Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Doce años con El Escobillón

Viernes, Septiembre 20th, 2019

Este blog no es Madrid asediado por los rebeldes, o la misión del Álamo rodeada de mejicanos. Ni si siquiera, por el amor de los dioses, de romanos puteando a los de Numancia pero algo de ese espíritu numantino sí que lo acompaña desde hace doce años, cuando por primera vez saltó a la red y contra viento y marea logró encontrar rumbo y navegar

Resistimos, ya casi es una orden.

Miro hacia atrás e intento reconocerme en lo que llevo subiendo a esta bitácora desde el día uno, ese 20 de septiembre de 2007 cuando Carmen Ruano me invitó generosamente a circular en las redes.

Me tropiezo con aciertos y desaciertos. Alguno muy lamentable. Pero me reconozco en mayor o menor grado en los textos que están anclados en este espacio. Diario ocasional de un hombre de provincias. Cada día más sorprendido por lo que observa a su alrededor.

Durante estos años además de envejecer he aprendido a tener resignación, pero no una resignación de cristiana sino de ciudadano indignado con el mundo y consigo mismo.

Doce años escribiendo e informando de libros, cines y algo de comics. Probablemente de otras cosas. Todas, se intentó, con cachondeo.

En fin, que son doce años y no me lo creo.

No, aún no me lo creo.

Saludos, ay, mi cabeza, desde este lado del ordenador

Traducir a Heym, Nuevas Escrituras Canarias y arquitectura y cine

Miércoles, Septiembre 18th, 2019

Georg Heym o el espectador ideal de sí mismo es el título de la conferencia que este miércoles, 18 de septiembre, imparte la traductora Montserrat Armas en el Ateneo de La Laguna a partir de las 19,30 horas. Entre otros, Armas ha traducido a Arthur Schopenhauer, Hermann Broch y Georg Heym, de quien presentará la trayectoria de uno de los grandes nombres del Expresionismo alemán, y explicará sus estrategias y técnicas a la hora de interpretarlo. Montserrat Armas es doctora en Filosofía. Ha publicado artículos en diversas revistas sobre Friedrich Nietzsche, Arthur Schopenhauer y Richard Wagner. También ha traducido la obra principal de Arthur Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación (Akal, 2005) y la poesía de Hermann Broch, En mitad de la vida. Poesía completa (Ígitur, 2007). Actualmente, sus investigaciones sobre el Expresionismo alemán la han llevado a publicar traducciones del poeta Georg Geym en revistas mexicanas como La Colmena y Crítica, en la revista peruana Vallejo and Company, y en las revistas españolas El Alambique y Fogal. Además, acaba de traducir para la Editorial Trotta el poemario de Georg Heym, El día eterno.

Alejandro Coello, con su obra teatral ¿Y qué esperabas?, y Daniel Bernal, con el poemario Meditaciones del pez austral, han ganado el concurso literario Nuevas Escrituras Canarias 2019. El premio incluye además de la publicaciòn de la obra, 1.000 euros en metálico. Hasta la fecha, Al fondo hay ruido, de Pablo Fajardo; Ceremonia, de Yeray Barroso; y La muerte de Alaia Parisi, de Natalia Toledo Mediavilla han sido las obras seleccionadas, a las que se suman los títulos de Coello y Bernal. La selección de las obras fue llevada a cabo por un jurado integrado por la profesora de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y crítica literaria Blanca Hernández, el escritor y filólogo Yeray Barroso y la periodista cultural y crítica literaria Maica Rivera.

Jorge Gorostiza insiste en la arquitectura y sus relaciones con las imágenes en un nuevo libro que lleva por título El intruso electrónico. La TV en el espacioi arquitectónico (Editorial Newcastle, 2019). Gorostiza es doctor en arquitectura y es autor de artículos y libros como Cine y arquitectura (1990), Peter Greenaway (1995), Directores artísticos del cine español (1997) y La imagen supuesta (1998), entre otros.

Saludos, please, don’t go, desde este lado del ordenador

Jorge Fonte: “Escribir sobre sexo no significa tener que ser ordinario ni obsceno”

Jueves, Agosto 29th, 2019

Este año ha sido un buen año en cuanto a publicaciones se refiere de Jorge Fonte (Santa Cruz de Tenerife. 1967). Ha publicado dos libros, uno de ellos una recopilación de relatos eróticos Un día con Milena Velba y otros relatos para adultos (Ediciones Idea), que forma un dìptico con Natalia y otros relatos solo para adultos (2016), y un estudio que se centra en la vida y obra del cineasta Rob Reiner, y que publica Cátedra en su colección de libros de cine, editorial en la que también ha publicado trabajos dedicados a Woody Allen, Oliver Stone y Robert Zemeckis, entre otros.

- A pesar de que son volúmenes independientes tengo la sensación que hay que leer primero Natalia y otros relatos solo para adultos para comprender Un día con Milena Velba y otros relatos solo para adultos.

“No del todo, pero sí. En realidad, es una colección de relatos cortos que mantienen entre sí el denominador común de la temática erótica, pero se pueden leer de forma arbitraria y desordenada. Son relatos independientes los unos de los otros, de tal forma que el lector puede enfrentarse a ambos libros con toda la libertad del mundo, sin un orden preestablecido. Salvo el último del segundo libro, ya que en ese reúno a todos los personajes que han formado parte de ambas obras”.

- ¿A qué publico van dirigidos estos relatos?, ¿cree que gustarán a las mujeres?

“Desde un principio yo me planteé ser totalmente respetuoso tanto con las mujeres como con los hombres. Escribir sobre sexo no necesariamente significa tener que ser ordinario ni obsceno. Me interesaba mucho más el uso del lenguaje, jugar con las palabras, dar rienda suelta a la imaginación, divertirme escribiendo para que el lector se divirtiera leyendo. Pero siempre utilizando un lenguaje elegante donde lo más importante no sea lo que se dice, sino como se dice”.

- ¿Cómo son las mujeres de estas historias? 

“Me gustaría pensar que son personas normales y corrientes. Lo que he hecho es describir situaciones ordinarias, del día a día, en un entorno donde el erotismo tiene un protagonismo especial. Por ejemplo, el relato que da título al libro, el de Milena Velba, cuenta la historia real de una modelo de fotografías eróticas. Pero es un personaje real, no me lo he inventado. Existe. Solo tienes que teclear su nombre en Google y dejarte sorprender…”

- Estos cuentos ¿son eróticos o pornográficos?
 
“Son eróticos, sin duda. Porque aunque se describan situaciones pornográficas (de sexo explícito) está hecho con un lenguaje que no es grosero ni ofensivo, sino en muchos casos casi poético”.

- ¿Y qué diferencia establece entre erotismo y pornografía? 

“La diferencia, claramente, creo yo, está en el buen gusto, en la delicadeza, en las formas… Incluso en el arte. Lo mejor que tiene el lenguaje es que te permite describir las relaciones humanas como lo haría un poeta o un energúmeno insensible. Tú, como escritor, decides. Yo opté por la elegancia, por lo de bello que tiene el sexo”.

- ¿Cómo compara estas historias con las que reúne en el primer volumen? 

“La diferencia, quizás esté en la experiencia. Cuando escribí los cuentos que daban forma a Natalia y otros relatos solo para adultos (2016), me enfrentaba a la narrativa por primera vez después de casi veinte años escribiendo ensayos cinematográficos. Con los de Un día con Milena Velba y más relatos solo para adultos (2019) lo he hecho con el bagaje que te da el haber escrito una novela (Una isla a la deriva) de por medio. Digamos que estoy más formado como escritor, que me desenvuelvo mejor con el uso de las palabras, que tenía más claro lo que quería decir y cómo decirlo”.

- Del presente libro, ¿qué historia considera que le costó más escribir? 

“La principal, la de Milena, ya que al tratarse de un personaje real tuve que documentarme mucho sobre ella y usar la imaginación para rellenar los huecos biográficos sobre los que no tenía información. Pero mi preferido, sin duda es el titulado Ghost, ya que nunca había escrito sobre fantasmas, y combinar dos géneros tan distantes como el erótico y el fantástico no es nada fácil, te lo aseguro”.

- ¿Y cuál fue el que fluyó con más comodidad? 

“El de Luigi, el fontanero argentino ya que es un relato cómico, y en él se aúnan los dos aspectos de la vida que más satisfacciones nos aportan: la risa y el placer”.

- ¿Cuál es para usted el atractivo del erotismo como género literario? 

“Bueno, teniendo en cuenta que yo mismo no me considero como un experto en la materia ya que estos dos libros de relatos cortos quedarán en mi bibliografía como algo meramente anecdótico, creo que si bien el fin de la literatura es entretener y enseñar al lector, la temática erótica le aporta un punto más de divertimento.”

- ¿Dónde surgen las ideas para escribir estos relatos? 

“Por un lado de la vida misma y por otro de las influencias que como amantes de la cultura todos tenemos por nuestros gustos cinematográficos y literarios. Como dijo una vez un hombre sabio “No hay nada nuevo bajo el sol, lo diferente es la forma en que lo contamos.”

- ¿Y a qué le ha prestado más atención: a los personajes, a la creación de atmósfera, a la descripción de situaciones? 

“Yo creo que, como comenté antes, para mí es muy importante el lenguaje. Todo depende de cómo cuentes las cosas. Por ejemplo, acabo de leer el libro de Víctor Álamo de la Rosa Terramores, en él hay varias escenas eróticas que rozan descaradamente la pornografía, pero están descritas con tanta brillantez, con tanta elegancia, con tanto buen gusto y hacer literario que apenas reparas en ello. Los personajes son importantes, la atmósfera es importante, las situaciones y escenas son importantes. Pero nada lo es tanto como el lenguaje”.

- ¿Cómo entiende el sexo? 

“Como una manifestación más de la sensibilidad humana”.

- ¿Y por qué sigue siendo tan marginado en España? 

“Porque tras los Reyes Católicos, Felipe II y Franco es difícil que los españoles podamos entender lo natural como algo normal”

- ¿No cree que vivimos en una sociedad donde se utiliza el sexo para casi todo? Pienso en la publicidad, el cine… 
“Claro, pero es lógico. Somos seres sexuales, y si nuestra sociedad se rige por la política nuestras vidas lo hace por los sentimientos. Y el sexo es el mayor regalo que la Madre Naturaleza nos ha dado”.

- Hablemos de su último libro sobre cine, Rob Reiner, qué le interesa de este cineasta, cómo definiría sus películas, hasta que punto influyó su padre en su cinematografía…” 

“Escribí el libro de Rob Reiner (Ed. Cátedra, 2019) porque quería reivindicar la figura de un director muy desconocido pero del que muchas películas, sin embargo, son enormemente populares. La gran mayoría del público adora títulos como Cuenta conmigo, La princesa Prometida, Misery o Cuando Harry encontró a Sally, pero desconocen que las cuatro fueron dirigidas por la misma persona. Hay directores estrella (Coppola, Spielberg, Tarantino) y otros muchos que trabajan casi desde el anonimato. Reiner se merecía un libro que analizara en profundidad su obra, y en España no había ninguno. Hasta ahora.”

- Próximos trabajos literarios y críticos.

“Actualmente estoy dándole los últimos retoques a mi segunda novela, una historia real que ocurrió en La Laguna a mediados del Siglo XVII. En cuanto a los ensayos cinematográficos… quizás sea hora de emprender nuevos caminos”.

Saludos, tosiendo en agosto, desde este lado del ordenador

Manuel Hernández: “Miguel Cabral fue el mayor enemigo de la Junta Suprema de Canarias”

Lunes, Julio 15th, 2019

El escenario es el siguiente, Canarias, primera mitad del sigo XIX. El franciscano Miguel Cabral de Noroña se convierte “en el mayor enemigo de la Junta Suprema de Canarias” que se constituye tras conocerse la invasión de la península ibérica por las tropas de Napoleón Bonaparte. Este y otros hechos realizados por Cabral, un personaje que parece sacado de una producción de Hollywood, centra la atención del catedrático de Historia de América de la Universidad de La Laguna, Manuel Hernández González, quien evoca su figura en un libro y recopila muchos de sus textos en otro que obliga a observar la Historia de Canarias con otros ojos.

- ¿Cómo llega a Miguel Cabral de Noroña?, ¿qué destacaría de este personaje?

“Llega al Puerto de la Cruz en 1789 huyendo de una persecución por unos versos satíricos contra un carmelita portugués. Se establece como franciscano en el convento de esa localidad. Formado en Coimbra, de una vasta erudición, constituye el prototipo del clérigo liberal, abierto a las nuevas ideas, que rechaza los límites estrechos de la disciplina de su orden y quiere convertirse en un clérigo secular, sin esas trabas y sujeción, con rentas que le permitan vivir y con una vocación a emplear la pluma en los problemas diarios de una sociedad en ebullición como es la que le tocó vivir, entre la ilustración y el liberalismo. Esa habilidad, sus textos satíricos, lo convertían en un peligro público para el orden instituido como pudo comprobar el marqués de Villanueva del Prado y la Junta Suprema de Canarias y el embajador español en los Estados Unidos”.

– ¿Cuál es su vinculación con Canarias?

“Vino como fraile y como tal estuvo en los conventos franciscanos del Puerto de la Cruz y San Diego del monte de La Laguna. Ante la persecución de la orden decidió convertirse en clérigo secular. Primero como capellán de los regimientos de Nápoles y Ultonia, para lo que contó con un permiso papal y más tarde, definitivamente, con una capellanía otorgada por la aristócrata Catalina Prieto del Hoyo con autorización de su marido que fue aprobada por el Nuncio y por el obispo Verdugo, aunque este hecho fue escandalosamente ocultado por sus contradictores, que alegaban que seguía siendo fraile para expulsarlo de la isla. Regresó a ella con el regimiento de Ultonia y decidió quedarse cuando este se marchó de Tenerife. En 1805, delante del Capitán General, su protector, ofició un sermón en el día de San Cristóbal contra las conquistas de Canarias y América y contra la actitud de algunos isleños en la invasión de Nelson, que fue denunciado al Santo Oficio y para el que pagó Alonso de Nava 800 pesos para que no se editase. Este hecho motivó un debate entre los partidarios y los detractores de la Inquisición sobre la legitimidad de la conquista. Aliado con liberales como Domingo Saviñón, los sectores más conservadores laguneros promovieron su expulsión de Tenerife que no pudo ordenarse por la invasión napoleónica. Ante la creación de la Junta Suprema de Canarias se convirtió en su mayor enemigo con la redacción de un manifiesto, lo que le condujo finalmente a ser preso y trasladado a Cádiz en 1809”·

- Algunos de sus trabajos como historiador se ocupan de la ilustración y el liberalismo, ¿qué destacaría de estos períodos en Canarias?

“Son períodos de gran interés los comprendidos entre el reinado de Carlos III y la caída del liberalismo en el Trienio constitucional en 1823. Las Islas viven una etapa de grave crisis a lo largo del siglo XVIII, otra de expansión gracias al comercio de neutrales, entre 1796 y 1814, y de hundimiento total hasta 1830, en que la economía se reactiva con la cochinilla. Es un período de intensa migración a América y de formación de unas élites ilustradas que tratan de reformar la sociedad sin provocar la ruptura de las estructuras sociales, lo que era un intento baldío. Pero en esa época pululan por las islas aristócratas, clérigos y burgueses que asumen desde sus respectivas posiciones las ideologías ilustrada y liberal. Un movimiento que supera el ámbito insular para tener gran repercusión en la Península y América. Es por ello muy interesante en una etapa en que se pone en discusión la sociedad del Antiguo Régimen coincidiendo con la invasión napoleónica y la emancipación hispanoamericana”.

- Miguel Cabral es fraile, y llega a el Puerto de la Cruz donde le hacen la vida imposible.

“Montó una academia de ciencias que renueva la enseñanza aunque su Orden le planteó obstáculos. Defendió el papel fundamental de la mujer y promovió su formación. Ante el hostigamiento de los franciscanos decidió convertirse en clérigo secular y planear su venganza desde Madrid para lo que envía una supuesta orden regia al provincial de su orden, el palmero Bartolomé Rodríguez, por la que se le nombra obispo de Madagascar con ordenación en Marruecos, con sus apoyos incluidos, lo que llevó de la euforia al hundimiento de la Orden cuando se supo que no eran dominios del Rey Católico, lo que originó que este fraile sufriera un ataque al corazón que derivó en su fallecimiento”.

-Después marcha a Madrid donde se hace capellán del regimiento de Nápoles y más tarde de otro. Creo que regresa a Tenerife, si es así, ¿qué hace en la isla durante ese tiempo?

“Ejerce como capellán militar en Santa Cruz y gestiona las propiedades de Catalina Prieto del Hoyo que estaba separada de su marido. Despierta los celos de éste y de su hijo, que promueven incluso un proceso inquisitorial acusándolo de bestialismo. Escribe versos, acude a tertulias, maniobra en la política local con gran escándalo de las capas dirigentes, como acontece con su sermón del día del patrono de La Laguna ya reseñado. Al parecer consigue, pese a su mala prensa la capellanía”.

- ¿Cómo?

“Gracias a sus estrechas relaciones con Catalina Prieto, con la que convive en sus haciendas de Garachico y Los Silos y en su mansión lagunera. Ella le proporciona las tierras para su congrua, cuya proposición fue aceptada por su esposo, ya que era obligatoria su firma. Él, por su parte, gestiona ante el Nuncio y ante el obispo la secularización, que le fue concedida”.

- Publica su retrato y en otro volumen una selección de sus textos, ¿cuáles destacaría y por qué?

“El primer libro trata sobre su biografía. El segundo el grueso de su obra, sus sermones, manifiestos, poemas, escritos políticos y su trabajo periodístico. Destacaría sus versos contra la trata esclavista y la conquista, sus artículos liberales radicales y anticolonialistas del Duende político gaditano, que le llevan a huir a Filadelfia ante la amenaza de su detención; sus textos sobre el papel de la mujer, sus reflexiones imparciales sobre la masonería en general y en Cuba en particular y sus folletos sobre la emancipación hispanoamericana y los artículos londinenses que escribió en el Observador español y en los que critica la independencia de América”.

- Dice que escribe varios artículos sobre la masonería, ¿fue masón?, ¿cuál es su visión de los Hijos de la Viuda?

“No está documentado que lo fuera pero sí conoció profundamente la masonería, como demuestran los textos publicados en Filadelfia, en los que la analiza. Fue muy crítico con un periódico cubano que arremetía contra una logia establecida allí y consideraba que sus ideas filantrópicas eran muy positivas, pero en las que debía eliminarse lo que estimaba como parafernalia sin sentido, los rituales. Creía que la sociedad masónica era libre porque podía pertenecer a ellas personas de cualquier religión y no permitía en su seno discusiones sobre religión y política. Consideraba las formalidades masónicas absurdas y anticuadas”.

- También es poeta y director de periódicos.

“Sí, escribió versos satíricos que se divulgaban en la sociedad tinerfeña con gran escándalo público como la Perenqueneida, sobre los amores entre una monja y un sacristán, poemas amorosos y de tema político como sus críticas a la nobleza sobre la invasión napoleónica, la esclavitud o sus cantos de amor a la naturaleza. Editó dos periódicos, El Duende Político en Cádiz y El Observador español de Londres, este último encargado por Fernando VII contra la independencia americana. Intentó publicar en Filadelfia El Cosmopolita Sensible o el Duende en América, pero no encontró financiación”.

- Escribió mucho sobre la mujer.

“Consideraba que la mujer era igual que el hombre y que debía participar en la vida pública y social e insistía en que la educación era la base del avance social para que ellas tuvieran la misma capacidad de acción que los varones, planteamientos muy limitados en aquel entonces”.

- Lo dijo antes y no se me va de la cabeza: Miguel Cabral es fuertemente liberal pero trabaja como espía para Fernando VII.

“Cuando huyó a Filadelfia entró en contacto con los independentistas hispanoamericanos con los que colaboró, como fue el caso del cubano José Álvarez de Toledo, pero tenía que sobrevivir y no encontró en ellos un salario que le garantizase su subsistencia. La imposibilidad de dar a la luz un rotativo le frustró. El represente español Luis de Onis se dio cuenta que era más factible darle un sueldo para atraerle a su causa y contar con él, máxime después de que hizo un discurso sobre la Constitución de Cádiz. Trabajaría con la embajada en redacción de folletos, espionaje, informes de toda índole, pero se le impedía regresar a cualquier dominio español”.

- Mantiene un duro enfrentamiento con el canario Diego Correa

“Desde la época de la Junta Suprema, en la que Correa fue favorable y él detractor. Coincidieron en el Cádiz de las Cortes, en la Filadelfia centro de conspiración de la insurrección hispanoamericana, donde se criticaron mutuamente. Lo mismo en Londres en 1819, en el que publica el Observador mientras Correa colabora en el Español Constitucional. Finalmente en Madrid, en 1820, Cabral trabajaba para la Secretaria de Estado y Diego Correa, lagunero, en un periódico conservador donde espera su nombramiento como intendente de Querétaro”.

- ¿Existe un folleto en la Universidad de Yale sobre este enfrentamiento escrito por Cabral?

“Se trata de una réplica a un artículo de Cabral en el Constitucional. En el texto cuenta su vida y, especialmente, la de Diego Correa desde sus orígenes, muy humildes en La Laguna, y ciudad en la que trabaja con su padre como platero.”

- Su actitud ante la invasión napoleónica de España es cuanto menos anómala. Escribe, tengo entendido, un manifiesto contra la Junta Suprema de Canarias.

“Escribió un manifiesto que circuló manuscrito y que Álvarez Rixo recogió y en el que criticaba con vehemencia a la Junta Suprema y sus integrantes, en especial a Alonso de Nava. Relataba el golpe de Estado de O´Donnell y el marqués contra el marqués de Casa Cagigal y denunciaba su intención de convertir a las Islas en un protectorado británico, planteamiento que se demostró cierto, como se interpreta del proyecto elaborado por el marqués del Sauzal y que fue enviado a la Corte inglesa”.

- Prepara ahora un libro sobre los Gálvez.

“En septiembre se publicará mi libro sobre el círculo de los Gálvez, formación, apogeo y decadencia de una élite de poder indiana. Fue mi proyecto de cátedra. En él estudio el intento de José de Gálvez de erigir con su linaje, sus familiares y allegados una élite de poder en Indias que se frustraría por no tener hijos varones y fallecer a los 45 años en la cúspide del poder del Virreinato de Nueva España su sobrino Bernardo. Analizo sus orígenes, la extensión de su proyecto, la mitología en torno a ellos y la frustración del linaje tras la muerte de José con las actuaciones de la viuda de Bernardo y sus hijos, de Antonio de Gálvez y su hija Rosa y de la viuda e hija del marqués de Sonora”.

Saludos, proletarios del mundo…., desde este lado del ordenador

Adaptaciones al cine de novelas canarias

Martes, Junio 18th, 2019

El cine que se hace en Canarias cuenta entre otras curiosidades con las adaptaciones de novelas escritas en las islas pero no son todavía muchas. En este artículo no se pretende enumerar todas las que se han realizado hasta la fecha pero sí algunos títulos que, a raíz del estreno de La estrategia del pequinés, trae a la actualidad la posibilidad de explotar cine y literatura por las sinergias que arropa y el diálogo que establece entre dos mundos aparentemente diferenciados pero que se retroalimentan cuando se unen.

En la relación que se expone a continuación hemos eliminado por razones de criterio La niebla y la doncella, de Andrés M. Koppel porque adapta una novela que se desarrolla en el Archipiélago, en concreto La Gomera, pero no está basada en una novela escrita por un autor de las islas y se han obviado los documentales de Miguel G. Morales Los mares petrificados, sobre Domingo López Torres y Una luz en la isla. Domingo Pérez Minik. Tampoco se reseñan Fetasianos, el laberinto habitado y Ella (s), ambas de David Baute, en torno al grupo literario tinerfeño y la escritora Mercedes Pinto, entre otros.

Comenzamos este viaje con una película que si bien no está basada en una novela sí que lo está en una zarzuela, La hija del Mestre, de Santiago Tejera Ossavarry y que fue llevada al cine en 1928 por Francisco González González y Carlos Luis Monzón. La película, que no rinde justicia a la pieza original porque es silente, está considerada como el segundo largometraje de ficción rodado en Canarias por un equipo canario. Dos años antes y en Tenerife ya se había comenzado a tantear las posibilidades del todavía nuevo arte con El ladrón de los guantes blancos (José González Rivero y Romualdo García de Paredes) que hace pasar los paisajes de Tenerife como británicos.

La segunda adaptación que tenemos registrada de un texto canario es Tirma (Paolo Moffa y Carlos Serrano de Osma, 1954) un filme que se basa en la obra teatral del mismo título de Juan del Río Ayala y que podría considerarse como la primera producción que se desarrolla en los tiempos de la conquista allá por el siglo XV. El filme, una coproducción hispano italiana, está interpretada por Silvana Pampanini, Marcello Mastroianni y Gustavo Rojo y cuenta el romance entre una princesa canaria con un joven europeo.

Marcello Mastroianni recordaba en su libro de memorias Sí, ya me acuerdo… (Ediciones B, 1997):

“Luego hice algo también exótico: Cuando suena el tam-tam (Tam Tam Mayumbe), en África, en El Congo y, ah, Tirma (La principessa delle Canarie), con la simpática Silvana Pampanini. Silvana parecía una piel roja. Todas las mañanas llegaba vestida y maquillada, y le preguntaba al director, Paolo Moffa (que se convirtió en director porque había echado al director español):

– Paolo, ¿estoy regia?
– ¡Sí, sí! – decía Moffa.

Pasé dos o tres meses en las Islas Canarias, en verano, embutido en un traje de Cristóbal Colón. Siempre he tenido las piernas delgadas, así que tenía que ponerme también esos pantalones tan ceñidos de terciopelo que llegan hasta medio muslo. ¡Hacía un calor infernal!.”

En los años setenta y con un guión basado en el poema escrito por Alonso Quesada, La umbría, Pepe Dámaso ofrece una personal visión de la obra sin descuidar la forma y el fondo del texto original, que cuenta la historia de una familia acuciada por la tuberculosis, la muerte y los espectros de sus antepasados en una casona del Valle de Agaete a principios del siglo XX.

Jorge Lozano, en La Palma rueda La pared de Roberto (1977), inspirada en una leyenda popular recogida en la prensa palmera del siglo XIX por Antonio Rodríguez López y Elías Santos Abreu, que inicia una nueva etapa en la filmografía del director bajo el nombre de Cuentos y leyendas de La Palma que engloba además El salto del enamorado (1979) y Aysouragan (Lugar donde la gente se heló), de 1981.

Al margen de estas dos producciones, si hay una novela canaria llevada al cine que esperaba romper con todas las expectativas fue Mararía (Antonio Betancor, 1998), una discutida adaptación de la ya canónica novela de Rafael Arozarena cuyo proyecto lo puso en marcha primero el colectivo Yaiza Borges barajando a Jaime Chávarri como director y con guión de Lola Salvador, hasta el resultado final, una producción de Andrés Santana con música de Pedro Guerra y un reparto internacional en el que figuraban Goya Toledo, Carmelo Gómez, Ian Glenn, Mirta Ibarra y José Manuel Cervino, según un guión escrito por Carlos Álvarez y Antonio Betancor.

La serie Océano (Ruggero Deodato, 1989) se basa en las novelas que el escritor tinerfeño Alberto Vázquez Figueroa ha escrito sobre la familia de los Perdomo. La versión televisiva, que se rodó en Lanzarote, contó con un reparto multinacional, en el que destacaban actrices como Irene Papas y actores como Ernest Borgnine, entre otros.

En dibujos animados destaca en 1977 el episodio piloto de la serie de animación El chou de Cho-Juaá, basado en los personajes humorísticos de Eduardo Millares Sall y que en los años noventa se materializaría como serie de trece episodios bajo la dirección de Ramón Saldías y La historia de Canarias, en cuyo guión participaron historiadores de las dos universidades del archipiélago.

Dejando a un lado el mundo de la animación, en 2007 se estrena La caja, de Juan Carlos Falcón, una película basada en la novela Nos dejaron el muerto de Víctor Ramírez y en 2016 La punta del iceberg (David Cánovas) que adapta la obra de teatro del mismo nombre de Antonio Tabares.

Josep Vilageliú, uno de los cineastas de la resistencia del cine canario desde los setenta, es el director de otra adaptación, esta vez sí de una novela: No te mentiré, de la escritora y periodista Doris Martínez mientras que Aurelio Carnero adapta el relato de José Santiesteban Suena el destino, digo el teléfono, ¿lo coges?. A esta nómina se suma ahora La estrategia del pequinés, de Elio Quiroga según la novela de Alexis Ravelo.

Se han quedado en proyectos adaptaciones largamente anunciadas como Las espiritistas de Telde, una novela de Luis León Barreto, convertir en serie las andanzas de José García Gago y Ricardo Blanco, personajes creados respectivamente por Antonio Lozano y José Luis Correa, versionar Un camino a través del infierno de Javier Hernández Velázquez, Las flores no sangran, de Alexis Ravelo y Villa Melpópene, una novela de Santiago Gil que recrea la estancia del músico Camille Saint-Saëns en Gran Canaria.

Sañidos, mañana será otro día, desde este lado del ordenador
Saludos, ¿continuará?…, desde este lado del ordenador

La ceguera del cangrejo, una novela de Alexis Ravelo

Lunes, Junio 3rd, 2019

“No tardaron ni cinco minutos en preguntarle si era canarión. Y él aprovechó para decir que sí, que lo era, pero que tenía familia en Lanzarote, los hermanos de su madre, y que precisamente allí, en Viéitez, se suponía que seguía viviendo un primo de ella. A los viejos se les dilataron las pupilas, como se le dilatan siempre a todo anciano de provincias cuando tiene la oportunidad de descubrir un parentesco”.

(La ceguera del cangrejo, Alexis Ravelo, Siruela Policíaca, Siruela, 2019)

La corrupción urbanística en una isla como Lanzarote y la arrolladora personalidad de un artista como César Manrique son los ejes a través de los cuales gira La ceguera del cangrejo (Siruela, 2019), una nueva novela de Alexis Ravelo quien tras el experimento literario de La otra vida de Ned Blackbird y su incursión en la novela histórica vertiente Guerra Civil en Canarias con Los milagros prohibidos, las dos editadas también por Siruela, regresa a los territorios de la novela negra y criminal en el que el autor ocupa un destacado espacio entre los escritores del género en España.

ConLa ceguera del cangrejo Ravelo además de nadar en aguas que conoce, describe el fascinante y arrollador paisaje de la isla en el que late en cada roca, en cada volcán, el corazón de César Manrique, artista que está presente en toda la novela en carne y espíritu porque fue el gran transformador y defensor de la naturaleza agreste de Lanzarote, una tierra donde todo el mundo se conoce y se reconoce con motes y cuyos habitantes desde tiempos ya perdidos en la memoria se han adaptado las dificultades del paisaje para sobrevivir.

La isla que recorre Ángel Fuentes, el protagonista del libro, un militar que investiga la muerte ¿casual?, ¿suicidio?, ¿asesinato?, de su novia, Olga Herrera mientras recogía información para escribir una biografía de Manrique, empapa la piel de Fuentes y Ravelo y resulta clave para aceptar el juego que propone el escritor, quien va más allá del misterio para relatar el itinerario interior y exterior que emprende su protagonista por la isla mientras rastrea las huellas de su compañera que a su vez investigaba la vida de César Manrique.
Alrededor del protagonista se mueve una pléyade de personajes lo suficientemente sólidos para armar una historia que, como en otras novelas de Ravelo, va más allá de lo policial para meter la pezuña en las entrañas de los poderes que gobiernan una isla que, como todas las que conforman el archipiélago, funciona con sus idas y venidas en su pequeño y variado universo.

Entre las muchas y gratas sorpresas de esta novela está volver a encontrar la capacidad que tiene Ravelo para engarzar todos estos elementos: personajes, Lanzarote, César Manrique y, al mismo tiempo, dotarlos de una consistencia que los hace reales..
Alexis Ravelo demuestra también con esta novela que se puede mirar a la historia de Canarias como material literario. También la de algunos de sus hijos más ilustres, aquellos que desde la trinchera de la cultura hicieron el suficiente ruido como para trascender las fronteras isleñas aunque en su tierra sean pocos los que se acuerden de ellos. No es el caso de César Manrique, de quien se celebra este año el centenario de su nacimiento, lo que hace más oportuno si cabe un libro que, además de contar una historia, sirve de homenaje al artista.

En cuanto al protagonista, Ángel Fuentes, es inevitable que recuerde a un Eladio Monroy más joven ya que sus prontos y arranques de violencia –y despliega varios en la novela– evocan al del investigador grancanario que reside en la calle Murga. Fuentes, no obstante, se distancia de él en su busca de respuestas, respuestas que den una solución a la muerte de Olga Herrera mientras reconstruye sus últimas semanas de vida. Al mismo tiempo, conoce a la gente con las que ella se relacionó en Lanzarote y se reencuentra con un viejo compañero de armas.

La ceguera del cangrejo brinda también un personal retrato de la isla visto a través de los ojos de otro isleño y muestra durante su recorrido por las distintas realidades que viven en Lanzarote, una agradecida mirada y una notable capacidad para meterse en todos lados.

Con este libro Ravelo explora nuevas posibilidades en un género que está más vivo que nunca, por lo que más que ser una novela negra es una historia de amor con fantasma, César Manrique, en el paisaje volcánico de una isla que atrapa a quien decida conocerla si huye del cartón piedra de las zonas turísticas, esos gigantescos depredadores del territorio.

Saludos, a leer que son dos días, desde este lado del ordenador