Archive for the ‘Libros’ Category

Libros

Viernes, Junio 9th, 2017

El huido que leyó su esquela (Plantea, 2017) es el título de la nueva novela de Fernando Delgado, y en ella cuenta cómo Carlos, tras haber sido acusado de asesinar al cacique que violó a su mujer, es dado por ahogado en una playa de Tenerife. Lo que ocurrió, sin embargo, es que pudo huir a París, donde adquirió una nueva identidad, se enamora y forma una familia, que se establece en Berna hasta que Carlos, ahora Ángel, recibe una carta dirigida a su verdadero nombre. El huido que leyó su esquela completa la Trilogía del Ahogado, que integran No estabas en el cielo (1996) e Isla sin mar (2002).

Alberto Vázquez Figueroa cuenta en Rumbo a la noche (Ediciones B, 2017) la historia de Caribel, una mujer que trabaja como prostituta en un burdel de lujo. Culta e inteligente, su objetivo es acumular dinero y retirarse al cabo de unos años hasta que una noche oye un ruido extraño procedente de la habitación de una compañera y al ir a investigar encuentra su cuerpo ensangrentado. Caribel inicia entonces unas pesquisas que la llevarán hasta Panamá, donde se verá envuelta en una compleja trama que extiende sus tentáculos hasta Estados Unidos, y la elección de un nuevo presidente, Donald Trump.

Saludos, a lo Robinson Crusoe, desde este lado del ordenador.

Entre Lotte, Madrazos, literatos y masones anda el juego

Jueves, Junio 8th, 2017

* Filmoteca Canaria, en colaboración con Damián Perea Producciones,Animayo y Goethe Institut de Madrid, rinde homenaje en los meses de junio y julio al arte de las tijeras de Lotte Reiniger (1899-1981), artista alemana pionera en el cine de animación. El ciclo comienza este jueves, 8 de junio en los Multicines Tenerife, en La Laguna.

* El Espacio Cultural de Santa Cruz de Tenerife acoge este jueves, 8 de junio y las 20 horas, la intervención de Carlos González López, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y comisario de la muestra El Mundo de los Madrazo que se exhibe en este espacio hasta el 17 de junio. La ponencia será desarrollada por Carlos González López, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y comisario de la muestra, y dará comienzo a partir de las 20:00 horas, con entrada libre hasta completar aforo.

* Javier Hernández Velázquez inicia este jueves, 8 de junio y a las 19 horas unos encuentros literarios en el Ateneo de La Laguna. La última novela del autor, Mientras Muere (Alrevés), se presentó en marzo de este año. Otras novelas suyas son El fondo de los charcos; el libro de relatos Los días prometidos a la muerte, El sueño de Goslar y Un camino a través del infierno. El martes 13 de ese mismo mes, la escritora que participa en estos encuentros es Marta Sanz, premio Herralde de Novela con Farándula y autora además de El frío, Lenguas muertas, Los mejores tiempos, Animales domésticos, Susana y los viejos y La lección de anatomía (2008). En 2007 publicó Metalingüísticos y sentimentales, antología de poesía española contemporánea, y recibió el Premio Mario Vargas Llosa NH de Relatos.

* El catedrático de Historia de América de la Universidad de La Laguna, Manuel de Paz, imparte este viernes, 9 de junio y a las 20 horas, la conferencia Sueños de fraternidad. Nuevos aspectos de la historia de la masonería en Canarias. Esta intervención forma parte del programa Tricentenario de la masonería especulativa. 500 tenidas de la ;Logia de Añaza. El acto tendrá lugar en el Ateneo de La Laguna.

Saludos, entre copas, desde este lado del ordenador

Los caprichos de la fortuna

Martes, Junio 6th, 2017

“No sé qué haría con las velas de mis cumpleaños. Nunca le pregunté. Desde que murió mi madre las guardaba cuidadosamente en un cajón junto con mis boliches, mis estampas y las tres o cuatro piedras que yo creía milagrosas y que no eran más que callaos que habían removido miles de veces las mareas de la playa. Yo soñaba con reencontrar alguna vez a mi madre para ir soplando cada una de aquellas velas junto a ella.”

(Gracias por el tiempo, Santiago Gil. Mercurio editorial, 2017)

La literatura de Santiago Gil está teñida de melancolía. Y melancolía, y mucha, hay en las páginas de Gracias por el tiempo (Mercurio editorial, 2017), novela en la que en apenas un centenar de páginas narra la desgraciada vida de un padre y su hijo poniéndoles voz. Una voz que distingue por las experiencias que evocan y el recurso gráfico del tipo de  letra. Se recurre a la cursiva para indicar que habla el padre.

Estos dos personajes son aparentemente opuestos, el primero se deja arrastrar por las emociones mientras que el segundo es más cerebral, pero les une una misma experiencia: la más absoluta indigencia. Son víctimas del azar. Ese mismo azar que parece que obliga a mezclar las voces, y que tanto uno como el otro hablen de una mujer, Marina.

Gracias por el tiempo está estructurada en tres partes más que capítulos, y son versiones de la misma historia que enmaraña el pasado de sus dos protagonistas, quienes con sus voces relatan su vida de penurias con una resignada melancolía. Una melancolía fruto de un pasado cuajado de sacrificio. Es como si el mundo hubiera conspirado para hacerlos infelices, una infelicidad que pese a la pobreza, a la falta de afecto y al vacío en el que han terminado por convertirse sus vidas, no los desanima para vivir.

Santiago Gil escribe dos relatos que terminan por minar todas las resistencias del lector, que se hace testigo de dos existencias que viven para esperar a la muerte. Hay mucha poesía contenida en este libro, una luz poética que caracteriza la literatura de su autor y pálpito al que recurre para desenredar el alma de sus protagonistas.

Dos personajes errantes, y de errantes está plagada la literatura de Santiago Gil.

Gracias por el tiempo narra un viaje a ninguna parte. Y como tal, presenta personajes a la deriva, restos de un naufragio, un territorio en el que se mueve muy bien un escritor que no ha traicionado su literatura, tan llena de espinas y en ocasiones con tan conseguido aroma envenenado.

En la novela, el escritor recurre a demoledoras frases cortas para contar estas historias, y con esa música explora dentro del espíritu de dos personajes que mienten o dicen su verdad mientras buscan un lugar donde vivir y un amor perdido que debería estar muerto, sepultado por la arena del tiempo.

Saludos, la esperanza me mantiene, desde este lado del ordenador.

Alexis Ravelo recupera a Eladio Monroy y vuelve Andreu Martín

Viernes, Junio 2nd, 2017

Alexis Ravelo vuelve a la novela negra en octubre. Publica Alrevés y anuncia el regreso de  Eladio Monroy, ese vecino de la calle Murga de la capital grancanaria que suele meterse donde no le llaman.

Esta novela de Alexis Ravelo casi coincidirá en librerías con la última de un clásico del género, Andreu Martín, quien también publica en Alrevés, solo que en enero del 2018.

En la nota que envía la editorial, Martín presenta a Ravelo y Ravelo a Martín, esto es lo que escriben:

Andreu sobre Alexis

Al final, todo es una carrera. Empiezas en la universidad y al final te encuentras corriendo los muchísimos metros lisos. Vas en buena posición, pero la verdad es que correr resulta cansado. Resoplas, echas el bofe. Te vuelves con el testigo en la mano, desesperado, suplicando que alguien te lo coja. Ahí llega el siguiente y, cuando ves que es ALEXIS RAVELO, te llevas un alegrón y te sientes muy aliviado. Porque tiene estilo, tiene técnica, tiene discurso, algo que decir y algo que escribir, porque sabe seducirte, porque hasta ahora te ha gustado todo lo que ha escrito. ¡Vamos, Alexis!  Alarga la mano, alargas la tuya…

Y resulta que él no quiere el testigo. Él sólo quiere agarrarte de la mano y que continuéis juntos la carrera. Ostras. Y me temo que no me va a dejar descansar, porque él aún tiene cuerda para rato. Uf. Vamos allá.

Alexis sobre Andreu


Andreu Martín tiene una obra ingente y diversa, ha recorrido todos los territorios y en todos ha sabido demostrar su magisterio. Pero es uno de los autores que han cultivado el género negro en España de forma más brillante: no solo fue uno de los pioneros que nos abrieron camino a los novelistas de mi generación, sino que jamás se ha dormido en los laureles y ha continuado mostrándonos nuevas rutas año a año, novela a novela. Sus historias no se olvidan fácilmente: crean momentos e imágenes que te acompañan siempre y plantean preguntas que jamás llegas a contestar del todo.

Para decirlo brevemente: es de los que saben hacer que el lector se lo pase como en un parque de atracciones pero sacándolo, al mismo tiempo, de su zona de confort. Desde Prótesis a La violencia justa, cada novela suya es un ejemplo de cómo escribir novela negra sin conformarse con las fórmulas que ya han dado buenos resultados, reinventándose a cada nuevo título. Por todo esto, supone para mí una enorme alegría saber que Andreu Martín entrará a formar parte de la familia Alrevés y me voy a sentir muy orgulloso de poder decir que mis libros forman parte del mismo catálogo que los suyos.

Saludos, la esperanza me mantiene, desde este lado del ordenador.

Un estreno y una presentación

Jueves, Junio 1st, 2017

Roberto Pérez Toledo estrena este viernes 2 de junio, su cuarto largometraje, Como la espuma. El realizador informa que  la película es un viaje a través de la experimentación sexual, con una orgía como punto de partida para llegar en casi todos los casos, al amor. Los actores del filme son Sara Sálamo, Diego Martínez, Nacho San José, Carlo D’Ursi, David Mora y Adrián Expósito. La cinta, rodada en una mansión de Madrid durante tres semanas, está producida por Potenza Producciones, PonyFilms y La Panda Productions, con la producción asociada de MGC y con la participación de Televisión Canaria.

Una luz en el tiempo (1992-2017), una antología de la poesía de Carlos Javier Morales, y que publica editorial Renacimiento, se presenta este viernes 2 de junio, a las 19 horas, en la Librería Agapea, de Santa Cruz (Avda. Tres de Mayo, 71). Intervendrán en el acto el autor de la antología así como el poeta Francisco León.

Saludos, una, grande y culta, desde este lado del ordenador.

Tragedias de una vida vulgar

Lunes, Mayo 29th, 2017

Divertida y amarga a ratos, Roberto A. Cabrera propone en Interregno una novela intensa, trabajada y con muy pocas pero agradecidas páginas. Algo así como el más difícil todavía, y con un título extenso y explicativo que ya avisa por donde irán los derroteros de un relato muy pegado a la realidad: Interregno. Pasión e instante en la vida de Humberto Laredo, fotógrafo (Editorial Trifolium, 2017).

Puestos en antecedentes por el autor, la novela registra la existencia de un hombre vulgar, gente corriente, al que observamos en su trabajo, fotógrafo en la redacción de un periódico de provincias, y en su vida sentimental. Vida amorosa que está marcada por un amor perdido y la relación que mantiene ahora con su actual pareja, Natividad.

La novela invita al lector a conocer la vida de un hombre que no quiere presiones aunque se ve envuelta en ellas quizá porque atrae sin quererlo situaciones insólitas. Muestra, de paso, el absurdo de una vida que puede ser la de cualquiera.

Si a ello se suma una existencia profesional y sentimental mediocre, Interregno es una obra que no descuida en revelarnos las miserias y grandeza de un atolondrado protagonista, un personaje que ha encontrado su refugio en la fotografía con vocación artística y no la que le da de comer. Imágenes que escoge o rechazan unos juntaletras que ofician de redactores jefes, caricaturas, parodias de periodistas que resultan, no sé por qué, tremendamente reales.

Pese a esa molicia, Humberto encuentra en el veterano periodista Saturnino no un guía o maestro, pero sí un tipo con experiencia e historias que contar, aunque las cuente en el bar La Prensa y solo a personas autorizadas como Humberto.

En este sentido, revelador el parlamento que el veterano le suelta mientras toman café: “Y yo sufrí una crisis de fe y abrecé el fascimo. ¿No se lo había contado, joven? Me alisté en Falange. Ahora veo con claridad cuán próximos estábamos los fascistas y los comunistas de primera hora. Los jóvenes de entonces o se hacían comunistas o se hacian fascistas. Y huímos de lo mismo, del mismo aire podrido.”

No, no queda demasiado bien el periodismo y los periodistas en Canarias en algunos de los títulos que se me vienen a la cabeza y en los que este oficio no es que sea protagonista de las historias pero sí un elemento fundamental para entender la agonía de los personajes. Se me viene a la cabeza El orden del día, de Ezequiel Pérez Plasencia y Las calmas aparentes, de Federico J. Silva, aunque hay más, algunas más en las que los periodistas, los que deberían trabajar para comunicar hechos más que profesionales, son comemierdas y pelotas.

Este mundo, más bien submundo, es clave para entender este desarmante viaje a ninguna parte. O la existencia resignada y patética de Humberto, un espíritu cándido, de esos que se deja llevar por la fuerza de las mareas. Ora alcanza la orilla, ora se aleja de ella…

En cuanto a la relación sentimental, Humberto Laredo arrastra un amor perdido, una losa pesada con la que fustrar sus sueños. Está con su actual pareja, Natividad, y su hija pequeña, más que por amor, para no estar solo.

Interregno, Pasión e instante en la vida de Humberto Laredo, fotógrafo sorprende no ya por la originalidad de su punto de vista, un narrador omnisciente que ironiza sobre estas pequeñas tragedias de la vida vulgar, sino también por las aventuras cotidianas a las que se enfrenta un hombre que no es consciente de que está vivo. De ahí que todo en este libro pequeño pero grande en contenidos, sepa como a un sueño.

La novela se lee de una sentada. Y esa sentada exige una relectura para continuar exprimiendo un textos que refleja sensaciones en las que cualquiera, me temo, se va a sentir reflejado. El libro, ,ás que golpear, sacude al lector y le obliga a que se mire en el espejo e intente reconocer la imagen que tiene de sí mismo.

Merece la pena adentrarse en este Interregno. Un paréntesis en la vida de Humberto, fotógrafo, con su grumo existencial en el que más que decir se sugiere. Una novela de sutil, contenida, que invita a esa sonrisa torcida que acaba en mueca.

Ya saben, la vida, ese maravilloso absurdo que no dura eternamente.

Saludos, magua, desde este lado del ordenador.