Muere el cronista Luis Cola Benítez

Miércoles, Agosto 3rd, 2016

Luis Cola Benítez no fue historiador aunque acabó convirtiéndose en cronista oficial de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife desde junio del 2011, uno de esos títulos que conceden las capitales de provincias a los hijos que considera merecedores de tal galardón.

Los que vivimos en esta ciudad conocemos muy poco la historia, precisamente, de esta ciudad. La cosa ha mejorado en los últimos tiempos al animarse una serie de investigadores a estudiar los orígenes de lo que comenzó siendo playa en la que desembarcaron los conquistadores castellanos, más tarde pequeño pueblo de pescadores y puerto de La Laguna, hasta convertirse en la capital que es en la actualidad. Una capital hecha a pedazos, desigual, con numerosas caras…

La historia de la capital tinerfeña cuenta con suficientes libros como para recibir con los brazos abiertos a quien desee adentrarse en su pasado. Alejandro Cioranescu le dedicó varios tomos, un material que desde entonces ha servido de referencia a otros investigadores que por curiosidad o afición han dedicado parte de su tiempo a bucear en el nacimiento y posterior desarrollo de Santa Cruz de Tenerife.

Una capital de provincias irregular, que frente al mar no mira al mar, y que cuenta con algunos rincones atractivos… El escritor Ignacio Aldecoa en su Cuaderno de Godo dijo de ella que además de ser una ciudad de cuestas, “está más cerca de la Península que la Península de Santa Cruz”, y no le faltaba razón a un hombre que sintió este archipiélago tan dentro de las entrañas…

El caso es que Santa Cruz de Tenerife cuenta además de sus cronistas con sus cantores y sus escritores y poetas aunque vivimos en una realidad en la que no se hace caso ni a sus artistas ni, pese a los reconocimientos varios, a los que se preocupan por recordar y recuperar su pasado.

Y Luis Cola Benítez fue uno de los que se encargó en desempolvar su memoria y reivindicarla  en una serie de libros que publicaba con el entusiasmo de quien quiere hacer una ciudad de vecinos.

Fue autor de, entre otros libros, 1797, cinco días de julio, Cartas a Patricio Estévanez, Barrancos de Añazo, La imprenta Benítez, Sed, la odisea del agua en Santa Cruz de Tenerife o Fundación, Raíces y Símbolos de Santa Cruz de Santiago de Tenerife.

Luis Cola Benítez era miembro de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, del Instituto de Estudios Canarios, la Asociación Hidalgos de Nivaria y fundador de la Tertulia Amigos del 25 de Julio. Fue también un activo colaborador en la prensa de las islas, muchos de estos artículos estuvieron dedicados a recorrer la vida de los alcaldes de Santa Cruz de Tenerife.

Siempre su Santa Cruz de Tenerife.

(*) La imagen está tomada de la página Asociación Histórico-Cultural Gesta del 25 de julio de 1797

Saludos, fundamos a negro, desde este lado del ordenador.

¿Sabías que…

Martes, Febrero 16th, 2016

…. Mujeres isleñas de Tenerife abasteciendo carbón a la escuadra puede considerarse como la primera película que se rodó en Canarias, es de 1896 por lo que este año celebra su 120 aniversario? Según una investigación emprendida por María Dolores Cabrera Déniz, el filme está dirigido por Vincet Billard para Frères Lumière con una duración de 50 segundos.

Miguel Brito Rodríguez presentó en 1897 en Tenerife el kinetoscopio de Edison y un año más tarde el cinematógrafo? Nacido en Santa Cruz de La Palma, Brito Rodríguez moriría a los 96 años, en 1972. Tras un viaje a Cuba introdujo estos revolucionarios inventos en Tenerife y de vuelta a La Palma abrió un estudio fotográfico en el que destacó dentro del campo del retrato.

…. En 1906 se inauguró el Parque Recreativo en Santa Cruz de Tenerife? El local, una de las primeras salas de exhibición de las islas, se encontraba situado en la zona de Puerto Escondido, entre las calles de La Luna y de Suárez Guerra, frente a la plaza del Patriotismo. El Parque Recreativo (en la imagen cedida por la Filmoteca Canaria) se acogió sesiones de cine, representaciones de teatro, revista, circo, zarzuela y bailes, entre otros los de carnavales. Su propietario fue Ramón Baudet Grandy, uno de los mayores empresarios de espectáculos que hubo en Tenerife y el edificio, que estuvo proyectado por el arquitecto Antonio Pintor, lo decoró Manuel López Ruiz. Su inauguración como cine al aire libre se produjo fue en 1906 y pasó a sala cubierta a partir de 1912. El Parque Recreativo contaba con un aforo de 632 plazas y se mantuvo en pie hasta febrero de 1973, año en que fue demolido.

…con un aforo de 950 plazas abrió en 1912 las puertas el Salón Novedades, una iniciativa del empresario Manuel Velázquez y que Antonio Pintor y Ocete fue su arquitecto?

José González Rivero colaboró en 1928 como operador en La hija del Mestre? Este largometraje está basado en la zarzuela costumbrista del mismo nombre de Santiago Tejera Ossavarry y fue dirigida por Francisco González González y Carlos Luis Monzón. En la imagen González Rivero a la cámara y Romualdo García de Paredes dictando órdenes en el rodaje de El ladróin de los guantes blancos (1926)

…. El 27 de septiembre se exhibió una película sonora por primera vez en las islas? El filme fue Troika, de nacionalidad alemana y cinta dirigida por Vladimir Strijewsky y protagonizada por  Olga Tschechowa, Helen Steels, Hans Adalbert Von Schecletov y Boris Alekin. El largometraje se proyectó en el Circo Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria y la misma película pero junto a un corto de animación de Walt Disney, Danza Macabra, se visionó y escuchó el 9 de octubre de ese año en el Parque Recreativo de Santa Cruz de Tenerife.

Saludos, y esos es todo por hoy, amigos, desde este lado del ordenador.

El escritor Pedro Juan Gutiérrez presenta hoy en Tenerife ‘Fabián y el caos’, su última novela

Viernes, Septiembre 18th, 2015

La librería Agapea en Santa Cruz de Tenerife acogerá hoy, viernes 18 de septiembre y a las 18.30 horas, la presentación de la última novela del escritor Pedro Juan Gutiérrez, Fabián y el caos (Editorial Anagrama). El acto será presentado por quien ahora firma estas líneas, y consistirá en una entrevista con el autor de, entre otras obras, Trilogía sucia de La Habana.

La editorial Anagrama aprovecha la promoción de Fabián y el caos para anunciar el lanzamiento en edición de bolsillo de su Trilogía sucia y El rey de La Habana, novela que ha llevado al cine el director Agustí de Villaronga y que se estrenará en octubre.

Fabián y el caos tiene lugar en la ciudad natal del escritor, Matanzas (Cuba), en las décadas de 1960 y 1970, y en ella retrata a Fabián, un joven pianista obsesionado con su trabajo, y la amistad que mantiene con Pedro Juan, un adolescente al que le gustan los deportes.

Saludos, nos vemos, desde este lado del ordenador.

Vincent Cassel contra Jason Bourne

Jueves, Septiembre 3rd, 2015

Vincent Cassel y no Viggo Mortensen como se especulaba hace unos meses será el villano de la próxima entrega de la serie Jason Bourne, papel que protagoniza Matt Damon.

Otros actores que participarán en la película, y que comenzará la semana próxima a rodar algunas  de sus escenas en la capital tinerfeña, son Alicia Vikander y Tommy Lee Jones.

Tras las cámaras, Paul Greengrass, que también es autor del guión junto a Christopher Rouse.

Aún se sabe poco de la historia que contará la quinta entrega de la serie, aunque la semana pasada el mismo Damon adelantó que se inspira en el “mundo post-Snowden” y pondrá su acento en las libertades civiles y la democracia.

Dios nos coja confesados.

Saludos, se ha dicho, desde este lado del ordenador.

Los milagros existen: El Libro en Blanco

Jueves, Agosto 6th, 2015

En unos tiempos donde lo normal, aunque suene anormal, es que cierren las librerías que abra uno de estos establecimientos es milagroso. Más en la capital de provincias en la que vivo y en la que era habitual que perdiera el tiempo hace unos años visitando las que se repartían por toda la ciudad.

La mayoría de ellas cerró por la crisis y también porque vivimos en un país cuyos hábitos lectores son de pena. Ahí van unos cuantos nombres: Goya, La Internacional, Canarias, Jarama, Sonora… Todavía se mantienen contra viento y marea y si la memoria no me falla El Atril, El Paso, Ifara, Librería de Mujeres, Agapea y La Isla, aunque La Isla ya no cuente con el local de la calle de Robayna…

Las librerías en Santa Cruz de Tenerife desaparecen como lágrimas en la lluvia. Palabra de un replicante al que se le acaba el tiempo en lo alto de una azotea mientras deja escapar de entre sus manos una paloma blanca…

Pero milagro, y ante este panorama, emerge El libro en blanco, una librería que abre sus puertas y en la que se combina –¿alguien recuerda La librería de Frank, en la santacrucera Rambla de Pulido?– la venta de libros con el café.

Este nuevo oasis chicharrero está ubicado en la calle de Juan Pablo II –ante de 18 de julio– en Santa Cruz de Tenerife, y en ella el paseante puede encontrar desde libros usados a libros autoeditados.

La librería inauguró su andadura este miércoles, 5 de agosto, pero no me  enteré porque otras tareas requieren el concurso de mis modestos esfuerzos. No obstante, prometo visitarla porque me encantan las librerías y ésta, encima, está a la vuelta de la esquina de donde hago que habito.

Me cuentan, me dicen, que a lo largo de agosto el horario de El Libro en Blanco no será el habitual. Esta misma mañana, de hecho, pasé por ahí y la puerta estaba cerrada, pero espero que nos informen a través de su página web o de facebook para recorrer sus instalaciones y, si apetece, tomar un café y de paso llevarme un libro.

Por lo pronto, y gracias a El Libro en Blanco, empiezo a creer que los milagros son posibles en mi ciudad.

Saludos, a leer que son dos días, desde este lado del ordenador.

Atentado, una novela de Mariano Gambín

Martes, Julio 7th, 2015

“Marta giró sobre sí misma. Buscando algún tipo de resplandor. No se veía nada en absoluto. Hizo memoria del lugar donde se encontraba la salida. Con lentitud dio pasos pequeños con los brazos extendidos tratando de llegar al la pared. Desde allí sería capaz de encontrar la puerta y seguir por los pasillos.

Entonces oyó varios golpes. Sonaban lejanos y apagados, como detrás de los muros de la estancia. Fueron cuatro sonidos seguidos y luego una pausa. Parecía como si alguien aporreara un muro con una maza o martillo grueso. Se detuvo a escuchar. Los impactos se repitieron, y en esta ocasión fueron seis. Le pareció que sonaron más próximos.”

(Atentado, Mariano Gambín. Oristán y Gociano S. L., 2015)

La irrupción de Mariano Gambín en la república de las letras con Ira Dei dio que hablar cuando muchos de los que no se habían acercado a la literatura que se escribe en las islas admitían que habían leído y disfrutado con este libro.

Ira Dei continuó con El círculo platónico y La casa Lercaro, novelas en las que se redescubría una ciudad en la que se mezcla lo viejo y lo nuevo como La Laguna, y títulos que reforzaron a Gambín como autor de eficaces y entretenidos thriller y a un escritor que además de escribir sabe vender –y muy bien– lo que escribe.

Con estas tres primeras novelas, Mariano Gambín dio verosimilitud a La Laguna como espacio literario de misterio y acción a través de unas novelas sin pretensiones intelectuales ya que el autor tuvo, desde el principio, la idea luminosa de que sus lectores se lo pasasen bien, que se distrajeran de su realidad inmediata con estas aventuras internacionales que confluían en una ciudad que hoy es Patrimonio de la Humanidad y que están protagonizadas por el mismo quinteto:

Luis Ariosto, un bon vivant.

Olegario, alias Sebastián, chofer y guardaespaldas de Ariosto.

Marta, una entusiasta arqueóloga.

El inspector Antonio Galán, un atractivo policía.

Y Sandra Clavijo, una periodista que casi siempre está en el lugar más inoportuno.

Personajes que en las siguientes novelas, El viento del diablo y Colisión, comenzaron a ausentarse o aparecer esporádicamente al estar protagonizadas por solo uno o dos de ellos.

Atentado, la nueva aventura que firma Mariano Gambín, los vuelve a reunir en una intriga que resuelve una venganza que tiene su origen  en los años cincuenta en Santa Cruz de Tenerife, capital de una provincia que ya adquiría cierta sustancia en Colisión aunque en Atentado monopoliza el paisaje urbano y, concretamente, el de una de sus calles: la de San Lucas, estrecha vía que cuenta con una caótica estética y en la que destaca el antiguo, y hoy ruinoso, templo masónico y casi enfrente una casa igual de abandonada pero con inquietante y fascinante fachada que el autor denomina como “la del miedo”.

Curiosamente, estos dos edificios son obra de un mismo hombre, Manuel de Cámara y Cruz, arquitecto, pero solo es un apunte ya que Cámara y Cruz no forma parte del elenco de actores principales y secundarios que se diseminan por una novela que cuenta con muchas claves santacruceras aunque éste no es el objetivo de un libro que hay que leerse en clave de entretenimiento pese a que, en esta ocasión, brinde una trama algo más compleja que los anteriores al arañar, pero solo arañar, el pasado que como plaza militar caracteriza la historia de Santa Cruz de Tenerife.

Por esta ciudad aplatanada, como diría Miguel de Unamuno, se ubica además de los personajes conocidos, dos asesinos a sueldo y el insólito descubrimiento de un pasadizo subterráneo que pasa por la calle de San Lucas y en el que se descubren dos cadáveres y símbolos de carácter satánico dibujados en las paredes.

Las claves para resolver el caso hay que buscarlas en el oscuro pasado de la ciudad y en una turbia historia protagonizada por dos generales, un periodista y una mujer atractiva.

Éste quizá sea el relato que más destaca entre los otros relatos que se arman en Atentado. No por estar situado en una época que ha sido tan poco explotada literariamente, sino por el pacto de silencio que parece que apaga toda esperanza de que algún día se fabule sobre ello para entender el carácter de sus habitantes.

Atentado se lee fácil y cuenta con guiños al lector iniciado en las anteriores novelas de Mariano Gambín al hacer referencia a aventuras que ya forman parte del pasado de los protagonistas. También respira saludable ironía y revela –solo un poquito– cómo es la vida privada de los personajes con distanciado respeto, casi como si el escritor no quisiera molestarlos en la intimidad.

Mariano Gambín solo se desprende de este pudor cuando los muestra trabajando y en movimiento. Sin embargo, y como ciclo narrativo, sus protagonistas demandan más entidad y en esta novela parece que la revuelta ya está en marcha lo que hace sospechar una evolución en próximas novelas que podría resultar muy atractiva por humana a sus lectores.

A la espera de la nueva novela de Gambín, y por lo que se sabe se desarrollará durante los carnavales de Río de Janeiro, Atentado es un thriller que inyecta algo de emoción a vivir, aunque sea literariamente hablando, en una capital de provincias que va a resultar que no es tan aplatanada como opinaba Unamuno.

Saludos, a leer que son dos días, desde este lado del ordenador.