Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Baraka, una novela de Javier Hernández Velázquez

Martes, Abril 16th, 2019

La guerra del Rif ha dado origen a grandes novelas de la literatura española. Entre otras, Imán, de Ramón J. Sender; La forja de un rebelde, de Arturo Barea y el quinto tomo de los Episodios Nacionales Contemporáneos, El desastre de Annual, de Ricardo Fernández de la Regera y Susana March. Recientemente, se han sumado a recrear sus historias en este amargo contexto histórico escritores como Lorenzo Silva e Ignacio Martínez de Pisón, nombres a los que se suma ahora la novela Baraka, de Javier Hernández Velázquez, relato que protagoniza Gabriel, un joven tinerfeño que vive en sus carnes la derrota de Annual y quien en su transitar por el desierto mientras huye del enemigo, comienza un viaje iniciático acompañado de un misterioso personaje que los transformará como persona.

La novela, que empieza y termina en Santa Cruz de Tenerife, está excelentemente documentada y pone de manifiesto la madurez de su autor, quien ha ido soltando los lastres que lo hicieron retroceder en algunas de sus experiencias literarias anteriores.

La novela se desarrolla en lo que hoy es Marruecos y la capital tinerfeña entre la década de los años 20 y la primera mitad de los 30, tiempos en los que se produjeron grandes cambios en el mapa de España y de Canarias.

Javier Hernández se sirve de estos elementos para narrar un doble viaje>: el interior que inicia su protagonista y la nada cotidiana de una ciudad, Santa Cruz de Tenerife, que también comienza un proceso lento de cambios en su fisionomía urbana y en la filosofía de sus habitantes.

Gabriel bascula su corazón entre dos mujeres: el amor que siente por Amparo, su compañera en Tenerife, y Lucia, a quien conoce en tierras del norte de África. No obstante, y además del acento romántico y el que el propio marco histórico impone, Baraka es más una novela de aliento místico, metamorfosis que acentúa con el viaje de carácter iniciático por el desierto que emprende un acosado Gabriel ante los rifeños y sus más que demonios, contradicciones espirituales.

Los nombres de los personajes principales avisan que bajo el relato histórico, el de la gran humillación por la derrota y el gran número de muertos con el que se saldó esta guerra librada en un remoto lugar del norte africano, respiran otras intenciones. En la segunda parte de la novela, al contrario, emerge un nuevo personaje, Miguel, hermano de Gabriel, un elemento que sirve como contrapunto y de vuelta a la normalidad digamos que literaria y situaciones que describe con notable pulso realista el escritor.

En cuanto al marco histórico en el se desarrolla, resultan muy creíbles las escenas del desastre de Annual, descripciones notablemente inspiradas en Imán. En el desierto, Gabriel, el protagonista, al huir de los rebeldes rifeños encuentra escondite en las tripas de un caballo.

Destacan también las pinceladas sobre aquel Santa Cruz de Tenerife en el que se bailaba charlestón y recupera, como recupera Alfonso Delgado en Queda la broza, una capital de provincias que se divirtió y lloró las primeras décadas del siglo XX.

Santa Cruz de Tenerife tiene en las novelas de Javier Hernández Velázquez un protagonismo que va más allá del espacio geográfico. Ha hecho de la ciudad su ciudad literaria. El pasado de la capital lo cuenta en buena parte de El fondo de los charcos y ahora en Baraka. El contemporáneo domina prácticamente el resto de su producción, de marcado acento negro y criminal.

Baraka se aparta del género policíaco para contar cómo un aprendiz se hace maestro en un contexto histórico de sangre y fuego. También de profunda decadencia de un país acostumbrado a las cosas mal hechas. La redención, que sí es un tema recurrente en anteriores trabajos de Javier Hernández Velázquez, alcanza en ésta proporciones espirituales que narra casi con acento épico, por lo que pierde pero también gana el personaje, ya que no queda absorbido por ese contexto histórico en el que parecía que las fuerzas de la naturaleza iban a cambiar los sueños y las esperanzas de los españoles.

No hubo cambio pero sí más de lo mismo tras el estallido de la Guerra Civil –Baraka llega hasta finales de julio de 1936– lo que todavía suscita preguntas, sobre todo la de imaginarse qué hubiera sido de este país si Franco hubiese perdido la guerra.

Javier Hernández consigue con Baraka construir una novela en la que confluye la revelación personal como la de una sociedad que se moderniza. El escritor logra mantener el tono y despierta la curiosidad de un lector que, al menos en nuestro caso, siente especial interés por una guerra, la del Rif, gracias a la excelente literatura que se ha producido en torno a ella con el fin de que permanezca viva en nuestra memoria.

Saludos, hermanos y hermandas, desde este lado del ordenador

Diálogo con Benjamín Prado en los premios de poesía y relato breve de la Universidad de La Laguna

Miércoles, Abril 10th, 2019

La Universidad de La Laguna entrega sus premios anuales de poesía y relato breve en un encuentro literario con el escritor Benjamín Prado. El acto tendrá lugar este jueves, 11 de abril, a partir de las 20 en el Aula Magna del Edificio Central de la Universidad de La Laguna.

El diálogo literario, moderado por un servidor, servirá para conocer cómo trabaja su literatura este escritor nacido en Madrid en 1961 y autor, entre otras novelas, de Operación Gladio y Treinta apellidos, asi como de poesía y canciones, ya que ha compuestoi para artistas como Joaquín Sabina y Coque Malla.

La ceremonia contará además con la presencia de Verónica Aranda, ganadora del XX Premio Internacional de Poesía Luis Feria con su poemario Sin rumbo fijo (Haikus), y Ángel Olgoso, premiado por su relato Hajdú en el XXI Premio Internacional Julio Cortázar de Relato Breve.

Durante el acto, se presentarán también las publicaciones para cada uno de los premios convocados anualmente por la ULL.

Saludos, allí nos veremos, desde este lado del ordenador

Juan Miguel Baquero: “La Guerra Civil no fue entre hermanos sino el resultado del fracaso de un Golpe de Estado”

Lunes, Abril 1st, 2019

Juan Miguel Baquero es un periodista andaluz especializado en Memoria Histórica y Derechos Humanos, temas que ocupan sus investigaciones y que ahora ha cristalizado en un libro El país de la desmemoria. Del genocidio franquista al silencio interminable (Roca, 2019) que, además de contar con un prólogo de Baltasar Garzón, procura demostrar en sus doce capítulos cómo el franquismo aplicó el terror organizado sobre el contrario.

- ¿Dice que Andalucía fue la zona donde más se ejerció la represión franquista durante la Guerra Civil?

“Durante y después. En cifras es la que suma mayor número de víctimas, victimas ejecutadas y que fueron enterradas en fosas comunes. Las cifras que dejó el franquismo durante la postguerra podría estar en torno a los 159.000 desaparecidos forzados y solo en Andalucía hay un tercio. El mapa de Andalucía tiene registrados oficialmente con nombre y apellidos 45.566 víctimas en 708 fosas comunes y son las cifras oficiales porque otros estudios las amplían a más de 50.000”.

- ¿Y por qué Andalucía?

“Porque sobre todo la parte occidental, Huelva, Cádiz y Sevilla fueron territorios en los que prácticamente no hubo guerra convencional y los rebeldes lo tomaron casi al día siguiente salvo algunas zonas de resistencia como la cuenca minera. Además, tener Sevilla garantizaba el control del tráfico aéreo con el aeródromo de Tablada y con Cádiz se aseguraban los rebeldes el tráfico marítimo y la entrada de tropas africanas, los legionarios y regulares, las tropas moras que le decían. La estrategia del terror que esgrimieron los generales rebeldes como única opción para ganar lo que esperaban que se iba a convertir en una guerra si fracasaba el Golpe de Estado, como así sucedió, hizo que empezasen a ejercitar la pedagogía del terror en Andalucía. Por eso son tantos numéricamente los asesinatos, asesinatos que prosiguen con la conocida columna de la muerte que se dirige hacia Badajoz”.

- Las víctimas del terror rojo, como lo llamaban los nacionales, cuentan con un lugar paradigmático: Paracuellos del Jarama, ¿Los que cayeron por defender la II República también?

“Hay muchas capitales de provincia que tienen miles de ejecutados en sus cementerios: Paterna, en Valencia; Badajoz”.

- Badajoz.

“El general Yagüe le dijo a un corresponsal norteamericano que había ejecutado a 4.000 presos rojos. Se le conoció como El Carnicero de Badajoz y, cosa extraña, en este país un pueblo sigue teniendo sus apellidos, San Leonardo de Yagüe. Por otro lado está la matanza que se conoció como La Desbandá, el mayor crimen de guerra del franquismo ya que se produjo contra decenas de miles de refugiados del sur de Andalucía que confluyeron en Málaga, ciudad que hasta febrero de 1937 estuvo en manos del gobierno republicano. Cuando entran las tropas nacionales en la capital de la costa del Sol provoca una desbandada, la desbandá. Si bien establecer cifras es complejo, diversos estudios han ido avanzando que podrían tratarse de 150.000 los refugiados que huían de esa carretera de la muerte, Málaga-Almería, aunque hay otros que duplican la cantidad a 250.000 personas entre ancianos, mujeres y niños. Y este río humano es atacado por tierra, mar y aire por las tropas rebeldes, las de la Italia fascista y la Alemania nazi, y tiene como saldo la muerte de entre cinco a diez mil personas. Y esto ocurre antes del bombardeo de Guernica y Xátiva pero es menos conocido”.

- En el libro escribe sobre las víctimas de la represión durante y después del triunfo de los rebeldes pero ¿y las del otro lado?

“En este libro intento hacer un relato de unas de las páginas más oscuras de este país sin complejos ni falsas equidistancias. Aquí no vale hablar de guerra entre hermanos o que la II República era un caos y había que dar un Golpe de Estado porque eso es memoria histórica del franquismo y del franquismo sociológico. No fue una guerra entre hermanos, fue un Golpe de Estado que fracasa y obliga a que las oligarquías españolas, económicas, eclesiásticas, políticas de derechas y militares desencadenen la guerra. Y hubo muertes en todos sitios, el paradigma es Paracuellos para los rebeldes pero lo que ocurre es que, numéricamente, la represión de un lado con la del otro no es comparable”.

- No obstante y durante la guerra, los comunistas deciden acabar con anarquistas y trotskistas.

“La estrategia del terror numéricamente no es equiparable en cuanto a muertos fuera de los campos de batalla. Hablo de ejecuciones y de 150.000 desaparecidos forzados, tirados en la cuneta, en fosas comunes o al mar y en simas como sucedió en Canarias. En la zona gubernamental los desaparecidos no llegan ni a un tercio. Las cifras ya no son iguales y hay que tener en cuenta que en esta país se han restañado las heridas de la violencia gubernamental durante décadas de dictadura de por Dios y por la patria pero las del otro lado aún no han sido reparadas. No podemos equiparar a quien da un golpe de Estado con quien defiende una democracia”.

- Muchos no lo ven como usted.

“Solo hay que leer los discursos de los militares rebeldes, como el del director del golpe, el general Emilio Mola, quien tras proclamar el estado de guerra en Pamplona anuncia que serán encarcelados todo los directivos de partidos políticos, sindicatos y sociedades no afectos al movimiento y esto, literalmente, es una incitación al exterminio del rival ideológico. La estrategia que se lleva a cabo es un genocidio de manual”.

– ¿Genocidio?

“Sí, porque habla de exterminar al rival político e ideológico. Más allá de que en algunas zonas superen el cinco por ciento de las muertes que en teoría habría de tener para ser o no un genocidio, que lo fue. Queipo de Llano, el responsable de las matanzas en Andalucía, animaba en Radio Sevilla durante su parte diario de guerra –pura propaganda– a “los valientes legionarios y regulares” que demostraran a los “rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad” con la violación de sus mujeres, una acción que estaba justificada porque, según él, esas comunistas y anarquistas predicaban el amor libre “y ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones”. Es decir, se anima a la violencia sistemática sobre la mujer y a matar rojos y si eso no es genocidio, no sé lo que es. Hay que recodar, además, que el mismo Franco tras fracasar el golpe le responde a un periodista del Chicago Tribune a la pregunta de ¿qué pasará ahora? que no habrá compromiso ni tregua, que tomará Madrid y que salvará a España del marxismo porque sus tropas pacificarán el país. Entonces tendrá que fusilar a media España, le contesta el periodista y Franco responde que “a cualquier precio”. En este aspecto y aunque las cifras de la represión hubieran sido iguales en los dos lados, que no lo fue, unos aplicaban una estrategia de terror y los otros no. Es verdad que existe Paracuellos del Jarama y las matanzas en la capital de España pero no hay que olvidar que se trataba de una ciudad continuamente bombardeada y que fue una violencia que el gobierno republicano consiguió detener porque la democracia española nunca ejerció la estrategia del terror. Está el caso del anarquista Melchor Rodríguez, sevillano, que durante aquellos años en Madrid logró parar las ejecuciones a derechistas lo que le valió que se le conociera como El Ángel Rojo”.

- No sé si cuenta con familiares que fueron victimas de un lado o del otro de aquel conflicto. La pregunta es, en todo caso, si intentó ser objetivo a la hora de exponer estos hechos.

“Aunque tengo en mi familia víctimas de la violencia franquista puedo escribir de estos temas con rigor y honestidad profesional porque son de Derechos Humanos. Llevo años yendo a fosas comunes, haciendo seguimiento, hablando con familiares de las víctimas. Conozco a ancianos cuyos padres fueron asesinados por pensar diferente así que quién crea que la memoria de este país no le atañe se equivoca porque este país está totalmente atado de pies y manos con respecto a su Historia”.

- Pero no termina de cuajar entre la población lo de la Memoria Histórica.

“Estos temas van calando poco a poco aunque necesitan de un relato claro y diáfano. Si no se plantea un relato así damos lugar a que cualquiera pueda contarlo, y ahí están los negacionistas. El problema de este país es de educación porque no nos enseñan en qué país estamos y esa fue una de las razones por las que escribí este libro. La gente no entiende que esto son derechos humanos, el fallo es que no se ha sembrado cultura de paz, pedagogía de derechos humanos y sí, cuando menos, un relato equidistante, que esto fue una guerra entre hermanos en la que todos mataron por igual lo que es radicalmente falso. Esto no se conseguirá hasta que la derecha española no avance como sí lo ha hecho la de otros países, como la alemana, por ejemplo. La derecha española se niega a que se saque los restos de Franco del Valle de los Caídos con argumentos tan peregrinos como ¿para qué hacerlo si es costosísimo?, que no lo es. Franco está enterrado en un mausoleo que fue construido con trabajo de esclavos y en el que se alberga más de33.000 personas de las que 12.000 fueron enterradas sin saberse sus nombres y apellidos, republicanos que están enterrados ahí para dar ese aire de supuesta concordia. Nos han habituado a que vivamos en el olvido y en el silencio, en el no te metas en política, en la desmemoria cuando la raíz de estos temas es que es un problema de Derechos Humanos por lo que se debe restituir a las familias de las víctimas los restos de sus allegados que fueron ejecutados por sus ideas en favor de la defensa de la democracia”.

- Sin embargo, ¿por qué cree que hay gente que crítica tanto la Memoria Histórica?

“Solo hay dos opciones: por ignorancia o por malicia”.

- ¿Y quiénes, según usted, actúa por malicia?

“Algunos estamentos políticos cuando se tiene que entender que se trata de una cuestión de Derechos Humanos y de reparar a las familias de las víctimas del franquismo que no piden venganza a pesar de que hayan sido olvidadas durante tantos años”.

– ¿Qué otros temas trata en el libro?

“Intenté tocar algunas de las páginas que aún quedan por resolver. Desde las experiencias del genocidio fundacional del franquismo a la repercusión que tuvieron en aquellos años las Brigadas Internacionales, que estaban formadas por jóvenes de muchas partes del mundo con la determinación de combatir al fascismo. También estudio las empresas que contaron con esclavos, muchas de las cuales son el germen de las que en la actualidad forman parte del Ibex 35 y cómo la parafernalia simbólica franquista continúa vigente en nuestras calles, entre otros temas. No obstante, el asunto más duro es el de las fosas comunes, al que llevo haciendo un seguimiento desde hace años. En otro de los capítulos relato la memoria de los colectivos homosexuales, que cuenta con una figura paradigmática, Federico García Lorca, quien teóricamente sigue tirado en una cuneta y los más de cinco mil presos que hubo en el tardo franquismo por amar a una persona de su mismo sexo y, dentro de esos colectivos, cómo la mujer fue completamente invisibilizada bajo el patriarcado nacional católico lo que frustró el camino de emancipación que el colectivo de mujeres había iniciado durante la II República para conseguir ser un sujeto social como el hombre”.

Alejandro Torrealba Crepiemx, un superviviente

Para elaborar este libro su autor recorrió muchos pueblos y rebuscó en archivos de historiadores locales que se han convertido en “las fuentes más fiables” para construir un relato sobre los desaparecidos en España durante y después de la Guerra Civil española. Juan Miguel Baquero recurrió además al testimonio de algunos supervivientes de la tragedia española, uno de los cuales, Alejandro Torrealba Crepiemx, superviviente de la Desbandá, la caravana de civiles que huyó de Málaga en febrero de 1937 y que fue atacada sistemáticamente por los rebeldes, reside desde los años 50 en La Laguna sin que se haya borrado de su memoria el drama que vivió siendo entonces un niño. En cuanto a los historiadores locales, Juan Miguel Baquero dice que han realizado un trabajo ingente ya que en muchos de los casos se han convertido en “notarios de lo que ocurrió en cada población”.” Se habla muchas veces de 114.226 desaparecidos forzados, todos con nombres y apellidos, una cifra que sale del censo oficial que abrió la macro causa en la Audiencia Nacional el entonces juez Baltasar Garzón, autor del prólogo del libro, que solicitó a las asociaciones de Memoria Histórica y a las comunidades autónomas el envío de estos censos aunque es evidente que hay muchos más muertos que nunca se sabrán porque no constan en el registro civil”

Saludos, recuerdos, desde este lado del ordenador

Tenerife Noir. Actos del miércoles 27 de marzo

Martes, Marzo 26th, 2019

* Entrega del Premio Wilkie Collins de Novela Negra a Enrique Pérez Balsa y Jesús Javier Corpas Mauleón, y entrega del Premio Objetivo Noir 2019. Miércoles 27 de marzo de 2019. 19.00 horas. Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

* Presentación de El edén de las manitas de cerdo, de Enrique Pérez Balsa. Miércoles 27 de marzo de 2019. 19.15 horas. Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

* Presentación de Desayuno para el muerto, de Jesús Javier Corpas Mauleón. Miércoles 27 de marzo de 2019. 20.00 horas. Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

* Obra de teatro La noche del 16 de enero, de Ayn Rand.Versión libre, traducida y adaptada por Patricia Acosta. Agrupación de Teatro de Filología de la ULL. Miércoles 27 de marzo de 2019. 20.30 horas. Paraninfo ULL. Entrada: 6€.

Saludos, continuará…, desde este lado del ordenador

Tenerife Noir. Actos del martes 26 de marzo

Lunes, Marzo 25th, 2019

IV edición del Festival Atlántico de Género Negro Tenerife Noir . Actos para el martes 26 de marzo

Mesa redonda Tomando pulso al género negrocriminal hecho en Canarias. Participan: Saúl Cepeda, José Luis Correa y Cristian Santana. Modera: un servidor. Librería de Mujeres, 18 horas.

Mesa redonda Homenaje a Antonio Lozano, creador del inspector García Gago y voz de los que no tienen voz. Participan: Eduardo García Rojas, José Luis Correa, Pablo Martín Carbajal y Javier Hernández Velázquez. Martes 26 de marzo. 19.00 horas. Librería de Mujeres.

Cinefórum noir: Pulp Fiction (1994), de Quentin Tarantino. 25 años de un clásico del filmnoir. Modera: Manuel Díaz Noda. Participan: Fabián Orán (profesor ULL) y Raquel Rial (actriz y doble de acción). A las 20.30 horas en la Sala Audiovisuales. Tenerife Espacio de las Artes. TEA.

Saludos, negros, desde este lado del ordenador.

Traducir el horror, el horror

Miércoles, Febrero 6th, 2019

Mario Domínguez Parra es el traductor y el autor de las notas de El horror de una parodia. Tres discursos sobre Amanecer Dorado (La Moderna), escrito por Savas Mijaíl,. Se trata de un libro que aporta “valiosas claves para entender y combatir el resurgir de la ultraderecha en España y en el resto de Europa y América”, se lee en la página web de la editorial.

Savas Mijaíl (Atenas, 1947) estudió medicina en su ciudad natal y en París y comenzó su intensa actividad política en el ámbito de la izquierda marxista durante la Dictadura de los Coroneles. Además de ensayos publicados en periódicos y revistas griegas e internacionales, ha publicado los siguientes libros: Perestroika y economía, Revolución y antirrevolución en China, Solomós y Hegel, ¿Restauración o Revolución?, Travesía y arribo de El gran oriental, Formas de lo mesiánico, Trotski como filósofo, Formas del errar, Homo Poëticus, Golem o sobre el sujeto y otros fantasmas, Musica ex nihilo y Homo Liber. Ha traducido al griego libros de Tariq Ali, Edward Said, Alain Badiou, Marx-Engels, Art Spiegelman, Yitzhak Laor, Edgard Morin y Noam Chomsky. Su nombre judío es Sabbetai Ben. Matsas.