‘El peor de los tiempos’, una novela de Alexis Ravelo

Jueves, Noviembre 23rd, 2017

“Los tipos como Dorta siempre salen indemnes. Sobre todo si no hay pruebas. Si ha pasado ya un año y medio desde que llegaron al jodido fondo de la infamia. Si los únicos testigos de su vileza son dos fulanillas que han desaparecido del mapa y que, en caso de reaparecer, estarán lo suficientemente asustadas como para no dar testimonio. Un testimonio que, además, se pondría en duda, porque ¿quién va a creer a una puta en un caso así? Ellas, en realidad, nunca son víctimas. Siempre pretenden otra cosa. No hay que fiarse de ellas. Ese era el subtexto que se había podido leer en muchos medios de comunicación en casos similares”.

(El peor de los tiempos, Alexis Ravelo. Editorial Alrevés, 2017)

Alexis Ravelo es un escritor con todas sus letras. Lo demuestra una producción literaria en la que ha probado muchos palos con oficio sin perder un átomo de carácter. Carácter hay, y mucho, en sus novelas criminales pero también en La otra vida de Ned Blackbird y Los milagros prohibidos, donde explora otros géneros con elaborada pericia. O, lo que es lo mismo, con el talento suficiente para contar historias que enganchan, relatos que se leen con adicción porque despiertan el interés del lector.

El escritor regresa a la novela negra y criminal con El peor de los tiempos, donde recupera a Eladio Monroy, un personaje que en esta su quinta entrega se ha vuelto más oscuro, quizá sea cosa de la edad, y cínico y brutal con sus enemigos. Enemigos que no busca pero encuentra en los casos donde mete el hocico.

Estructurada en cinco partes (La chica desaparecida, Palas, La chica muerta, Los dueños de todo esto y La cuartería) Eladio Monroy sigue siendo el mismo Eladio Monroy de siempre aunque ha tenido tiempo suficiente tras Morir despacio, publicada en 2012, de reconciliarse con muchas de las penas que arrastraba desde entonces. El personaje se nos presenta cómodamente instalado en su refugio. Ha hecho una rutina en la que no le falta cariño ni comprensión.

Los escenarios por los que se mueve Monroy vuelven a ser los mismos, aunque bajo una atmósfera invernal y lluviosa que refleja también el devenir errático de un país incapaz de navegar con decencia por estos tiempos que ha tocado vivir, “el peor de los tiempos”, reza el título de una novela que recupera a un hombre que solo quiere que lo dejen vivir en paz, inmerso por amistad (encontrar a la desaparecida hija menor de uno de sus mejores amigos) en una investigación que salpica a una de las familias más acomodadas de la capital grancanaria.

Si en las anteriores novelas de Eladio Monroy se repartía justicia, en El peor de los tiempos Eladio Monroy reparte su peculiar sentido de la justicia. Un sentido de la justicia brutal pero sin dobleces. Bastante canalla si quieren, pero creíble en un personaje que a medida que va descubriendo la sórdida verdad transmite su asco y su necesidad de hacer justicia a los parias de la tierra, a todas esas flores que sí sangran en el silencio de la noche.

No están, precisamente los tiempos, para inclinar la cabeza, y eso hace que el lector empatice con la ácrata ira que invade al personaje a medida que avanza la acción. Un milimétrico y elaborado relato en el que se mezcla miseria, violencia y muerte y en el que se relega a un segundo plano los discursos morales.

Aunque apenas hay moral en la mierda en la que se mete Monroy.

Todo esto y más contiene El peor de los tiempos, una novela que obliga a que nos preguntemos por donde irán a partir de ahora los derroteros del personaje en futuras entregas.

En ésta, las cosas no le han podido ir mejor pero también peor al jefe de máquinas retirado de la marina mercante. Ese tipo capaz de salir de su retiro ante la llamada de un amigo a quien no ve desde hace veinte años y por el cual vuelve a hurgar en las tripas de una ciudad donde nada es lo que parece y a forzar las puertas de los armarios de algunas de sus grandes fortunas, esos vertederos “con clase” donde esconden a sus cadáveres.

El peor de los tiempos es una novela directa, que no se detiene en naderías, por lo que aguanta muy bien el ritmo en sus más de trescientas páginas. Páginas donde Eladio Monroy, muy a su pesar, sale de su refugio para volver a navegar en la inmundicia humana. Una inmundicia que el dinero hace todavía mucho más inmunda.

Más que leerse, El peor de los tiempos se devora porque conmueve y hace posible que por una vez se haga justicia, nuestra justicia que es la de los parias de la tierra. Lo que se agradece en unos tiempos, ya ven, donde lo que se quiere es justo lo contrario.

Saludos, ¡¡¡NO AL CIERRE DEL TEATRO TIMANFAYA!!!, desde este lado del ordenador.

Alexis Ravelo recupera a Eladio Monroy y vuelve Andreu Martín

Viernes, Junio 2nd, 2017

Alexis Ravelo vuelve a la novela negra en octubre. Publica Alrevés y anuncia el regreso de  Eladio Monroy, ese vecino de la calle Murga de la capital grancanaria que suele meterse donde no le llaman.

Esta novela de Alexis Ravelo casi coincidirá en librerías con la última de un clásico del género, Andreu Martín, quien también publica en Alrevés, solo que en enero del 2018.

En la nota que envía la editorial, Martín presenta a Ravelo y Ravelo a Martín, esto es lo que escriben:

Andreu sobre Alexis

Al final, todo es una carrera. Empiezas en la universidad y al final te encuentras corriendo los muchísimos metros lisos. Vas en buena posición, pero la verdad es que correr resulta cansado. Resoplas, echas el bofe. Te vuelves con el testigo en la mano, desesperado, suplicando que alguien te lo coja. Ahí llega el siguiente y, cuando ves que es ALEXIS RAVELO, te llevas un alegrón y te sientes muy aliviado. Porque tiene estilo, tiene técnica, tiene discurso, algo que decir y algo que escribir, porque sabe seducirte, porque hasta ahora te ha gustado todo lo que ha escrito. ¡Vamos, Alexis!  Alarga la mano, alargas la tuya…

Y resulta que él no quiere el testigo. Él sólo quiere agarrarte de la mano y que continuéis juntos la carrera. Ostras. Y me temo que no me va a dejar descansar, porque él aún tiene cuerda para rato. Uf. Vamos allá.

Alexis sobre Andreu


Andreu Martín tiene una obra ingente y diversa, ha recorrido todos los territorios y en todos ha sabido demostrar su magisterio. Pero es uno de los autores que han cultivado el género negro en España de forma más brillante: no solo fue uno de los pioneros que nos abrieron camino a los novelistas de mi generación, sino que jamás se ha dormido en los laureles y ha continuado mostrándonos nuevas rutas año a año, novela a novela. Sus historias no se olvidan fácilmente: crean momentos e imágenes que te acompañan siempre y plantean preguntas que jamás llegas a contestar del todo.

Para decirlo brevemente: es de los que saben hacer que el lector se lo pase como en un parque de atracciones pero sacándolo, al mismo tiempo, de su zona de confort. Desde Prótesis a La violencia justa, cada novela suya es un ejemplo de cómo escribir novela negra sin conformarse con las fórmulas que ya han dado buenos resultados, reinventándose a cada nuevo título. Por todo esto, supone para mí una enorme alegría saber que Andreu Martín entrará a formar parte de la familia Alrevés y me voy a sentir muy orgulloso de poder decir que mis libros forman parte del mismo catálogo que los suyos.

Saludos, la esperanza me mantiene, desde este lado del ordenador.

¿Por qué estos diez títulos?

Lunes, Enero 2nd, 2017

Resulta complicado escoger solo diez títulos de la más que copiosa producción literaria que se escribió en Canarias en 2016. Somos conscientes que para gustos, colores, pero sirvan estas líneas a modo de orientación sobre diez trabajos que, a nuestro juicio, merecen la pena leerse porque entretienen, están bien escritos y en la mayoría de los casos no sobrepasaron la barrera de las trescientas páginas.

1.- La otra vida de Ned Blackbird (colección Nuevos tiempos, Siruela, 2016).- Pues porque Alexis Ravelo deja de escarbar en las abisales aguas de la novela negra y criminal para narrar, con una sencillez que desarma, varias historias que en otras manos hubiera requerido más número de páginas para contar lo mismo. Con todo, esta incursión literaria de Ravelo en otra literatura pone de manifiesto algo que ya sabíamos los lectores iniciados, hoy por hoy es una de las mejores voces narrativas con que cuenta este archipiélago abandonado de la mano de los dioses.

2.- La costa de los ausentes (Anroart Ediciones, 2016).- Porque Santiago Gil, otra de esas voces narrativas que ennoblece el arte de la escritura en Canarias, juega, experimenta y hace viajar al lector por la extraordinaria aventura personal que vive la protagonista de un relato en el que se detecta, además, el poeta que lleva dentro. Historia con momentos conmovedores, de esos que saben grabarse al rojo en tu memoria, La costa de  los ausentes es una novela que poco a poco te va, más que dominando, seduciendo.

3.- Asamblea ordinaria (Libros del Asteroide, 2016).- Porque Julio Fajardo centra su atención en esa enfermedad social que es la crisis económica que ha devorado como la carcoma las esperanzas de muchos de los habitantes de este país. En su novela, contado a través de tres retratos  cuyos protagonistas, con mejor o peor fortuna, sobreviven como pueden en medio del caos y la nueva rutina que impone estar parado.

4.- Tal vez Dakar (M.A.R. Editor, 2016).- Porque Pablo Martín Carbajal escribe una ambiciosa pero bien sostenida novela sobre el continente africano y la vinculación de su arte, anónimo, entre algunos de los miembros de las vanguardias artísticas europeas de las primeras décadas del siglo XX.

5.- Sangre vieja (Mercurio, 20916).- Porque se trata de una extraña y fascinante a ratos novela de más que vampiros, inmortales que arrastran el peso de su longevidad con desarmante resignación. El autor de este prodigio es Jonatahan Allen, escritor que conoce muy bien los senderos que siempre se bifurcan de la literatura fantástica para adultos.

6.- Vs. (Salto de Página, 2016).- Porque ser trata de una novela arriesgada –y a su manera rompedora–, en la que Sergio Barreto mezcla sin pudor alguno géneros que, presuntamente se encuentran en las antípodas para fusionarlos sin que apenas se noten las costuras de un relato en el que se reflexiona sobre el territorio, el desarraigo, la amistad e incluso el amor con descarnada ironía.

7.- Anturios en el salón (Baile del sol, 2016).- Porque Juan R. Tramunt propone una curiosa novela de anticipación subgénero catástrofe, situando a su personaje en una isla, Gran Canaria, prácticamente desabitada tras un desastre ecológico. Se lee muy bien porque engancha y mantiene en vilo a un lector que, como fue nuestro caso, se pregunta cómo terminará una ficción que, sospecha, no está tan alejada de la realidad.

8.- La sonrisa Duchenne (Verbum).- Porque Gerardo Pérez Sánchez, en un no va a más, propone una historia de amor ambientada en el sórdido mundo del espionaje. En este relato hay pues un poco de todo: operaciones especiales, relaciones casi imposibles y secretos que deben de estar bien guardados.

9.- Los amores perdidos (Plaza y Janés, 2016).- Porque el debut literario de Miguel de León anuncia el nacimiento de un escritor al que convendría seguir la pista. En su primera y voluminosa novela propone una historia en las que dos amantes de familias muy distintas, como si fueran Montescos y Capuletos, se aman y se odia en los durísimos años de la postguerra en Canarias.

10.- El santo al cielo (Dos bigotes, 2016).- Porque pese a su número de páginas –unas seiscientas– y no terminar por afinar, se trata de una novela en la que Carlos Ortega Vilas se  presenta a dos personajes  llamados a protagonizar una serie que, esperamos, no decaiga en su llamativo empleo del humor y el misterio.

Saludos, pórtense mal, desde este lado del ordenador.

Un triste funeral para NNegra de Arona

Martes, Abril 12th, 2016

La crisis o más bien el cambio de equipo municipal de su Ayuntamiento, un Ayuntamiento inmerso en los últimos tiempos en huracanes judiciales para poner en claro años y años de opacidad y presuntas tramas corruptas, ha sido la causa directa de la desaparición del encuentro NNegra de Arona, que contaba en su haber con ocho ediciones.

Pequeño pero entrañable, y con visitantes consolidados en el mundo de la novela policiaca en España como Andreu Martín y Rosa Ribas, entre otros, NNegra de Arona no quiso adelantarse a los tiempos y prefirió dejarse morir aunque rescata una de sus secciones, Descuartizando a… que este año contará con Jon Arretxe, autor de varias novelas ambientadas en Bilbao y protagonizadas por un desconcertante inmigrante negro al que llaman Touré.

Es probable, además, que Alexis Ravelo, haga una presentación a la americana (¿cuálo?) de La otra vida de Ned Blackbird, en la que leerá fragmentos de la novela.

Y después hasta el año que viene…

… que vendrá

Saludos, algo se muere en el alma…, desde este lado del ordenador

‘La otra vida de Ned Blackbird’, una novela de Alexis Ravelo

Jueves, Marzo 3rd, 2016

“A Ascanio aún le dolía la presencia de Ana en la casa: sus libros, sus películas, sus discos, sus cuadros. Empezaba a cansarse de la costumbre de algunas personas de no irse del todo. Igual que Celia Andrade, Ana se negaba a marcharse de la casa. La negativa de la vieja le causaba estupor, sorpresa y curiosidad. La de Ana le producía un dolor tan lacerante que era imposible encerrarlo en la palabra tristeza. Hubiera tenido que inventar una palabra nueva para describirlo. Una palabra aguda, persistentes. Una palabra con claves herrumbrosos y afilados. Con cristales molidos y tierra en el paladar. Una palabra con sonido a puerta que chirría, con olor a tiza.”

(La otra vida de Ned Blackbird, Alexis Ravelo. Colección: Nuevos Tiempos, Siruela, 2016)

Alexis Ravelo es un escritor en el que se da una ingeniosa combinación entre contador de historias e imaginativo fabulador de sátiras sociales cuya veta ha explotado –con cabeza y mano de minero– en una serie de novelas negras y criminales por las que ha alcanzado justo reconocimiento entre lectores y críticos, y género en el que ha cosechado algunos de los más reconocidos premios nacionales e internacionales como el Hammet y el Getafe Negro, entre otros.

Acostumbrado a despistar a sus seguidores, porque Alexis Ravelo es un escritor que cuenta con seguidores, público que lo sigue lealmente y que espera, figuradamente con la lengua fuera, un nuevo título que lleve su firma y probablemente con ganas de distanciarse –al menos de momento– de la literatura policíaca, su última novela, La otra vida de Ned Blackbird, no tiene nada que ver con el género aunque sí… puntos suspensivos que se dejan con el ánimo y el entusiasmo de generar debate sobre todo cuando el lector ya iniciado en las intrigas de Ravelo descubre que en este nuevo libro propone una investigación, con tintes fantásticos si se quiere, en torno a una misteriosa mujer que le sirve, además, para reflexionar sobre literatura y esa larga lista de escritores que prefirieron firmar su obra con pseudónimos como fue el caso de B. Traven, William Irish, Nicholas Blake, Pauline Réage, Vernon Sullivan… todos citados por Alexis Ravelo en esta novela, y nómina a la que añade a M. A. West, autor que, como saben todos los que conocen su universo literario, es él mismo…

Pero ésta es una sutil broma en una novela que está repleta de juegos y referencias literarias, pero que tiene una saludable vocación de entretenimiento ligeramente trascendental más que, afortunadamente, de tubo de ensayo para experimentar con la literatura, que no deja de ser una herramienta a través de la cual se pueden construir o deshacer historias o mezclar con notable pulso narrativo, cuatro tramas que al final confluyen en una sola. Y para no confundir al lector se requiere para ello mucha habilidad y oficio como escritor, dos cualidades que le sobran a Alexis Ravelo.

La otra vida de Ned Blackbird consta de cuatro partes y una advertencia: “no existe forma no-convencional de contar historia alguna salvo el silencio, que es, precisamente, lo que todo relato pretende construir.” Y dicho así, parece que Ravelo pretende hacer más caso a ese silencio que al latido sonoro de la palabra pero tampoco es eso… Porque esta novela que cuenta con capas que a medida que se avanza en la lectura se deshacen con desconcertante facilidad, cuida también la construcción de personajes y la creación de atmósferas mientras se desdobla en un sentido y en otro porque por encima de estos personajes destacan dos cuyas iniciales son las mismas, aunque no revelaremos si sus intenciones son semejantes: Carlos Ascanio y Celia Andrade, hombre y mujer que son ying y yang. Opuestos que se atraen y que dotan de espesor la extraña relación que los une en un relato que no llega a las doscientas páginas, pero que hemos leído con calculada lentitud porque se tiene la sensación de que cada una de ellas resulta imprescindible.

Se trata al parecer esta novela de un viejo manuscrito que Alexis Ravelo había dejado dormido en la memoria de su ordenador. Sospecho que se trataba de uno de esos textos en los que se trabaja y trabaja con puntual insistencia porque las claves que suscita iban marcando al autor el itinerario que debía de transitar. El resumen de qué trata se puede leer en la contraportada, pero poco orienta, la verdad, sobre su contenido porque estamos ante una de historia abierta, uno de esos libros que dejan de pertenecer a su autor.

La otra vida de Ned Blackbird se mueve en un universo nuevo para Alexis Ravelo.

¿Por qué?

Quienes conocen su trabajo saben que un protagonista fundamental de sus novelas es Las Palmas de Gran Canaria aunque la capital se diluye en La otra vida de Ned Blackbird al ubicarse en dos pequeñas y provincianas ciudades que son fruto de su imaginación: Los Álamos y San Expósito. En la primera, se puede disfrutar de unos deliciosos pasteles que se llaman despechaditos… Pasteles que combinan lo dulce con lo amargo y cuyo origen esconde una historia muy hermosa y profética.

Se trata de una novela que habla también de identidad y de la lucha de la mujer por hacerse espacio en un mundo de hombres pero sobre todo más que hablar se escribe sobre el amor. Y sin caer en lo cursi. Alexis Ravelo evita hundirse en esa sima al recurrir al fantástico, pero un fantástico muy pegado a la tierra.

Así que si el escritor lo que pretendía con esta novela era demostrar que era capaz de enfrentarse a toda clase de géneros, supera la prueba con notable pericia narrativa porque La otra vida de Ned Blackbird no pierde el norte y revela a un autor cuyo universo narrativo va más allá de esos dos clásicos de nuestro tiempo que son La estrategia del pequinésLa última tumba.

Saludos, a leer que son dos días, desde este lado del ordenador.

Puñadito de novedades literarias

Viernes, Noviembre 13th, 2015

* Libros de las malas compañías presentas El principito ha vuelto, con textos de María Jesús Alvarado y fotografías de Teresa Correa. Se trata de un texto hermoso, que se caracteriza por su cuidada edición y en el que se cuenta “una historia real muy difícil de leer”.

* Las ratas de noviembre (Anaya) es una aventura de El Gordo Castro, personaje que trabaja en un periódico digital, Canarynews, que cubre la noticia del asesinato de un importante empresario local, cuyo cadáver ha aparecido con un puñal clavado en el corazón. Escribe Alexis Ravelo, lo que implica que esta novela para jóvenes garantiza entretenimiento y sobresaliente escritura.

* No guardes nada en tus bolsillos. Diario romano (Impronta), recoge las resanciones que a lo largo de nueve meses escribiendo con pulcra puntualidad Bruno Mesa sobre la capital italiana. Se trata de un libro que propone un constante callejeo, numerosos retratos y conversaciones mientras muere la madrugada con desconocidos.

* Testigo de cargo (Pre-Textos, poesía) recoge los últimos poemas del escritor y poeta Bruno Mesa, autor de El laboratorio, Nadie y El libro de Fabio Montes, así como de la colección de relatos Ultat y otras ficciones, el volumen de aforismos y ensayos Argumentos en busca de autor y de la novela El hombre encuadernado.

* Dime quién fui (Editorial Verbum) es una novela de Elisa Rodríguez Court de la que el escritor Enrique Vila-Matas ha destacado la “desesperación” y un título “muy singular, quizá porque me ha permitido asistir a la fundación de una escritora.”

* Federico J. Silva es el autor de Una mujer en todo el cuerpo (Ediciones Vitruvio),volumen en el que reúnen algunas de las poesías de uno de los más destacados poetas de las islas. Otros libros del autor son: Donde menos se piensa salta el gatoliebre, Ultimar en tus brazos y La luz que nos hiera, entre otros.

Saludos, madre del amor hermoso, desde este lado del ordenador.