Perdonen ustedes que me levante

Jueves, Julio 4th, 2013

* TEA Tenerife Espacio de las Artes acoge este jueves, 4 de julio, y a partir de las 20 horas, el estreno del cortometraje Vulnerables, de Iván López. La entrada es gratuita previa retirada de invitaciones en la taquilla del centro de arte contemporáneo del Cabildo de Tenerife. Centrífuga Producciones produce el último cortometraje de López, una historia en la que dos personajes vagan la misma noche en la que en la capital del país los ciudadanos intentan rodear el Congreso. El corto está protagonizado por los actores Vicente Ayala y Sheila Amador, así como María Hierro, Santi López, Andoni González, Antonio de La Cruz, Elida Pérez y Ruymán Alonso, entre otros. La dirección de fotografía corre a cargo de Gabriel García, mientras que Yolanda Mesa asume las tareas de producción.

* El Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (Fimucité), que se celebrará entre los días 5 y 14 de julio con el patrocinio del Cabildo Insular, el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de Santa Cruz, dedicará su concierto del próximo día 11 de julio, en el Teatro Guimerá de la capital, a la memoria y trayectoria profesional del locutor Diego García Soto, experto de ámbito nacional en bandas sonoras, a cuyo mundo dedicó buena parte de su amplísima carrera en las ondas. Durante la audición, protagonizada por la Banda Sinfónica del Conservatorio Profesional de Música de Santa Cruz de Tenerife, con Benigno Cedrés a la batuta, el Festival hará entrega a los familiares del periodista de una Mención de Honor, ligada a los Fimucité Awards, que cada año se conceden a las personalidades más relevantes en este campo.

Saludos, la señorita Moneypenny me llama, desde este lado del ordenador.

Hiroku: Defensores de Gaia

Lunes, Julio 1st, 2013

Si ves Hiroku: Defensores de Gaia (Manuel González Mauricio y Saúl Barreto, 2013) es probable que pienses que no eres un adolescente. Por mucho complejo de Peter Pan que te devore por dentro. Comprobarás así que la edad, esa palabra que sabe a ácido, pesa demasiado, que casi parece una roca que te has atado a los pies.

Veo así Hiroku: Defensores de Gaia sin pretensiones de recuperar aquel espíritu, aunque cuesta porque esta película está dirigida, precisamente, a un público comprendido en ese periodo de la vida en el que, por primera vez,  el mundo comienza a tomar sentido.

No sé, ni tampoco me importa, si con esto explico las sensaciones que me provoca Hiroku: Defensores de Gaia, aunque no deje de planear sobre mi cabeza que el filme llega tarde y que lo mejor de una película que nace con vocación de convertirse en serie sea, a mi juicio, no su animación en 3D sino la historia que ofrece.

Partiendo de esta premisa, Hiroku: Defensores de Gaia es un producto aislado, una curiosa rareza dentro del cine que se rueda en la actualidad en el archipiélago, aunque su apuesta es más ambiciosa porque tiene que hacerse mercado, dentro y fuera de estas islas.

En Hiroku ha participado un equipo reducido de personas para el estándar que exige este tipo de producciones. El equipo trabajó durante cuatro años de sangre, sudor y lágrimas para hacer posible esta producción que quiere explorar como exportar una idea de este archipiélago con imaginación. Más allá y hacia el infinito, lo que hace defender su inevitable factura de serie B dentro del actual cine de animación 3D.

Por ello y obviando su carácter de obra pionera al tratarse del primer largometraje de animación en esta técnica rodado íntegramente en Canarias, entiendo que Hiroku como historia tiene posibles. Yo al menos me quedé con las ganas de saber por donde demonios irá una película que no termina porque tiene continuará…

En cuanto a su guión, el espectador iniciado reconocerá numerosas referencias cinematográficas –desde la pareja del Gordo y el Flaco a Desafío total, Terminator y Ciudadano Kane, entre otras– y vibrará, como fue mi caso, con un inicio que rubrica una potente banda sonora del músico y compositor Raúl Capote.

Esto me hace pensar que Hiroku: Defensores de Gaia abre puertas que exigen ser exploradas y explotadas porque no camufla intenciones.

Hay buenos y malos.

Por un lado los defensores de Gaia, un grupo de hombres y mujeres, y por otro el malévolo Kane.

Un ciudadano Kane cuyo poder emana de saquear los recursos del planeta.

Los buenos, los defensores, operan desde una base de operaciones que se encuentra en las entrañas del Teide, y a este grupo se alía la tribu de  los neoguanches.

¿Hay que recordar que guanche se interpreta como los hijos de la tierra?

Con independencia de molestas lecturas nacionalistas, éste es uno de los elementos que más me atraen del primer largometraje de animación en 3D rodado en Canarias.

Me resulta curioso su discurso. También el hecho de contemplar en gran pantalla la imagen virtual de una isla cuya realidad actual pinta tan mal.

Admito que refresca mi espíritu, y que pienso, mientras observo esas escenas en las que aparecen hombres y mujeres tatuados y con palos entre las manos, en las posibilidades que ofrece desacralizar nuestro manipulado pasado para, irónicamente, reivindicarlo a modo de excéntrica y festiva bandera.

No termina sin embargo Hiroku de sacarle partido a este filón, claro que sus autores habrán calculado desarrollarlo en próximos episodios…

El puñetero continuará…

Con todo, Hiroku: Defensores de Gaia es un título que intelectualemente supone un gran paso hacia adelante en el cine que se rueda en estas tierras pero también una modesta pisada en el cine de animación en 3D  que se rueda y estrena en la actualidad en nuestro sufrido planeta.

Saludos, hacia el infinito y más allá, desde este lado del ordenador.

Hiroku: Defensores de Gaia se estrena la próxima semana en las dos capitales canarias

Sábado, Junio 22nd, 2013

El parto ha resultado difícil aunque afortunadamente el recién nacido goza de buena salud.

La criatura se llama Hiroku: Defensores de Gaia, y la podremos ver el viernes, 28 de junio, en los multicines Tenerife, y el sábado, 29, en los multicines Monopol en la capital grancanaria.

Ese día –anótenlo en sus agendas, háganme el favor– tendremos la oportunidad de ver la primera película de animación 3D realizada en Canarias.

Una fecha histórica pues para ese sueño que se llamó industria audiovisual made in Canary Islands.

Atrás quedan cinco años de intenso trabajo a las órdenes de Manuel González Mauricio y Saúl Barreto, padres de un filme pionero en este archipiélago abandonado de la mano de los dioses y cuya duración estimada es de 82 minutos.

Hiroku: Defensores de Gaia es una película en clave de ciencia ficción y cuenta la historia de un pelotón multirracial de jóvenes científicos que se enfrenta a la Corporación. ¿Su objetivo? Salvar la Tierra, el planeta azul, de la a sobreexplotación de recursos que padece.

En algún lado leo que el filme pretende ofrecer una visión con lectura para todos los públicos “de lo que podría ser Greenpeace dentro de unos cien años”.

Sin atreverme todavía a confesar que he vivido, sí que escribo que espero con mucho interés el estreno de esta película.

Posee, a título personal, algo así como la grandeza y el encanto de lo que tuvo que suponer la primera proyección en esta misma isla de El ladrón de los guantes blancos, el ya legendario –con justicia– primer largometraje rodado en Canarias por esos ilustres iluminados que fueron Romualdo García de Paredes y José González ¡¡¡en 1926!!!

Una de cine mudo y en glorioso blanco y negro.

Hiroku: Defensores de Gaia es cine sonoro y en glorioso color.

Pero son las dos caras de una misma moneda por lo que supone de ser la primera vez.

En el largometraje firmado por Mauricio/Barreto ha trabajado un equipo de quince personas en un estudio instalado en una casa a medio camino entre La Laguna y Santa Cruz de Tenerife, y la idea es que pueda convertirse en una serie de trece capítulos de 26 minutos de duración.

Hiroku: Defensores de Gaia está producida por OEK y cuenta con fondos del Ministerio de Cultura, Canarias Cultura en Red del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Tenerife a través de Tenerife Innova. Y figuran como coproductores la privada Silverspace de Vitoria y las públicas Televisión Canaria y Televisión Vasca (EITB).

Saludos, comienza la cuenta atrás, desde este lado del ordenador.

La Muestra Internacional de Cortometrajes de la Universidad de La Laguna cumple diez años

Miércoles, Mayo 8th, 2013

La Muestra Internacional de Cortometrajes de la Universidad de La Laguna, MIDEC, celebra del 9 al 11 de mayo su décima edición en el Aguere Espacio Cultural, que acogerá la proyección de los dieciocho trabajos finalistas del Premio de Cortometrajes de esta institución académica.

Aquel no era yo, dirigido por Esteban Crespo, fue galardonado en el certamen con el premio al Mejor Cortometraje y obtuvo, además, mención para su protagonista masculino, Gustavo Salmerón. La mención a la mejor interpretación femenina fue ex aequo para Cecilia Palacios y Melina Alejandra Rua, las dos protagonistas de Abril, de Víctor Palacios. Y, además, La huida, de Víctor Carrey, fue reconocido con el Premio al Lenguaje Cinematográfico más innovador; Haritz Zubillaga como mejor director por She’s lost control; y Ella, de Juan Montes de Oca, designado como el Mejor Cortometraje de Animación de este año.

Estos cortos y el resto de finalistas podrán verse gracias a una iniciativa organizada por el Vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad de la Universidad de La Laguna y producido por Digital 104.

El precio de la entrada es de tres euros por sesión, pero existe la posibilidad de adquirir un bono de siete euros para toda la muestra.

Durante las tres jornadas de la MIDEC 2013, el público asistente puede votar por su cortometraje favorito y participar en el Premio del Público, que se proclamará al final de la última jornada.

Para celebrar la décima edición de la MIDEC y como actividad paralela de la Muestra, se inauguró el pasado 2 de mayo la exposición 10 años de cortos en Canarias, que propone un recorrido por la historia reciente del cortometraje de las islas a través de sus carteles y fotografías de rodaje. La exposición permanecerá abierta hasta el próximo día 18, en el hall superior del propio Aguere Espacio Cultural.

A través de una convocatoria abierta, directores, productores, fotógrafos y diseñadores gráficos han podido participar en una muestra que finalmente ha seleccionado diecinueve pares de obras (cartel del cortometraje y fotografía de rodaje), entre las que se encuentran trabajos realizados en cinco de las siete islas.

El objetivo de la exposición es también reconocer el valor del trabajo de fotógrafos y diseñadores gráficos a la hora de servir de testimonio del cine que se hace en Canarias y poner en valor la labor de los profesionales que participan en una producción cinematográfica y no suelen aparecer en los medios de comunicación. Una vez concluya la muestra gráfica, las obras pasarán a formar parte del archivo de Filmoteca Canaria.

Saludos, estupendo el homenaje que le rinde hoy Google a Saul Bass, desde este lado del ordenador.

No tan leves

Viernes, Marzo 8th, 2013

RUIDO.- Dirección: Daniel León Lacave, 2012. Guión: Borja Texeira y Daniel León Lacave. Intérpretes: Ragüel Santana y Cathy Pulido. (Duración: 7 minutos)

MIRANDO HACIA ATRÁS.- Dirección y guión: Daniel León Lacave, 2013. Dirección de actores: Emma León. Sonido: Mónica Tirado y Pablo González. Intérpretes: Borja Texeira, Penélope Acín y Víctor León. (Duración: 11 minutos)

SILVIA.- Dirección, guión, producción: Adrián González Barreto, 2012. Música: Juan Carlos Ortega. Intérpretes: Acerina Cruz, Rubén Sastre y Dara Abrante. (Duración: 10 minutos)

RONDÓ.- Dirección, guión y montaje: Josep Vilageliú, 2013. Producción: La Mirada Gorostiza, Factoría Estudio y PROIM Canarias. Producción: Laly Díaz. Sonido y música original: René Martín. Fotografía: Eduardo Gorostiza, Ramón Santos. Ayudante producción: Chantal Rodríguez. Ayudante dirección: Macario García Calvo. Vestuario: Elena de Vera. Maquillaje: Cristina López. Foto Fija: Françoise Mascaraque. Intérpretes: Enzo Scala, Idaira Santana, Leonor Cifuentes, Winslow Iwaki, Chema Menéndez. (Duración: 39 minutos)

A base de insistir, no ya con palabras sino con hechos, ha terminado por formar parte de mi vocabulario como aficionado al espectáculo cinematográfico la denominación de cine leve porque los que integran este me atrevería a definir como movimiento, además de incansables son prácticamente los únicos que a este lado del Atlántico insisten en rodar y presentar películas cuando el sueño del subvencionado cine canario se ha difuminado en la nada de un sueño para unos o en la pesadilla para otros.

Afortunadamente, y ya hemos dado constancia en este mismo su blog, la tribu del cine leve continúa enriqueciendo el panorama de cine rodado en Canarias pese a la crisis, pese al fantasma del antaño multimillonario cine rodado en Canarias cuyos productos nacían y muchos morían –sin que viéramos resultados objetivos de tanto dinero invertido– nada más nacer tras recibir luz verde de aquellas chiripitifláuticas (des)comisiones que, por norma general, ninguneaba el trabajo de directores que, hartos de esa situación, decantaron sus esfuerzos por elaborar un cine independiente caracterizado desde sus orígenes por la indigencia presupuestaria pero no su profundo amor al cine.

Cine leve que desde ese entonces no ha dejado de rodar y crecer.

Y cine leve que desde ese entonces estrena con puntualidad germana sus últimas propuestas porque cuenta ya con propia filmografía y un público leal y entregado que suele llenar la sala de TEA.

En este sentido, y mientras existan los leves, aún le queda mucha cuerda a ese cine rodado en Canarias con presupuesto de risa pero en el que late más el corazón que la cabeza. Más el furor que genera los sentimientos que la pretenciosa y homogénea intención de tomarse en serio porque es profesional.

No, en eso que se conoce como cine leve palpita –por modesta y humilde que sea la propuesta– un aliento que en ocasiones araña y conmueve el corazón del espectador.

TEA Tenerife Espacio de las Artes acogió el jueves pasado, 7 de marzo, una nueva sesión leve en la que mostraron sus nuevas experiencias los veteranos Daniel León Lacave y Josep Vilageliú, así como Adrián González Barreto.

Me interesa el trabajo que realiza Daniel León Lacave porque su cine, que tiene mirada, está realizado por un francotirador al que le gusta contar historias adaptándose a las circunstancias –el puñetero coste cero– que maneja disfrazando la pobreza presupuestaria con un poético minimalismo que me resulta además de muy personal, desconcertante.

Por otro lado, no deja de sorprenderme los nuevos trabajos que presenta Josep Vilageliú porque está comprometido con su universo personal, narrando casi siempre la misma historia desde perspectivas diferentes que enriquecen cada uno de sus últimos títulos, caracterizados ellos por una compleja y atractiva armadura cinéfila, un potente sentido del erotismo y un cuidado en la puesta de escena que lo hace, paradójicamente,  el menos leve de los miembros de la tribu.

Desconocía trabajos anteriores de Adrián González Barreto, aunque intuyo a un cineasta con personalidad en su emocional cortometraje Silvia, cuya lectura no deja de inquietarme sin apenas salir de las cuatro paredes de un salón que se transforma –en violentos tránsitos a color y a blanco y negro– en antesala de un purgatorio.

Cuatro trabajos –dos de Lacave y uno de González Barreto y Vilagelú– en los que veo, no descubro, miradas en continúa evolución que no renuncian a ser ellas mismas. Señas de identidad en las que coincide capacidad de trabajo y un amor a esto del cine que, a mi juicio, no hace tan leve su cine como ellos reiteradamente insisten.

Ruido y Mirando hacia atrás son las dos piezas que firma Daniel León Lacave.

La primera experiencia cuenta una historia pequeña que se mastica y digiere sin pesadez intelectual y en la que su autor, porque Lacave es un autor, prescinde de diálogos que absorbe el ruido que genera una manifestación donde se encuentran sus dos protagonistas, papeles que interpretan Ragüel Santana y Cathy Pulido.

Me parece una pieza original y rompedora, en la que late cine en lo que solo, y escribo solo, es una historia más del más naturalista de los leves.

Mirando hacia atrás es un cortometraje áspero y feroz sobre un hombre y una mujer que ya no tienen nada en común salvo el fruto de aquella relación: un niño. Tiene miga este trabajo que si por algo se caracteriza es por su economía de medios y unos actores –Borja Teixeira, Penélope Acín y Víctor León, el niño–que hacen creíble ese vacío existencial mientras la ex pareja se saca las tripas sentados en un parque.

Adrián González Barreto explora también en Silvia el cosmos de la pareja pero desde una perspectiva sobrenatural. Ya comenté antes que su corto transcurre en apenas una habitación que podría ser antesala del purgatorio, pero captura la atención porque pone al servicio de su historia una realización que contribuye a reforzar un relato que en clave poética termina, entiendo, como una condena.

Rondó, de Josep Vilageliú no es un corto sino un mediometraje (39 minutos) y –es una cuestión de gustos– a mi me parece la mejor película que ha firmado el realizador hasta la fecha.

Es Rondó una película cuidadísima, con elegante factura técnica en la que Vilageliú rinde un peculiar homenaje al cine en cuatro cuadros (Exterior día, Interior día, Interior noche, Exterior noche) sin chirriante sentimentalismo y sí mucho amor a eso que llaman séptimo arte.

En Rondó confluye además muchas constantes que podríamos ya definir como vilageliunianas, pero sin sus molestas pretensiones intelectuales y sí un sano y refrescante sentido del humor en el que revela con estilo el desgaste de una pareja madura que pese a todo se soporta, y el de una joven y sana pareja de jóvenes que probablemente terminará acostumbrándose a sus rutinas.

Vilageliú, apoyado por la música de René Martín, reiterativa como todo Rondó que se precie, muestra el óxido de esas relaciones mostrando a la joven leyendo un libro y a su pareja absorto con un video juego que, pudorosamente no muestra el director en pantalla; así como al hombre maduro dejando camisas sueltas sobre la cama mientras su compañera observa en televisión El eclipse, el filme de Antonioni que parece que devora al mismo Rondó de un Vilageliú en estado de gracia.

Un cineasta que en este mediometraje termina su interesante tributo al cine y a la mirada del espectador con uno de los finales más bellos de su traviesa, poética y siempre a contracorriente carrera.

Saludos, suena The Kinks, desde este lado del ordenador.

Goyas 2013: No Lo Imposible sino Lo Posible…

Martes, Enero 8th, 2013

Escasa la presencia canaria entre los nominados a los Goya 2013.

En diseño de vestuario podría llevarse el cabezón que representa el busto del inmortal pintor aragonés, el lanzaroteño Francisco Delgado (Blancanieves).

En cortometraje de ficción, Voice Over, dirigida por el madrileño Martín Rosete y coproducida por la empresa canaria Volcanofilms es el otro título que participa en la que dicen es la gran fiesta del descacharrante, chiripitifláutico cine español.

Una pena, porque en la categoría de documental se presentaban dos trabajos producidos y realizados en esta tierra abandonada de las manos de los dioses que merecían haberse colado en la lista de nominados. Me refiero al arriesgado Cubillo: Historia de un crimen de Estado y Taro. El eco de Manrique, de Eduardo Cubillo y Miguel G. Morales, respectivamente.

Da la sensación, repasando los nombres que reproduce el listado Goya 2013 que el cine español, más cautivo y desarmado que nunca, regresa a sus cuarteles de invierno. A esa endogamia que tanto mal le ha hecho a una industria que pide auxilio por señas ante lo inevitable. Claro que, quién sabe, quizá espera Lo imposible, que ha sido la película taquillera (taquillazo) del año pasado en este país que anda igual de desnortado/noqueado que los protagonistas del filme de Juan Antonio Bayona.

Lo imposible compite con Blancanieves, el excelente policíaco Grupo 7 y El artista y la modelo. Los directores que han hecho posible estas cuatro películas también optan al cabezón diseñado por José Luis Fernández. Me refiero, respectivamente, a Pablo Berger, Alberto Rodríguez y Fernando Trueba.

Para dar sensación de que el cine español es global, y no de provincias, destaca en el apartado de mejor actriz y actor de reparto la presencia de Naomi Watts y Ewan McGregor, que como todo el mundo sabe son naturales de Guadalajara. Y en actor revelación, Tom Holland, que nació en algún lugar sin determinar entre Pinto y Valdemoro. No puedo olvidar al genial Jean Rochefort, al que le gustan las judías con chorizo.

Ahggg, que serían de los Goya sin sus contradicciones. Si es que por hacer, le hacen sombra hasta a los Oscar de Hollywood.

¡Qué tiemble pues la Meca del Cine!

Madrid podrá ser un pueblo pero resiste.

¡No pasarán, que para algo el cine español se nos ha vuelto global!

Ahora, hijos míos, tendremos que esperar a la gala.

Aguantar los chistes malos de esa aspirante a dominatrix que es Eva Hache y soportar estoicamente con unas sonrisa los agradecimientos de los ganadores.

Me pregunto si este año, por aquello que nos (des)gobierna el PP, los hombres y mujeres del cine español (Spanish cinema, a partir de ahora) montarán una de las suyas o se quedarán tranquilamente sentados en las butacas mientras se emborrachan con el tufo de sus perfumes…

Yo apuesto por una gala más de casa, más de pueblo, más a los Bienvenido Mr. Marshall que nunca por aquello de la crisis,

Y mucho me temo que eso no será Lo imposible sino Lo Posible.

El otro día, en una de esas interminables comilonas navideñas no supe que responderle a un sobrino cuando me soltó que él no perdía el tiempo viendo cine español.

- ¿Pero has visto Lo imposible?

- ¿Y tú?-me respondió el muy gañán.

Saludos, reivindicando unos Goyos al ninguneado cine que se hace en Canarias, desde este lado del ordenador.