Archive for Abril, 2018

Daniel Chavarría: “El policíaco es una especie de tribuna contra la corrupción”

Miércoles, Abril 18th, 2018

Daniel Chavarría fue un escritor uruguayo que en los años sesenta secuestró un avión que desvió a Cuba, donde pidió asilo político.

El escritor, que falleció la semana pasada, dejó un puñado de obras que toman el pulso a la realidad cubana que conoció por lo que a raíz de la publicación de El rojo en la pluma del loro (Mondadori) lo entrevistamos enviándole un cuestionario que se apresuró a responder. Estas y no otras, son algunas de sus reflexiones.

EL ROJO EN LA PLUMA DEL LORO

“Aparte de su contenido político es, esencialmente, una novela divertida, con mucha peripecia, humor y erotismo”.

PRESIÓN DE LAS AUTORIDADES CUBANAS

“Juro por la salud de mis hijos y por la memoria de mis padres que en Cuba jamás he recibido la menos presión. Bueno, a veces sí, en un autobús muy lleno he recibido codazos y pisotones. Pero nadie me ha dicho jamás lo que debo escribir”.

CUBA, PAISAJE DE NOVELA NEGRA

“Debo de reconocer que en Cuba no se delinque con tanta variedad y colorido tremendista como en otros lugares del mundo. En Cuba ningún funcionario ha estafado millones de dólares como el señor Mario Conde. Nadie ha cometido los sustanciosos asesinatos que reporta todos los días la crónica roja internacional; no tenemos venta de órganos, tráfico de drogas, trata de blancas, pedofilia, serial killer, niños que disparan contra sus maestros y condiscípulos, ni otros tópicos que pueden resultar estimulantes para el género, pero tenemos delitos muy originales, que por mínimos e ingenuos, no dejan de ser atractivos. Los miembros de la secta abacuá , no se dejan ver las nalgas. Hacen el a mor en calzoncillos. Solo su madre puede verles las nalgas al nacer. Imagínese la trama que uno puede crear al imaginarse la venganza de un abacuá violado”.

EDICIÓN REVISADA DE ALLA ELLOS

“El lector puede encontrar una trama remozada, con un traslado de la acción de los años 60 a los 90 donde se incluye el Periodo Especial cubano; y sobre todo, encontrará más pericia del autor, que al cabo de veinte años escribe un poco mejor”.

INTERÉS NOVELA POLICIACA

“El policíaco es una especie de tribuna contra la corrupción de los políticos, el crimen de Estrado, el abuso de poder, y también, un poderoso medio analítico para el estudio de la patología social”.

¿QUIÉN ES EL MAYOR ALBA?

“Una especie de James Bond cubano,que conocía las más modernas técnicas del espionaje (aprendidas en escuelas especializadas del KGB). Era además biólogo y un karateca segundo dan (como tantos entre la oficialidad de inteligencia y contrainteligencia cubanas), que lo mismo está diseñando la instalación de micrófonos en una oficina de Miami, que fajado a muerte en un callejón de Luanda, el Yemen o Tailandia, contra agentes de la CIA que pretenden eliminarlo. Y este es un personaje real, perfectamente histórico, porque Cuba durante 43 años ha actuado intensamente en la arena internacional. Como comprenderá, ese enfrentamiento total, vertical, de patria o muerte contra los EE.UU., no lo tiene ningún otro país de Occidente”.

(*) La entrevista se publicó en Diario de Avisos el 11 de agosto de 2002. Para leer la versión completa, consultar la hemeroteca de la página web del periódico.

Saludos, silencio, desde este lado del ordenador

Lin Cortés y Jorge Pardo fusionan sus estilos en Tenerife

Viernes, Abril 13th, 2018

Lin Cortés, ofrecerá dos conciertos este fin de semana en Tenerife para dar a conocer en la isla su trabajo Gipsy Evolution. Para ello, contará con el músico de jazz Jorge Pardo como invitado. La primera actuación tendrá lugar en el Auditorio del San Isidro Espacio Cívico (SIEC), de Granadilla de Abona, y la segunda se celebrará en el Círculo de Bellas Artes de Tenerife y las entradas pueden adquirirse en Tomaticket, así como en la taquilla de este espacio, al precio de 20 euros. Ambos espectáculos comenzarán a las 20:30 horas.

En cuanto al primer concierto, lo organiza el Ayuntamiento de Granadilla de Abona, la Asociación Karipen, a cargo de José Carmona, el Cabildo de Tenerife, a través de Tenerife Artes Escénicas, y la agencia DeRoulotte. Asimismo, el segundo de ellos lo organiza la agencia DeRoulotte y el Círculo de Bellas Artes de Tenerife.

Saludos, hoy musicales, desde este lado del ordenador

Anoten, criaturas, anoten

Jueves, Abril 12th, 2018

* El Premio de Artes Plásticas Manolo Millares 2018 recae en José Pablo Falcón y su obra titulada Take-Angelos. El jurado de esta edición estuvo formado por María José Alcántara, directora del MIAC (Museo Internacional de Arte Contemporáneo de Lanzarote), Lola del Castillo, profesora de Bellas Artes y Jesús Mª Castaño, director de la Fundación Martín Chirino. A este galardón, que convoca la fundación de CajaCanarias y que cuenta con una dotación económica de 3.000 euros, optaron este año un total de 42 piezas pictóricas y de carácter escultórico, dos por participante, tal y como establecían las bases del concurso.

* La editorial Hora antes estrena página web, así que les invitamos a que la visiten y descarguen (son gratuitos) la variada e interesante oferta de libros canarios que ofrece. ¿A qué esperan?

* El Ateneo de La Laguna acoge este viernes, 13 de abril y a las 19.30 horas, un encuentro con Mario Domínguez Parra, traductor. En el acto se presentará, además, su versión del libro Recitativo o la educación del poeta, del norteamericano James Merrill. 

* El poeta y escritor Rafael-José Díaz presenta este viernes, 13 de abril y a las 20 horas en la librería Lemus, La Laguna, Dos o tres labios, los diarios que escribió entre 1998 (cuando aún residía en Alemania) y 2006 (su último año en Gran Canaria antes de desplazarse a Madrid). Edita Verbum y lo acompañará en la mesa el escritor venezolano Antonio López Ortega.

* Damián Marrerio Leal presenta también este viernes 13 de abril y a las 19.30 horas Leyeron con las botas puestas (delMedio Ediciones). El acto se desarrollará en el castillo de San Felipe del Puerto de la Cruz.

Saludos, anota, anota, desde este lado del ordenador

Las postales de Roberto

Miércoles, Abril 11th, 2018

Dirección: Dailo Barco
Producción: Jairo López, Domingo J. González, Jonay García
Guión: Dailo Barco
Edición: Oscar Santamaría
Fotografía: Santiago Torres, Gabriel García
Sonido: Marco A. Toledo
Música Original: GAF

Son muchas las impresiones que asaltan al visionar un documental como Las postales de Roberto pero si hay una que destaca a nuestro juicio es la originalidad de su mirada. La forma de contar una historia con hondo calado humano por la que ha apostado el director de este trabajo, Dailo Barco, quien se convierte con el protagonista del documental, Roberto Rodríguez, en el otro protagonista del relato. De hecho, hay como una insistencia en dejar claro la amistad profunda que se tejió entre dos hombres cuyo abismo generacional es salvado por el cine. Ambos, además, contemplan las películas (o postales como despectivamente fueron calificadas en su momento) que realizó un cineasta amateur que nunca quiso convertirse en un profesional, aunque los trabajos que rodó, mucho de ellos por encargo, disfrutan de cierta personalidad.

El documental comienza con una búsqueda, conocer al responsable de unas películas que se custodian en la Filmoteca Canaria, momento en el que se da información de Roberto Rodríguez, nacido en La Palma y que desarrolla su carrera como cineasta amateur tras conocer a un veterano viajero holandés que amplia sus horizontes vitales como estéticos y que junto a sus padres es un personaje fundamental en el desarrollo de su existencia

Hombre sencillo pero con una acusada sensibilidad cinematográfica, Las postales de Roberto está narrada a través del diálogo que mantienen Dailo Barco y Roberto Rodríguez, quien revela lo que se esconde tras muchas de las imágenes que ambos contemplan y que contempla el espectador en un fascinante juego de miradas en la que se proporciona información sobre un trabajo que poco a poco y a medida que avanza el documental deja de ser aficionado, de ser postales, para alcanzar una dimensión cinematográfica fundamental para entender el pasado de una islas como son las Canarias. En este sentido, las postales se transforman en material de estudio sociológico y reivindica una forma de hacer cine libre, sin cortapisas, que educa la mirada.

El retrato que ofrece Dailo Barco de Roberto Rodríguez no deja de transmitir satisfactorias sensaciones al espectador. Se aprecia respeto por el personaje, pese a las bromas que salpican su larga conversación, y fascinación por una manera de hacer cine que hoy pertenece al pasado. Moviola, acetona, súper 8 y 16 mm. Roberto Rodríguez solo lamenta no haber rodado en 35 mm, el resto, esas postales que son películas, son las que quiso hacer, las que forjaron su temple como cineasta y como persona.

Resulta, en este sentido, muy inteligente el retrato que ofrece Dailo Barco del protagonista de su documental. No solo se detiene en su carrera como cineasta sino también en su vida a través de sus películas, muchas de ellas familiares, testimonios de una vida y reflejo de una isla (son poderosas las imágenes del volcán Teneguía en erupción y lo que dice sobre aquella experiencia Roberto Rodríguez) en continuo proceso de cambio aunque éste parezca lento y en muchas ocasiones insignificante.

Las postales de Roberto es cine en su estado más puro. Conmueve, hace reír y llorar pero sobre todo nos presenta a un hombre desde varios puntos de vista, miradas diversas que conforman la peculiar identidad de un cineasta que rodó lo que quiso y cuanto quiso pese a la hostilidad de la juventud airada y universitaria de su época.

Un tipo realmente curioso y singular.

Saludos, plano americano, desde este lado del ordenador

Santiago Roncagliolo: “Nunca me he identificado con el realismo mágico”

Martes, Abril 10th, 2018

Hijo del sociólogo, periodista y político Rafael Roncagliolo y de Catalina Lohmann Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) pasó parte de su infancia en México. Tras recorrer medio mundo, reside ahora en España.

Es autor, entre otras novelas de Abril rojo, por la que obtuvo el premio Alfaguara en 2006, y La noche de los alfileres (2016) que, de momento, es su última ficción literaria mientras se dedica a otras tareas, más periodísticas, como colaborar en las memorias del embajador del ex presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Barak Obama en España, James Costos; así como en guiones y artículos periodísticos.

El escritor visitó Tenerife donde participó el mes pasado en la gala de los premios literarios de la Universidad de La Laguna y en el festival de literatura policíaca Tenerife Noir.

- ¿Hasta que punto condiciona su literatura el exilio?

“Pues mucho porque todos mis personajes se siente de alguna manera exiliados, excluidos y buscan su lugar en el mundo aunque no terminan por encontrarlo. La búsqueda territorial de un lugar forma una parte muy importante de mi trabajo como escritor. Escribo bastante de personas que se encuentran fuera de su país y de su lugar físico por lo que cuento con libros que transcurren en ciudades como Miami y en países como España, Francia y Argentina, entre otros. Estoy marcado por esta tendencia porque yo mismo soy, no solo por la niñez sino por llevar mucho tiempo viviendo España y más ahora que resido en Barcelona, como un extranjero en todas partes aunque algunos de mis personajes se sienten igual de extranjeros sin haberse movido de su espacio físico”.

- ¿Cómo se siente al no pertenecer a ningún lugar?

“Por un lado es bueno para el escritor porque creo que toda literatura nace de la sensación de distancia frente a la realidad. La necesidad de contar una historia, al menos en mi caso, de crear un mundo tiene mucho que ver con no estar contento con éste porque no termina de convencerte ni de aceptarlo. Mis personajes siempre se sienten diferentes porque me importa mucho la gente que es diferente. Incluso políticamente me manifiesto a favor de los inmigrantes, las minorías sexuales que solo por ser diferentes pueden ser atacados precisamente por serlo. Y todo eso forma parte de mi trabajo creativo. Para escribir hay que conocer el lugar del que se escribe aunque a veces la mejor manera de conocerlo es marcharte de él ya que descubres, por contraste y desde la distancia, como es el tuyo. Por eso digo que sentirte extranjero me es útil como escritor aunque otra cosa es cómo me afecta a nivel personal”.

- ¿Pero no le da cierta sensación de orfandad carecer de patria?

“ Sí, sobre todo porque ahora vivo en Cataluña, donde todo el mundo te recuerda todo el día lo importante que es ser de allí y lo diferente que es ser catalán y, personalmente, creo que es bastante extraño. Patria, por otro lado, es la tierra de tus padres y cuando tienes hijos en otra parte, ese territorio se convierte en tu nueva patria y te ata a ella, te proporciona una raíz y hace que ese lugar sea tan tuyo como del que viemes”.

- La tierra de sus padres y la tuya es el Perú, ¿cómo lo observa desde la distancia?

“Cada vez mejor, el país del que me fui era un país en el que se había instalado un régimen no solo autoritario sino abiertamente mafioso que ejerció una política basada en la miseria social y cultural. No había espacio para que pudiera desarrollar mi trabajo, así que decidí venirme a España porque aquí sí encontré ese espacio. De todas formas y afortunadamente, los escritores peruanos y muchos latinoamericanos ya no se van porque contamos continente con un feria del libro a la que acude medio millón de personas, personas que consumen libros y películas. Esto me hace pensar que más bien es Europa la que está atravesando un declive de momento suave pero firme y que un país como España es el que tiene problemas que no tenía antes. Reconozco que uno de mis desastres es que vivo comprando ambos territorios y que los que me escuchan hablar aquí, en España, me dicen que soy de derechas mientras que en Perú me tachan de comunista”.

- ¿Y cuán es su punto de vista político?

“Bastante extraño porque tiene que ver con el constante contraste de estudiar qué funciona en un sitio y que cosas no más que la pertenencia a un partido político”.

- ¿Y qué opina de la situación en Venezuela?

“Que Venezuela es un lugar terrible, un lugar en el que se quiere ir tanta gente y al que nadie quiere ir a vivir no es un ejemplo para nada. Hace poco estuve en Colombia, en una ciudad cerca de la frontera y descubrí que además de las fronteras físicas existen las sociales ya que las prostitutas venezolanas que cruzan la frontera trabajan allí por la tercera parte de su sueldo lo que ha provocado manifestaciones de las prostitutas colombianas porque con estos precios las prostitutas venezolanas se están llevando a toda la clientela. Y me pareció terrible cómo un régimen hace que sus prostitutas trabajen más barato porque incluso así ganan más que en su país. Por otro lado, no viviría tampoco en Cuba, aunque la Cuba de hoy está mejor que la de 1992, la del Período Especial. Parece que ahora hay gente que puede poner un negocio aunque., para qué engañarnos, no habrá cambios de verdad hasta que se muera Raúl Castro”.

- Tras novelas como Abril rojo, que fue la que le abrió las puertas en España al obtener con ella el premio Alfaguara 2006 y reaparecer con el mismo personaje en La pena máxima, ¿no se ha planteado recuperar como personaje al fiscal Félix Chacaltana Saldívar?.

“No lo sé, depende de él ya que el segundo libro no estaba previsto aunque tenía la historia y apareció Félix. La verdad es que tengo poca autoridad con el personaje”.

- Usted se ocupa en mucho de sus libros de Sendero Luminoso, ¿qué significa este movimiento para la historia del Perú?

“Fue mi guerra, para los peruanos lo que se vivió en los 80 fue algo así como lo que significó la Guerra Civil para los españoles. De hecho, lo que pasó esos años en Perú fue una verdadera guerra civil en la que hubo 70.000 muertos y desaparecidos por ambas partes porque el ejército peruano y los hombres y mujeres de Sendero Luminoso fueron igualmente salvajes y todos los peruanos lo vivimos de cerca. A todos nos temblaron los cristales por las explosiones o conocimos a alguien cuya casa habían volado o tenían un muerto o un herido en la familia. Resultaba habitual encontrar cadáveres por las calles, donde tenías que agacharte por el silbido de las balas. Creo que escribimos para explicarnos a nosotros mismos y necesariamente todo aquello me hizo quien soy para bien o para mal y marcó, además, algo que tiene mucho que ver con todo lo que escribo: nunca me he identificado con el realismo mágico o con la literatura que escribían los intelectuales desde París, que era sobre todo lo que se cultivaba en los 80 porque no tenía nada que ver con mi vida. Mi vida estaba repleta de cadáveres por las calles, toques de queda, apagones y lo que hablaba de mi, de mi mundo, eran las películas de terror y los thriller porque todo lo que me hacía sentir miedo, ese miedo, podía controlarlo cerrando el libro o dejando de ver la película”.

- Luego su trabajo gira en torno al miedo.

“Siempre ha girado en torno al miedo. Mis personajes se enfrentan a sus peores pesadillas muchas veces sociales, cotidianas o producto de la violencia . Siempre digo que escribo historias de terror. Me interesa explorar qué convierte a una persona en alguien monstruoso. Qué hace que gente normal haga cosas atroces, aunque sea con buenas intenciones. Esa es la gran pregunta de todo mi trabajo, como es que cosas así ocurrieron y siguen ocurriendo”.

- Pero pese a este tenebrismo en sus novelas juega mucho con el humor, el humor negro.

“Y con la novela negra, el thriller aunque no las consideraría exactamente de género aunque juegan con él en la medida que el miedo es nuestra emoción más primitiva, la más básica y de la que se ha alimentado la literatura y el cine popular con la que crecí y a la que admiro. La literatura de los 80 era enormemente ambiciosa e intelectual y distante, por lo que si lo que querías era leer historias, escapar, evadirte de la realidad, leías unas de estas novelas populares o te metías en el cine. Y el cine y la literatura es muy importante en lo que hago. De hecho, la literatura popular y el miedo forman parte de esa cultura”.

- ¿Y ahora qué?

“Me he tomado un descanso tras La noche de los alfileres porque la literatura es un trabajo tremendamente solitario y una vez que se publica la novela está la fase de promoción que es agotadora y en la que básicamente hablas de ti mismo. Estos dos últimos años he estado ocupado con otros proyectos creativos, como un libro infantil, guiones. Ayudo, además, a James Costos, embajador de Barak Obama en Madrid, con sus memorias y es una historia muy interesante. Mientras tanto, le doy vueltas a unas ideas pero creo que no puedes publicar un libro de ficción todos los años porque necesitas oxígeno. De hecho, mis novelas van a tardar en publicarse en el futuro aunque nunca dejo de escribir. Tengo mucha suerte de poder dedicarme a lo que me gusta, que es escribir, a razón por la que lo dejé todo y me vine a España “,

Su última novela

La noche de los alfileres es la última novela hasta la fecha de Santiago Roncagliolo, un libro publicado en 2016 y en el que se mezcla humor negro y terror. La historia es la de cuatro adolescentes internos en un colegio en Lima que son los tipos raros y el objeto de las bromas de los demás compañeros de clase en unos año donde el bulling “no se había diagnosticado todavía”, que deciden un día, hartos de su humillante situación tomarse la justicia por la mano y sentir que que se siente ejerciendo el poder en un mundo cerrado, en el que no hay chicas, “solo que la cosa les sale muy, pero que muy mal”.

”He hecho una historia desde la memoria porque cada uno recuerda aquella experiencia como adultos aunque cada uno evoca una historia diferente porque la memoria es una película en la que quedamos bien, en la que siempre somos los buenos. La memoria reorganiza nuestro pasado de una manera que convenga a nuestro presente”.

Saludos, digo, desde este lado del ordenador

Permanezcan en sintonía

Martes, Abril 3rd, 2018

Saludos, ya saben, desde este lado del ordenador