Secundino Delgado, ¿padre del nacionalismo canario?

Octubre 10th, 2017

¿Quién fue Secundino Delgado Rodríguez?

¿El padre del nacionalismo canario?

El pasado jueves, 5 de octubre, hubiera cumplido 150 años.

Un aniversario que pasó sin pena ni gloria porque Secundino Delgado continúa siendo un personaje desconocido “probablemente por incómodo” y que cuenta, como muchos personajes de su época, con una biografía plagada de hechos dramáticos que más o menos narró en ¡Vacaguaré…! (Vía-Crucis), suerte de autobiografía en la que viene a explicar su experiencia política.

La figura de Secundino Delgado la recuperó a finales de los años setenta Manuel Suárez Rosales con Secundino Delgado. Apuntes para una biografía del padre de la nacionalidad canaria, y ha sido estudiada posteriormente por historiadores como Manuel de Paz y Manuel Hernández González, quienes han iluminado con sus trabajos muchas de las sombras que todavía ocultan al que unos conocen como “padre del nacionalismo canario”.

En el contexto de finales del siglo XIX y principios del XX, Secundino Delgado marchó a América donde tomó conciencia de la situación de la opresión y el trato injusto que vivía el archipiélago. Reconoce la guerra de independencia que libran cubanos contra españoles y escribe y reflexiona sobre la cuestión nacional en Canarias, explica el historiador de la Universidad de La Laguna, Domingo Garí, autor de Historia de un conflicto, libro en el que recoge los episodios de huelgas y represión policial que acabaron con el asesinato del joven Bartolomé García e Historia del Nacionalismo Canario, entre otras obras.

“Contextualizado, Secundino está en la línea de los libertadores de Cuba, Puerto Rico y Filipinas y trató de insertar a Canarias en esa lógica. Tiene el perfil de los hombres de esa época que fueron revolucionarios con un ideario anarcosindicalista y que se comprometieron con esas causas. Sus escritos denuncian la situación de las clases populares en Canarias y están impregnados de un nacionalismo vinculado a los sectores populares y no al burgués. Esta particularidad tiene que ver con la suerte y el compromiso de las clases populares.”

Según Domingo Garí, a finales del XIX y principios del XX el nacionalismo en Canarias tuvo más recorrido entre los emigrantes canarios en América que entre los que vivían en las islas “porque la realidad sociocultural era entonces muy deprimida. La mayor parte de la población no sabia leer ni escribir. El analfabetismo hizo imposible que accedieran a la labor que desarrollaban los periodistas de la época, entre ellos Secundino Delgado.

“En Canaria no hubo una clase media y obrera educada que pudiera ser receptiva a esos discursos”, destaca.

Pero, y es inevitable plantear la pregunta, ¿por qué Secundino Delgado continúa siendo prácticamente un desconocido en el archipiélago canario?

Para Domingo Garí porque “tenemos en Canarias un sistema educativo que no se ha preocupado en producir materiales didácticos adecuados a los tiempos para una correcta comprensión de la historia de Canarias, que sigue siendo una materia olvidada en los currículos de formación de los pequeños y adolescentes cuando no hay otra forma de que conozcan su propia Historia”.

Esto explica, razona el historiador, que “Secundino Delgado haya sido olvidado en cierta manera porque quién tenía que haberse ocupado, y no hablo solo de Secundino sino de muchos otros como Nicolás Estévanez, no lo ha hecho.”

El historiador concluye que en general los canarios conocen muy poco de su historia, “producto de un sistema curricular que no ha abordado esta problemática.”

¿Es un personaje conflictivo?

“No por él –responde Domingo Garí– sino por los independentistas que lo adoptaron como padre de la patria en los años setenta”.

“Secundino Delgado comprendió tras la independencia de Cuba que Norteamérica podía querer intervenir en Canarias por lo que escribió que no tenía mucho sentido dejar de ser español para ser norteamericano, y que lo mejor era negociar con España un autogobierno.”

El pensamiento político de Secundino Delgado está íntimamente ligado al nacionalismo el anarquismo”, sostiene el historiador Manuel Hernández, autor de un volumen en el que reúne los artículos periodísticos y su autobiografía ¡Vacaguaré…! (Vía-Crucis).

Manuel Hernández explica que Secundino Delgado se formó fundamentalmente en los Estados Unidos, y que fue en Tampa (Florida) donde comenzó a colaborar en el periódico anarcocomunista El Esclavo, publicación en la que a través de sus artículos comenzó a plantearse que la liberación nacional era el primer paso para la liberación de los pueblos.

Al llegar a Venezuela continúa con su labor propagandística en El Guanche, en cuyo último número, y tras constatar la presencia norteamericana en Cuba escribe: “Si luchamos por la libertad, también preferimos la muerte antes que un cambio de extraño dueño”.

La última estancia de Secundino Delgado en Canarias explica, a juicio de Manuel Hernández, su cambio de estrategia a través del Partido Popular, que llegó a contar con un concejal en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Secundino Delgado pretendió con este partido una formación política en la que conviviera una pequeña burguesía instruida y republicana con los anarquistas, explica Manuel Hernández, quien recuerda que es en este período y concretamente en 1901 cuando edita en la imprenta de Patricio Estévanez el periódico ¡Vacaguaré!, del que solo se publican cuatro números tras el nombramiento como ministro de Defensa de Valeriano Weyler, que intenta por todos los medios encerrar en la cárcel a Secundino Delgado.

“Vacaguaré fue un periódico autonomista”, explica el historiador, lo que no evitó que, finalmente, Valeriano Weyler ordenase ilegalmente su detención. Un hecho que generó un aluvión de críticas y que el Gobierno cubano presionase para su puesta en libertad. Lo que consigue, y con una indemnización de 10.000 pesetas de la época.

Manuel Hernández reitera que el ideario de Secundino Delgado fue “nacionalista y anarquista, aunque más libertario que nacionalista” y añade que “fue un pionero del nacionalismo con una doble vertiente: una primera etapa independentista y otra segunda autonomista.”

Tras su fallecimiento, el 4 de mayo de 1912, la obra de Secundino Delgado se fue olvidando gradualmente aunque en vísperas de la Guerra Civil española lo menciona en uno de sus artículos Leoncio Rodríguez y se escribe sobre él en el boletín de la Asociación Canaria Patria Isleña.

Después silencio.

Hasta que en los setenta regresa a la escena como uno de los primeros que planteó la independencia y más tarde la autonomía del archipiélago canario.

EL ARTÍCULO

Tregua (*)

La gravedad de los acontecimientos que se desarrollan actualmente en España y en los Estados Unidos coloca a los canarios independientes en una situación excepcional.

Y es deber nuestro enunciar nuestras ideas con absoluta claridad, tal como lo hemos acostumbrado en todo el curso de nuestra propaganda.

Los lectores de El Guanche saben con cuanta fe y energía hemos jurado combatir por la de fidelidad de nuestra Patria y como convencidos de que el mayor obstáculo a semejante hermoso propósito es el poder español que nos ahoga y envilece, hemos jurado luchar y luchar por acercar el porvenir hermoso y digno para nuestras islas queridas.

No es el odio al dominador quien nos impulsa: es el amor a nuestros hermanos oprimidos y vejados quien nos sostiene y nos guía y si juramos guerra es sólo por el bien de los que son carne de nuestra propia carne y sangre de nuestra sangre.

El actual conflicto entre España y Estados Unidos no amenaza sólo a la Península: amenaza también a Canarias. Por doloroso que es para nuestra dignidad de pueblo enamorado de la libertad, es lo cierto que hoy formamos parte de la monarquía española y que hablaremos de correr la suerte de ella. No serán sólo peninsulares los heridos por las balas americanas, habrán de serlo también muchos (¡cuántos!) hermanos nuestros. Y, dirémoslo con la franqueza que nos caracteriza: también nosotros volaríamos al combate a morir dignamente en nuestras playas antes que un nuevo invasor viniera a cambiarnos de cadena. Si luchamos por la libertad, también preferimos la muerte antes que un cambio de extraño dueño.

Nada importa que España por su obcecación e injusticia en las Antillas sea la culpable de los sucesos que dan motivo al actual conflicto. Nada importa que esa misma obcecación e injusticia informen su conducta con Canarias.

Todo cede en nuestro ánimo a la consideración de los peligros que han de arrastrar nuestros compatriotas, son nuestros hermanos y la herida que a ellos se les infiera la consideramos como propia herida. Anhelamos su bien, del cual es condición primordial la libertad; más ésta la queremos garantizada por nosotros y no por ninguna otra nación aunque sea la más libre y próspera de la tierra.

Hemos querido repetirlo una vez más porque convencidos de la grandeza de nuestra causa queremos que ella continúe como hasta hoy, limpia de toda sombra y superior a toda calumnia. Nada que pueda turbar la armonía de los canarios siquiera sea pasajeramente, nada que pueda despertar recelos, aunque injustificados debe de permanecer hoy entre ellos porque redundaría en perjuicio de la Patria.

Inspirados en tales ideas suspendemos la publicación de El Guanche por el tiempo y sólo por el tiempo que duren los motivos expresados. Resuelto que sea actual conflicto, libre de amenaza externa la monarquía española, continuaremos nuestra propaganda con la de de siempre seguros de que el porvenir hermoso que para las Canarias entrevemos y anhelamos está más cerca de lo que nuestros enemigos de puedan imaginar.

La redacción:

Secundino Delgado, José E. Guerra, A. Brito Lorenzo

(*) Boletín El Guanche, 14 de abril de 1898

BREVE CRONOLOGÍA

1867.- Secundino Delgado nace en Santa Cruz de Tenerife. Sus padres son Secundino Delgado del Castillo y María Rodríguez Hernández

1885-1894.- Secundino Delgado emigra a Cuba y allí simpatiza con la causa de los independentistas cubanos. Ese mismo año se establece en los Estados Unidos de Norteamérica, contrae matrimonio y colabora en un periódico anarquista El Esclavo

1895.- Participa en la huelga de tabaqueros de Tampa y es detenido. Se traslada a Cayo Hueso y regresa a La Habana. El Gobierno español lo vincula a la insurrección cubana.

1896-1897.- Regresa a Tenerife aunque vuelve a emigrar, esta vez a Caracas (Venezuela). Funda aquí el periódico El Guanche junto a José Esteban Guerra Zerpa, fundador en La Palma de los periódicos El Time y Diario de Avisos, y Francisco Brito Lorenzo.

1898.- Regresa a Canarias.

1900.- Nace la Asociación Obrera de Canarias bajo la presidencia de José Cabrera Díaz. Su órgano de expresión es el periódico El Obrero. Se pone en marcha el Partido Popular (PP).

1901.- El PP se presenta a las elecciones municipales y obtiene un concejal en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Secundino Delgado funda el periódico ¡Vacaguaré!.

1902-1904 Secundino Delgado es detenido ilegalmente por orden del Ministro de la Guerra, el general Valeriano Weyler. Es trasladado a la Cárcel Modelo de Madrid, donde escribe ¡Vacaguaré…! (Vía-Crucis) un dramático relato sobre sus experiencias carcelarias.

1910.- Regresa a Canarias. Fallecen su hijo mayor y al poco tiempo su hija Lilia.

1912.- Secundino Delgado fallece a causa de una tuberculosis pulmonar.

FUENTE: Canarias Libre. Secundino Delgado, biografía y estudio crítico de Manuel Hernández (Ediciones Idea, 2006)

Saludos, un martes decisivo, desde este lado del ordenador.

¡Cthulhu vive!

Octubre 9th, 2017

No sé quién dijo que H.P. Lovecraft es un escritor al que hay que leer siendo un adolescente. Quizá fue Michel Houellebecq, autor de un conocido ensayo sobre el creador de los mitos de Cthulhu o quizá fuera otro, poco importa si se admite que la mayoría de los lectores que llegaron a la obra de Lovecraft fue precisamente a esa edad tan inestable de la vida, fronteriza entre la niñez que se pierde ante un nuevo mundo sin conocer como es el de los adultos.

Este podría ser el punto de partida del atractivo de la literatura lovecraftiana con los adolescentes: anunciar lo que viene a través de historias en las que más que el relato, lo que importa es la creación de atmósfera, describir con grandilocuencia feroz el horror a lo desconocido.

Desde entonces, la influencia de Lovecraft lejos de atenuarse ha ido creciendo con los tiempos, lo que ha cosechado que sean muchos los escritores que continúan explorando y explotando su universo de deidades blasfemas, y legión entre la que se encuentran algunos españoles, narrativa la española tan poco proclive al fantástico.

Son novelas muy lovecraftianas, en este sentido, El espanto de Arganza, de Hugo Magenis, pseudónimo de un escritor madrileño, y Lazarus Coffin, o el horror de R’lyeh, del tinerfeño Ángel Luis Marrero Delgado, quien ya había tanteado en los mundos de Lovecraft con la notable La extraordinaria narración de Peter Pendulum, novela con ecos también de Edgar Allan Poe.

En su último incursión en la literatura fantástica, Ángel Luis Marrero rinde homenaje además de al escritor que nos legó libros tan impíos como el Necronomicón, a Herman Melville y su Moby Dick, novela que sirve de columna para sostener un relato escrito con sabor marinero y que protagonizan un capitán y un segundo de abordo reconocibles para todo iniciado en la obra lovecraftiana, y una tripulación sospechosa de la que pronto comienza recelar su protagonista, ese llamadme Lazarus Coffin y no Israel tras la estela de la ballena blanca.

La última novela de Ángel Marrero hará las delicias del aficionado y conocedores del universo lovecraftiano pero también de quien llega a él por primera vez topándose con una historia fantástica que entronca con la dinámica de los anglosajones que se escribieron a finales del XIX y la literatura de aventura en apenas un centenar de páginas que se leen con agradecida sorpresa y que, como los libros de antaño, cuenta con notables ilustraciones del mismo autor.

Lazarus Coffin, o el horror de R’lyeh hubiera convencido al padre de toda esta literatura que pronto generó un círculo de entusiastas seguidores cuyo número ha ido aumentando con el paso de los años.

Ángel Marrero conoce muy bien este género y lo parodia con una elegancia que no cae en la sátira ya que su mirada es la ironía, sano sentido del humor que vuelca en su protagonista, un hombre sencillo que se dedica a la caza de ballenas y que incrédulo en un principio a cualquier fantasía terminará por creer en unos dioses monstruosos que todavía esperan ser despertados de su letargo de millones de años en el fondo de los océanos.

Afortunadamente, la advertencia literaria de Lovecraft se ha propagado por el planeta, y Ángel Luis Marrero Delgado es una voz de referencia en el panorama literario español.

Saludos, que no hay muerto que…, desde este lado del ordenador.

Ana García obtiene con ‘Deshojar el margarita’ el Premio de Relato Corto Isaac de Vega

Octubre 5th, 2017

Ana García García es la ganadora del Premio de Relato Corto Isaac de Vega 2017 por Deshojar el margarita. El premio, que convoca la Fundación de CajaCanarias, está dotado con 3.000 euros.

El jurado estuvo formado por Ernesto Rodríguez Abad (profesor titular de la Facultad de Filología de la ULL); el escritor Víctor Ramírez; y la ganadora del Premio “Isaac de Vega” en su edición del año 2006, Rosa Gladys Ruiz de Azúa.

Los diferentes relatos que componen Deshojar la margarita son: Bodas de llanto, El bocadillo de mortadela, El otro, Solo ida, La niña que no conocía a Caperucita, Porcelana rota y Vagón de cola.

Saludos, noche, desde este lado del ordenador.

Agenda

Octubre 4th, 2017

* El Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife acoge este jueves, 5 de octubre y a las 19.30 horas, la presentación de El letargo, de Rafael-José Díaz. Intervendrá junto al autor, la periodista Verónica Galán.

* El viernes, 6 de octubre, se desarrolla en el Real Casino de Tenerife la presentación del libro Corazón de escamas, de Rafael Clavijo. El acto, que comienza a las 20.30 horas, será introducido por el periodista Juan Carlos González, Xuáncar.

* También el 7 de octubre pero en la librería Agapea y a partir de las 19 horas, Ramiro Rosón presenta su poemario La simiente del fuego. Junto al poeta, intervendrá el periodista y editor Ánghel Morales.

Saludos, ecos, desde este lado del ordenador

Conquistas cinéfilas, un ‘Escándalo’

Octubre 3rd, 2017

Hay películas por las que uno siete particular querencia aunque sea consciente de que no son grandes aportaciones al cine. El caso es que estas películas continúan emocionando con cada nuevo vistazo lo que hace que esa cinta, el largometraje, cuente con un algo indefinible que lo conquistó y conquista ya para los restos.

Me sucede con Scandal, una película de 1989 que firma un cineasta discreto, sin demasiadas tentaciones autorales como es Michael Caton-Jones, director de las también estimables Rob Roy, Vida de esta chico y Memphis Belle y de las olvidables Instinto Básico 2 y Doc Hollywood, entre otras.

Scandal es un afortunado milagro en su trayectoria. Es un juicio muy personal pera ya escribí antes que algo tiene esta película que me conquista. Probablemente, pienso ahora, redactando estas líneas, en su actriz protagonista, Joanne Whalley, que no ha tenido la carrera cinematográfica que se merecía; y también los actores que la rodean, John Hurt, Bridget Fonda, Ian McKellen y Jeroen Krabbé, piezas de un turbio rompecabezas político de la que se sirve Scandal para contar uno de los escándalos más sonados en Gran Bretaña en los años sesenta: la tumultuosa relación que mantuvo la modelo Christine Keller con el ministro de Defensa, John Profumo y, paralelamente también, con un agregado de la embajada soviética.

Lo interesante de esta historia que ahonda como otras historias en la doble moral de sus protagonistas, es que la película opta por el camino del centro sin renunciar al morbo político de esta relación ni al ambiente de fiestas y juergas que tomaron la ciudad de Londres aquella década prodigiosa que fueron los sesenta.

El filme de Michael Caton-Jones da un paso al frente al detenerse en la relación paterno filial que nació entre la joven Keller y el doctor Stephen Ward, una pareja que, pese a vivir junta, no mantenía relaciones sexuales pero sí una contradictoria amistad. Hay química sostenida, y bastante, entre John Hurt y Joanne Whalley, que interpretan a Keller y Ward, y son ellos dos, básicamente, los grandes protagonista de este relato cinematográfico que apenas ha arañado el paso del tiempo.

Han pasado prácticamente veinte años desde el estreno de Scandal y el filme todavía se aguanta gracias a una discreta dirección que se apoya en el trabajo de sus actores, algunos de los cuales ya no se encuentran por desgracia entre nosotros.

El filme cuenta además con una notable selección de canciones de aquellos años y una recreación de los felices sesenta que logra transportar al espectador a un universo hedonista y marcadamente masculino, en el que mujeres atractivas como Keller se hicieron espacio gracias a una suerte de casualidades, la más importante de ellas, ser descubierta por un hombre con miedo, demasiado acostumbrado a pasear por el lado salvaje de la vida.

Entre las muchas sorpresas que guarda Scandal vista hoy es que no moralice sobre ese tortuoso universo de sexo y alcohol para multimillonarios sino que se preocupa en contar una historia de amor muy atípica entre una mujer de belleza excepcional entregada sexualmente a dos hombres que no le interesan, y un tercero que sí, porque no la desea.

Saludos, decimos, desde este lado del ordenador.

Una historia coral de Angola

Octubre 2nd, 2017

El sueño eterno de Kianda, título con ecos chandlerianos aunque la novela ganadoras del Premio Benito Pérez Armas 2015 y escrita por Borja Monreal Gainza no tenga nada que ver con el universo del autor de El largo adiós, es una novela que aproxima la historia de Angola a través de una serie de personajes que, sin un aparente orden cronológico, componen un laborioso hilo argumental en el que se explica cómo el sueño de la revolución terminó por devorar a muchos de sus idealistas hijos.

Kianda, la mujer que da nombre a esta novela, es hija del exilio y resultado de ese entusiasmo por sacudirse el yugo colonial portugués a mediados de los años setenta, en una ciudad, Londres, que no pertenece mientras descubre no ya de donde procede, sino de quienes fueron sus progenitores y el papel que protagonizaron en la historia de su país.

Un pasado repleto de sombras que, poco a poco, va iluminando Kianda en una lenta investigación que resultará dolorosa pero también necesaria y que contamina al resto de los actores de un drama coral en el que la voces que la interpretan tienen la función de recuperarlas para germinar una identidad nacional que su protagonista creía perdida y que se materializa en su padre, uno de los tantos fallecidos de la guerra, y testimonio que conoce gracias a los diarios que dejó escrito y que en la novela se destacan del resto de las páginas del libro por estar impresos en hojas negras con letras blancas y contar con ilustraciones de Nuria López Colom.

Kianda descubre leyendo estas anotaciones lo que sintió su padre antes, durante y después de la lucha armada, proceso que desemboca en los sucesos del 27 de mayo de 1977 con el levantamiento del llamado ala fraccionista y que degeneró en en una masacre cuyas secuelas continúan aún latiendo en su sociedad.

Se puede objetar al autor de El sueño eterno de Kianda las más de cuatrocientas páginas que necesita para contarlo y también que no termine de manejar bien los tiempos en los que estructura la novela, pero no deja de contar la obra con páginas que saben conmover y otras que sorprenden por su extrema dureza.

Borja Monreal conoce Angola, y lo que narra sabe a verdad porque los paisajes y probablemente muchos de los personajes que describe están inspirados en la realidad.

En este aspecto, la preocupación del autor porque todo el relato sea lo más ajustado posible a los hechos histórico es encomiable ya que no renuncia a insuflar a la narración de cierto aliento poético que hace que, pese a sus muchos altibajos, la novela fusione en ocasiones con acierto verdad y ficción.

El sueño eterno de Kianda revela cómo una nueva generación de angolanos –en parte representados por la joven protagonista– comienza a reconciliarse con su pasado tras conocer de donde proceden sus dolorosas por sacrificadas raíces.

Saludos, a quien sea y donde sea, desde este lado del ordenador