Un manual revela las claves y los secretos de una buena crítica de cine

No es habitual encontrarse con un libro teórico sobre crítica cinematográfica escrito y publicado en Canarias. Hubo intentos en el pasado y uno de los protagonistas de aquel intento fue David Fuentefría, quien suma junto a sus obras anteriores Espacio y libertad-Examen crítico de una porción de cine, Visto y comprobado y Gestión de talentos y audiovisual interpretativo, Tu alma por medio dólar. Manuel de crítica de cine para periodistas culturales (Colección Libros de Cine, Ediciones Idea, 2019), que recoge además textos de Luis Fernando de Iturrate y Carlos Javier Eguren.

Tu alma por medio dólar. Manuel de crítica de cine para periodistas culturales se trata de un libro que ofrece una visión de la crítica cinematográfica con ánimo pedagógico, por lo que orientará a los estudiantes y aficionados que quieran comentar películas.
De lectura fácil, la obra ofrece una serie de reglas y recomendaciones a seguir pero no sienta cátedra, algo que se agradece. El libro bascula entre lo pedagógico y lo ortodoxo para dar su visión de los elementos que son necesarios para comentar con mejor o peor acierto un largometraje.

No sé si finalmente este libro pondrá orden en este género o subgénero literario pero sí que se ha convertido desde el momento de su publicación y difusión en librerías en un trabajo a tener en cuenta. Tengo la esperanza de que se continúe explotando un filón tan necesario para contar con críticos cabales y no solo con espectadores que escriben sobre cine.

La crítica cinematográfica en Canarias dio un salto a finales de los años ochenta y principio de los noventa. En ese período fueron muchos los periódicos de las islas que apostaron por publicar críticas de cine. El panorama fue tan intenso y variopinto que se podría hacer un estudio sobre aquellos textos, la mayoría escritos más con el corazón que con la cabeza por aficionados que por normal general se caracterizaban por sus conocimientos cinematográficos.

Si se escarba en algunas de esas críticas el lector avisado encontrará un poco de todo porque, como se dice, cada maestrillo tiene su librillo. Este librillo se hace extensivo a la crítica de otras artes como la pintura, la música, las novelas gráficas, la literaria… y suelen coincidir en sus fines que no objetivos, comentar de buen grado la obra con independencia de que funcione o no.

Tu alma por medio dólar, el título reinterpreta un comentario que se le atribuye a Marilyn Monroe sobre su experiencia en Hollywood, está avalado por el currículo de quienes lo escriben: Fernando de Iturrate es profesor titular y director del Departamento de Ciencias de la Comunicación y Trabajo Social de la Universidad de La Laguna; David Fuentefría es profesor del Área de Comunicación del mismo centro universitario y Carlos Javier Eguren es profesor de Lengua Castellana y Literatura, tres miradas, tres voces que dotan a este manual de una agradecida solidez académica.

El libro sienta así las bases de un género o subgénero sujeto a tantas interpretaciones como es el de la crítica.

Los artículos que firma David Fuentefría van desde cómo enfrentarse a la crítica de cine y audiovisual a la que se practica en prensa y en su versión digital. Fuentefría es el responsable además de Matemática del producto: una fórmula para sistematizar la obra cinematográfica y de una Metodología para futuros especialistas. El libro incluye ocho críticas del periodista y profesor universitario en las que destripa las películas que analiza (La gata sobre el tejado de zinc, Los siete samuráis, El Último, Raíces profundas, El resplandor, entre otras) y en las que explica los elementos que se han de destacar y la estructura que sostiene su discurso crítico. Por su carácter didáctico y por la originalidad de muchos de estos análisis, destacaría este capítulo como uno de los más interesantes del libro. Las razones son varias. Por un lado razona cómo hay que hacer las cosas, cómo se debe educar la mirada para ver lo que hay más allá del celuloide. Por otro, aprovecha para enseñar con ejemplos cómo se debe escribir una crítica cinematográfica y el armazón que utiliza para narrar sus impresiones sobre éste o aquél largometraje. Todo ello sin olvidar el contexto histórico en el que se rodó el filme y otras fórmulas con las que centrar el discurso crítico.

Igual de interesante pero por otras razones son la unidad ¿El imperio del cine está podrido? Analizando la web de crítica cinematográfica Rotten Tomatoes, de Carlos Javier Eguren Hernández y el relato que hace Fernando de Iturrate de “un experimento en el Aula de Cine de la Universidad de La Laguna” que, para los que estamos ya fuera de círculos académicos, resulta muy instructivo.

Si hay que criticar un libro que habla, reflexiona y analiza la crítica de cine es que sus autores no hayan fijado su mirada en algunas de las películas que se ruedan a este lado del Atlántico. Las islas, por sus políticas fiscales y la variedad de sus paisajes, se han convertido en platós de rodaje de producciones extranjeras y nacionales. Muchos naturales o residentes en las islas están rodando además películas con una dignidad que crece con el paso de los años.

La Universidad debería de atender una realidad que ya no es fenómeno con el fin de generar críticos no solo con el cine extranjero y nacional sino con el nuestro. Con todo, Tu alma por medio dólar da lo que ofrece. Y lo que ofrece son recomendaciones que invitan a ver películas de una manera crítica y objetiva sin que el espectador, el crítico y futuro crítico, renuncie a juzgarlas también por sus emociones.

Lo viene a decir el título de un libro que debería llegar para quedarse: vender el alma ¿al diablo? es muy barato, solo cuesta “medio dólar”.

Saludos, encadenados, desde este lado del ordenador

Escribe una respuesta