Archive for the ‘Actualidad’ Category

“Nelson deja constancia de su defectuoso conocimiento de Tenerife”

Lunes, Agosto 7th, 2017

Ataques británicos contra las Islas Canarias en el siglo XVIII. La visión británica es un amplio trabajo de investigación histórica de Carlos Fernando Hernández Bento y un volumen más que se añade a la cada  vez más sustanciosa biblioteca que sobre aquellos hechos se han escrito. El libro, que cuenta con un prólogo del general e historiador militar Emilio Abad Ripoll, además de revelar la versión británica sobre los ataques que la Royal Navy realizó contra Canarias en el siglo XVIII, es un trabajo riguroso fruto de largas consultas en archivos,  bibliográficas, hemerográficas y museísticas, muchas de ellas inéditas.

- ¿Qué objeto tenían los ataques británicos a Canarias?

“No fue siempre el mismo. Si me remito al siglo XVIII, que es el que estudia mi libro, podemos comenzar con el caso de Jennings contra Santa Cruz (1706), que lo que en realidad pretendía era rendir Cartagena de Indias, pero los vientos desfavorables lo empujaron en dirección a Santa Cruz de Tenerife, ciudad en la que trató de poner en práctica el plan que tenía previsto para la población americana. Estaban en la Guerra de Sucesión Española e intentaron la captura de Santa Cruz mediante la presencia de una formidable fuerza que obtuviese una declaración en favor de Carlos de Austria y en detrimento de Felipe de Anjou. Los ataques de Fuerteventura de 1740 fueron, en ambos casos, ataques corsarios que buscaban hacer un buen botín, al igual que otros muchos del siglo. En el de Windham contra La Gomera de 1743 traían orden “dada en mano” por el Almirantazgo para interceptar unos buques de los que tenían conocimiento que iban a pasar por Canarias volviendo desde América, para ello debían ubicarse entre las islas y, de no lograr su objetivo, volver a Inglaterra haciendo daño al enemigo en alguno de sus puertos, tanto en los canarios como en los de la costa gallega. En el caso de Nelson, creo que ya estaba suficientemente probado con trabajos de otros autores, que venían a quedarse con la isla. Sin embargo, mi nuevo libro (¡Miel sobre hojuelas!) contiene “jugosos” testimonios, como uno hallado en la prensa inglesa donde hay transcrito un informe con un estudio completo de Tenerife (tamaño, altura, variedad climática, riquezas, posibilidad de terremotos, mejores zonas para vivir, etc.) ¿para qué hicieron un estudio así si no tenían intenciones de quedarse con la Isla?”

- ¿Qué fuentes ha consultado para la elaboración de esta obra?

“Pues de la más variada índole. Como explica la propia reseña del libro: la presente obra es un intento de profundizar en los ataques que los británicos realizaron contra las Islas Canarias a lo largo del siglo XVIII, desde su propia óptica. Para ello se estudiaron sus fuentes archivísticas, bibliográficas, hemerográficas y museísticas, que en muchos de los sucesos analizados son en buena medida inéditas, aunque en dos de los más relevantes casos, esta afirmación, sin dejar de ser cierta, haya que matizarla: el ataque de Charles Windham contra La Gomera de 1743 – suceso al que ya habíamos dedicado un libro completo: 1743. La Royal Navy en Canarias. La derrota de Charles Windham…, y el de Horacio Nelson contra Santa Cruz de Tenerife del año 1797: en realidad el único hecho del que ya teníamos documentación en inglés y al que hemos continuado aportándole en esta lengua. Dichas fuentes son de dispar valor a la hora de aportar algo nuevo a los distintos episodios. Mientras que en unas ocasiones nos pueden ayudar a su mejor comprensión, otras veces sólo sirven para enriquecer, corroborar o puntualizar lo ya conocido. Sin embargo, creemos que se puede afirmar que siempre serán valiosas de por sí. La energía dedicada al análisis de este conjunto de documentos y la amplitud del mismo, conllevan que el estudio haya quedado centrado, de forma natural y en mayor medida, en los aspectos más marinos de los ataques, quizá los más desconocidos hasta hoy, dado el gran peso que ha tenido siempre el uso de la documentación local, enfocada, como es lógico, a los aspectos más terrestres.”

- ¿Cómo reflejan los documentos consultados entre ellos los cuadernos de a bordo de los oficiales, estos ataques?

“Dentro de las fuentes archivísticas hemos de destacar, precisamente, los cuadernos de a bordo de las naves que realizaron los ataques, los cuales ofrecen una tipología directamente relacionada con el oficial que tenía encomendado elaborarlos. Para los ataques de Jennings (1706) y Windham (1743) encontramos una surtida muestra de estos cuadernos, aunque los más ricos en detalles son, sin duda, los referentes al ataque de Nelson (1797) ya que, con el pasar de los años, estas series documentales fueron ganando en pormenores. Estos documentos son capaces de aportarnos por sí mismos una visión bastante coherente y completa de lo ocurrido. Todo ello de una forma muy secuenciada que, en algunos casos, llega a ser de media a media hora. Además, en algunos casos nos ofrecen datos bastante precisos sobre la posición de algunas naves con respecto a las poblaciones en distintos momentos de los días del ataque. En definitiva, la visión de muchos oficiales participantes en los ataques, con su sello personal, profesional y, lo más importante quizás, inmediato a los hechos. Las fuentes bibliográficas nos han ayudado, en gran medida, a localizar las biografías de la práctica totalidad de los oficiales que comandaban las naves de la Marina inglesa durante los distintos ataques, así como los nombres y características de sus navíos, proporcionándonos detalles acerca de la fuerza armamentística a la que se enfrentó el Archipiélago en cada momento. Con respecto al uso de la hemerografía, hemos de decir que es en el siglo XVIII cuando surgen los primeros periódicos británicos con un sentido completamente moderno, siéndonos de gran ayuda para documentar, en todo o en parte, muchas acciones en aguas canarias, algunas de las cuales permanecían desconocidas, incluso, para nuestra historiografía. Sin embargo, la prensa nos ha interesado, antes que nada, para conocer cuál fue la “opinión pública” británica sobre los distintos sucesos bélicos que protagonizaron. Por último, las fuentes escritas nos permiten la identificación posterior de las museísticas, es decir, de las imágenes de algunos de los capitanes y muchos de sus barcos; destacando, por su riqueza, el National Maritime Museum de Greenwich (Londres), pues atesora importantes colecciones de todo tipo alusivas a la Royal Navy.”

- ¿Se sabe el papel que desarrolló la población británica que residía en la isla ante el ataque del contraalmirante Nelson?

“Nelson deja constancia de su defectuoso conocimiento de algunos aspectos importantes de la plaza que iba a asaltar. Sabía que se abastecía de agua por unos canales que, si se destruían, harían más fácil su caída, pero por el contrario, no tenía un conocimiento pleno del régimen de vientos. Conocía que las colinas que cercan la población se podían capturar por no estar fortificadas, pero no tuvo en cuenta la gran dificultad del terreno para acceder a ellas. Todo este cúmulo de desconocimiento, a la hora de la verdad, constituyó una suma insuperable de hándicaps, que desembocaron en su fracaso. No en vano, según la crónica de Miller, el plan fue elaborado a través de la imperfecta información facilitada por gente que no había estado en Santa Cruz en los cinco últimos años. Esa fue su “ayuda”.”

- ¿Qué poder de fuego y en hombres tuvieron los británicos en estos combates?

“La respuesta podría ser muy prolija de dar. Por cálculos realizados con la documentación inglesa en la mano podríamos decir, por ejemplo, que Jennings contra Santa Cruz de Tenerife en 1706 traía una fuerza total de 4.100 hombres y 692 cañones (dos navíos de 80, tres de 70, tres de 64, tres fragatas de 42, y una bombardera de 8). En cuanto a los ataques contra Fuerteventura de 1740, en el primero de ellos Willes era capitán de un corsario, el Vernon, y puso en tierra a 50 hombres; y en el segundo Charles Davidson era capitán del St. Andrew, barco de 24 cañones y 125 hombres. Si hablamos de Windham contra La Gomera en 1743 encontramos dos navíos de línea de 70 y 60 cañones y una fragata robada de 24, y unos 350 hombres de desembarco. Para Nelson, según lo hallado para este libro, un control de la armada inglesa para fechas de entre el 1 de julio y el 1 de agosto de 1797 dice, si hacemos la suma, que contaban con un total de 3.000 hombres y 393 cañones.”

- Hablemos ahora de 1743. La Royal Navy en Canarias. La derrota de Charles Windham en La Gomera y otras acciones en el archipiélago…

“Pues, ¿qué le puedo decir? Es mi primera obra y le tendré siempre un cariño muy especial. Los recuerdos de su elaboración se me agolpan en la memoria y ya están archivados en ella para siempre: el telefonazo de mi profesora Gloria Díaz Padilla desde La Gomera al lugar en el que estaba yo en ese momento: principio de la calle Triana de Las Palmas mirando en dirección al parque San Telmo, año 2010, para preguntarme si podía averiguar porqué eran rojas las banderas del mural del ataque de Windham que figura en Ntra. Sra. de la Asunción de San Sebastián de La Gomera. El intento y el esfuerzo de dar una respuesta a esa pregunta constituyó mi Big bang particular. El inicio de todo. De estos, de momento, siete años y dos libros. Parece mentira cómo una simple pregunta puede llegar tan lejos y marcar la vida de una persona por años… quizá para siempre. Otro momento memorable fue cuando ya tenía todos los datos que me hablaban de la existencia y localización del retrato de Charles Windham, del cual no teníamos su imagen física. Después de las pertinentes averiguaciones documentales me puse en contacto con la Eleanor Ingle, la manager del palacio familiar de Windham, Felbrigg Hall, en Norkfolk, y le pregunté si era verdad que encima de la puerta del comedor del palacio estaba el retrato de un tal Charles Windham, miembro de la familia y marino. Me comentó que así era y que enfrente estaba el de su padre. Entonces le pedí que, por favor, que me lo enviara por correo electrónico, sino tenía inconveniente. El momento del despliegue del retrato del capitán en mi pantalla de ordenador es indescriptible. Le miré a los ojos y le dije: “¡Conque fuiste tú?” No hay dinero en el mundo que pague un momento así. Se lo aseguro.”

¿Es una continuación Ataques británicos contra las Islas Canarias en el siglo XVIII”?

“Mi primera obra inauguró la que ya se ha convertido en mi forma de trabajar, consolidada durante siete años. El intento de pergeñar y rescatar todo lo que sea inglés y tenga que ver con nuestros enfrentamientos con ellos. En un combate siempre hay dos partes y, por tanto, para poder acercarnos a la verdad, que es lo que debe intentar siempre un historiador, hay que ver qué es lo que decía el otro, cuál era su visión de las cosas, cuáles eran sus capacidades de combate, por dónde se movían, qué querían de nosotros, etc., etc.”

Ataques británicos contra Canarias

Carlos Fernando Hernández Bento destaca que su nuevo libro, Ataques británicos contra las Islas Canarias en el siglo XVIII. La visión británica, estudia y hace comparaciones entre cinco ataques “principales”: John Jennings contra Tenerife (1706); Willes contra Fuerteventura (octubre de 1740); Charles Davidson contra Fuerteventura (noviembre de 1740); Charles Windham contra La Gomera (1743) y Horacio Nelson contra Tenerife (1797). Pero apunta que en el volumen figuran otros combates en  tierra o en alta mar aunque “es difícil dar un número exacto, pues depende de qué consideremos ataque, además de que habrá algunos, casi con seguridad, que no quedaron documentados y, por tanto, no existen para nosotros. En cuanto a la isla más castigada, probablemente fue la de Tenerife, siendo la de El Hierro, la única de la que no hallé referencia alguna. Y en cuanto al momento de más cantidad de ataques, quizá fue el de la Guerra hispano-inglesa de 1739 a 1748, la llamada por ellos como “Guerra de la Oreja de Jenkins”. Estoy hablando, claro está, del marco del libro, que no podemos perder de vista: ataques británicos y del siglo XVIII.”

El Gobierno de Canarias “piensa”

Viernes, Agosto 4th, 2017

Pues no, el martes pasado, 1 de agosto, no se hizo publico el nombre del nuevo director del Festival Internacional de Música de Canarias al declararse desierto una convocatoria en la que se seleccionó a nueve candidatos (*).

No obstante, el Gobierno regional “piensa”, así se lee, que esta responsabilidad la asuma Víctor Pablo Pérez, que formó parte del jurado que descartó a esos nueve finalistas.

Víctor Pablo Pérez cuenta con un inmaculado currículo y fue además el director oficial de la Orquesta Sinfónica de Tenerife hace años.

No se sabe, todavía, que debe “pensar” Víctor Pablo Pérez de lo que “piensa” proponerle, o ya le propuso, el Gobierno regional pero lo natural es que el hombre esté considerando los pros y los contras de semejante reto.

Más si se tiene en cuenta que apenas falta medio año para que se celebre la trigésima edición de la joya de la corona de los momentazos culturales que se celebran en el archipiélago y que, a fecha de hoy, cuenta solo con tres contrataciones cerradas: Orquesta Filarmónica de Múnich, Orquesta Novosibirsk y una orquesta de cámara de Viena.

Puestas así las cosas, lo tiene muy difícil el director, Víctor Pablo Pérez o quien sea, para reconducir un Festival que fracasó en su última edición. Este fracaso le costó el cese “a petición propia” a la anterior consejera de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, María Teresa Lorenzo, quien a partir de ahora será la directora de la Oficina del Gobierno de Canarias en Madrid.

Sin dirección y con agosto por delante, el Festival Internacional de Música de Canarias navega sin rumbo por esa mar que rodea a la islas mientras el reloj continúa acelerando las horas porque enero, como quien dice, ya está a la vuelta de la esquina.

(*) David Abrahamyan Grigoryan, Fernando Álvarez Catanese, José Luis Chan Sabido, María Isabel Costes Rodríguez, Leandro Martín Quinteros, Rubén Jesús Mayor González, Candelaria Rodríguez Afonso, Esther Ropón Mesa y Jaime Ruiz Lobera.

Saludos, se escucha la Novena, desde este lado del ordenador.

Isla Calavera, el Festival de Cine Fantástico de Canarias celebra su primera edición en noviembre

Martes, Agosto 1st, 2017

La primera edición de Isla Calavera, Festival de Cine Fantástico de Canarias se celebrará en Tenerife entre el miércoles 15 y el domingo 19 de noviembre gracias a una iniciativa de la asociación cultural Charlas de Cine, la publicación especializada Tumbaabierta e Innova 7, con la colaboración del Cabildo Insular de Tenerife, Multicines Tenerife y la Fundación Cine+cómics.

El Festival Isla Calavera se celebrará en los Multicines Tenerife (C.C. Alcampo, La Laguna) y contará con una Sección Oficial a concurso de cortometrajes, Selección de Largometrajes (fuera de concurso), Proyección de Clásicos del Género y Preestrenos.

El programa contempla además una serie de actividades paralelas, como encuentros con los invitados, cuyos nombres anuncia la organización “se desvelarán muy pronto.”

Para anunciar las fechas de celebración, el Festival de Cine Fantástico de Canarias – Isla Calavera estrena un cartel inspirado, al igual que su nombre, en el enclave de ficción imaginado por vez primera en King Kong, de 1933, uno de los títulos claves en la historia del género fantástico.

Isla Calavera está codirigido por Ramón Trujillo, codirector del Aula de Cine de la Universidad de La Laguna y de Charlas de Cine, y Daniel Fumero, fundador de Tumbaabierta y el estudio de diseño Limbo Kids.

Saludos, hermanos de la noche, desde este lado del ordenador

Isaac Castellano, consejero de Turismo, Cultura y Deportes

Lunes, Julio 31st, 2017

Isaac Castellano ha sido nombrado consejero de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias. Sustituye en esta responsabilidad a María Teresa Lorenzo, quien pese a que su gestión “ha sido satisfactoria”, se le  ha invitado a marcharse.

Este cambio, al parecer, no modificará a la actual estructura orgánica del Ejecutivo regional, por lo que el departamento que dirigirá Isaac Castellano insistirá en llamarse de Turismo, Cultura y Deportes.

Se anuncian otros nombramientos, y nuevos que se darán a conocer este viernes, 4 de agosto.

Isaac Castellano, de 38 años, militante de Coalición Canaria en Lanzarote, es licenciado en Economía por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Su antecesora en el cargo, María Teresa Lorenzo, también de Lanzarote cesa por, entre otros motivos, los pésimos resultados artísticos y económicos del 33 Festival Internacional de Música de Canarias. La situación se intentó corregir con el nombramiento de un nuevo director, cuyo nombre se conocerá este martes, 1 de agosto.

En esa persona recaerá la dirección de un Festival que se celebra dentro de unos pocos meses.

Dios lo coja santiguado.

Saludos, blanco, desde este lado del ordenador.

Letras y cine

Martes, Julio 25th, 2017

NUEVAS ESCRITURAS CANARIAS

Pablo Fajardo Juan ha sido el ganador del concurso literario Nuevas Escrituras Canarias con el libro de cuentos Al fondo hay ruido, que editará el Gobierno de Canarias “antes de que finalice el año”, señala una nota de prensa.

Nuevas Escrituras Canarias publicó las primeras obras de jóvenes escritores hasta los años 90 y es una iniciativa que ahora se recupera porque se quiere “ayudará a impulsar y difundir la joven literatura del archipiélago”.

El autor de la obra ganadora. Pablo Fajardo Juan (Las Palmas de Gran Canaria, 1983), es licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid) y diplomado en Cinematografía y Artes Audiovisuales por la Escuela Superior de Artes y Espectáculos TAI y Máster en Creatividad y Guiones de TV por URJC y Globomedia.

Desde hace diez años, trabaja como guionista para varias productoras para las que escribe y desarrolla series de ficción, sketches de humor o programas de actualidad. Al fondo hay ruido es su primera incursión la literatura.

El jurado de esta convocatoria estuvo formado por el viceconsejero de Cultura y Deportes, Aurelio González, y los escritores y periodistas Blanca Hernández QuintanaDaniel María y quien ahora les escribe, con la participación de los técnicos de Canarias Cultura en Red, S.A. con voz y sin derecho a voto.

REINA DE UN JARDÍN DE ROSAS…

TEA Tenerife Espacio de las Artes, centro de arte contemporáneo del Cabildo, acoge este miércoles 26 de julio a partir de las 20 horas el preestreno de Bajo la rosa (2017), el primer largometraje del director tinerfeño Josué Ramos (Santa Cruz de Tenerife, 1980).

Este trabajo, estrenado en marzo de este mismo año, está protagonizado por Pedro Casablanc, Ramiro Blas,Elisabet Gelabert Zack Gómez y desarrolla una historia inquietante. Josué Ramos, su director, inició su carrera profesional como director creativo y en la actualidad reside en Madrid.

La entrada para ver esta película es gratuita previa retirada de las invitaciones en la taquilla del centro el mismo día del pase.

Saludos, están avisados, desde este lado del ordenador.

Lo que es es y lo que no es también

Lunes, Julio 24th, 2017

El libro se titula La derrota de Nelson en Tenerife y lo encontré en uno de los puestos del Rastro, enterrado en una montaña de volúmenes de todas clases. El autor es Pedro Quintana Bencomo y el traductor un tal O. P.

Pese a que no se observa demasiado bien la editorial y el año de publicación, sospecho que tuvo que ser en los años veinte del siglo pasado ya que aún se puede leer en las primeras y amarillentas páginas Mil novecientos… y el arquito de lo que parece ser un 2…

Lo asombroso, además de su ya nada disimulada edad es que el ejemplar está en relativas buenas condiciones aunque le falta la contraportada y las páginas se despegan bruscamente si no se abre con mucho cuidado. En cuantro al contenido, merece la pena dar un trato privilegiado a esta obra de la que apenas he encontrado referencias salvo que su autor, el tal Pedro Quintana Perdomo, fue autor de un solo libro, el que encontré en el Rastro, y de varios poemas dispersos.

Lo interesante de La derrota de Nelson en Tenerife es que no se trata de un relato histórico sino de una ucronía escrita como si fuera una aplastante verdad histórica: Nelson fue derrotado en Tenerife aquel verano de 1797.  A continuación, el autor fabula en unas novecientas páginas sobre el devenir de la isla, ahora tan española como las otras seis, hasta el 2017, apretujándose acontecimientos y algunos de sus protagonistas.

La lectura, esa es la verdad, resulta en ocasiones tan realista que parece que lo que cuenta es lo que sucedió y esto te hace pensar mientras bebes el te de las cinco…

… La idea de que no hubo victoria de Nelson y que el sacrificio de sus valerosos hombres fue un fracaso.

La idea, desde entonces, no deja de inquietarme aunque para quitármela de encima se lo comenti a Mary, aunque ahora prefiere que la conozcan como Iballa, y que es la neighbor o vecina del tercero.

“Quita, quita kinegua con  patas”, me dice mientras salgo del ascensor.

Y no, no creo que fuera porque a Mary ahora Iballa  le dé igual ser descendiente de los que llegaron a Tenerife tras la gloriosa victoria de Nelson, sino porque escuchar tamaña sarta de sandeces no desmonta lo que es y lo que no es también.

Además, me da a mi en la nariz que el tal Bencomo es un pseudónimo de quien, presuntamente, figura como traductor de este libro: O. P.

La visión que propone el autor de una Canarias en manos de España es tan precisa y penosa que produce escalofríos. Casi estás allí y no levantándote cada mañana a bendecir la bandera de la Unión Jack, Dios salve a la Reina.

En la obra se describe como con el paso de los años se extendió por la superficie de las islas cultivos (plátano, caña, tomate) para más tarde, a partir de los años sesenta del siglo XX, sustituirlos por cemento y más cemento. El escritor describe torres y torres de apartamentos en las que se hacinan los descendientes que, 220 años antes, habían venido para conquistarla por las armas.

Los hijos de su graciosa majestad son descritos en este libro como tarados de la peor especie. Manadas que se tuestan al sol en las playas mientras consumen litros y litros de cerveza.

El libro cuenta también con capítulos muy tristes. Los que dedica a la Guerra Civil hacen poner los pelos de punta y que me enorgullezca un día más en ser ciudadano de la Gran Bretaña y no de un país que amedrenta a su gente.

Con estas y otras ideas callejeo por las calles de Nelson City, antes de Santa Cruz de Tenerife, mientras silbo la marcha del coronel Bogey agradecido de saber que las fantasías del libro son eso un puñado de fantasías.

Me detengo ante un cine y observo la cartelera. Como siempre y por estas fechas se reestrena El león de los mares (Alexander Korda, 1939), en la que Trevor Howard interpreta a Nelson y recrea los hechos de julio de 1797 en Tenerife. En otra, se exhibe Dunkerque (Christopher Nolan, 2017) lo que produce que mi azúcar patriótico se disparate tanto que en la plaza de La Victoria –antes de La Pila– me detenga y salude militarmente la estatua que recuerda la Gesta de sir Horacio Nelson y sus hombres.

Y vuelvo a leer emocionado la frase grabada en bronce que reproduce lo que dijo antes de lanzarse al ataque en las playas de la capital tinerfeña:

“mañana mi cabeza será coronada de laureles o cipreses.”

Saludos, God Save the Queen!, desde este lado del ordenador.