, premio Isla Calavera al mejor cortometraje

Sábado, Noviembre 18th, 2017

Fran Casanova gana el premio Isla Calavera al mejor cortometraje por Hay algo en la oscuridad, de la que el jurado destacó su trataniento del fantástico “en el que juega un papel fundamental la espléndida interpretación de la joven actriz Luna Fulgencio y el bien equilibrio que ofrece en todas las facetas técnicas”.

Resultaron distinguidos con menciones especiales El gigante y la sirena, de Roberto Chinet, por su partitura original, del compositor Iván Capillas y RIP por mejor guión, escrito por los directores del corto, Albert Pintó y Caye Casas, quienes también se hicieron con el del público.

El jurado de la primera edición de estos premios estuvo formado por el profesor de Teoría e historia del Cine de la Universidad de La Laguna Luis Fernando de Iturrate Cárdenes (como presidente), María Calimano (directora de la Filmoteca Canaria), Manuel Díaz Noda (crítico de cine), Manuel García de Mesa (director del Aula de Cine Jurídico del Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife) y Jorge Fonte (escritor y autor de varios libros de cine).

Saludos, ¡NO AL CIERRE DEL TEATRO TIMANFAYA!, desde este lado del ordenador.