Luis Carlos Castañeda obtiene por la novela Cuando venga el Rey el 7º Premio Literario Amazon

Noviembre 17th, 2020

El periodista y escritor canario Luis Carlos Castañeda ha ganado el 7º Premio Literario Amazon por su obra Cuando venga el rey, una ficción histórica que recrea la visita de Alfonso XIII a La Palma en la primavera de 1906. En esta edición, al concurso de la multinacional se han presentado más de 5.500 obras literarias procedentes de 50 países.

Cuando venga el rey lleva por subtítulo Amor y muerte en una isla a la deriva, y se trata de la primera novela de Castañeda, quien escribe una ficción histórica basada y ambientada en los hechos acaecidos con motivo de la visita del rey Alfonso XIII a La Palma, a principios del siglo XX. Se trata de una historia coral donde la isla y, en especial, Santa Cruz de La Palma y la sociedad de la época se convierten en actores principales.

Si pinchan en este enlace podrán leer lo que escribimos de la novela cuando tuvimos oportunidad de leerla.

Saludos, enhorabuena, desde este lado del ordenador

La Roca

Noviembre 17th, 2020

Ha pasado ya mucho tiempo pero sigo mirando a Roy Harold Scherer, Jr. (Winnetka, Illinois, 17 de noviembre de 1925 – Beverly Hills, California, 2 de octubre de 1985) conocido como Rock Hudson, como un héroe. Héroe por enfrentarse a la muerte con la misma dignidad como la que supo imprimir a los personajes que interpretó a lo largo de una carrera que está cuajada de obras de notable interés, y héroe porque si no hubiera sido actor habría entonces que buscar a otro que estuviera a su misma altura. Una tarea imposible porque Roy –detestaba que lo llamaran por su nombre artístico– fue uno.

El actor que respondía a la perfección al estereotipo de galán, alto, fuerte, tremendamente atractivo, hizo carrera en una industria que estimulaba la doble moral. Una cosa era el personaje que los estudios construían para el público, en el caso de Roy la invención de Rock Hudson, y otro el difícil itinerario de intentar ser él mismo siempre y cuando fuera discreto.

La carrera cinematográfica de Roy está marcadas por cuatro grandes etapas. Una primera en la que participa en películas de aventuras como El capitán Panamá, La espada de Damasco y Rifles de Bengala. Estimables western como Winchester 73 (Anthony Mann, 1950) donde hace de ¡¡¡indio!!!; Fiebre de venganza e Historia de un condenado, estas dos últimas a las órdenes de Raoul Walsh y la que, personalmente, considero una de las mejores películas de desperados de la Historia del Cine: El último atardecer donde todos, Roy, Kirk Douglas, Dorothy Malone, Joseph Cotten y Carol Linney están en estado de gracia bajo la atenta mirada del cada día más reivindicable Robert Aldrich.

La segunda etapa en la cinematografía del actor se encuentran los melodramas que dirigió a las órdenes de Douglas Sirk. Se tratan de películas si quieren demenciales pero que todavía hacen estremecer. Sirk, una de cuyas primeras películas, La Habanera (1937) se rodó en mi Canarias-se-va-al-carajo, contó con Hudson como protagonista en nueve largometrajes, nueve si no cuento mal, para ver con el corazón en un puño como son Obsesión, Solo el cielo lo sabe, Ángeles sin brillo y Escrito sobre el viento, ente otros. De hecho, Orgullo de raza, del mismo director con el mismo actor, puede entenderse como el filme de transición de su cine de aventuras al melodrama. Una vez superada esa etapa, la trayectoria Roy se inclinó por una serie de comedias musicales donde contó como pareja con la cantante y actriz Doris Day y Tony Randall. Se tratan de comedias amables, de teléfono y pantalla partida, repleta de equívocos sexuales que fueron la marca de una fábrica que encumbró a Rock y no a Roy a la cúspide de su fama y popularidad.

Sus últimos trabajos ya no tuvieron que ver demasiado con el cine sino con la televisión. Fue el protagonista de McMillan y esposa, serie que se metió al público en el bolsillo y que siguió, quien ya tenga una edad digamos que provecta, con la familia reunida para ver la televisión y Crónicas marcianas, que si bien no termina de rendir justicia al clásico literario de Ray Bradbury, sí que se rodó en un archipiélago como es el que habito que hace años, muchos años perdió la noción de sí mismo.

Al margen de estas constantes, hay dos películas inclasificables que hicieron más grande el nombre de la Roca. Una de ellas es Gigante (George Stevens, 1956), en la que trabaja con una Elizabeth Taylor en la plenitud de su juventud y James Dean en el que sería el último trabajo de su fulgurante carrera y una película rara, dicen algunos que adelantada a su tiempo y de la que Roy como Rock Hudson pensó que se trataba del mejor trabajo de su filmografía, Plan diabólico (John Frankenheimer, 1966), una de cuyas imágenes apoya gráficamente estas líneas escritas como siempre de manera apresurada.

La Roca rodó muchas más películas a lo largo de su carrera. También fue protagonista de otras series de televisión que no alcanzaron el éxito de McMillan y esposa.

Comentan quienes fueron sus amigos que al conocer su enfermedad supo llevar la procesión por dentro y que entre los pocos que se quedaron a su lado cuando se conoció qué mal lo había dejado en los huesos ahí estuvo siempre Elizabeth Taylor.

Roy Harold Scherer, Jr falleció los primeros días de octubre de 1985. Rock Hudson comenzó a vivir a partir de ese día a través de sus películas. No es un mal epitafio para la carrera de un actor cuya vida parece confundirse con la leyenda.

Saludos, amén, desde este lado del ordenador

Santiago Gil obtiene el Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós por Mediodía eterno

Noviembre 16th, 2020

La novela Mediodía eterno, de Santiago Gil, ha obtenido el Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós en su última edición, dotado con 15.000 euros más la publicación de la obra. El certamen, de carácter bianual, es una iniciativa del Cabildo de Gran Canaria y al mismo se presentaron un total de 124 obras.

La decisión del jurado valoró del texto “su calidad literaria, el modo en que el autor transformó la historia real del pintor Jorge Oramas en asunto novelesco”. El comité deliberador estuvo formado por el profesor de la Universidad de Amsterdam, Germán Gullón, la directora de la Cátedra Pérez Galdós, Yolanda Arencibia, la escritora Care Santos y la directora de la Casa-Museo Pérez Galdós, Victoria Galván.

Mediodía eterno aborda la vida que se acaba y que, al mismo tiempo, intenta eternizarse en el arte, informó Santiago Gil, quien recordó que “no se conoce prácticamente nada del pintor Jorge Oramas, un aprendiz de barbero que no llegó a cumplir los 25 años y que dejó una obra que, al paso de los años, es admirada y reconocida por muchos entendidos y críticos de arte, hasta el punto de protagonizar una exposición en el Reina Sofía de Madrid”.

El escritor grancanario dijo que la novela está dedicada a la memoria de Chiqui Castellano Suárez, ya que fue quien la inspiró y quien primero la leyó y a su hija Isabel.

De los 124 manuscritos (36 más que en la primera edición convocada en 2018) presentados al Premio Internacional de Novela Benito Pérez Galdós, 29 procedían de Canarias y otros 75 de distintas comunidades autónomas españolas, mientras que 11 fueron enviados desde distintos países extranjeros como Puerto Rico, Argentina, México, Colombia, Guatemala, Francia, Alemania, Irlanda y Cuba.

Así mismo, el jurado decidió otorgar un accésit, sin dotación económica, y sin que ello implique su publicación por parte del Cabildo de Gran Canaria, como establecen las bases del Premio, a la novela A orillas del Guiniguada, de Juan José Mendoza Torres.

Esta segunda convocatoria recupera un certamen literario que no se convocaba por el Cabildo grancanario desde 1989 y en cuyo palmarés figuran escritores como J. J. Armas Marcelo, Luis León Barreto, Fernando G. Delgado o Emilio González Déniz.

FOTO: Daniel Mordzinski

Saludos, enhorabuena, desde este lado del ordenador

Uno de los nuestros: Robert Louis Stevenson

Noviembre 13th, 2020

Aunque no sea del tipo de los que se acuerdan de todo su pasado como otros que conozco, sí que mantengo fresca en mi memoria sensaciones. Y entre otras sensaciones conservo como si fuera ayer el primer libro con páginas, muchas páginas, que leí en lo que llevo de existencia. Fue tanto el impacto, que me acostumbré a llevar a todas partes aquella novela que comenzaba a destriparse de tanto abrirla y leerla en cualquier sitio. En cualquier parte. En la cola del médico, en la del banco, incluso en el supermercado. Cuando viajaba en guagua o cuando te esperaba apoyado en la barra del cine Víctor, ¿recuerdas? Los minutos y las horas volaban, y yo ahí con la cabeza metida entre las páginas devorando con velocidad pasmosa lo que me contaba el primer escritor y la primera novela que, ya digo, me cambió para siempre la vida.

Hasta ese momento leía otras cosas. Y cosas muy entretenidas y no sé yo sí para públicos infantiles que van entrando en la adolescencia… Ante mi había desfilado hasta ese entonces cuentos dispersos de Las mil y una noches, que más tarde leí completo y me dejó subyugado, rendido o postrado a los pies de su millar de historias que dan paso a otras historias y esas historias a otras y otras más; los mal llamados cuentos infantiles de Andersen y los hermanos Grim. También los trágicos que escribió Oscar Wilde para que se anegaran de lágrimas mis ojos y algún relato más del que ahora mismo no me acuerdo. Pero eran cuentos, ya digo, ,historias cortas que zampaba con hambre hasta que un día cayó en mis manos la novela que lo inició todo. El libro que me abrió los ojos y despertó el gusano lector que llevó dentro desde ese entonces: La isla del tesoro, de Robert Louis Balfour Stevenson (Edimburgo, Escocia, 13 de noviembre de 1850-Vailima, cerca de Apia, Samoa, 3 de diciembre de 1894), escritor del que celebramos tal día como hoy su 170 aniversario.

Casi dos siglos de su venida al mundo y mostrarle al chaval que era entonces y ahora soy eso que llaman placer de la lectura. Y sí, claro que conocía alguna que otra adaptación cinematográfica de la novela pero ninguna de ellas es como el libro. De hecho, La isla del tesoro que reconozco es la de mis lecturas porque se trata de una obra que suelo releer con bastante frecuencia ya que me abstrae de la grisácea realidad que me rodea. Me hace viajar a una isla que no es la mía y que esconde un tesoro y una vieja fortaleza y piratas que son hombres de mal y de mar y hombres decentes y un niño protagonista, Jim Hawkins y un personaje gigantesco que forma parte ya de mi modesta familia literaria: Long John Silver o John Silver el Largo, hombre de mar y de mal, pero quién bien cae, qué maestro del ardid y la mentira.

El flechazo resultó así inevitable y como me suele pasar cuando la obra de un escritor me entusiasma, me puse a buscar más obras de Stevenson como un sediento en el desierto. Con el paso de los años leí El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde y Aventuras de un cadáver entre otras historias oscuras del escritor. Más tarde La flecha negra, que es un clasicazo de la novela de aventuras y uno de mis títulos predilectos en la producción literaria del escritor aunque si me permiten recomendarles uno o dos títulos más de Stevenson citaría Secuestrado y Catriona, que funciona como segunda parte de un libro que, como La isla del tesoro, te transporta y te hace viajar a un mundo posible.

Y claro que no descarto El señor de Ballantrae, una de las novelas escocesas más escocesas del escritor ni el puñado de cuentos que reunió en libros que sientan cátedra como Nuevas noches árabes, El club de los suicidas y relatos tan intensos y maravillosos como El diablo en la botella que a mi, ya ven, todavía me provoca pesadillas.

Stevenson escribió otros libros, libros de viajes y ensayos tan divertidos como su Apología del ocio que pudo haber inspirado a Paul Lafargue su El derecho a la pereza aunque no le entusiasmara demasiado a su suegro, ese hombre sin sentido del humor que fue Karl Marx. Pero en fin, que Robert Louis Stevenson solo hay uno, y ese uno resulta inimitabl y, por eso su arrolladora influencia en el niño que fui en aquel entonces y en el niño que sigo siendo actualmente y que canta por lo bajo cuando ve cernirse las nubes negras: “Quince hombres sobre el cofre del muerto, ¡Yo, ho, ho! ¡Y una botella de ron! La bebida y el diablo se encargaron del resto, ¡Yo, ho, ho! ¡Y una botella de ron!”.

Y funciona. Basta con recitarla a modo de mantra… la botella de ron.

Así que gracias mil, señor Stevenson, no sabe usted lo feliz que me hace reencontrarlo una, dos, tres y las veces que haga falta.

¡¡¡Ron, ron, ron, la botella de ron!!!

Saludos, reivindicando el tesoro, desde este lado del ordenador

Raúl Tola: “La Cátedra Vargas Llosa pasa por un momento de transición pero lo teníamos planificado” (y 2)

Noviembre 12th, 2020

El anuncio se hizo publico el 1 de junio de este año a través de un comunicado del escritor Mario Vargas Llosa, presidente de la cátedra que lleva su nombre; Juan José Armas Marcelo dejaba de estar al frente, nombrándose al también escritor y periodista Raúl Tola director interino en un año extraño y extremadamente difícil como lleva siendo el 2020.

En la siguiente entrevista continuamos la conversación con Raúl Tola pero ya no como escritor sino como responsable de una institución, la Cátedra Mario Vargas Llosa, que estudia como reiventarse en tiempos del cólera.

- Es director interino de la Cátedra Mario Vargas Llosa.

“La Cátedra pasó por un proceso de transición, algo que se venía planificando desde hace un tiempo. He asumido la dirección interina con el fin de definir su dirección el próximo año por lo que durante la Bienal de Novela Vargas Llosa se tomará la decisión de si confirmarme o no como director”.

- Pero no me queda muy claro la razón de esta transición. En especial por los tiempos que corren.

“La Cátedra inició un proceso de transición institucional porque el año pasado salió de la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes para incorporarse a la Fundación Internacional para la Libertad. El 2020 es un año de transición para nosotros que ha coincidido además con la actual situación que es muy compleja”.

- No obstante y como director interino de la Cátedra ¿manejará algún plan de trabajo, proyectos?

“La Cátedra maneja una serie de proyectos institucionales que son las bases en las que tenemos que trabajar como son la Bienal de Novela, que se celebra en Guadalajara cada dos años y en la que se entrega el premio a la mejor novela editada en el último bienio, algo que es fundamental para la Cátedra, una de sus acciones clave por su importancia. Por otro lado, la Cátedra ha participado en el Festival Hispanoamericano de Escritores que se celebra en La Palma, una gran iniciativa de J.J. Armas Marcelo, y actividad en la que quisiéramos continuar. Trabajamos también con otros proyectos que están vinculados a las universidades e institutos porque la Cátedra tiene un funcionamiento asociado con estas instituciones y que consiste, básicamente, en ofrecerles proyectos para que los desarrollen”.

- ¿Como cuáles?

“La construcción de una inteligencia artificial que guarde toda la memoria de Mario Vargas Llosa y que ahora mismo estamos negociando con la Universidad Católica de Lima y la organización de charlas y seminarios que desarrollen asuntos relacionados con las humanidades con las distintas universidades asociadas a la Cátedra. Creo que una institución como la nuestra no tiene ataduras ni limitaciones y que todo depende de la imaginación para que las iniciativas que se planteen resulten viables aunque es verdad que, en este momento, no hay posibilidad de desarrollar proyectos por la situación que estamos viviendo pero esperamos que llegue el momento para implementarlos”.

- ¿Cuáles son sus fuentes de financiación?

“La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes lo fue en el pasado pero ya no existe ese vínculo por lo que parte del trabajo que estamos realizando trata de cubrir ese vacío. Una vía puede ser el mecenazgo, hablar con empresarios que estén interesados en la cultura para que contribuyan a la supervivencia con su su financiación de la Cátedra y otro camino puede ser el de establecer convenios con las distintas universidades que formen parte de ella porque no se han renovado este año a causa de la situación que vivimos. Las universidades tienen ahora otras prioridades como es lógico, por lo que esperamos a que termine todo esto para normalizar la situación con ellas”.

- ¿Continuaron respaldando festivales como el que se celebra en septiembre en La Palma?

“Una de las intenciones es respaldar este tipo de festivales y el de La Palma, en concreto, contará con nuestro apoyo si se celebra en 2021. A la Cátedra, por supuesto, le encantaría seguir formando parte del festival. Esta es la segunda ocasión que asisto. El año pasado me impresionó mucho la isla, los Llanos de Aridane y el festival en sí por la participación y el entusiasmo de la gente cuya asistencia valorizó este encuentro. La idea de 2020 era que el festival se internacionalizara y que México fuera el país invitado pero no pudo ser aunque lo que realmente hizo valioso el tercer encuentro de escritores hispanoamericanos es que este año se celebrase, lo que demostró que si se toman las medidas de seguridad que exigen los tiempos pueden salir adelante encuentros de este tipo pese a las limitaciones de aforo. En este aspecto, nos gustaría seguir contribuyendo al crecimiento y éxito de este festival”.

FIRMA FOTO: Juancho García

Saludos, contuamos, desde este lado del ordenador

El Festival Isla Calavera 2020 aplaza todos los actos y proyecciones previstos hasta nueva fecha

Noviembre 11th, 2020

Reproducimos a continuaciòn un comunicado emitido por la organización del Festival Isla Calavera

“Ante el avance de la situación epidemiológica en Tenerife, la organización del Festival de Cine Fantástico de Canarias Isla Calavera, que tenía previsto su calendario de proyecciones y actividades paralelas del 13 al 21 de noviembre, ha determinado aplazar su celebración hasta el primer semestre de 2021. Esta decisión ha sido tomada en coordinación con el Ayuntamiento de La Laguna con motivo de la evolución de la pandemia en el municipio y la contención de actividades culturales y de ocio dirigida a prevenir y controlar la enfermedad.

El Encuentro de Industria previsto para este sábado, 14 de noviembre, en Santa Cruz de Tenerife con el patrocinio de la Sociedad de Desarrollo del ayuntamiento capitalino y la colaboración de la Tenerife Film Commission, queda por tanto también aplazado.

Multicines Tenerife ya ha iniciado el proceso de devolución del importe de las entradas a las proyecciones, compradas en taquilla o a través de su página web, del mismo modo en que fueron adquiridas.

El Festival de Cine Fantástico de Canarias Isla Calavera agradece el compromiso y apoyo de las entidades públicas y empresas colaboradoras que están detrás de la gestión de esta edición que verá la luz finalmente cuando mejore la situación actual: Cabildo de Tenerife, Gobierno de Canarias, Canarias Cultura en Red, Sociedad de Desarrollo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de La Laguna, Tenerife Film Commission e Iberostar Heritage Grand Mencey. Coca-Cola actúa como bebida oficial del evento, que también cuenta con la colaboración de la Stan Winston School of Character Arts, la Universidad de La Laguna, Fly Luxury, Reel One Entertainment, Juan Antonio Ribas Subtítulos y Ediciones Digitales, Canary Pictures Vehicles, Play Medusa, Applehead Team, Blackout Films, TuBillete.com, Mercado Nuestra Señora de África, Bokanka, Audi Canarias y As Publicidad. Fundación Diario de Avisos, Planet Horror, Televisión Canaria y FlixOlé actúan como media partners”.

Saludos, y a por todas en el 2021, desde este lado del ordenador