Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Periplo presenta ‘Personas Arcoíris’, una canción para alzar la voz contra el racismo

Sábado, Octubre 22nd, 2022

Puerto de la Cruz se vuelca este sábado, 22 de octubre, con la presentación de Personas Arcoíris, una canción contra el racismo, compuesta por Fernando Ortí, interpretada por el alumnado del colegio Tomás de Iriarte, junto a Arístides Moreno, Nuria Hernández (Caracoles), Yeray Rodríguez, Belén Álvarez (Lajalada), Toussa y Birane Wane (One Pac), y con letra del escritor Javier Rodríguez, que dio sentido a las frases contra la xenofobia escritas por el alumnado del colegio portuense.

Se trata de una canción que nace como respuesta a la violencia y la intolerancia: en 2021 Periplo presentó la exposición fotográfica Las Raíces, que recogía la realidad de 22 de los migrantes que se encontraban retenidos en el macrocampamento con el mismo nombre. Días después de su instalación, las imágenes de la exposición fueron destrozadas. Un acto de odio que motivó una concentración ciudadana en rechazo al racismo, así como la reparación colectiva de las fotografías.

Personas Arcoíris recorrerá la calle Mequinez hasta el Museo Arqueológico, desde las 11:30 horas. Al llegar a la carpa del Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras, Periplo, se proyectará el videoclip oficial y un documental que recoge todo el proceso de creación y desarrollo.

La reacción que tuvieron los niños y niñas del colegio Tomas de Iriarte en contra de este ataque xenófobo motivó la creación de este proyecto musical en apoyo a los derechos de los migrantes por parte de la Asociación Cultural Reyes Bartlet, el compositor Fernando Ortí y el escritor Javier Rodríguez. Una canción que cuenta con la colaboración de artistas regionales e internacionales; Luz Sosa Contreras y Paula Fernández Hernández, creadoras de la exposición Las Raíces; la asociación senegalesa ‘Camaleón’, y el Área de Cultura del Ayuntamiento de Puerto De la Cruz.

El programa continúa con la presentación del libro de Patricia Simón, Miedo, a las 13:00 horas, en el Museo Arqueológico, junto a Rosa María Calaf y Nicolás Castellano. La periodista, escritora yprofesora está especializada en relaciones internacionales y enfocada en los derechos humanos y la perspectiva de género. Fue cofundadora y subdirectora de Periodismo Humano y ha trabajado en televisión, radio, prensa escrita y en productoras de documentales. Ha realizado coberturas
en más de veinticinco países. Entre ellas, las guerras de Líbano (2007), de Colombia (en 2008-2014-2018-2022), las violencias de Centroamérica (2008-2014), el éxodo de refugiados sirios en la frontera de Jordania 2013, entre otros acontecimientos.

A las 16:00 horas, en el entorno del muelle pesquero portuense tendrá lugar una exposición de coches clásicos a cargo del Club Clásicos del Norte. Una hora después, la Biblioteca MunicipalTomás de Iriarte volverá a soltar libros por la ciudad, con el objetivo de que las obras
sigan viajando de mano en mano.

Llegados a las 18:00 horas, la periodista Ángeles Espinosa, recientemente galardonada con el Premio Periplo 2022, ofrecerá la charla Crónicas de Oriente Próximo. Tres décadas sobre el terreno. La entrevista correrá a cargo de la editora Pilar Rubio Remiro.  

A las 19:00 horas, charla de Fernando González-Sitges, Premio Periplo 2022,  junto a Eduardo García Rojas y Pilar Rubio Remiro, bajo el título Cuaderno de viajes: Rutas salvajes por los cinco continentes. A las 20:15 horas, será el turno de Lola Higueras, también Premio Periplo 2022, conversará con Rosa María Calaf sobre Una vida frente al mar.

Finalmente, y con doble pase, la compañía Unahoramenos presentará en Las Afortunadas, la obra Moria, Premio Max a Mejor producción española del año, en doble sesión, a las 21:00 horas y a las 22:30 horas, conentrada gratuita reservando a través de Tickety.es [5].

La décima edición del Festival Periplo entra en su recta final, trasocho días de aventuras y viajes por los cinco continentes, gracias a una programación compuesta por más de 60 propuestas que se han desarrollado desde el 14 de octubre y pondrán su punto final el domingo, 23. Charlas, presentaciones de libros, exposiciones, encuentros con escolares, teatro, música, vehículos que llevarán a los espectadores a nuevos territorios, reales o imaginarios, para explorarotras realidades sociales y reflexionar sobre el hecho del viaje, el que se hace por placer, pero también el que se hace por necesidad.

Patrocinadores y colaboradores

El Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventura de Puerto de la Cruz, Periplo, se integra en la programación que desarrolla el Área de Cultura como uno de los proyectos del ecosistema cultural y creativo del municipio, –concretamente en el eje de festivales y programación estable– que se apoya en la participación, la creación de conocimiento, la inclusión, la conexión de personas y la cogestión con el sector público y privado, con el fin de impulsar y apoyar la industria cultural local y regional y poner en valor el desarrollo social y una revalorización de la ciudad como un lugar rico en identidad, cohesión y bienestar.

Periplo cuenta con el patrocinio del Área de Innovación de Turismo de Tenerife y con la colaboración del Instituto Canario de Desarrollo Cultural, el Consorcio urbanístico para la rehabilitación de Puerto de la Cruz, el Museo Arqueológico de Puerto de la Cruz, la Biblioteca
Pública Municipal Tomás de Iriarte, Casa África, Teatro KDO, Grupo Compostelana, Kafka, La Pescadería Street, Hotel Maga, La Cocina, la Sala Teatro Timanfaya, Bodega Julián, Be Live Experience Hotel, Cine nómada (el programa de difusión de cinematografías del Festival de
Cine Africano de Tarifa-Tánger FCAT), Club Clásicos del Norte, Clipia Estudio, la Asociación Cultural Reyes Bartlet y la Asociación Camaleón.

Programa – Festival Periplo

Sábado, 22 de octubre

Recorrido y presentación de Personas Arcoíris  

Recorrido: Calle Mequinez y Carpa – Museo Arqueológico  

Hora: 11:30 -12:00 horas

Presentación del libro de Patricia Simón. Miedo

Hora: 13:00 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Exposición de coches clásicos – Viajes sobre ruedas

Hora: 16:00 horas

Lugar: Muelle pesquero

Suelta de libros

Hora: 17:00 horas

Lugar: Perímetro Periplo

Charla de Ángeles Espinosa, Crónicas de Oriente Próximo. Tres décadas sobre el terreno

Hora: 18:00 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Charla de Fernando González-Sitges, Cuaderno de viajes: rutas salvajes por los cinco continentes

Hora: 19:00 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Charla de Lola Higueras, Una vida frente al mar

Hora: 20:15 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Artes escénicas. Moria, unahoramenos

Hora: 21:00 horas – 22:30 horas

Lugar: Las Afortunadas

Saludos, nos venmos en Periplo, desde este lado del ordenador

Tres gigantes en un mismo Periplo

Viernes, Octubre 21st, 2022

Todavía faltan tres jornadas para que la décima edición del Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras, Periplo, del Puerto de la Cruz, concluya pero si hago repaso a los momentos vividos desde el lunes pasado que fue cuando se dio el pistoletazo de salida, si hay dos invitados que me han dejado una huella imborrable en el corazón han sido Kabwende Nsungu Gori, al que se conoce como Elvis, Ana Griott, pseudónimo artístico tras el que se encuentra una mujer que ha hecho de contar cuentos un arte y el escritor y poeta Benjamín Prado.

Kabwende Nsungu Gori, Elvis, es un chaval de 24 años que nació en un país que se encuentra en el corazón de África, la República Democrática del Congo, y con solo trece años decidió recorrer mil kilómetros de nada, o de mucho mejor dicho, para encontrarse con sus orígenes. Más tarde, y por todos los medios de transportes a su alcance, cruzó medio continente para llegar a Marruecos donde le habían dicho en una de sus escalas de trayecto que ahí se tenía acceso a la educación gratuitamente. El libro está escrito con un estilo bronco, sin florituras descriptivas, y es un relato que pone los pelos de punta, sí, pero también da esperanza ya que muestra que como especie no estamos perdidos del todo. Que somos capaces de tender una mano, de ayudar a los desfavorecidos.

En su larga intervención, un monólogo que dictó en un español que carecía del ronroneo de las erres, Elvis se emocionó al recordar una infancia en la que no conoció a su madre porque falleció cuando lo tuvo de parto y en la que su padre, alcohólico, lo odió porque lo responsabilizó de haber matado a su esposa. Al final, quien lo cuidó siendo pequeño fue su hermana, con quien aprendió a robar para comer y para vender lo robado con el fin de ganar algo de dinero con el que comer.

El libro lleva el título de Lo que la noche le debe al día, está publicado por Milenio, y contiene más de 300 páginas que se leen en nada. No hay humor, ni ironía, y sí el itinerario de una tragedia que se lleva con la cabeza muy alta. Tuve la oportunidad de conocer a Elvis, también la de entrevistarlo en Periplo aunque al final lo que iba a ser una conversación se convirtió en un largo monólogo en el que este muchacho que ama el frío resumió esa vida que desgrana con muchísimo más detalles en su biografía. Una biografía que parece de película o más bien a una versión moderna del Lazarillo de Tormes porque el muchacho, que salió de su país con lo puesto y sin pasaporte (“ni sabía que era eso”), cambiaba de nombre y de nacionalidad a medida que cruzaba las fronteras para alcanzar su sueño.

Conversé con Elvis antes y después de su intervención y además de transmitir cariño, la necesidad de protegerlo de más agresiones externas, sorprendía por la madurez de sus ideas, el compromiso de regresar a su país cuando termine su formación y hacer todo lo posible porque las cosas cambien en su provincia, provincia que no se siente parte de esa República Democrática del Congo que heredaron de los belgas.

Escribo estas líneas emocionado por haber conocido a este muchacho, delgado como un cangallo y que sabe hablar no sé cuántos idiomas porque muchos de ellos, sobre todos los europeos, los aprendió viendo vídeos de YouTube. En fin, que la vida de Elvis es una lección de vida y su libro un texto que recomendaría que leyeran los jóvenes que tienen la edad de cuando partió en su aventuras, trece añitos, como cuando la culminó, dieciséis. Es decir, una infancia y una adolescencia perdida ya que tuvo que aprender a ser mayor cuando todavía era un niño.

Elvis, Kabwende Nsungu Gori, cumple este lunes, 24 de octubre, otro de los sueños que lo animan a seguir adelante. Deja la capital grancanaria donde hizo un máster de Relaciones Hispano-Africanas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria para estudiar en Bilbao otro máster. Le dije que allí hace en invierno mucho frío e hizo un amago de sonrisa. Una sonrisa que quiero ver sin demasiado asomo de tristeza, y me respondió que estaba encantado, que además de estudiar quería pasar frío, mucho frío.

La otra persona que supo llegar a mi corazón y a mi cabeza en esta décima edición de Periplo se llama Ana Griott, que es el nombre de guerra que emplea cuando cuenta cuentos ya que el que figura en su carnet de identidad es el de Ana Cristina Herreros Ferreira, una mujer leonesa que tiene un corazón muy, lo que se dice muy grande.

Lo de grande se escribe porque donde aparece esta mujer que me enseñó la grandeza de ser un matriota y no un patriota es que todo lo ilumina a su alrededor. Además cuenta muy bien las historias y su implicación por las causas en las que se mete de cabeza no resulta impostada sino verdadera.

Ana cuenta además con un currículum que hace que uno se pregunte qué diablos ha hecho en la vida y no para, tanto, que a veces me preguntaba cuando la veía irrumpir como un elefante por una cacharrería en ambientes de silencio, cuándo descansa esta mujer que los tiene lo que se dice muy bien puestos. En cuanto a su trabajo antes de lanzarse a la piscina y dedicarse a recorrer África para recopilar cuentos, la sitúan primero en su León natal, una provincia que no es Castilla, y más tarde estudiando la carrera de Filología Hispánica en Salamanca y Madrid. En la capital de España se puso a trabajar en Siruela, a las órdenes de ese mecenas que parece sacado del siglo XVI que es Jacobo Fitz-James Stuart y más tarde recorriendo prácticamente con lo puesto ese ancho mundo donde las abuelas cuentan sus cuentos a los nietos.

En su bibliografía, Ana cuenta de hecho con un libro en el que recoge cuentos de Gran Canaria pero no de Tenerife porque en esta isla, la de Tenerife, funcionamos así… Pero lo verdaderamente importante de esta mujer no es su trayectoria laboral, que también, sino como es como persona, o al menos la persona que nos mostró a los que asistimos a esta especie de religión laica que es la que representa Periplo: luz, luz y más luz.

No pude despedirme de ella ya que vino, trabajó día, tarde y noche para el Festival y se marchó, pero creo que nunca la voy a olvidar porque me tocó una tecla que creía que tenía rota. Pero estas cosas solo pasan en un Festival como Periplo, un encuentro con la cultura que sabe llegarte al corazón y a la cabeza.

Luego estuvo Benjamín Prado, que es un tipo que sabe contar historias y un cachondo. En una cena, dijo una frase que me pareció clave para definirlo aunque cuando la pronunció no se refería a él porque detrás de este gigante, no sé cuánto mide pero es bastante alto, lo hizo para describir a otro, a otro poeta como Ángel González de quien dijo que no buscaba la admiración de los demás sino el cariño de los demás. Y este caballero, este escritor que saca los colores a Marruecos y a España en su última novela, Los dos reyes, despierta como despierta Elvis y Ana, eso mismo: cariño.

Y cariño en un día en el que me he despertado sentimental es que el me irradia muchos de los amigos del comando Periplo,a quien vuelvo a ver cada año por estas mismas fechas. Este, sin embargo, noto muy en falta la ausencia de uno de ellos, un amigo al que considero íntimo y que por razones que no voy a explicar no ha forma parte del público desde el miércoles pasado. Este hermano de Periplo es un lector de verdad, un amante de los libros y de la literatura y uno de los clásicos de un Festival que llevo siguiendo desde hace diez años y al que he visto crecer y desafiar los obstáculos que se nos pone en el camino con la cabeza siempre muy alta. Vamos, que ni ese fantasma llamado Covid-19 pudo frenar su caminante no hay camino, se hace camino al andar. Y camino, no creo que nadie lo ponga en duda aunque siempre haya alguien despistado, es el que se ha hecho en el Puerto de la Cruz. Una ciudad que vive frente al mar y a la que amo como solo un viajero ama el viaje… Por eso y otras cosas más: larga vida a Periplo.

FOTOS: Juan García Cruz

Saludos, se escucha el mar, desde este lado del ordenador

Benjamín Prado, Ana Griott y la presentación del videojuego Quimera, literatura e innovación, hoy en el Festival Periplo

Miércoles, Octubre 19th, 2022

El Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras de Puerto de la Cruz, Periplo, cumple su décimo aniversario y lo celebra por todo lo alto, con una programación compuesta por más de 60 propuestas que se vienen desarrollando entre el 14 y el 23 de octubre. Charlas, presentaciones de libros, exposiciones, encuentros con escolares, teatro, música, vehículos que llevarán a los espectadores a nuevos territorios, reales o imaginarios, para explorar otras realidades sociales y reflexionar sobre el hecho del viaje, el que se hace por placer, pero también el que se hace por necesidad.

El principal encuentro con las letras del municipio, organizado conjuntamente por el Ayuntamiento y la plataforma Comando Periplo, continúa este miércoles con las charlas para escolares protagonizadas por Ana Griott (Cuentos del mundo) y por Itziar Marcotegui y Pablo Strubell (Vámonos de aventura), a las 10:00 horas y a las 12:00 horas, respectivamente.

Por la tarde, a las 16:00 horas, tendrá lugar la inauguración de la exposición Viaje a la Selva de los Pigmeos Baka de Camerún, de la editorial Libros de las Malas Compañías, en la Biblioteca Municipal Tomás de Iriarte. La muestra, compuesta por fotografías de Kike Carbajal intervenidas por el ilustrador Daniel Tornero, un cortometraje animado y tres diaporamas, pone el foco en los baka, mal llamados “pigmeos” por su corta estatura, el grupo humano más antiguo sobre la tierra: llevan 250.000 años viviendo en la selva, escuchando sus sonidos y los cuentos que pasan de generación en generación por la tradición oral.

Una hora más tarde se presentará el videojuego Quimera, un proyecto del Área de Cultura de Puerto de la Cruz en colaboración con Nomad Garden, una obra artística interactiva focalizada en Puerto de la Cruz, que invita a explorar el municipio y descubrir nuevos rincones. En primera persona, el proyecto tecnológico tiene un objetivo claro: hacer que todos los jugadores tomen conciencia de la naturaleza que nos conecta, con el fin de construir un jardín virtual. Quimera ha contado con la participación de la ciudadanía para cartografiar la botánica de la ciudad. Participación, innovación y educación que se encuentran en Periplo.

De esta manera, el Festival se enmarca en el laboratorio de innovación de cultura y visitante de Puerto de la Cruz, Josity, un proyecto que busca crear lazos de unión entre la historia y la cultura portuense con sus visitantes. Josity nace de forma transversal al Ecosistema Cultural y Creativo (ECC), y se forma gracias a la unión de esfuerzos por parte del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, a través de sus áreas de Turismo y Cultura; el Área de Innovación de Turismo de Tenerife; el Instituto de Desarrollo Cultural del Gobierno de Canarias, y la colaboración de la Cátedra Cultural de Gestión y Políticas Culturales FECAM-ULL.

A las 18:00 horas, darán inicio las charlas y presentaciones literarias. Ana Griott será la primera en subir al escenario en esta jornada, para conversar con el periodista Leo Santisteban sobre La voz diseminada, en el Museo Arqueológico.

Posteriormente, será el turno de Yeison Fernando García que, junto a la filóloga Olga Mesa, presentará su último libro Derecho de admisión. A las 20:15 horas, hará lo propio el poeta y novelista Benjamín Prado, que presentará en Periplo su última novela Los dos reyes, de la mano del periodista y miembro del comité científico del Festival, Eduardo García Rojas.

Los dos reyes es la sexta entrega de la serie protagonizada por el detective-profesor-escritor Juan Urbano. Una historia sobre España, Marruecos y la lucha por el Sáhara occidental, publicada por Alfaguara.

La jornada concluirá con La vuelta al mundo en 5 cuentos de Ana Griott, a las 21:30 horas, bajo la carpa del Museo Arqueológico.

Periplo cuenta con el patrocinio del Área de Innovación de Turismo de Tenerife y con la colaboración del Instituto Canario de Desarrollo
Cultural, el Consorcio urbanístico para la rehabilitación de Puerto de la Cruz, el Museo Arqueológico de Puerto de la Cruz, la Biblioteca
Pública Municipal Tomás de Iriarte, Casa África, Teatro KDO, Grupo Compostelana, Kafka, La Pescadería Street, Hotel Maga, La Cocina, la
Sala Teatro Timanfaya, Bodega Julián, Be Live Experience Hotel, Cine nómada (el programa de difusión de cinematrografías del Festival de
Cine Africano de Tarifa-Tánger FCAT), Club Clásicos del Norte, Clipia Estudio, la Asociación Cultural Reyes Bartlet y la Asociación Camaleón.

Programa – Festival Periplo

Miércoles, 19 de octubre

Charla escolar de Ana Griott. Cuentos del mundo

Hora: 10:00 horas

Lugar: Museo Arqueológico
Charla escolar de Itziar Marcotegui y Pablo Strubell. Vámonos de aventura

Hora: 12:00 horas

Lugar: Castillo de San Felipe

Exposición. Viaje a la Selva de los Pigmeos Baka de Camerún. Libros
de las Malas Compañías

Hora: 18:00 horas

Lugar: Biblioteca Tomás de Iriarte

Presentación del proyecto Quimera. Nomad Garden

Hora: 17:00 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Charla con Ana Griott. La voz diseminada

Hora: 16:00 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Presentación del libro de Yeison Fernando García, Derecho de admisión

Hora: 19:00 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Presentación del libro de Benjamín Prado, Los dos reyes

Hora: 20:15 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Narración oral. La vuelta al mundo en 5 cuentos, Ana Griott

Hora: 21:30 horas

Lugar: Museo Arqueológico

Saludos, se hace camino al andar, desde este lado del ordenador

Fernando Delgado: “Vivimos en unos tiempos trastornadillos”

Lunes, Septiembre 26th, 2022

Autor de una de las mejores novelas escritas sobre Santa Cruz de Tenerife, Ciertas personas, junto a La ciudad tiene otra cara, de Luis Gálvez Monreal, Guad, de Alfonso García-Ramos y Los puercos de Circe, de Luis Alemany, Fernando Delgado (Santa Cruz de Tenerife, 1947) publica la primera entrega de sus memorias de infancia y juventud con el título de De la radio a las letras (Nectarina, 2022), un libro en el que repasa un tiempo pasado teñido por la nostalgia.

Estos recuerdos, dispersos como son todos los recuerdos que recuperamos, toman el pulso a una ciudad a través de una serie de personas que contribuyeron a cimentar en su momento lo que se conoce como esplendor intelectual chicharrero. Un esplendor que tuvo pero no retuvo la capital tinerfeña.

El escritor y periodista tenía previsto presentar este libro hoy, lunes, 26 de septiembre, en el Círculo de la Amistad XII de enero, en Santa Cruz de Tenerife, pero las condiciones climatológicas han obligado a aplazar un acto en el que también estarían Alberto Omar, el periodista y escritor Juan Cruz y el portavoz y consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez.

Fernando Delgado es autor de una importante producción literaria en la que se encuentran título como Tachero y Exterminio en Lastenia a novelas que lo han consolidado como escritor y entre las que se encuentran La mirada del otro, por la que recibió el premio Planeta 1995; Sus ojos en mí, que obtuvo el premio Azorín en 2015 y ahora Todos muertos, una sátira demoledora contra el mundo que vivimos. Ese mundo que para el escritor y periodista anda ahora mismo “trastornadillo”.

- Escribe De la radio a las letras…

“En realidad se trata de un ejercicio de memoria que surgió cuando me encontraba en una clínica. Me ha gustado mucho este ejercicio de la memoria porque lo fue también de la lectura y de no quedarme solo en la descripción de hechos ni de la sospecha, esa misma sospecha que solo contribuye al ruido mediático que nos impide pensar. Por ejemplo, recuerdo ahora cómo Juan Benet, que detestaba, despreciaba la obra de Benito Pérez Galdós, unos días en los que estábamos juntos paseando por las calles de Las Palmas de Gran Canaria, se detuvo, entró en una tienda de anticuarios y adquirió con remilgos una estatua del escritor que prometió regalarme pero murió y no sé qué fue de la escultura”.

- ¿Y usted coincide con Juan Benet en su desprecio a la obra de Galdós?

“No, no… Galdós fue y sigue siendo un gran escritor al que hay que leer. Un maestro verdadero de nuestras islas y de nuestro país. Fue un personaje extraordinario”.

- Estas memorias que ahora publica son de infancia y juventud. ¿Las habrá de madurez?

“Por supuesto”.

- En estas memorias reivindica el patio, ese mismo patio que me hizo recordar la canción infantil.
..
“Para los que son de mi quinta y que nacieron en Santa Cruz de Tenerife el patio fue siempre una posesión común, sobre todo para los que vivieron en casas terreras, como era la mía. También los portales de aquellas modestas arquitecturas que volví a reconocer, y me emocionaron grandemente, en algunas ciudades y pueblos de nuestra América”.

- ¿Y cuáles son sus primeros recuerdos?

“Entre mis primeros recuerdos está el frescor del suelo del patio, siempre el patio, de mi casa. Y yo gateando. Cruzaba entonces del territorio de una manta que ponían en el suelo para preservarme del frío y de la eventual suciedad, y me expandía por todo el patio. En aquel patio preponderaban las helechas, las begonias, las varas de San José, que florecían por marzo; los anturios o las clavelinas que mi abuela cuidaba con sus riegos tempraneros y que estaban exultante todo el año con sus colores diferentes. El patio me servía también para aprovechar los accidentes naturales del suelo, las grietas que el tiempo había formado y que yo representaba como calles imaginarias por donde solía pasear los cochecitos que podía comprar en la plaza de Weyler por dos pesetas y entre los que recuerdo con especial cariño las guaguas, las guaguas de dos pisos que nunca tuvimos en Tenerife. Las líneas urbanas que había entonces en Santa Cruz eran escasas y yo repetía en aquellas grietas los itinerarios y pregonaba los destinos como lo pregonaban los cobradores”.

– En el libro evoca el momento en que entra en la radio, donde entra por su voz.

“Hasta los catorce años mi bachillerato fue elemental, después pase al superior y más tarde marché a la Escuela de Magisterio. Estudié también en el Colegio Tinerfeño Balear y en la Universidad de La Laguna. Más tarde, me trasladé a Madrid. En los años de adolescencia tuve un maestro, el esposo de mi madrina, Rafael Granados, un hombre extraordinario, que fue quien me propuso acercarme a la radio, Radio Juventud de Canarias, donde coincidí con Ignacio García de Talavera. Tendría como unos dieciséis años”.

-¿Qué tipo de programas realizaba?

“Era locutor y después creo que tuve algunos programas pero ya no me acuerdo de cuáles pero sí que aprendí mucho con todos”.

- ¿Y cuándo da el salto a Radio Nacional de España?

“Fue tras superar unas oposiciones cuando ingresé en RNE. Y encantado de la vida”.

- Cuenta en sus memorias que vivía muy cerca de la calle de Miraflores.

“Pasé por aquella calle, que era la calle de las putas, pero yo iba con mucho miedo porque de pequeño fui un chico muy religioso”.

– ¿Y qué sensaciones tiene de la capital tinerfeña cuando camina de nuevo por las calles de su infancia?

“La veo trastornada pero igual de trastornada que otras ciudades y pueblos de España. Estamos trastornadillo”.

- ¿Trastornadillos?

“Trastornadillos porque la vida la tenemos ahora bastante apagada, desde las clases, desde las tradiciones, desde las escrituras pero también desde la política esto está esto un poco trastornado”.

- Trastornadillo.

“Sí, mejor trastornadillo”.

- En De la radio a las letras incluye al final una serie de retratos de personas que influyeron notablemente en usted como Vicente Aleixandre, Fernando Fernán Gómez, Terenci Moix, Domingo Pérez Minik…

“Domingo Pérez Minik fue mi padre de un modo muy generoso. Éramos muy jovencitos Juan Cruz y yo, y estábamos muy vinculados a él y él con nosotros. Paseábamos juntos hasta el Puerto y más tarde, cuando iba a Madrid, nos vimos mucho también. Fue un hombre extraordinario”.

- Leo que se define como un periodista capaz de escribir novelas. ¿Hay periodistas que son incapaces de escribirlas?

“Los hay que son capaces y otros que no. Estos últimos solo se consideran periodistas pero luego están los otros, ese grupo en el que estoy metido, que son capaces de hacer las dos cosas”.

– Antes hablábamos que vivimos unos tiempos trastornadillos, ¿parte de ese trastorno lo refleja en su última novela, Todos muertos?

“En este libro lo que el lector encontrará es un territorio entre la inteligencia y la jodienda”.

- ¿Y hasta que punto su estilo literario ha quedado condicionado por su actividad como periodista?

“El estilo literario lo he vivido desde el periodismo y casi, casi, estuvo ahí desde el inicio de mi narrativa, que parte de mis vivencias. En estos momentos preparo una serie de textos con los que puedo retrotraerme y pronto se publicará un libro de poema…”

– Soy sin ser (desde lo vivido a lo pintado).

- Sí, ese es el título, que publica Pre-Textos.

- ¿Tiene Fernando Delgado un proceso de creación?

“Lo tuve pero ya no lo tengo, lo he perdido. A mi edad, 75 años, creo que de la noche que me queda de aquí al día esto va a estar muy jodido pero bueno a lo mejor desaparezco… ¿sabes?”

Saludos, un libro, recuerdos, desde este lado del ordenador

Se cancela el acto inaugural del Festival Hispanoamericano de Escritores.

Domingo, Septiembre 25th, 2022

Por causas meteorológicas provocadas por la depresión tropical Hermine, el acto inaugural de la IV edición del Festival Hispanoamericano de Escritores, Bienvenidos al volcán y a la libertad de expresión, previsto para el lunes 26 a las 19:00 horas en la plaza de España de Los Llanos de Aridane, ha sido cancelado.

Desde el Festival Hispanoamericano de Escritores (FHE) se trabaja en poder retomar las actividades previstas a partir del martes 27, si la meteorología y las conexiones aéreas así lo permiten.

Saludos, el martes, que tras las lluvias salha el sol, desde este lado del ordenador.

Domingo Luis Hernández: “El cuento es el género más estricto de la fábula”

Viernes, Julio 29th, 2022

Cuentos, cuento más que corto muy cortos. Un total de 66 son los que reúne Domingo Luis Hernández (Túnez, 1954) en Angostura, un libro que edita Mercurio y que su autor considera que es uno de los mejores que ha escrito hasta la fecha porque ha tenido que “tensar y ajustar con más rigor y esfuerzo la escritura”. Tras Angostura, Hernández regresa al ensayo con un libro que en estos momentos ultima Una literatura vertebrada, que promete dejar huella en los ensayos que se han escrito sobre las letras canarias.

- Usted mismo ha dicho que ‘Angostura’ es el mejor libro que ha escrito, ¿por qué?

“Porque Angostura es el libro en el que he tenido que tensar y ajustar con más rigor y esfuerzo la escritura. Hablo de la escritura precisa, del acto de fijar letras en la pantalla del ordenador, del escribir como arte, no de los supuestos temáticos que tocas y que has de organizar en consecuencia”.

- Es un libro de cuentos.

Angostura es un libro de cuentos y lo que ello significa. El cuento es el género más estricto de la fábula, por exacto, por sincrético, por la condición de sí en sí mismo. Más aún, yo creo (frente a lo que se piensa del cuento en España) que el cuento es la narración, que un narrador, si quiere manifestarse como tal, ha de hacerlo componiendo algún cuento meritorio. Es la astucia de los grandes cuentistas (Poe, Chejov. Kipling, Borges, Cortázar…): satisfacer esa compleja firmeza. Y yo me encontraba en Angostura ante ese campo extraordinariamente exigente. Con un signo más a contraponer a esa tarea: partir de un principio consustancial a todo el libro, a lo que previamente yo me había impuesto para construir el libro: habrían de ser cuentos cortos, muy cortos”.

- ¿Qué extensión tienen?

“El que más páginas tiene es ocho, quiero recordar, pero por lo general son relatos de cuatro o cinco páginas como mucho. Y ahí la escritura toma su asiento. ¿Qué me llevó a semejante posición? Un ejercicio con el que cumplo todas las semanas en el periódico Diario de Avisos, mi columna “Después del paréntesis”. Puedo escribir ahí sobre lo que quiera y lo hago incondicionalmente durante todo el año. Con una condición: el director me adjudica dos mil quinientas palabras, espacios incluidos, para exponerme. Y esa es la historia. Mis comentarios, mis construcciones, mis inventos, mis paseos por noticias, etc. cuentan con ese límite. Y para solventar la tarea con éxito he de ser claro, sobrio, efectivo, consecuente… Ello para dar sustento a lo que digo, que lo que diga no solo sea legible sino atractivo; si no el periódico me señalaría la puerta de salida y eso no ha ocurrido desde hace muchos años. Y con semejante instancia me encontré en la escritura de Angostura. Es decir, si cuentas con una escuela semanal para los límites de la escritura, para la narración te vas a imponer la misma severidad. Y lo hice. Un amigo leyó el manuscrito en su punto y final y me dijo que había obrado por maravilla, que cada una de las sesenta y seis narraciones del libro es un prodigio. Exagera. Pero si puedo dar esa sensación por lo logrado, mi alma se reconforta.”

- ¿Y el título, ‘Angostura’?

“El título responde a lo que la palabra confirma: estrecho, reducido. Eso es lo que yo quería conseguir con la escritura del libro. No tanto que el “estrecho” y “reducido” hiciera referencia a la cortedad expresa de los relatos cuanto a lo que los relatos contienen. Esto es, la precisión de los temas por los que me muevo en el libro: el amor, la muerte, los asesinatos, la enfermedad… Y el delirio de lo fantástico, que asimismo ha de ser preciso”.

- El libro consta de 66 relatos muy cortos, ¿cómo fue el proceso de escritura y de corrección?

“Comenzaré por lo último. La corrección es el empeño manifiesto de este tipo de escritura. Escribes una frase y retrocedes en la frase para ajustar, escribes una página y retrocedes para ajustar, escribes el cuento y lo dejas enfriar para volver a fin de ajustar. Las correcciones en estos casos, y salvo alguna excepción, son infinitas. Porque todo tiene que resultar perfecto. De las posiciones de las palabras a lo que las palabras son, de los sentidos y significados de las palabras al sonido de las palabras, de la posición en el escrito de las palabras a las combinaciones en el escrito de las palabras. Esa exigencia que antes dije es consustancial a lo que quieres conseguir. Y tardas mucho tiempo en llegar. De lo primero que me preguntas, te cuento: el libro nació por un reto, el reto ante el que me colocó mi hijo Rubén. Rubén, como cualquier joven del moderno, es un consumado especialista y jugador de los juegos de consolas y ordenadores que se conocen, del Tekken clásico a SimCity  o los más especiales y recientes como Stálker, que sale de la película del mismo nombre del gran Andrei Tarkovski. Y él me señala con frecuencia esos prodigiosos mundos que se fabrican, que él encuentra y que superan como alternativa a la alternativa de la literatura. Imágenes creadas desde la nada y que sustituyen a las imágenes del real, criaturas maravillosas, armas prodigiosas, vestidos inimaginables, espacios jamás imaginados… Y me dijo que yo nunca me había comprometido con esos factores, que siempre había tendido a reproducir modelos más o menos equiparables y fehacientes. Y es cierto; eso es Triángulo, El ojo vacío, Erich el zurdo o incluso los cuentos de El cazador de moscas. Asumí el reto, me parapeté ante lo fantástico por ver lo que podría producir. Los diez primeros cuentos del libro salieron de esa promisión, promisión ante lo que yo antes no me había tropezado. Construí héroes con esa tenacidad, los grandes militares de las historias y lo que las historias contenían: la sonrisa de dios, el ladrón de almas, la condena del silencio o el hombre menguante. Y descubrí qué significa lo fantástico. Y significa lo que por lo general no se estima de lo fantástico: la precisión; sin precisión lo fantástico se arruina. Y así me encontraba por el reto de mi hijo, ante la astucia de la narración en su incondicionalidad. De modo que me volví hacia mis adentros para responder una pregunta a la que Rubén me había llevado: ¿cómo contar el real? Cómo contar lo real más doméstico o el real que sale hasta tu vista por las noticias del periódico o por las historias que te cuentan. Y entonces comenzó otra diatriba en atención a la escritura, insisto cómo escribir el real. Y a eso me dispuse, como recrear la noticia del niño enfermo que quiso ser torero y…, la noticia del Maldonado que desapareció en Argentina, o la noticia del asesino de mi pueblo que estudió conmigo en la escuela, o la del personaje que moría y yo visité en el hospital poco antes de expirar, o la noticia de uno mismo. Y entonces descubrí: si para el caso del fantástico la precisión para el otro caso la invención. Y ahí el registro, eso es el libro; el real que va de Domingo-Luis Hernández a John Hurt y el fantástico, el radical fantástico”.

- ¿Qué historias trata?

“El libro es un compendio temático, me despliego por los múltiples procesos y condiciones del alma humana. Y hay una cosa que sí he querido insertar en el libro: la información, no guardarme información; incluso la información que precisa revelar lo que yo pienso del mundo. Por ejemplo, qué opino de Dios, qué opino de los hijos, qué opino de los padres, qué opino de la historia, qué opino de la ciencia. No me guardo nada, insisto. Así, información sobre los guanches, sobre los dioses aztecas o mayas, sobre los misterios de Egipto. Pero los temas son tan variados como los cuentos que registra el libro: la muerte, la presencia de Dios entre los hombres, la relación del hombre con la riqueza, la guerra y los niños ante la guerra, la inmigración, la desolación, la maravilla de la música, el amor, el compromiso, el asesinato… Muchos temas”.

- ¿Reconoce influencias en estos relatos?

“No podría precisar exactamente si algún autor de los que amo se encuentra presente en este libro, porque este libro, a diferencia de los otros que he citado, es un libro especial, muy especial. Pero sin duda alguno habrá porque los escritores somos, como Borges señaló, un abrigo de múltiples remiendos, es decir, un abrigo compuesto por las múltiples lecturas que hemos hecho. O lo que es lo mismo decir, querámoslo o no la literatura es consecuencia de la literatura. Luego hay prosistas que a mí me apasionan y sin duda me han enseñado a construir cuentos. Cito: Kipling es un cuentista fantástico que yo he leído con devoción, el Hemingway cuentista es excepcional; y luego los cercanos, el Rulfo de El llano en llamas que yo he leído con precisión, el sensacional Cortázar de la invención o de lo cercano y no digamos Borges, mi adorado Borges, el Borges del que me sé páginas de memoria”.

- Está a punto de presentar ‘Una literatura vertebrada’. ¿Qué pretende contarnos con este libro?

“Sí. Espero que para octubre próximo ya esté impreso. Una literatura vertebrada es no solo un libro singular para Canarias, por lo que el libro es y encara por primera vez aquí, sino absolutamente necesario para dar a entender y razonar eso que se llama, y con razón, Literatura Canaria. Hemos decidido aquí, en Canarias, un único nivel de lectura de lo que producimos: la lectura central, colonial. Así ha ocurrido, por ejemplo, con un poema fantástico del renacimiento que es las “Coplas por la muerte de Guillén Peraza”. Pero esa lectura, aparte de intencionada, tapa al texto, no le deja decir lo que el texto dice y ha de decir. Luego la lectura ha de ser otra, y ha de ser otra por lo que nosotros somos en el mundo y por lo que la literatura que componemos es en el mundo. Ni lo creemos ni políticamente los convencionalistas lo dejarán entender: somos un territorio de frontera, nacimos a Occidente en el siglo XV por el movimiento de España en la conquista de ultramar; somos eso que Colón le dijo a los Reyes después del primer viaje: España no es lo que delata la geografía con que Isabel de Castilla dejó ver, ahora España también es las islas conquistadas. Y eso somos nosotros: el más allá de la centralidad. El más allá de la centralidad que produce en el aquí por lo que en la frontera somos: el allá de llegada (que trae la lengua, la cultura y todas las demás cuestiones coloniales o de conquista) y el acá que ejecuta en semejante condición. Luego somos seres formados por el allá pero actuamos en el acá. Y ahí la absoluta diferencia; es decir, no somos el allá, somos una construcción nueva en el acá, entre otras cosas una construcción de mezcla. Y el nueva es lo que proclama. Luego los productos del acá han de ser analizados en consecuencia y la consecuencia es destrabar la dicha mirada colonial, central. Vuelvo al ejemplo, las “Coplas por la muerte de Guillén Peraza”. Es el primer texto en castellano (cosa fundamental en historia) de la literatura del movimiento. Y se ha leído como el canto en honor a un guerrero muerto. Esa lectura es raquítica e inconsecuente; con esa lectura el poema no se explica. Y no se explica por el manejo del poeta anónimo (y vale el anonimato en renacimiento) que dice al final, en el verso axial, en el epitafio: “todo lo acaba la malandanza”. “Malandanza” en canon manifiesto de conquista. Inexplicable. Luego la lectura fidedigna de ese poema ha de ser por sospecha, que es lo que el autor oculta, lo que el autor espera que se revele, de ahí que el canto del poema llevara a la Inquisición a poner la vista en quienes lo cantaban. Y sospecha que implica considerar qué significa crear, imponer letra aquí en Canarias. Y descubrimos, descubrimos que Guillén Peraza “quedó” en La Palma, que allí dejó su escudo y su lanza, que es “flor marchita” frente a las flores multiplicadas, la maravilla de la isla. Y ese es el poema, la resistencia a ser conquistada una entidad, la resistencia a ser vencida, la resistencia a dejar ocupar el Paraíso (Islas de la Fortuna), a ser anegados. Y ese registro es consustancial a lo que somos. Igual que otro registro axial de la frontera, que en Canarias se cumple: la novelería. Somos y propendemos siempre a la vanguardia, a la ruptura, desde Cairasco de Figueroa en el siglo XVI a los fetasianos en el siglo XX. Eso consigna la frontera, como EEUU frente a Inglaterra o Hispanoamérica frente a España. Lo que la frontera promulga es la reconversión de los cánones, y eso hemos hecho nosotros desde tiempo inmemorial (frente a América Latina, por ejemplo, Modernismo, finales del XIX). Y si eso somos hemos de explicarnos como tales; así hemos de explicar al dicho Cairasco de Figueroa, al XVIII con figuras de la modernidad como Clavijo y Fajardo, al modernismo, a la vanguardia y gaceta de arte, etc., etc., etc. La literatura canaria es un apósito singular en la literatura de la lengua que por precisa y centrada vale la pena estudiar porque ello explica lo que ocurre en literatura dentro de una lengua que se llama castellano o español. No creo que eso, en esta mentalidad centralista y colonialista de España, ocurra. Pero nosotros si que hemos de entrar en el asunto, hemos de comprometernos con el asunto porque eso somos. Igual que la trama de lo insular que nosotros hemos resuelto en literatura y hemos de comprenderlo, hemos de recorrerlo. Eso es lo que hay en Una literatura vertebrada, por primera vez con presupuestos teóricos precisos y lecturas asimismo consecuentes por los presupuestos teóricos precisos.

Saludos, algo de fresco, desde este lado del ordenador