La historia de Canarias en dibujos animados

Jueves, Septiembre 5th, 2013

Muchos no se acordarán a este lado del Atlántico pero hubo una vez, una vez, una serie de dibujos animados sobre la historia de Canarias que pagó su Gobierno y realizó BRB Internacional, la misma empresa de las inteligentes adaptaciones La vuelta al mundo en ochenta días y Los tres mosqueteros de Julio Verne y Alejandro Dumas, en La vuelta al mundo de Willy Fog y D’Artacan y los tres mosqueperros.

BRB, la empresa fundada por el mallorquín Claudio Biern Boyd, tenía experiencia en productos como éste. Ya había probado contar la historia de Cataluña en dibujos animados.

A mediado de los años noventa volvería a hacer lo mismo con la del archipiélago.

Para quien les escribe tiene esta puñetera serie tiene algo especial, algo que la distingue no por la serie en sí, sino por el cúmulo de circunstancias que se dieron cita cuando se hizo pública su existencia.

Se publicó por aquel entonces, mediados de los noventa, que el Gobierno canario había invertido 478 millones de pesetas en ella.

Una serie que iba a constar en un principio de 26 episodios de media hora pero que al final resultaron 52 con quince minutos de duración.

Para contar la historia de Canarias se recurrió a dos personajes con forma de perros (bardinos, decían) para conectar en tono abuelo- nieto con los diferentes momentos históricos que se presentaban.

Uno de los canes casi se llama Oto pero se le cambió el nombre a última hora por el de Guetón y al cachorro que lo acompaña Guetón Jr.

¿Las razones?

Oto “sonaba demasiado a alemán” (Canarias, en dibujos animados, La Gaceta de Canarias, 27 de noviembre de 1996).

El catedrático de Historia de América de la Universidad de La Laguna, Manuel de Paz, fue el encargado de la dirección histórica de la serie, aunque la serie, una vez completa y enlatada, le costó despegar antes de llegar a la pequeña pantalla.

¿Por qué?

BRB se demoró considerablemente en su entrega.

En su día, las razones que alegó la compañía fue que reclamaba “sesenta millones de pesetas” que aún le debía el Gobierno de Canarias.

Por otro, ese mismo Gobierno de Canarias no sabía qué hacer con la serie, con su Historia de Canarias en dibujos animados.

Ese mismo año, Lorenzo Olarte anuncia en la cajita de bombones que es el Parlamento canario que la empresa Saturno la comercializaría “próximamente”.

El próximamente se dilata en el tiempo… aunque al final la serie llega al público con notable retraso.

Llegó demasiado tarde.

Tarde porque como serie de dibujos animados se la ve –y se la veía– anticuada y estreñida y, lo que es peor, objetivamente fría. A pesar de las cargantes intervenciones de los canes protagonistas.

La historia de Canarias en dibujos animados navega en la red.

La veo y sueño con otro excéntrico y costoso capítulo de esta comunidad autónoma de dibujos animados.

Saludos, Achamán, desde este lado del ordenador.

Cien números con La Página a cuesta

Domingo, Abril 21st, 2013

El primer número de la revista La Página apareció en noviembre de 1989. Incluía, entre otros, varios artículos en torno al escritor Luis Mateo Díaz y mucha gente pensó en aquellos momentos que la publicación, elaborado en la isla de Tenerife, tenía nada más nacer los días contados.

Ha llovido mucho desde entonces.

Tanto, que La Página celebra estos días la aparición de su número 100 con una recopilación de los mejores textos que a lo largo de estos últimos veinte años han ido apareciendo en la revista.

Un volumen en formato libro con más de quinientas páginas para conmemorar una iniciativa que no lo ha tenido fácil, y que procuró siempre mirar hacia fuera sin renunciar a mirar hacia dentro en lo que ya es su destacable historia.

En todo este tiempo, la revista ha sufrido diversas modificaciones, también cambio de formato a partir de 2006, cuando el huracán de la crisis comenzaba ya a soplar con demasiada intensidad en nuestra realidad por aquel entonces nada espartana.

Los recortes y adaptarse a la nueva realidad obligaron, explica el director de la revista, el escritor y profesor Domingo Luis Hernández, alterar algunos de sus contenidos.

En este sentido, explica, se tuvo que sacrificar los trabajos de creación literaria que pasaron a integrar la apuesta editorial que comenzaba La Página a poner en marcha, y se procuró respetar los monográficos, así como las reseñas en la revista.

En estos más de veinte años de existencia, La Página ha procurado además reivindicar las letras que se escriben en Canarias.

Es de resaltar así, el amplio estudio que le dedicaron al escritor Isaac de Vega. Un número que despertó el interés de la competencia. Entre otras la del equipo que elabora Quimera, quien meses más tarde dedicaría un trabajo amplio centrado en el autor de Fetasa y Carpanel, entre otras novelas.

La Página, que se edita tres veces al año, dedicará coincidiendo con el centenario de la muerte de José Viera y Clavijo un número en el que se ocupará de su figura. Los últimos, están dedicados a estudiar al escritor Agustín Espinosa, El crimen de Crimen (número 98/99) y Antonio Tabucchi (número 97).

En unos días donde todo lo que suene a cultura hace sacar el revólver a nuestros representantes públicos, La Página no se rinde.

No cuentan hoy con el respaldo económico del Gobierno de Canarias aunque sí de una pequeña aportación del Cabildo de Tenerife y una subvención de la Secretaría de Estado de Cultura, del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

Domingo Luis Hernández achaca el ninguneo del Ejecutivo regional a la ceguera de las instituciones canarias, aunque no olvida que La Página durante varios años obtuvo generosas subvenciones de ese mismo Gobierno canario que por los vaivenes y cambios de responsabilidad en los distintos departamentos autonómicos terminaron por pasar de ella.

Eso explica que, a mi juicio, la publicación de este número 100 sea algo así como un milagro.

Más si tenemos en cuenta que en sus buenos momentos llegaron a editarse de esta revista cerca de seis mil ejemplares, tirada que hoy apenas araña el millar y que reparte por librerías y centros una distribuidora, UDL LIbros, desde Madrid.

Pese a todo, y con la que nos está cayendo, Domingo Luis Hernández reivindica la línea que ha seguido La Página a lo largo de estos veinte años de vida.

“Fuimos de los primeros en estudiar el feminismo y la marginalidad en la literatura”, se apresura a explicar con una velocidad verbal que, si no se le conoce, abruma al mismo tiempo que desconcierta.

La Página, añade, ha procurado siempre mantener un espíritu de divulgación y pensamiento que, sostiene, se ha convertido en una de las señas de identidad de la publicación.

Publicación de cuyo número se siente más satisfecho, cuando se le pone en el compromiso de escoger uno solo, pero uno solo de los cien números publicados, “el dedicado al cineasta ruso Andréi Tarkovski.”

Lo que me hace pensar que si bien de Tarkovski se cita siempre sus películas más complejas y profundas si entendemos la complejidad como un conjunto de arcanos que apenas dicta nada al no iniciado, se olvida casi siempre de una de sus primeras y poéticas películas: La infancia de Iván.

A modo de curiosidad, cuando se le solicitó en abril de 1972 que elabora una lista con sus diez películas favoritas los títulos escogidos por el cineasta fueron:

Diario de un cura rural (Le journal d’un curé de campagne, 1950) de (Robert Bresson)

Los comulgantes (Nattvardsgsterna, 1962) de (Ingmar Bergman)

Nazarín (1958) de (Luis Buñuel)

Fresas salvajes (Smultronstllet, 1957) de (Ingmar Bergman)

Luces de la ciudad (City lights, 1930) de (Charles Chaplin)

Cuentos de la luna pálida (Ugetsu monogatari, 1953) de (Kenji Mizoguchi)

Los siete samuráis (Shichinin no samurai, 1954) de (Akira Kurosawa)

Persona (1966) de (Ingmar Bergman)

Mouchette (1967) de (Robert Bresson)

La mujer en la arena (Una mujer en la arena) (Suna no onna, 1964) de (Hiroshi Teshigahara).

Reproduzco la lista porque me resulta muy destacable que Tarkovski no cite ninguna película rusa y/o norteamericana.

Ningún cineasta ruso y/o estadounidense.

Pero hablamos que La Página ha llegado a su número cien.

Número cien que su responsable no estudia presentar en ninguna parte.

“Es un milagro”, le digo a su director, “lo que usted ha hecho es historia. Debería de organizar algo”, reclamo.

Pero Domingo Luis Hernández sacude la cabeza una y otra vez.

Parece bastante quemado.

La Página anuncia como Editorial la publicación de sus primeros textos en la colección de poesía bajo el nombre de Voces de la frontera.

Incluye, entre otros títulos, toda la obra poética de José Miguel Pérez Corrales y El fauno de mármol y Una rama verde, de William Faulkner.  

Otras colecciones de la editorial son: SýnoroS, que reúne obras narrativas de escritores contemporáneos, y Fronteras.

Frontera la que su revista, La Página, logra cruzar con su número 100.

¿Cuál será el 101?

Domingo Luis Hernández explica que para cerrar el círculo Luis Mateo Díaz, el escritor al que dedicaron hace ya más de veinte años el primer número de La Página, una revista que en estos tiempos que corren se suma al grupo de los resistentes.

Esa pandilla no tan pequeña ni marginal en la que laboran los que aman y promocionan eso que todavía conocemos como Cultura.

Con C mayúscula. 

Saludos, felicidades por continuar estando ahí, desde este lado del ordenador.

La Feria del Libro, entre cuatro paredes

Viernes, Marzo 1st, 2013

La XXV Feria del Libro que se celebra en primavera en las dos capitales canarias cambiará este año su tradicional ubicación. Es más que probable así que este encuentro anual con los libros no se desarrolle en el parque de San Telmo de Las Palmas de Gran Canaria a finales de abril y comienzos de mayo, como en el parque García Sanabria de Santa Cruz de Tenerife a finales de mayo y principios de junio porque es una manera de “ahorrar costes” y evitar su sacrificio.

Este es más o menos el mensaje que ha dirigido el director general de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, el nacionalista Aurelio González, a los presidentes de la Asociación de Libreros de Tenerife y de Gran Canaria. También a  implicados en el sector del libro en las islas.

Las razones que esgrime González es la necesidad de su traslado a un espacio cerrado porque “no se puede hacer de otra forma.”

“No hay dinero.”

En este sentido, la XXV edición de la Feria del Libro que se celebrará en las dos capitales canarias se instalará probablemente,  y con el visto bueno de los presidentes de las asociaciones de libreros tinerferña y grancanaria, en el Recinto Ferial de Tenerife e Infecar, en Gran Canaria.

La noticia, que ya ha comenzado a circular, ha molestado a libreros, autores y lectores, los usuarios de la Feria. La mayoría coincide en afirmar que el cambio de escenario terminará por “desnaturalizarla” así como romperá con el espíritu que alienta un encuentro de estas características: sacar el libro a la calle.

La Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife ha vivido a lo largo de su historia una serie de cambios de ubicación que pone de manifiesto lo que podríamos denominar como su espíritu neurótico. 

Hago un ejercicio de memoria: la plaza de España, la plaza de la Candelaria, el parque García Sanabria –a mi juicio su espacio natural–, la calle de San José, las ramblas, la plaza del Príncipe y otra vez el parque García Sanabria.

Su espacio, reitero, natural.

En la capital grancanaria se ha tenido la suerte hasta este año de que el encuentro con los libros en la calle se celebrara de manera habitual en el recoleto parque de San Telmo. Ese parque, me recuerda un amigo de la isla que tengo justo delante de las narices soltando una risa más para adentro que para afuera “que ustedes los chichas llaman placita.”

Placita o no, la Feria del Libro había ocupado su espacio en la capital grancanaria. 

Y este año, pues no.

Aurelio González lo dice: ”es que no hay dinero.”

Y advierte: “o se monta en un espacio cerrado o no hay feria.”

“Ahorramos costes.” 

Una fuente me dice que los presidentes de ambas asociaciones de libreros están de acuerdo con esta medida.

Luego este 2013 no habrá Feria del Libro en la calle.

Sino dentro del vientre de un recinto ferial.

Pero ya saben, en tiempos de crisis la cultura es la primera víctima.

Saludo, que el último apague la luz, desde este lado del ordenador.

Las cosas del payaso: Si lo sabes, mucho mejor

Miércoles, Enero 16th, 2013

* El sábado 16 de marzo tendrá lugar en la Biblioteca la Bòbila el acto de entrega de la séptima edición del Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial, que convocan el Ayuntamiento de L’Hospitalet y Roca Editorial, y que está dotado con 12.000 euros y su publicación en Roca Editorial. La novela ganadora fue El asesinato de los marqueses de Urbina, del escritor Mariano Sánchez Soler, y está inspirado en un doble crimen ocurrido en Madrid durante los primeros años de la Transición. Nuestras felicidades al escritor ganador por lo tanto, aunque hacemos extensivo este abrazo a otra novela que estuvo a punto de arrebatar el galardón a Soler escrita por el tinerfeño Javier Hernández Velázquez, autor, entre otras obras, de El fondo de los charcos y El sueño de Goslar. La novela finalista de Hernández Velázquez, Un camino a través del infierno, ha sido recomendada por el jurado del certamen “a que se tome en consideración” la posibilidad de publicarla. Un camino a través del infierno es un relato protagonizado por Matt Fernández, personaje que ya había aparecido en un relato corto del escritor, en el que se describe una historia negro criminal bajo la atmósfera violenta que vive una pequeña capital de provincias en tiempos de elecciones.

* Un total de sesenta  y dos autores han presentado sus trabajo al Premio de Novela Benito Pérez Armas, dotado con doce mil euros además de la publicación de la obra ganadora. Todas las narraciones son inéditas, con un tema de libre elección y elaboradas por autores que no han sido galardonados con este premio en ediciones anteriores. En cuanto al Premio de Poesía Pedro García Cabrera participan 58 autores y está dotado con un único premio de tres mil euros y la publicación de la obra ganadora. El tema del poemario es libre, con una extensión máxima de 700 versos y mínima de 350. En ambos casos, Novela y Poesía, el fallo del jurado se dará a conocer en junio.

* La Editorial Roca publica en su versión de bolsillo el thriller de misterio El círculo platónico, del autor canario Mariano Gambín, que saldrá a la venta el próximo lunes, 21 de enero. Se trata de la segunda entrega de la Trilogía de La Laguna, que se publica tras el éxito de Ira Dei. El círculo platónico fue publicado, inicialmente y solo para el mercado canario, por la editorial Oristán y Gociano en 2011, y en este tiempo se han vendido más de cinco mil copias de la novela, lo que la posiciona, junto con Ira Dei, como uno de los libros de ficción más vendidos en el Canarias. La salida al mercado nacional de El círculo platónico precede, en poco tiempo, a la publicación –tal y como avanzamos en este mismo blog– de la tercera parte de la trilogía, La Casa Lercaro, que estará en las librerías en marzo de este año.

* Día de fiesta inicia este jueves, 17 de enero, un ciclo dedicado al cineasta y actor francés Jacques Tati en la Fundación Cristino de Vera-Espacio Cultural. La proyección, en versión original subtitulada, comenzará a las 19.30 horas. Otros títulos que componen este ciclo son Las vacaciones monsieur Hulot (24 de enero); Mi tío (31 de enero) y Playtime (7 de febrero).

* Al final no fue en enero, como anunció el Gobierno de Canarias  y todavía promociona la página web de Tenerife Espacio de las Artes (TEA), el estreno de La senda, del realizador tinerfeño Miguel Ángel Toledo, en cuyo guión colabora el también director Juan Carlos Fresnadillo. Al parecer, aunque los hados son caprichosos, el estreno de la película será en marzo. Les dejo dos comentarios sobre La senda firmados por Daniel León Lacave y María Jesús León para que hagan cábalas.

* Les recomiendo la lectura del más que riguroso post titulado canariasmusica.com o medio millón tirados a la basura de la recomendable web Dirty Rock. Tras la lectura del artículo a uno se le clarifican las ideas y entiende lo que tenía más que entendido: así funcionaban las cosas en la hasta el día de ayer Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias. No se lo pierdan, dan ganas de salir a la calle con el cuchillo en la boca.

* Viendo los episodios de la primera temporada de Justified, serie basada en relatos del escritor Emore Leonard, su protagonista, el marshall Raylan Givens, protagonizado por el actor Timothy Oliphant menciona la isla de Tenerife cuando explica que entre aficiones raras, además de coleccionar pinturas de Adolf Hitler, está la de un conocido suyo que recrea en maquetas grandes accidentes de la historia de la aviación…

En fin.

Esto todavía no es el fin.

(*) En la imagen, cómo no, el gran Lon Chaney… ¿saben de qué película se trata?

Saludos, solo es un pequeño paso para la humanidad, desde este lado del ordenador.

Gente, a partir de hoy no me la llamen Viceconsejería sino Dirección General de Cultura

Viernes, Enero 11th, 2013

Si la resignada inquietud ya era norma de la casa, algo parecido al vértigo reina ahora  ante el anuncio de los nuevos y chiripitifláuticos cambios del Gobierno de Canarias. Gobierno que prescinde de tres viceconsejerías, una de ellas Cultura, y cinco direcciones generales.

El área de Cultura, dirigida hasta ayer por Alberto Delgado (1) se le quita medalla y galón para convertirse en Dirección General de Cultura, departamento que a partir de ahora estará a las órdenes del técnico de Canarias Cultura en Red Xerach Gutiérrez Ortega.

Pasa la criba la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural, que dirige –es un decir– Aurelio González, quien hace que gestiona un departamento con presupuesto de risa.

Esto me hace preguntar, si ustedes permiten, ¿cuál es la eficacia operativa de esta Dirección General?

También, si ustedes permiten, por qué no se tomó la decisión de que fuera absorbida por la recién creada Dirección General de Cultura, que se enfrenta a un panorama que no le desearía ni a mi peor enemigo.

Fuentes consultadas informan que Cooperación y Patrimonio Cultural se mantiene por razones estrictamente de partido.

O lo que es lo mismo: ¿qué hacemos con Aurelio?

Aurelio González.

O lo que es lo mismo:  ¿cómo se lo habría tomado Juan Manuel García RamosEl guanche en Venecia–, quien no es otro que el presidente del mismo partido en el que milita González?

En fin…

Con la desaparición de las tres viceconsejerías –junto a Cultura se evapora Industria y Energía, Políticas Sociales e Inmigración– también desaparece del lodo de la Historia que ha generado este surreal y esquizofrénico pacto de gobierno entre nacionalistas y socialistas caaanaaarios cinco direcciones generales y cuatro empresas públicas: Saturno, Proyecto Tindaya, Congress Bureau Maspalomas y Tenerife Sur.

El Ejecutivo autonómico calcula que con esta decisión se ahorrará un millón de euros en una época de drásticos recortes. De tiempos cubiertos por nubes oscuras nos impiiiiiden ver.

El nombramiento de Xerach Gutiérrez Ortega, que no tiene ningún tipo de parentesco con Dulce Xerach Pérez López (2) salvo el nombre, responde “en todo caso –informa una fuente consultada– más a una cuestión de afinidad que a una decisión basada en la efectividad y un perfil necesario para ocupar el cargo.”

O como repetía el babas de James Blunt: You’re beautiful, you’re beautiful

En su trayectoria profesional, Xerach Gutiérrez destaca además de ser técnico de Canarias Cultura en Red, en haber sido gerente de las Fiestas Lustrales 2010 de la Bajada de la Virgen (La Palma).

Por Intenert me entero que es abogado y técnico superior en gestión comercial y marketing.

Políticamente, Gutiérrez Ortega militó primero en el Partido Nacionalista Canario (PNC) y hoy en Coalición Canaria (CC).

(1) Desde El Escobillón, al menos, vamos a echar mucho de menos a Alberto Delgado. ¡Gracias Alberto por el juego que nos has dado a lo largo de estos años de sangre, sudor y lágrimas!

(2) Recordamos, paradojas de la vida, que fue precisamente Dulce Xerach Pérez López –siempre que la menciono pienso con la piel de gallina en el cuadro El grito de Edvard Munch– quien se cargó en 2005 la Dirección General de Cultura. Disolviendo también durante sus años como Consejera de Cultura la Sociedad Canaria de las Artes Escénicas y de la Música (Socaem) por Canarias Cultura en Red.

(*) En la foto dos grandes: Oliver Hardy y Stan Laurel. Yo conocí al primero como el Gordo y al segundo como el Flaco.

Saludos, seguiremos informando, desde este lado del ordenador.

Ningún euro para libros y el disparate SILA

Martes, Diciembre 4th, 2012

INTRO

Leo en la prensa dos noticias que afecta –y afea– la errática toma de decisiones que emana de la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias. Departamento que, debe ser cosa del raquitismo presupuestario, adopta cada día que avanza actitudes más marrulleras y groseras.

Casi parece que esta forma de hacer las cosas es síntoma –no tengo otra palabra con que describirlo– de que sus responsables han perdido el poco juicio que les quedaba.

¿NOVEDADES?, NO GRACIAS

Si es usted usuario de los servicios que facilitan las dos bibliotecas públicas del Estado existentes en Canarias olvídese el próximo año de pedir en préstamo las últimas novedades editoriales porque éstas dejarán de adquirirse por una de esas inteligentes medidas conjuntas que ha adoptado el Ministerio de Cultura y el Gobierno de Canaria para frenar la crisis:  no aportar un euro a esta función vital, prioritaria a estas instituciones. Así lo leo en Canarias 7.

Y así intento reflejarlo en un supuesto de lo que podría suceder en 2013 cuando vayamos a sacar una novedad en préstamo en cualquiera de las dos bibliotecas públicas del Estado de esta región cada día más abandonada de la mano de los dioses.

- Oiga, yo vengo a preguntar si tiene la nueva novela de Alexis Ravelo, La estrategia del pequinés

- ¿Eso es una novedad?

- Pues sí… Acabo de pasar por la librería y la he visto en la mesa de… las novedades.

- Ahhh, así que se trata de una novedad… ¡Pues cómpresela!

- ¿Eh?… Mire usted, caballero, soy socio desde esta biblioteca desde hace quince años y…

- No la tenemos… Y déjame usted en paz que tengo mucho trabajo.

- En fin… –desiste el lector– ¿No tendrá usted entonces la última de Pérez Reverte?

- ¿La última?

- Sí, sí…

- ¿No será la misma que estoy leyendo?- le responde el bibliotecario mostrándole el libro que tiene al lado del teclado del ordenador.

- ¡Esa misma!

- Pues tampoco… Pero le diré, aquí entre usted y yo, que es más de lo mismo.

- ¡Las cosas del Pérez Reverte!

- Sí, no sea idiota y ahórrese los 23 euros…

- Pero es que yo quiero leerla… ¿No podría usted prestármela?

- Este libro no es de la biblioteca sino del imbécil que la compró. Ya ve usted. Que tenga buen día.

Puestas así las cosas, el panorama que se presenta para el usuario y para los trabajadores de las dos bibliotecas públicas del Estado resulta dramático porque gran parte de la existencia de una biblioteca se justifica, precisamente, por la renovación de sus fondos, que vendría a ser algo así como la sangre que circula por nuestras venas.

No entiendo por ello, y por mucho que lo intente, cuál es la razón que explica tamaño disparate. Tamaño tijeretazo. Tamaño recortazo. Es decir, que no se buscara una solución para que de los 100.000 euros que se destinaron en 2012, en una decisión conjunta e histórica, Ministerio de Cultura y Gobierno de Canarias hayan aprobado ahora cero euros de inversión para el catastrófico 2013 que nos espera.

Un buen amigo me comenta con ironía que dentro de nada veremos a la Biblioteca Pública del Estado vendiendo sus fondos en la puta calle… Y tal y como están las cosas, no me resulta un dislate.

PEOR, IMPOSIBLE

La capital grancanaria se prepara para acoger la que tendría que haber sido IV edición del Salón Internacional del Libro Africano, aunque hoy se llama Salón Internacional de las Letras Africanas.

Los tres primeros SILA, como ya hemos ido informando en este mismo blog, se celebraron en Puerto de la Cruz y Santa Cruz de Tenerife con notable presencia de público y de autores africanos consagrados.

El Salón consiguió de hecho, el año pasado, convertirse en un espacio de referencia para el mundo de la industria del libro porque uno de sus espíritus, imitando modelos como la Feria de Guadalajara, en Méjico, además del cultural fue el comercial.

Tras el polémico concurso organizado por la Viceconsejería de Cultura del Ejecutivo autónomo, y del que resultó vencedor el proyecto presentado por la UTE Fundación Farrah y Looking for Development, se ha dinamitado toda esperanza no solo al cambiar su ubicación original, sino por prescindir de su carácter, ya lo hemos dicho, cultural y comercial.

El nuevo Salón Internacional de las Letras Africanas, que solo respeta del SILA original su acrónimo, desarrollará la mayor parte de sus actos en Casa África entre el 11 y el 28 de diciembre aunque a este bloguero le ha resultado imposible todavía acceder a su programación probablemente porque sus conocimientos en informática datan del jurásico.

El periódico El Día, con el titular de El SILA se va a Las Palmas con un programa “improvisado”, recoge declaraciones, entre otros damnificados, de Antonio Vizcaya, presidente de la asociación SILA, creadora del proyecto; el director de Ecopress Comunicaciones, Martín Rivero, quien presentó la iniciativa a concurso que finalmente recayó en la UTE Fundación Farrah y Looking for Development, y el director de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife, Cristóbal de la Rosa. Este último denuncia “una gran precipitación para sacar adelante el SILA 2012 y una ausencia completa de un modelo o una idea bien definida de cómo organizarlo”.

De la Rosa lamenta también en este periódico que si bien “siempre empezábamos a trabajar con los organizadores en el próximo SILA a los 20 días de acabar”, a día de hoy, “todavía no hemos recibido ninguna comunicación oficial del Gobierno sobre esta iniciativa y únicamente se nos envió una carta por parte de una empresa a principios de noviembre informándonos de que era la ganadora del concurso y solicitando nuestra colaboración, pero en genérico, sin proponernos una reunión ni presentarnos un proyecto concreto. Parece que lo que ha pasado es que se ha querido hacer de cualquier manera para no perder la subvención europea, asociada a este proyecto.” (1)

El Cabildo de Tenerife, según de la Rosa, esta profundamente descontento porque “el SILA es una iniciativa privada que ha pasado a ser del Gobierno”.

Y anuncia, en este sentido, que “es gravísimo que se actuara de esta manera sin explicarnos por qué. La Administración pública no está para entorpecer, sino para todo lo contrario”.

Me quedo un momento en silencio porque son demasiadas las ideas que se abren paso por mi cabeza, pero cabría recordar que, contradicciones de la vida, Cristóbal de la Rosa pertenece a la misma familia política –Coalición Canaria– que forma parte de ese Ejecutivo regional al que ahora no sé si critica pero sí que cuestiona…

Debe ser que el próximo 21 de diciembre es el fin del mundo, según el calendario maya.

(1) La cursiva es nuestra.

Saludos, anoche soñé con ella, desde este lado del ordenador.