Archive for the ‘Libros’ Category

¡Cthulhu vive!

Lunes, Octubre 9th, 2017

No sé quién dijo que H.P. Lovecraft es un escritor al que hay que leer siendo un adolescente. Quizá fue Michel Houellebecq, autor de un conocido ensayo sobre el creador de los mitos de Cthulhu o quizá fuera otro, poco importa si se admite que la mayoría de los lectores que llegaron a la obra de Lovecraft fue precisamente a esa edad tan inestable de la vida, fronteriza entre la niñez que se pierde ante un nuevo mundo sin conocer como es el de los adultos.

Este podría ser el punto de partida del atractivo de la literatura lovecraftiana con los adolescentes: anunciar lo que viene a través de historias en las que más que el relato, lo que importa es la creación de atmósfera, describir con grandilocuencia feroz el horror a lo desconocido.

Desde entonces, la influencia de Lovecraft lejos de atenuarse ha ido creciendo con los tiempos, lo que ha cosechado que sean muchos los escritores que continúan explorando y explotando su universo de deidades blasfemas, y legión entre la que se encuentran algunos españoles, narrativa la española tan poco proclive al fantástico.

Son novelas muy lovecraftianas, en este sentido, El espanto de Arganza, de Hugo Magenis, pseudónimo de un escritor madrileño, y Lazarus Coffin, o el horror de R’lyeh, del tinerfeño Ángel Luis Marrero Delgado, quien ya había tanteado en los mundos de Lovecraft con la notable La extraordinaria narración de Peter Pendulum, novela con ecos también de Edgar Allan Poe.

En su último incursión en la literatura fantástica, Ángel Luis Marrero rinde homenaje además de al escritor que nos legó libros tan impíos como el Necronomicón, a Herman Melville y su Moby Dick, novela que sirve de columna para sostener un relato escrito con sabor marinero y que protagonizan un capitán y un segundo de abordo reconocibles para todo iniciado en la obra lovecraftiana, y una tripulación sospechosa de la que pronto comienza recelar su protagonista, ese llamadme Lazarus Coffin y no Israel tras la estela de la ballena blanca.

La última novela de Ángel Marrero hará las delicias del aficionado y conocedores del universo lovecraftiano pero también de quien llega a él por primera vez topándose con una historia fantástica que entronca con la dinámica de los anglosajones que se escribieron a finales del XIX y la literatura de aventura en apenas un centenar de páginas que se leen con agradecida sorpresa y que, como los libros de antaño, cuenta con notables ilustraciones del mismo autor.

Lazarus Coffin, o el horror de R’lyeh hubiera convencido al padre de toda esta literatura que pronto generó un círculo de entusiastas seguidores cuyo número ha ido aumentando con el paso de los años.

Ángel Marrero conoce muy bien este género y lo parodia con una elegancia que no cae en la sátira ya que su mirada es la ironía, sano sentido del humor que vuelca en su protagonista, un hombre sencillo que se dedica a la caza de ballenas y que incrédulo en un principio a cualquier fantasía terminará por creer en unos dioses monstruosos que todavía esperan ser despertados de su letargo de millones de años en el fondo de los océanos.

Afortunadamente, la advertencia literaria de Lovecraft se ha propagado por el planeta, y Ángel Luis Marrero Delgado es una voz de referencia en el panorama literario español.

Saludos, que no hay muerto que…, desde este lado del ordenador.

Ana García obtiene con ‘Deshojar el margarita’ el Premio de Relato Corto Isaac de Vega

Jueves, Octubre 5th, 2017

Ana García García es la ganadora del Premio de Relato Corto Isaac de Vega 2017 por Deshojar el margarita. El premio, que convoca la Fundación de CajaCanarias, está dotado con 3.000 euros.

El jurado estuvo formado por Ernesto Rodríguez Abad (profesor titular de la Facultad de Filología de la ULL); el escritor Víctor Ramírez; y la ganadora del Premio “Isaac de Vega” en su edición del año 2006, Rosa Gladys Ruiz de Azúa.

Los diferentes relatos que componen Deshojar la margarita son: Bodas de llanto, El bocadillo de mortadela, El otro, Solo ida, La niña que no conocía a Caperucita, Porcelana rota y Vagón de cola.

Saludos, noche, desde este lado del ordenador.

Agenda

Miércoles, Octubre 4th, 2017

* El Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife acoge este jueves, 5 de octubre y a las 19.30 horas, la presentación de El letargo, de Rafael-José Díaz. Intervendrá junto al autor, la periodista Verónica Galán.

* El viernes, 6 de octubre, se desarrolla en el Real Casino de Tenerife la presentación del libro Corazón de escamas, de Rafael Clavijo. El acto, que comienza a las 20.30 horas, será introducido por el periodista Juan Carlos González, Xuáncar.

* También el 7 de octubre pero en la librería Agapea y a partir de las 19 horas, Ramiro Rosón presenta su poemario La simiente del fuego. Junto al poeta, intervendrá el periodista y editor Ánghel Morales.

Saludos, ecos, desde este lado del ordenador

Una historia coral de Angola

Lunes, Octubre 2nd, 2017

El sueño eterno de Kianda, título con ecos chandlerianos aunque la novela ganadoras del Premio Benito Pérez Armas 2015 y escrita por Borja Monreal Gainza no tenga nada que ver con el universo del autor de El largo adiós, es una novela que aproxima la historia de Angola a través de una serie de personajes que, sin un aparente orden cronológico, componen un laborioso hilo argumental en el que se explica cómo el sueño de la revolución terminó por devorar a muchos de sus idealistas hijos.

Kianda, la mujer que da nombre a esta novela, es hija del exilio y resultado de ese entusiasmo por sacudirse el yugo colonial portugués a mediados de los años setenta, en una ciudad, Londres, que no pertenece mientras descubre no ya de donde procede, sino de quienes fueron sus progenitores y el papel que protagonizaron en la historia de su país.

Un pasado repleto de sombras que, poco a poco, va iluminando Kianda en una lenta investigación que resultará dolorosa pero también necesaria y que contamina al resto de los actores de un drama coral en el que la voces que la interpretan tienen la función de recuperarlas para germinar una identidad nacional que su protagonista creía perdida y que se materializa en su padre, uno de los tantos fallecidos de la guerra, y testimonio que conoce gracias a los diarios que dejó escrito y que en la novela se destacan del resto de las páginas del libro por estar impresos en hojas negras con letras blancas y contar con ilustraciones de Nuria López Colom.

Kianda descubre leyendo estas anotaciones lo que sintió su padre antes, durante y después de la lucha armada, proceso que desemboca en los sucesos del 27 de mayo de 1977 con el levantamiento del llamado ala fraccionista y que degeneró en en una masacre cuyas secuelas continúan aún latiendo en su sociedad.

Se puede objetar al autor de El sueño eterno de Kianda las más de cuatrocientas páginas que necesita para contarlo y también que no termine de manejar bien los tiempos en los que estructura la novela, pero no deja de contar la obra con páginas que saben conmover y otras que sorprenden por su extrema dureza.

Borja Monreal conoce Angola, y lo que narra sabe a verdad porque los paisajes y probablemente muchos de los personajes que describe están inspirados en la realidad.

En este aspecto, la preocupación del autor porque todo el relato sea lo más ajustado posible a los hechos histórico es encomiable ya que no renuncia a insuflar a la narración de cierto aliento poético que hace que, pese a sus muchos altibajos, la novela fusione en ocasiones con acierto verdad y ficción.

El sueño eterno de Kianda revela cómo una nueva generación de angolanos –en parte representados por la joven protagonista– comienza a reconciliarse con su pasado tras conocer de donde proceden sus dolorosas por sacrificadas raíces.

Saludos, a quien sea y donde sea, desde este lado del ordenador

Boileau-Narcejac, la extraña pareja

Jueves, Septiembre 21st, 2017

Boileau-Narcejac fue el pseudónimo que utilizaron dos famosos escritores franceses de obras de suspense e intriga Pierre Ayraud (Thomas Narcejac) y Pierre Boileau muchas de las cuales se llevaron al cine como Las diabólicas (Henri-Georges Clouzot, 1955); Los ojos sin rostro (Georges Franju, 1960) y Vértigo (Alfred Hitchcock, 1958).

El contrato (traducción Jorgina Balager, Versal, 1989) es una de las novelas que escribieron pero también una de las más tiernas en el oscuro universos de estos dos escritores porque narra una historia de amor. La de un asesino profesional, un especialista en matar, con un perro al que involuntariamente hiere en uno de sus trabajos.

No acaba bien, como no acaban bien la mayoría de sus novelas El contrato, pero esto lo conoce el lector iniciado en sus libros, que funcionan como perfectas máquinas de relojería.

El contrato tiene la virtud de leerse en muy poco tiempo y como el resto de las novelas de la pareja apenas llega al centenar de páginas, todas ellas imprescindibles. Otra de las características que define el estilo de Boileau-Narcejac, y eso siendo conscientes del lector al que iban dirigidas, es que más que la trama, lo que les interesan es el retrato de personajes, buscavidas que son colocados en situaciones límite y a los que rodea una galería de secundarios igual o más turbios que el protagonista.

En El contrato se encuentran bastantes de las constantes de este escritor (que eran dos) como la creación de atmósfera, retratos de psicópatas y actos criminales retorcidos. En esta novela, conocemos al protagonista solo por una inicial, G, y conocemos de su pasado que nació en un circo y sufrió malos tratos. Fue allí, bajo la carpa, donde aprendió a manejar las armas. Un instrumento letal que ha utilizado siempre como herramienta de trabajo.

G. trabaja ahora a las órdenes de Monsieur Louis, quien le asigna los objetivo vía telefónica, aunque la relación se tuerce cuando por salvar a un perro pastor, Rómulo, tiene que huir y esconderse en un pequeño pueblo de la Francia profunda.

La acción de El contrato comienza desde las primeras páginas en las que el asesino a sueldo suifre con otros desconocidos un atentado terrorista. Continúa con G. planificando su próximo trabajo, el asesinato de un político, y la huida que emprende con cierta documentación y el perro.

La segunda mitad de la novela se desarrolla en la casa donde se esconde para contar la relación que termina por unir al perro con su nuevo dueño, quien descubre sentimientos que desconocía como el afecto y la necesidad de protager a otro y no solo a uno mismo.

La dedicatoria del libro ya anuncia tan peculiar como hermoso homenaje a todos los perros del mundo:

“A la memoria de Mabrouk, el perro que tenía corazón de hombre”

Boileau y Narcejac, qué extraña y feliz pareja.

(*) En la imagen Narcejac and Boileau.

Saludos, imprescindible, desde este lado del ordenador.

Víctor Ramírez: “Lo mío con la literatura fue puro azar”

Martes, Septiembre 19th, 2017

La editorial Mercurio ha publicado recientemente dos libros de Víctor Ramírez (Las Palmas de Gran Canaria, 1944). Con el título de Contracorriente. Reflexiones a vuela pluma [1], el escritor recoge una serie de artículos y reflexiones que publicó en 2003 en la revista AKN, y reedita la novela La machanguita, que publicó hace siete años.

Junto a estos dos libros, el escritor anuncia en esta entrevista que pronto aparecerá la novela Guirres sin alas, de la que circula una pequeña edición, entre otras obras.

Víctor Ramírez comenta en esta entrevista que llegó a la literatura por azar aunque desde ese momento, a finales de los años setenta, no ha dejado de producir una literatura muy personal entre la que destacan novelas como Nos dejaron al muerto, que cuenta con una estimable adaptación cinematográfica que con el título de La caja fue dirigida por Juan Carlos Falcón; Arena rubia y Largo oscuro origen. Sus cuentos han sido recopilados en volúmenes como El arranque y La piedra del camino, entre otros, y es autor de obras de teatro, artículos periodísticos y canciones.



-Usted no para de escribir.

“Me pregunto cuando miró hacia atrás de donde sacaba el tiempo y la energía porque nadie me ayudó. También de donde sacaba los contenidos de los libros aunque lo que más me sorprende es la tenacidad que tenía para seguir adelante, para continuar escribiendo. Yo digo que he vivido de la literatura y de la música, tengo 150 canciones mejicanas escritas, pero que no he estado sometido a la música y a la literatura porque las amo y he sido correspondido por ellas, que es lo más importante.”

- Pero son tanto sus libros entre novelas, artículos, teatro, cuentos… ¿Qué pretende transmitir con todos ellos?

“Los libros se emancipan para pertenecer al lector y en mi caso, propiamente como escritor, lo que se quería era señalar y no denunciar porque ¿denunciar ante quién?, ¿ante un pueblo al que llamo condenado desde la cuna a la ignorancia, a la alienación, a aprender solo lo que nos hace daño, lo que no nos beneficia ni nos ilusiona? Hoy se va a las aulas para ser un ignorante.”

- ¿Pero por qué dice eso?

“Porque no se enseña nada de Canarias y lo poco que existe está deformado totalmente.”

-Algo habrán cambiado las cosas, ¿no cree?

“No, en absoluto. En todo caso han cambiado pero para peor. ¿Sabe lo triste que que es ver como mis nietos van al colegio a perjudicarse? Y lo digo yo, que fui un maestro que impartió todas las asignaturas y a todas las edades, por eso digo que lo de ahora es peor… Ese miedo que tenemos, ese miedo a morir, a que vienen los moros es pura alienación. ¿Quién manda ahora? ¿Los alemanes? Siempre es igual, no hay capacidad para la responsabilidad.”

- Miedo tenemos todos, seamos o no canarios.

“Ese mal está extendido pero yo tengo que hablar de esa humanidad a la que pertenezco, que es Canarias.”

- ¿Y España?

“Yo soy canario y no odio a España porque ¡cómo voy a odiar a un pueblo que tiene una Historia tan machacada! Yo lo que hago es pronunciarme con decoro y compasión.”

- ¿Recuerda cuándo sintió la llamada de la literatura?

“Lo mío con la literatura fue puro azar, no la busqué sino que la encontré y supe aprovechar la ocasión. Cada cual arrastra su sombra eran unos folios que escribí recién casado y con mi hijo sentado entre las rodillas frente a la máquina de escribir que no llegué a romper. Un día, era a principio de los setenta, me encontré en Agaete con Juan Jesús Armas Marcelo y me dijo que iba a montar una editorial y le comenté que tenía unas cosas escritas y pasado el tiempo fui a visitarlo a su casa con unas cuantas páginas con la idea de no volver a escribir porque todo esto coincidió con que había aprobado las oposiciones. La historia es que en otro encuentro con Armas Marcelo está discutiendo con Eugenio Padorno, con quien tenía la editorial, porque Eugenio no terminaba de creerse las alabanzas que le dedicaba a Cada cual arrastra su sombra y El arranque. No se le metía en la cabeza que una persona a la que le gustaba el fútbol pudiera escribir medianamente bien.”

- ¿Y?

“Pues que Armas Marcelo me dijo que lo preparara para publicarlo y lo hice, uní dos historia, las amplié y se lo entregué y una vez publicado el libro los comentarios fueron muy buenos desde el principio pero la sorpresa más grande fue conocer que Isaac de Vega, no sé cómo le llegó un ejemplar, escribió un artículo en el que decía que Cada cual arrastra su sombra era una novela de bomba retardada.”

- Antes decía que no quería escribir más.

“Eso fue a principio de los años setenta. No quería escribir pero me ofrecieron que colaborase en la antología Aislada órbita, y escribí muy deprisa un cuento pero no deseaba escribir más. Me pasó lo mismo con la segunda tanda de cuentos, que los escribí obligado.”

- Parece que no querían que dejase de escribir.

“Después de dejar un trabajo de los dos que tenía tuve la mala suerte que fue buena al final de no trabajar por las mañanas, por lo que me entretenía escribiendo aunque no estaba muy a gusto hasta que se me apareció la imagen de un muerto y escribí Nos dejaron el muerto, que en principio iba a ser una historia corta. El caso es que continué escribiendo cuentos hasta que El Diario de Las Palmas me ofreció llevar unas páginas literarias en las que publicaba novelas y artículos. ¡Qué hubiera sido de mi vida sin El Diario de Las Palmas!

- ¿Le gusta hablar de sus libros?

“No, no me gusta porque es que ni me acuerdo de ellos muchas veces.”

¿Y de cómo se manifiesta a través de ellos?

“Yo me manifiesto públicamente a través de la literatura de cuatro maneras. La primera es didáctica, ya que cuento con libros de Lengua y Literatura de tercero y cuarto de la ESO en los que procuro y consigo un lenguaje que hace atractiva la lectura porque memorizar, se memorizan textos pero ningún libro que conozco ayuda a amar la lectura. Y aún hablando de la teoría en estos libros de texto utilizo la estrategia del Catecismo, una pregunta concreta y una respuesta concreta por lo que en vez de introducir un contenido de cincuenta renglones, propongo preguntas y respuestas para que se vayan recordando y se relacionen. Cuidaba el lenguaje didáctico para hacerlo asequible y atractivo con el fin de que el alumno aprendiese lo que tenía que aprender en cada asignatura. Luego está el lenguaje imaginativo, donde me dejó llevar por lo que se me ocurre, lo que sea aunque parezca mentira y también está el lenguaje reflexivo, que es el que utilizo en los artículos y el lenguaje musical. Con esto intento adecuar el texto que construyo a lo didáctico, imaginario, reflexivo y comprometido, y al musical.”

¿Y en cuál se siente más cómodo?

“En todos aunque en el reflexivo a veces me tengo que autocensurar.”

- ¿Por qué?

“Porque una simple palabra puede fastidiar el artículo. Una vez escribí uno sobre una persona muy rica y con un poder tremendo a quien llamé anoréxico, anoréxico a nivel moral y me llamaron del periódico en el que entonces colaboraba para que sustituyera esa palabra por otra, y les dije que pusieran aléxico, que es peor.”

- ¿Echa de menos no escribir en los periódicos?

“No, ya estoy viejo. Hoy, como siento yo la realidad, no hubiese escrito el 80 por ciento de lo que he escrito porque el desánimo que tengo es tremendo. En aquel tiempo parecía que se podía respirar un poquito de posibilidades y dignidad pero ya no, en ninguna parte.”

- ¿Se ha sentido acosado entonces?

“No, no, al contrario, he tenido mucha suerte aunque despidieron al director de un periódico por uno de mis artículos y de ahí salió El paraíso podrido.”

- ¿Hay alguna novela canaria que le haya marcado?

“Ninguna. En mi discurso de ingreso a la Academia Canaria dije que en Canarias a lo máximo que ha llegado el escritor honesto es a servirse de la verdad y a dejar un testimonio veraz de situaciones y personajes señalando los síntomas pero nunca al agente patógeno, que se llama poder español. Y ese ultra colonialismo no ha dejado ninguna seña distintiva digna en la que poder ampararnos. Ni un idioma ni una especie de religión, algo distinto, pero no hay nada. Un cónsul británico escribió a mediados del siglo XIX su visión de Canarias destacando, entre otras cosas, la miseria absoluta de unas islas en la que abundaba gente que no quería trabajar sino mendigar. Que quería mendigar o vivir de la caridad, también huir del
archipiélago. El cónsul no se explicaba esta situación salvo que ese pueblo, el canario, había perdido la esperanza.”

- ¿Y escritores?

“ He recurrido a testigos fidedignos como Alonso Quesada, quien llegó a escribir que se sentía persona cuando se mezclaba en el puerto con los pasajeros que bajaban de los barcos. Yo he aprendido también de la honradez de los testimonios de autores como Isaac de Vega y Rafael Arozarena por lo que cuando me encontré que podía utilizar públicamente la palabra, la puse al servicio de lo que creo.”

Saludos, you see tomorrow, desde este lado del ordenador.