Archive for the ‘Libros’ Category

¡¡¡Nos vemos en la Feria!!!

Jueves, Mayo 24th, 2018

Este viernes, 25 de mayo, se inaugura la 30 edición de la Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife, instalada como en años anteriores en el parque García Sanabria de la capital tinerfeña.

Los que somos habituales a la Feria por una u otra razón, miramos al cielo con la esperanza de que el tiempo se ponga de acuerdo de una vez y asome el sol y no la lluvia, aunque sea como chipi chipi, y que el García Sanabria se llene de luz y de gente con libros bajo el brazo.

Treinta años son treinta años, así que lo que comenzó como una tímida salida a la calle de los libreros de la isla ha terminado por convertirse en una tradición que, contra viento y marea, repite edición tras edición sin que se reconozca el trabajo de los que la hacen posible. Un equipo de profesionales que lidia con organismos públicos y privados para que se celebre una Feria que hace unos años intentaron encerrar en la Recova vieja… que así se las gastan los que dirigen la cosa pública en este archipiélago abandonado de la mano de los dioses.

El programa de este año es apretado y las actividades se despliegan en varias carpas donde se desarrollarán las presentaciones de libros, las conversaciones con los autores y los recitales de poesía. Vienen de Península, entre otros, una legión de blogueros que han encendido las redes sociales, Javier Sierra, premio Planeta 2017 por la novela El fuego invisible y el ex militar Luis González Segura, que presentará El libro negro del Ejército español. En cuanto a escritores y escritoras de las islas, la representación es nutrida y variada.

Como otros años, quien firma estas líneas espera verles pasear por la Feria. Y si es con un libro bajo el brazo, mucho mejor.
Aunque parezca una perogrullada, que no lo es, la lectura le ha salvado la vida a más de uno que conozco. Y créanme si les digo que conozco muy bien a más de uno que sin los libros ya estaría en el otro barrio. O tirado en un callejón ahogando las penas entre cartones de vino barato.

Este viernes, 25 de mayo y hasta el miércoles 30 de mayo, día de esta comunidad autónoma abandonada de la mano de los dioses, la Feria del Libro despliega sus casetas en uno de los parques más hermosos que conozco (ramalazo de vecino chicharrero, discupen ustedes las molestias) y allí nos veremos las caras amigos (muchos) y enemigos (unos cuantos, para qué engañarnos) con los que compartiremos risas, recomendaciones y codazos si así lo requiere el caso.

Así que ¡¡¡viva la Feria del Libro!!!, esa fiesta que hace posible que en esta querida y amada capital de provincias uno se anime a salir a la calle sin la necesidad de disfrazarse de oso u osita o de maga y mago canario, aunque se tropiece con estos últimos todos los días.

Mucha salud pues y, ya lo saben, a partir de mañana viernes 25 de mayo nos vemos en la 30 Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife.

Saludos, hermanas y hermanos, desde este lado del ordenador.

Juan José Rastrollo: ““Lo que me interesa de esta novela es que narra cómo se escribe esa misma novela”

Martes, Mayo 22nd, 2018

Berlín-Barcelona Kabarett (colección Púrpura Salto de Página, 2018) se trata de una novela con ímpetu metaliterario que se ambienta en estas dos ciudades europeas durante el período de entre guerras y que tiene ecos a otras obras que se desarrollan en la misma época aunque Juan José Rastrollo (Elche, 1968) aún reconociendo esta influencia ha construido un artefacto literario original en el que explora géneros muy diversos que van, entre otros, del epistolar al folletín.

Juan José Rastrollo obtuvo con esta novela el premio Unamuno en su segunda edición. Un certamen que convoca el Cabildo de Fuerteventura y que está dotado con cuatro mil euros más la edición de la obra.


- Su primera novela obtiene el premio Unamuno, que concede el Cabildo de Fuerteventura. ¿Berlín-Barcelona Kabarett?

“Cuando piensas el título de un libro buscas un poco el efecto melódico aunque lo propio, cuando surge la idea de la novela, la idea inicial de Berlín-Barcelona Kabarett viene de la lectura de Los cuadernos de Fritz Kocher, de Robert Walser, en un año, el 2014, en el que leo y estoy muy interesado por la narrativa alemana. Los cuadernos de Fritz Kocher lo protagoniza un muchacho que escribe una especie de diario íntimo que su madre encuentra tras su fallecimiento y en el que expresa la voluntad de su publicación y a mi me pareció una idea atractiva y a partir de ahí surge el protagonista de Berlín-Barcelona Kabarett así como la ida de conectar dos ciudades durante los años treinta del siglo XX”.

- Una de las características de la obra es la ambientación de ambas ciudades.

“Se dieron una serie de circunstancias que coincidieron con la lectura de Berlín Alexanderplatz, de Alfred Döblin, varias estancias en la ciudad y mucho cine, sobre todo cine de la época como Berlín, sinfonía de una gran ciudad, el documental de Walter Ruttmann de 1927 que contribuyeron a que me interesara mucho por ese Berlín y que intentara conectarlo con una Barcelona de los años treinta aunque, en cierto sentido, se trata de una novela arriesgada porque lo más normal durante aquellos años era que el español que se iba a estudiar al extranjero se fuera a París pero mi protagonista, que es seminarista, quiere formarse como escritor en Alemania. Y visita los cabaret de Berlín porque no solo son salones de baile sino espacios de reflexión política en los que se encuentran muchos de los escritores e intelectuales alemanes de aquel tiempo”.

- Además de su protagonista, español y seminarista, construye un triángulo en el que interviene Úrsula, una cabaretera y su amante, un joven de origen ruso. Llama la atención que adentre a este aspirante a sacerdote en los antros de perdición del Berlín de los 30.

“El personaje de Delfín Barroso es muy del 98 en el sentido que es el tipo de hombre que se deja arrastrar por las circunstancias. Tiene conciencia de clase, es de familia acomodada catalana y duda sobre su vocación religiosa aunque forzado por la madre ingresa en el seminario. Delfín Barroso solo siente fascinación por la literatura y quiere ser escritor. En cierto sentido, se trata de una novela psicológica en la que el protagonista escribe un diario para conocerse a sí mismo y en el que registra momentos en los que se sorprende a sí mismo pero como quiere ser escritor y contar su vida, su vida antes de Berlín no es demasiado novelable sino más bien gris, escribe en ese diario lo que descubre en esta gran ciudad como su encuentro con Úrsula, la cabaretera, que está inspirado en el personaje femenino de Adiós a Berlín, la crónica novelada de Christopher Isherwood que inspiró el musical Cabaret, y que me ayudó a conectar dos mundos, como es el de ella, una mujer sin prejuicios, con el de él, cohibido pero con ganas de vivir experiencias y al que se suma el amante ruso de Úrsula, lo que establece, me han comentado, una relación de poliamor. Por otro lado, lo novedoso es cómo vive Delfín una noche de locura y orgía con la pareja, pareja para la que no representa nada porque está acostumbrada a montarse estos tríos”.

– Un atractivo de la novela es el estilo que ha escogido para contarla: diario, cartas, tercera persona…

“Me tomé con bastante calma la escritura de la novela, una novela que se fue construyendo a base de fragmentos tras perfilar al protagonista y los escenarios en los que se desenvolvería: Berlín y Barcelona. A partir de ahí no tuve muy claro hacia dónde iba con el relato pero sí que me interesaba recrear determinados escenarios y mezclar y al mismo tiempo romper la estructura de los géneros. Me interesaba construir una novela que no fuera solo novela sino poema y que combinara la epistolar, folletinesca con la romántica con el fin de transparentar todos los mecanismos de la ficción narrativa. En este aspecto, lo más interesante de escribir la novela fue que cuenta la historia de cómo se está escribiendo esa misma novela. El protagonista quiere escribir un libro pero no acaba de hacerlo y narra cómo lo está escribiendo”.

- El ambiente de Barcelona de los años treinta que describe en la novela recuerda al de la actualidad.

“Recuerdan a la actualidad y algunos de los hechos que se han producido recientemente demuestran que la historia es un bucle y que se repite, parece que hay un guión escrito. Cuando empecé con Berlín-Barcelona Kabarett en 2014 el proceso soberanista empezaba y no se podía perfilar entonces lo que iba a pasar después pero corrobora también que no aprendemos de los errores aunque Delfín Barroso no está implicado políticamente ya que solo le interesan las prostitutas y no los feligreses pero es inevitable que sufra los vaivenes de su tiempo porque, como decía Miguel de Unamuno, la Historia es la posibilidad de los espantos y si uno quiere espantarse, la Historia demuestra con claridad que podemos llegar mucho más allá. La otra vuelta de tuerca del proceso soberanista es que no es más que un cúmulo de situaciones que ya se produjeron en el pasado”.


- Uno de los personajes secundarios de la novela, Magnus Hirschfeld, existió realmente…

“Fue un sexólogo que dirigió un instituto de la sexualidad y que consiguió algo muy importante y es que la homosexualidad no se contemplara como una enfermedad. Para ello, presionó a grandes intelectuales y personajes importantes de su época para que firmaran un manifiesto en el que se decía que la homosexualidad no era una enfermedad y logró que en Alemania al menos mucha gente a raíz de este texto dejara de considerarla como tal”.

- Como escritor se permite algunos anacronismos en la novela, como incluir frases de películas que no se rodaron en la época en la que desarrolla la historia.

“Me permití algunas licencias que pueden chirriar pero al escribir la novela, y partiendo de la base de que no entiendo Berlín-Barcelona Kabarett como una novela histórica, lo que quise fue establecer puentes entre el presente y el pasado. Los anacronismos que aparecen, y cuyo texto se distingue por la cursiva, son citas directas de Johnny Guitar, El último tango en París y El padrino. Lo que me interesaba demostrar es que esos diálogos son eternos, de todos los tiempos”.

-La novela pasa de puntilla por el aspecto político.

“No me interesaba que el lector buscase la verdad de la Historia pero sí que reflexionase sobre su transcurso. En el caso del protagonista, ve pintadas y gestos supremacistas de los nacionalsocialistas que son las mismas pintadas y gestos que observa cuando regresa a la Barcelona de su época”.

- Sin embargo, ¿cómo llega a sentir eso una sociedad aparentemente culta y liberal?

“Pues de la misma manera con que lo observa Delfín Barroso, es una realidad que está ahí, que se ha ido gestando, pero ante la que se vive de espaldas. Y eso pasa en la actualidad en la Cataluña en la que vivo, donde muchos no nos creemos realmente lo que está ocurriendo porque le hemos dado la espalda a ciertas situaciones políticas que no acabamos de creer”.

- Llama la atención la importancia que tuvo Berlín en aquellos años de entre guerras.

“Berlín tuvo en aquella época unos cuatro millones de habitantes. Era una ciudad muy moderna por lo que pese a que la mayoría de los estudiantes extranjeros se marcharan a París, muchos también lo hicieron a Berlín en busca de una cultura alternativa. En mi caso me interesaba además estudiar la efervescencia y el ambiente de aquella ciudad en años tan disparatados y convulsos como fueron los 30”.

Saludos, conversamos, desde este lado del ordenador.

Contraportadas y nos vemos en Tipos infames

Jueves, Mayo 17th, 2018

UN RUMOR DE SIGLOS, SABAS MARTÍN

Narrada en primera persona y prolongándose en el tiempo hasta nuestros días, Un rumor de siglos es la biografía novelada de María de León Bello y Delgado, sor María de Jesús, la monja de El Sauzal popularmente conocida como la Siervita de Dios, que falleció el 15 de febrero de 1731. Su vida es una continua sucesión de acontecimientos prodigiosos, no siendo el menor de ellos el misterio de su cuerpo incorrupto que se conserva en el convento lagunero de Santa Catalina de Siena donde cada año, en el aniversario de su muerte, se exhibe ante devotos y curiosos. Personajes singulares aparecen vinculados a su memoria como Amaro Pargo, el corsario benefactor de pobres y desvalidos que, según la leyenda, acumulaba en secreto tesoros fabulosos, o fray Juan de Jesús, a quien sus vecinos del Puerto de la Cruz vieron desplazarse por el aire volando a lo largo de más de un kilómetro en una portentosa levitación.

Fielmente documentada siguiendo testimonios históricos diversos, en Un rumor de siglos Sabas Martín recrea la existencia de la Siervita para proponer una reflexión sobre los límites de una realidad de naturaleza ajena a la razón, sorprendente e inexplicable, que trasciende lo que comúnmente entendemos como realidad cierta y cotidiana. Con una escritura en la que se despliega la potencia evocadora del lenguaje, en ella confluyen el ensueño arcaizante de las palabras y sus sonoras resonancias.

BRINDO POR EL HOMBRE MÁS PURO, NICOLÁ MELINI

Dice Nicolás Melini que este es quizás un buen libro para aquellos que no han leído nada suyo, es decir, para casi todo el mundo. El título es un verso de Philip Larkin, de Altas ventanas, y está cargado de ironía. En el caso de Larkin, hacia la bondad de la pureza, pues tras decir “Brindo por el hombre más puro que conozco”, concluye: “Aunque no sea el blanco mi color favorito”. En el caso de Melini, hacia la condición del hombre (del ser humano, sí, pero también del varón), en un tiempo en el que se acepta que el hombre, la masculinidad, está en crisis. El título lo decidió hace más de 15 años al comprender que escribe libros breves pero que pertenecen a una suerte de “ciclos de escritura” y que merecen ser agrupados.

Apunta el texto de la contraportada de esta edición, que “parte de sus historias transcurren en la isla de La Palma contemporánea, transfigurando las localizaciones para adaptarlas al género de cada historia. La isla entra y sale de la narrativa de Nicolás Melini en un ir y venir a Madrid o entre otros lugares, conformando una frontera tan extensa como muchas de nuestras particulares fronteras personales de hoy”.

Este volumen contiene historias que transcurren y son propias del barrio de Carabanchel, de Tacoronte u Hoya Fría en Tenerife, de Nueva York, de La Palma y de Madrid: la crisis existencial, el nihilismo, la psicopatía, la soledad de los cuidadores de familiares dependientes, la dependencia emocional, la depresión postrauma, el amor en varias de sus formas, la perversidad, el sadismo emocional, la emigración, la poesía, la fabulación, la vida propia, la agresión sexual, la vejez desasistida por los familiares, el deseo, el sexo, la violencia pura, son algunos de los temas del libro.

Concluye el texto de la contraportada: “Algunos de sus cuentos y poemas recuerdan los cuadros de Hopper: recogen un instante en la vida de los personajes”.

LA ALTA RUTA, EN TIPOS INFAMES (MADRID)

La librería Tipos infames, en Madrid, acoge este viernes y a las 19.30 horas la presentación de l libro La alta ruta, de Maurice Chappaz, por su traductor, el poeta y escritor Rafael-José Díaz. La obra, publicada el año pasado en la Editorial Periférica, recoge las experiencias del escritor por los paisajes de su país natal, Suiza. Acompañará en el acto al traductor, la escritora y crítica literaria Mercedes Mommany.

Saludos, se ha escrito, desde este lado del ordenador

Berlín-Barcelona Kabarett, una novela de Juan José Rastrollo

Lunes, Mayo 14th, 2018

Juan José Rastrollo obtuvo el premio literario Miguel de Unamuno con la novela Berlín-Barcelona Kabarett (colección Púrpura, Salto de página, 2018), un inteligente artefacto literario en el que importa más el contenido, la forma en que está escrita, que lo que se cuenta, la historia que arma un relato que se desarrolla durante los años treinta en estas dos ciudades europeas.

Por la ambientación escogida, por ese retrato berlinés nocturno, sexual, todavía inconsciente ante la amenaza del nazismo que ya comienza a salir de entre las sombras, la novela ganadora de la segunda edición de este galardón que concede el Cabildo de Fuerteventura no deja de sorprender y generar adictiva lectura. En especial porque su autor, Juan José Rastrollo, recurre a una arquitectura en apariencia caótica para levantar una novela notablemente influenciada por la literatura alemana de entre guerras y en la que se cruza el relato en primera persona con el epistolar y el diario, entre otros.

Este es además el primer libro que publica el escritor, ilicitano de nacimiento y residente en Barcelona.

Y en Barcelona, precisamente, se desarrolla el segundo acto de la obra. Una Barcelona nocturna, de cabaret y copla, en la que comienzan a brotar sentimientos nacionalistas tan próximos y cercanos al nacionalsocialista alemán y ante el que su protagonista, Delfín Barroso, que estudia para sacerdote, permanece ajeno porque esa y otras historias (sentimentales) no van con él. O no quiere que vayan con él.

Para escribir y dotar de consistencia todo este universo Juan José Rastrollo juega con sus personajes y juega con el lector diseminando incongruencias cronológicas por el texto como es la de incluir frases de películas que, como Johnny Guitar, El último tango en París y El Padrino no se habían realizado en la época en la que el autor ubica temporalmente la historia. Una historia que va más allá de lo político y que roza, para centrarse en las contradicciones de un personaje que estudia para cura pero con vocación de ser escritor, para lo cual se sumerge en la vorágine berlinesa.

En su periplo de sexo y alcohol en Berlín, el protagonista conoce a Úrsula, una cabaretera y su joven amante de origen ruso, formalizándose un trío que recuerda al de Adiós Berlín, de Christopher Isherwood y su popular versión cinematográfica, el musical Cabaret (Bob Fosse, 1972), y otros relatos y películas que han intentado recoger el ambiente de euforia y libertad que se vivió aquellos años en la capital alemana.

Berlín-Barcelona Kabarett reúne, como se lee en la contraportada del libro, relato costumbrista (aunque no demasiado) y folletín (bastante) que Juan José Rastrollo modela con brioso talento metaliterario sin alterar la salud mental de una novela que procura reflexiones una vez se finaliza su lectura. Menos de doscientas páginas que son suficientes para contar algo tan serio como es el amor y la traición.

Saludos, se ha escrito, desde este lado del ordenador

Absolutamente Heather, una novela de Matthew Weiner

Jueves, Mayo 10th, 2018

“No le pasó por alto a Mark la belleza del otoño en Nueva York, aunque pronto fue evidente que esa feliz estación sería tan lúgubre como el más largo de los febreros.”

(Absolutamente Heather, Matthew Weiner. Traducción: Albert Fuentes, Seix Barral, 2018)

Para ser la primera novela de Matthew Weiner, creador de una de las mejores series de televisión de todos los tiempos, Mad Men, Absolutamente Heather (Seix Barral, 2018) no responde a las expectativas que se habían depositado en ella. Más cuando contaba con el elogio de consagrados narradores norteamericanos como James Ellroy y Michael Chabon, entre otros.

Se esperaba otra cosa de un autor del calibre de Matthew Weiner, aunque en Absolutamente Heather se detectan algunas de las constantes que forman parte de su peculiar universo como es su interés por dotar a sus protagonistas de una convincente psicología y el cuidado y el mimo con el que trata tanto a sus personajes masculinos y femeninos, guerra de sexos que en esta novela se difumina entre las grietas de la obsesión. La obsesión que sienten padre y madre por su hija, Heather, y la obsesión que siente un chico de la calle por ella.

Heather es una joven que no ha terminado por ser ella misma y a la que sus padres someten a una férrea vigilancia más que por amor para mantener la ilusión de un matrimonio acomodado en el que comienzan a aparecer las primeras fisuras, fisuras que amenazan con desmoronar una vida hasta ese momento felizmente rutinaria.

Absolutamente Heather tiene otras lecturas, aunque apenas se desarrollan en la novela. Una novela que cuenta su historia con una sencillez que pasma y de la que deberían de coger buena nota muchos escritores españoles que siguen empeñados en creer que buena literatura es la que no entiende nadie, ni siquiera ellos mismos.

Si algo revelador tiene Matthew Weiner es que demuestra con creces que se pueden contar y armar historia complejas con un estilo sencillo. Los cuatro personajes de su novela, el matrimonio Breakstone y su hija Heather y el chico de la calle, ese producto de la alcantarilla de la marginalidad que representa Bobby, tienen matices que los hacen creíbles y son utilizados por el escritor para dar giros a un relato sin demasiados bandazos.

Y todo esto resumido en apenas unas 150 páginas apretadas que si bien no terminan de ser redondas sí que despiertan el interés del lector al tiempo que le asaltan preguntas de inequívoco signo moral.

Saludos, otra vez será, desde este lado del ordenador

Diego Ameixeiras: “Todas las ciudades tienen su cara B, su zona oscura y siniestra”

Miércoles, Mayo 9th, 2018

Diego Ameixeiras (Lausanne, Suiza, 1978) es hijo de emigrantes, lo que explica el lugar de su nacimiento, aunque siendo todavía muy pequeño regresó a la tierra de sus padres donde vivió sus infancia, adolescencia y parte de su juventud en Orense, u Oregón como dicen los naturales de esta ciudad, para dar más tarde el salto a Santiago Compostela.

Escritor gallego que escribe en gallego, Diego Ameixeiras estuvo en la pasada edición de Tenerife Noir para presentar varios de sus libros que han sido traducidos al castellano y que son considerados por la crítica especializada como la nueva esperanza de un género que, como el negro y criminal, parece que finalmente se ha instalado en España.

- Escribe en gallego, ¿no cree que le limita llegar a los lectores que leen en español?
“No, no creo que me limite escribir en gallego además se trata de mi lengua natural porque soy un escritor gallego que ha tenido la posibilidad en sus últimas novelas de ser traducido al castellano por lo que mi literatura sí se ha abierto a otros públicos del resto de España ya que como escritor gallego tengo mis lectores en Galicia”.

- ¿Ha sido usted el traductor de las tres novelas que han sido traducidos al español?
“Las últimas dos novelas fueron traducidas por Isabel Soto mientras que la última ha sido traducida por mi. Lo hice para comprobar cómo es el proceso de hacerlo tú mismo y para poder jugar con los dos idiomas”.

- En estas novelas escritas en gallego, ¿qué piensa que pierde el lector que las lee en español?
“Creo que si se pierde algo es la originalidad del texto pero más allá de eso con una buena traducción se conservan todos los matices del original. Cuando reviso las traducciones de las novelas aprovecho también para corregir algún diálogo aunque las traducciones de Isabel Soto no van en contra del texto sino que garantizan la originalidad del original”.

- Usted antes de ser escritor es periodista, ¿cómo llega al género negro?
- Fue sencillo porque siempre he sido lector de novelas de este género desde que era joven. Me gustaba entonces leer a los clásicos lo que me animó a que en 2014 intentara imitarlos creando un detective que los parodiaba mientras procuraba jugar con el género y al mismo tiempo lo descubría y me convertía en un elector de obras de muchos escritores que desconocía. Como le pasa a la mayoría, llegué a esta literatura a través de la literatura de muchos escritores que desconocía y que me enseñaron que era la mejor manera de ejercer un análisis crítico de la sociedad por la forma que tiene de introducir las emociones y conocer las contradicciones del alma humana. De que se trataba de una literatura que sacaba lo peor que llevamos dentro y que la mejor expresión de cultivar cierta literatura realista, que es lo que más interesa del género aunque mi primera aproximación como lector fue a través de la llamada como novela enigma y más tarde la negra y criminal en sentido estricto que resulta mucho más crítica y social”.

- Los protagonistas de una de las últimas novelas que han sido traducidas al castellano, Conduce rápido, son hermanos…
“Son dos hermanos a los que le surge la posibilidad de hacer un negocio cuando se encuentran casualmente con un fardo de cocaína. Se tratan de pequeños delincuentes, personajes que son también víctimas de la crisis y de la marginalidad. Son casi gente que en un momento determinado se han convertido en víctimas de un sistema económico y social que no les favorece y a mi me interesaba contar la historia de alguien que, en un momento determinado, se ve involucrado más allá de esa vida convencional que podemos llevar todos y que les obliga a traspasar la línea que separa lo legal de lo ilegal y acaban delinquiendo para sobrevivir, que es lo que les sucede a los personajes de la novela y por estas circunstancias, pienso que el lector puede empatizar con ellos porque ante situaciones límites todos, absolutamente todos, respondemos de muchas maneras, incluso cometiendo delitos. No pretendo, en esta novela, juzgar a nadie pero sí que aspiro a comprenderlos como personajes porque esa es una de mis funciones como escritor”.

- Uno de los aspectos más llamativos de Conduce rápido es que muestra el lado oscuro y siniestro de una ciudad aparentemente tan luminosa como Santiago de Compostela.
“Santiago es una ciudad que en apariencia vive en un estado de celebración permanente. Además, de trata de una ciudad monumental muy turística y de un centro cultural, político y religioso en toda regla. Es un símbolo, un gran símbolo que irradia una potencia muy importante que más allá de todo eso la transforma en una ciudad como otra cualquiera con su cara B, con sus barrios, su marginalidad, su delincuencia que no se ha tratado más literariamente porque su vestimenta habitual lo evita aunque si se leen los periódicos uno se da cuenta que es una ciudad con sus dobleces y contradicciones. Ahí está el robo del Códice Calixtino, por ejemplo. O el caso de la niña asesinada presuntamente por sus padres adoptivos, sucesos que ponen de manifiesto que la ciudad está más allá de esa visión de postal que la caracteriza. La literatura lo que hace es hurgar, explorar la cara B que oculta la ciudad monumental, y esto se consigue cultivando un género que no necesita desarrollarse en grandes ciudades portuarias sino en pequeños núcleos urbanos, ciudades de provincias que cuentan también con su cara B, su lado oscuro y siniestro”.

- El mal está muy presente en sus novelas.
“Creo que el mal viene provocado por un elemento humano y que todos podemos llegar a cometer actos malvados. Lo que me permiten el género además de describir un conjunto social es denunciar una sociedad corrupta en la que el mal se ha instalado por todos sitios, entre otros la política y la empresa por lo que si el mal se manifiesta en una persona sin como con poder, y en este último caso sus acciones nos afectan a todos. La novela negra juega con esos elementos”.

- ¿Los pequeños delincuentes que protagonizan Conduce rápido están inspirados en la realidad?
“He conocido a algunos e intento trasladar sus experiencias en la novela aunque los personajes son al final hijos de la ficción, creaciones mías en las que estudio su psicología, cómo se enfrentan al mundo de una forma completamente opuesta a la mía diaria, que me permite trabajar en casa y no salir a a la calle para buscarme la vida. Por eso, y partiendo de un pequeño conocimiento que he tenido con algunas de esos pequeños delincuentes he recreado situaciones que son ficción pero que cuentan con una base real”.

- ¿Hasta que punto pesa el periodismo en su obra?
“Creo que algo pesa pero no sé hasta dónde. Es verdad que a la hora de escribir intento hacerlo lo más claro, breve y conciso posible y que leo mucho periódico y reportajes de compañeros que tratan sobre temas oscuros, al margen de la ley. Respeto y aprecio su trabajo y procuro acercarme a la vida a través de lo que cuentan estos periodistas. En este aspecto, mis novelas le deben mucho a los periódicos y a los periodistas pero no sé cuánto puede diluirse en la forma en que están narradas”.

- ¿Cómo construye a los personajes?
“Intento construirlos lo más verosímil posible y doy mucha importancia a la voz que que cuenta la novela, ya que puede aportar mucho a la historia. Historia que puede ser lo primero que se te ocurre o que te aparezcan los personajes y escribas una historia en torno a ellos como me pasó con los hermanos delincuentes de Conduce rápido”.

- Además de Santiago, otras novelas suyas se desarrollan en Orense…
“Adapto mis novelas en Orense y Santiago porque son mis dos ciudades. Orense en mi ciudad, la que llevo dentro aunque por estudio y trabajo estoy dividido con Santiago, y me gusta jugar con escenarios diferentes en el que Orense representa la ciudad gallega más literaria al contar, entre otras novelas, con La parranda, de Eduardo Campo-Amor. En Santiago pasa algo parecido aunque Orense, emocionalmente, es mi ciudad, la que conozco más a fondo.

- Orense, a la que también se conoce en algunas de sus obras como Oregón.

- Alguna gente de la ciudad la conoce así, es un nombre que se utiliza informalmente por lo que bautizarla Oregón en esas novelas le daba a la ciudad una categoría un poco mitológica. Eduardo Campo-Amor llamaba a Orense como Áurea, así que he hecho lo que han hecho otros escritores, crear su propio espacio literario, su propia ciudad que yo he rebautizado con un nombre que no es mío ya que está en boca de mucha gente cuando se refiere a Orense pero que me sirve para enmarcar una visión determinada de la ciudad que tengo en la cabeza”.

- Este mes se publica su nueva novela.
“Y en gallego y castellano simultáneamente. Es la primera vez que he tenido esa posibilidad.

- ¿Y el título?
La crueldad de abril”.

- ¿Puede adelantar algo de su historia?
“La acción comienza cuando se descubren dos cadáveres calcinados en una casa abandonada y la investigación que emprende el protagonista más allá de la que dicta la versión oficial ya que parece que hubo un incendio, pero un incendio provocado que acabó con dos sin techo y el relato de sus vidas pasadas. El género negro me sirve para contar una realidad que tenemos delante pero a la que no le prestamos importancia por lo rápido con lo que circulan las noticias en la que, desgraciadamente, consigna muertos de primer y segundo orden.

- La novela negra es la novela realista de nuestro tiempo, defiende el escritor hispano mejicano Paco Ignacio Taibo II.

“Si alguien quiere contar una historia actual con personajes reales y reconocibles de nuestras ciudades saldrá siempre algo negro. La mejor forma de ser realista en literatura actualmente es la novela negra, no la de enigma, sino la negra y criminal que cuenta historias sobre la marginalidad y esa doblez que todos llevamos dentro”.

Saludos, a leer que son dos días, desde este lado del ordenador