Archive for the ‘Óbitos’ Category

Fallece el escritor y pintor Enrique Cichosz Heuschkel

Martes, Junio 11th, 2019

El pasado 21 de marzo fallecía en Tenerife el pjntor y escritor Enrique Cichosz Heuschkel. Nacido en Barcelona en los estertores de la Guerra Civil pronto se trasladó con su familia a Canarias, donde se formó y educó.

Tras una estancia en Australia, tierra a la que emigró, recorrió más de cuarenta países hasta que se estableciò definitivamente en Icod de Los Vinos, tierra en la que se dedicó a su producción artística, sobre todo la pintura y la literatura. Es autor, en este aspecto, de varios murales y de dos novelas, la última de ellas titulada Leyenda del Mencey esclavo (Punto Rojo, 2016), que reùne en un mismo volumen tres novelas cortas que llevan los nombres de Ghummara, Achinet e Hispalis. Al parecer, el Ayuntamiento de Icod de los Vinos podría publicar una tercera.

Como pintor, el artista estuvo presente en varias exposiciones individuales y colectivas, en la que exhibió una pintura realista en la que solía mezclar elementos fantásticos.

Padre del guionista y dibujante de cómics, Enrique Cichosz Díaz, fallecido demasiado pronto en 2011, la ausencia de Cichosz Heuschkel se suma este año a la de, entre otros, el profesor de Historia Julio Hernández García y el poeta Juan Jiménez.

Saludos, gimamos, gimamos, gimamos, desde este lado del ordenador

Fallece el artista tinerfeño Juan Pedro Ayala

Domingo, Junio 2nd, 2019

El martes pasado, 27 de mayo, fallecía en su domicilio el artista Juan Pedro Ayala (Tenerife, 1972), una ausencia que deja un poco más huérfano el arte en Canarias y suscita la pregunta de hacia dónde estaba escorando su creatividad, más en un pintor del que no se supo mucho artìsticamente entre 2014 a 2017.

Entre los últimos trabajos de Juan Pedro Ayala, que datan de 2018, se encontraba Castillo 58, junto a Maribel Nazco dentro del proyecto A dos de la galería Magda Lázaro y Globo Rojo Sonda, que expuso en el Centro de Arte La Regenta en la capital grancanaria y en el que retornaba a la pintura “tras tres años de exilio. Huida justificada por dos grandes batacazos: la exposición Azul, realizada en el CICCA, Las Palmas de Gran Canaria. Y la muestra 15 años no es nada, llevada a cabo en el Espacio Cultural de Guía de Isora, Tenerife. Las fechas las he conseguido olvidar…”

Otras exposiciones de Juan Pedro Ayala fueron Día de perros (2011); Las once mil, Bestiarios y Árboles de ciudad.

Pintor que procuraba intentar “no pensar cuando estoy pintando”, sus primeras obras parten del arte pop y la ilustración expresionista para, más tarde, investigar el erotismo desde una perspectiva naturalista.

En su exposición El Jardín para Marián , dedicada a su compañera sentimental, Juan Pedro Ayla compartiò su trabajo “para regenerarse la sangre y para que no se marchite nunca la flor que pintó en su adolescencia. Un símbolo del amor donde nunca se mueren ni las flores, ni las manos, ni las ganas de explotar, ni de explorar para crear y recrear”, apuntaba en una nota informativa de la agencia Europa Press,

Fallece el escultor Martín Chirino

Lunes, Marzo 11th, 2019

Martín Chirino falleciió a la respetable edad de 94 años en Madrid. Escultor y nacido en Las Palmas de Gran Canaria con él desaparece uno de los grandes artistas canarios que trascendieron las fronteras insulares para ser universal.

Miembro del grupo El Paso, su estilo se convirtió en una seña de identidad, seña que en sus esculturas al aire libre se transformaron pronto en símbolo de la ciudad que las acoge. Pienso ahora en su Lady Tenerife, ubicada en la plaza del Arquitecto Alberto Sartoris en la capital tinerfeña y en El sueño de los continentes, en la plaza de Europa y pieza que permaneció mutilada antes de la celebración, ironías de la vida, de unos carnavales aunque más tarde fue restaurada ante la presión popular.

Como la mayoría de los artistas isleños que se volvieron continentales mirando siempre hacia su lugar de origen, Martiín Chirino fue un hombre entregado a su arte, así como uno de los grandes referentes nacionales que le valió que recibiera en 1980 el Premio Nacional de Artes Plásticas al mismo tiempo que su obra se exhibía en el Metropolitan Museum Art, Guggenheim de Nueva York, el Reina Sofía o en el MACBA de Barcelona.

Dicen que se definía como un “herrero” y que ejerció una poderosa influencia en el uso del hierro forjado como medio de expresión plástica, un trabajo artesano de tradición española, que, como señaló otro artista, Antonio Saura, supo sintetizar con las más actuales preocupaciones espaciales.

La galería Marlborough de Madrid presentó su última antológica, que incluyó alguna obra del moibiliario de su casa. Fue, al margen de escultor, presidente del Círculo de Bellas Artes entre 1983 a 1990 y cuenta con una Fundación de Arte y Pensamiento que lleva su nombre.

En cuanto a su trabajo, Martín Chirino solía decir que mantenía “un diálogo con el arte primitivo y los materiales y el paisaje nativo de las Islas Canarias” solo que visto a través de los ojos de “la evocación imaginativa y la memoria” de un artista adolescente que “soñaba con mover el horizonte de su playa”. Este sueño supo materializarlo en geometrías espaciales, por lo general espirales, con las que quiso “iluminar el espacio que las rodea y ser a la vez, para quien las contempla, enigma y revelación”.

* En la imagen Martín Chirino presenta la restauración de la escultura Lady Tenerife en julio de 2015

Fallece Angélica Castellano Suárez, directora de la Sociedad Científica del Museo Canario

Viernes, Marzo 8th, 2019

Lo primero que pienso es que no es verdad, que no es verdad que ya no esté entre nosotros, que ya no me la vuelva a tropezar y a disfrutar de su generosa compañía, de su conversación, de todos esos ratos que iluminaba con su presencia y que supieron abrirse en mi corazón y ordenar de paso el laberinto de mis ideas.

Para mi era sencillamente Chiqui, aunque su nombre era el de Angélica Castellano Suárez, directora de la Sociedad Científica El Museo Canario desde 2016.

La conocí en septiembre del año pasado en la primera edición del Festival Hispanoamericano de Escritores que se celebró en Los Llanos de Aridane y volví a coincidir con ella en diciembre en Las Palmas de Gran Canaria, ciudad que acogió el II Congreso de Museos de Canarias, jornadas en las que coincidimos en varias ocasiones y en las que tuvimos tiempo de conversar sobre lo divino y lo humano. Recuerdo de aquellos días de intenso trabajo una cena en un restaurante que antaño, me dijeron, había sido lugar de tenidas de masones. En ella estábamos con Chiqui, el escritor Santiago Gil, su compañero sentimental al que le envío un gran abrazo desde esta orilla y el también escritor Andrés Trapiello, entre otros.

Apenas alcanzo a recordar lo que hablamos aunque probablemente el tema dominante fuera el literario por la calidad de los comensales. Horas antes, me había tropezado con Chiqui en el Museo Canario en la inauguración de una exposición de fotografías que intentaban poner de manifiesto que el aborigen que todos llevamos dentro se conserva en muchos casos racialmente. Como siempre que me la encontraba, cruzamos las bromas habituales porque la vida nos parece eterna hasta que llega alguien y nos demuestra lo contrario. El problema es cuando se lleva a una persona con la que mantienes una complicidad que me resulta milagrosa y por milagrosa tan poco dada a que se reproduzca todos los días.

Chiqui se nos fue demasiado joven, y eso da mucha más rabia cuando escribo estas líneas apresuradas y a modo de liberar la pena profunda que siento ante el anuncio de su ausencia. No es fácil querer a una persona nada más conocerla, pero con ella fue así. Y sé que el sentimiento fue mutuo.

Conocerla, conocerte, fue un milagro.

No puedo decir más, salvo que te envío miles de besos, querida amiga, y el aviso de que tarde o temprano nos veremos…

Fallece el escritor Antonio Lozano

Domingo, Febrero 10th, 2019

Comienza el 2019 con noticias amargas para la república de las letras. Si hace un mes nos hacíamos eco del fallecimiento del artista y agitador cultural Alfonso Delgado, este domingo 10 de febrero anunciamos la triste noticia del fallecimiento del escritor Antonio Lozano (Tánger, Marruecos, 1956-Las Palmas de Gran Canarias, 2019).

Con Antonio Lozano desaparece una de las voces más destacadas de la literatura escrita desde las islas en los últimos años, así como uno de los introductores más entusiastas de la literatura africana en España y de los primeros autores canarios en apostar por la novela negra y criminal con títulos como Preludio para una muerte y La sombra del minotauro, ambas protagonizadas por el detective privado José García Gago; Harraga, su primera incursión en el género y obra por la que obtuvo el Premio Novelpol a la mejor novela negra publicada en España en 2002 y el Prix Marseillais du polar 2008.

Antonio Lozano fue el autor también de El caso Sankara, por la que recibió el Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona en mayo de 2006; Las cenizas de Bagdad, que obtuvo el XXIII premio de novela Benito Pérez Armas, Donde mueren los ríos y Un largo sueño en Tánger, que dedicó a Tánger, ciudad en la que nació y ciudad a la que tanto amó. Fue autor además del relato de viaje Issa Ver, un viaje por el río Níger.

El escritor cultivó la literatura infantil, intentando que en libros como Me llamo Suleimán y Nelson Mandela. El camino a la >libertad los jóvenes recibieran en primera persona una visión diferente del continente africano. La biografía que dedicó al líder sudafricano puede considerase como su último libro publicado, una obra que presentó en la sexta edición del Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras del Puerto de la Cruz en octubre del año pasado, y encuentro en el que formaba parte de su consejo asesor.

Profesor, escritor y amante de las letras, la palabra y el intercambio cultural, Antonio Lozano estudió Magisterio en Granada y trabajó en las escuelas españolas de Uxda y Nador.

En 1984 se trasladó a Agüimes (Gran Canaria) y se licenció en Traducción e Interpretación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. En 1987 se incorporó al equipo de gobierno municipal como concejal de Cultura y Desarrollo Local, donde inició el Festival del Sur-Encuentro Teatral Tres Continentes y puso en marcha el Festival Internacional de Narración Oral Cuenta con Agüimes, el de mayor antigüedad de cuantos se celebran en España.

Antonio Lozano fue también traductor y autor de teatro, fue autor de la adaptación de Me llamo Suleimán y junto a Alexis Ravelo de El crimen de la perra Chona aunque al margen de su impresionante currículum lo recuerdo personalmente por los fuertes abrazos que nos dábamos cuando nos volvíamos a encontrar ya que con Antonio tuve siempre la sensación del reencuentro.

Los que los conocimos echaremos en falta su sentido del humor y el placer de su conversación y su más que enorme, gigantesca generosidad.

Lo vi por última vez en octubre del año pasado en Periplo, ese milagroso festival literario que se celebra en el Puerto de la Cruz, y nos despedimos con ese abrazo fuerte con el que sellábamos el nos volveremos a ver que, como un bucle, repetíamos año tras año.

Nos queda ahora el consuelo de su obra y el homenaje que un hombre de su altura merece.

Antonio Lozano, fue un privilegio conocerte.

Fallece Alfonso Delgado, escritor, pintor, perfomance, escultor y agitador cultural canario

Lunes, Enero 28th, 2019

La semana comienza con una noticia muy triste para la república del arte en Canarias. Ha muerto el polifacético artista Alfonso Delgado (Santa Cruz de Tenerife, 1955), pintor, perfomance, agitador cultural, poeta y escritor de una sobresaliente novela, Queda la broza, publicada el año pasado en la editorial de Canarias3puntocero.

Alfonso Delgado comenzó su formación artística en la Escuela de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife, realizando su primera exposición individual en el Ateneo de La Laguna en 1976. Tras licenciarse de sus estudios universitarios, dirigió el programa Alternativa para la sala de arte Los Lavaderos y diseñó y dirigió para el Ayuntamiento de la capital tinerfeña un ciclo de innovaciones artísticas, Nuevas Formas.

Como artista plástico realizó numerosas exposiciones no solo en las islas sino también en Francia, Alemania y Méjico. Su última individual, hace dos años, se exhibió en la sala MAC de la Casa Elder en Santa Cruz de Tenerife, colección que llevó por título Puerto Olvido.

Alfonso Delgado participó también con sus obras en varias colectivas, practicó con éxito el arte urbano, transformó ropas y zapatos en “objetos mágicos”, realizó esculturas e intervino en perfomance como Nepenthes y Tú eres azul cobalto junto a Pablo Martín Carbajal.

Dirigió Inter-Lab, el Laboratorio Intercultural de Creación y Comunicación de Ideas, una iniciativa que contó con el respaldo de la Universidad de La Laguna y en la que participaron también Paloma López-Reillo y Eduardo Negrín. En 2017 fue premiado por el programa de la Unión Europea Intercultural Cities, que reconoció su trabajo como innovador y de interés social.

Formó parte del grupo Los Novísimos y fue autor de los poemarios Calle del aire, Oceana, Laberintia y El guerrero de Riace, entre otros y de la novela Queda la broza, una hermosa historia de amor que se desarrolla a caballo entre Santa Cruz de Tenerife y París a principios de siglo XX y que ahora queda como testamento de un artista que amó la ciudad en la que nació y en la que recorrió sus calles. En los años setenta junto a su buen amigo el también poeta Félix Francisco Casanova.

Estoy seguro, si existe un más allá, que se habrá reencontrado con el autor de El don de Vorace para perderse en el laberinto del firmamento con la idea de tomar un café, ir al cine y trabajar luego, después, en un arte que desde ayer ha perdido en Canarias a uno de sus más señeros referentes.

Saludos, hoy muy tristes, desde este lado del ordenador