Archive for the ‘Literatura’ Category

“Una monstruosa montaña que se encuentra en las Islas Canarias”

Miércoles, Julio 5th, 2017

“A la postre, decidieron de común acuerdo dirigirse hacia las Canarias, la tierra más próxima, si exceptuamos las islas de Cabo Verde, situadas demasiado al sur para nosotros.

Así pues, navegamos hacia el nordeste. Con un viento constante del oeste, no nos hizo falta más que una quincena de días para avistar el Pico Tenerife, una monstruosa montaña que se encuentra en las islas Canarias. Allí nos abastecimos de agua y provisiones, además de abundante vino de excelente calidad; en cambio, no encontramos puerto alguno donde reparar las averías causadas por la tempestad. Al cabo de cuatro días, largamos velas nuevamente.”

(Coronel Jack, Daniel Defoe. Traducción: Pedro Tena. Gadir, 2011)

Stefan Zweig, carta a un desconocido

Martes, Julio 4th, 2017

Los libros que había en la biblioteca de mi padre de Stefan Zweig no eran sus biografías sino las novelas y cuentos que escribió a lo largo de su vida. Había también un ejemplar de Brasil, que dedicó al país que lo acogió los últimos días y etapa en la que presta atención Adiós a Europa (Maria Schrader), que presenta a un Stefan Zweig (Josef Hader) tal y como siempre me lo imaginé desde que leí La piedad peligrosa o Novela de ajedrez.

Adiós a Europa cuenta como el escritor, ya con sesenta años, no tiene fuerzas para volver a empezar tras ser expulsado de su país. No queda nada de la cultivada Europa que conoció.

Llegué a las biografías de Stefan Zweig por mediación de un amigo que me prestó Fouché, el genio tenebroso, y leyéndola descubrí que más que biografías lo que hacía era retratar a un personaje con sobresaliente pulso literario. Que uno se metía dentro del personaje y observaba sus estrategias primero con asombro y más tarde con desconcertante fascinación…

El retrato del ministro de Policía revolucionario, más tarde a las órdenes de Napoleón y al servicio de la corona es una obra maestra de aguda penetración psicológica así como de biografía novelada, un género en el que brilló con luz propia y en el que dejó libros como María Antonieta, Erasmo de Rotterdam y las historias que reúne en los volúmenes Momentos estelares de la humanidad y La lucha contra el demonio, Hölderlin, Kleist, Nietzsche.

Pero Stefan Zweig no fue solo un escritor de biografías sino también un excelente cuentista y novelista. Tengo delante Amok y Los ojos del hermano eterno en una edición de Apolo firmadas por mi padre en el año de 1943, y pensaba en ellas mientras veía Adiós a Europa, que recrea el tedio de un escritor que terminó envenenándose junto a su mujer en Petrópolis, Brasil, esa tierra en la que vio el futuro del mundo y cuya generosidad tanto agradeció.

Hace ya muchos años y paseando por una avenida de Bahía me encontré con un pequeño busto de Stefan Zweig. Fue un momento extraño y que recobré por la película, como es el de imaginar lo que se siente cuando ya no se pertenece a ningún sitio.

El epílogo de Adiós a Europa muestra con conmovedora elegancia el final del escritor junto a su mujer. Nos ahorra el momento de su muerte y muestra el después. Observamos a los cadáveres por el cristal de un armario que se ha dejado abierto en el dormitorio mientras en la habitación contigua policías, amigos, servicio investiga o lamenta lo sucedido en diferentes idiomas, y en el que predomina el portugués y el alemán.

Varias personas traducen a otros los que se dice en esa habitación. Suena un teléfono mientras la cámara, que imperceptiblemente se mueve, muestra a una empleada de la casa  de rodillas y junto a la cama en la que yacen los cadáveres para rezar una oración.

Adiós a Europa.

Saludos, julio, desde este lado del ordenador.

Tres hurras por Domingo López Torres

Miércoles, Mayo 17th, 2017

Como a otros muchos compañeros, una mañana, una tarde o una noche de febrero de 1937, los militares rebeldes al orden republicano hicieron desaparecer en el mar a Domingo López Torres. Tenía 27 años y dejaba tras de sí una obra literaria corta pero intensa. Como corta e intensa fue su vida.

Nacido en el seno de una familia humilde, López Torres se hizo socialista, formó parte de la facción surrealista de Tenerife y nunca olvidó la muerte de Julio Antonio de la Rosa y José Antonio Rojas en un fatal accidente en la bahía del puerto de Santa Cruz de Tenerife, y en el que él resultó ileso.

Javier Hernández Velázquez recreó al poeta en la notable novela El fondo de los charcos, y han sido muchos los estudiosos que se han acercado a su poesía con la esperanza, es un suponer, de descifrar en ella si intuía el trágico final que le acechaba.

Con todo, el poeta continúa siendo un absoluto desconocido en un archipiélago, en unas islas y en una ciudad, Santa Cruz de Tenerife, con tan poca memoria. Para romper esta injusticia, el Ateneo de Miraflores, en la capital tinerfeña, acoge este jueves, 18 de mayo y a las 19 horas, un acto de homenaje a Domingo López Torres que coincide con el 110 aniversario de su nacimiento y el 80 aniversario de su muerte.

El acto contará con la exposición de la obra fotográfica Socius, de Adrián Alemán, inspirada en los barcos prisión y también con las intervenciones del escritor, ensayista y profesor de la Universidad de La Laguna, Nilo Palenzuela; Leoncio González, guionista y productor del documental Los mares petrificados de Miguel G. Morales y un recital de Sonia Rodríguez, quien cantará el poema Yo fui a la playa contigo, de Domingo López Torres, con acompañamiento musical.

Saludos, ¿lo imprevisto?, desde este lado del ordenador.

Triste, solitario y final

Martes, Abril 18th, 2017

“La quería a ella, por supuesto. La quería en ese mismo momento, de hecho, en esa cama. Y si se las arreglaban sin que los pillaran –¿por qué no iban a poder?–, le habría gustado seguir viéndola unas cuantas veces al mes hasta que su unión fuera tan intensa que le encontraran sentido a la posibilidad de dar un paso atrevido y escapar, o bien descubrieran que su pasión era como una planta de invernadero y la flor se estaba pudriendo ya.”

(Ese mundo desaparecido, Dennis Lehane. Traducción. Enrique de Hériz, Salamandra, 2017)

Tras la catastrófica adaptación al cine de Vivir de noche, segunda entrega de la trilogía del clan Coughlin que inició Dennis Lehane con Cualquier otro día, el escritor norteamericano cierra ahora el ciclo con Ese mundo desaparecido, una historia con la que finaliza su atractivo retrato histórico sobre el crimen organizado en la costa Este en las décadas de los años treinta y cuarenta.

Protagonizada por Joe Coughlin, Ese mundo desaparecido mantiene el tono de las anteriores novelas e insiste en casi todas sus constantes, aunque en esta ocasión el paso del tiempo resulta más denso en los personajes, la mayoría de los cuales culminan con su muerte la trayectoria vital que Lehane les dio en la anterior novela, Vivir de noche, aunque el escenario en el que se desarrolla es casi el mismo, Tampa, Florida.

Pesa también en la obra la traición. Lehane escribe que en un mundo como el que vive Joe, la traición está a la orden del día por lo que es necesario ser un duro y olvidar las emociones. En el hampa se sobrevive todos los días no con el corazón sino con el cerebro y eso implica a que estés dispuesto a sacrificar lo que más amas.

No, en ese mundo es imposible educar a un niño. Y Joe Coughlin que es un tipo duro pero organizado, tiene un hijo. Su talón de Aquiles.

En Ese mundo desaparecido Dennis Lehane no se pone del lado de nadie, y mucho menos de su protagonista. Narra en tercera persona el declive de un hombre que ya no encaja en los nuevos tiempos, y que Joe Coughlin materializa en el fantasma de un niño que pudo ser él.

La infancia es un tema clave en la literatura de Lehane. Ha abordado este asunto en varias de sus novelas. La violencia que siendo niño sufrió uno de los protagonistas de Mystic River servirá como desencadenante del relato; en Cualquier otro día, Vivir de noche y Ese mundo desaparecido es determinante para entender las reglas en las que se mueve Coughlin, y la extraña relación que mantiene con Tom, su hijo.

La ausencia de la madre hace que se expliquen muchas cosas de ese mundo cerrado y extremadamente masculino que es el que define a los hampones de esta novela que transcurre cronológicamente durante los años cuarenta, con un país en guerra en el que continúan lucrándose los mafiosos.

Mafiosos que al final lograrán la libertad del jefe de los jefes, Luciano, al aliarse con el gobierno norteamericano y trabajar bajo su bandera durante la guerra.

Novela complejísima pero armada con desarmante sencillez, Dennis Lehane es uno de los grandes escritores con que cuenta el género negro y criminal en los últimos años. Un escritor que saber contar historias y transportar al lector a un tiempo violento.

Y eso solo lo consiguen los grandes.

Dennis Lehane es más que un escritor de género.

Saludos, solo es un aviso, desde este lado del ordenador.

Manuel Borrás: “La poesía hace mejores ciudadanos”

Lunes, Abril 10th, 2017

El director literario de Pre-Textos, Manuel Borrás (Valencia, 1952), protagonizó recientemente un encuentro en Santa Cruz de La Palma en el que habló de su trabajo como editor y de sus relaciones con varios escritores.

Pre-Textos tiene ya cuarenta años y su historia es la del trabajo bien hecho. Bien hecho porque no es fácil que una editorial española alcance esa edad y bien hecho porque ha mantenido desde sus inicios la misma línea. Una línea que apuesta, entre otros géneros literarios por la Poesía, en la que Pre-Textos se ha convertido en referencia.

Pre-Textos cuenta en la actualidad con un fondo de más de mil quinientos títulos y ha obtenido el Premio Nacional del Ministerio de Cultura de España a la labor editorial (1997) y el reconocimiento como editorial del año en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (2008) y en la Feria Internacional del Libro de Lima (2009). Pre-Textos cuenta también con la Orden Alejo Zuloaga, que concede la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo, Venezuela (2012).

Manuel Borrás fundó con Manuel Ramírez y Silvia Pratdesaba en 1976 Pre-Textos, un sello editorial que, desde ese entonces con pretextos, continúa apostado por la literatura de calidad.

- ¿Cómo fue la gestación y el parto de Pre-Textos?

“Pre-Textos la fundamos Manuel Ramírez, Silvia Pratdesaba y yo cuando estábamos en la Universidad y como respuesta a la carestía de determinadas lecturas que afectaban a nuestras afinidades electivas. Veníamos de un proyecto editorial universitario anterior que se frustró ya que quien la animaba, un amigo al que veíamos entonces y que nos parecía muy mayor, teníamos entonces dieciocho años, el notable poeta Eduardo Hervás, se suicidó así que quizá fue él quien nos introdujo el gusanillo de la edición. Siempre digo que Pre-Textos nació con pasión por la literatura escrita y decepción por la experiencia universitaria. Además, nunca quisimos ser hombres tristes, como otros.”

- ¿Recuerda el primer libro que editaron?

- El primer libro que editamos en Pre-Textos fue Materiales para la historia de las ciencias en España: siglos XVI-XVII, y fue el primero porque un colaborador nos dijo que ya estaba en prensa y tras discutir entre nosotros si teníamos que editarlo o no, al final lo reconsideramos. Se trataba de un libro con gran aparato técnico en el que, entre otras cosas, decía que un catalán se había adelantado a Galileo en 40 años. En aquel entonces, vivíamos en un tiempo muy complicado, eran los años de la Transición.”

- ¿Y qué objetivos se marcaron como editorial?

“Nuestro objetivo era la recuperación de la literatura escrita por el exilio español, con autores como María Zambrano, Jorge Guillén y Juan Larrea, entre otros. Y ellos mismos nos animaron a seguir adelante con este proyecto aunque salvo Larrea, que nos confió un libro, el resto esperó a que tuviésemos catálogo. En esa primera etapa recurrimos también a las traducciones.”

- Durante todos estos años Pre-Textos se ha caracterizado por su colección de poesía. Insólito, si tenemos en cuenta que España es un país en el que se lee poco, y si se lee poco, menos poesía.

“Creo que la poesía hace mejores ciudadanos porque los sensibiliza. No sé si es un género menos leído pero lo pongo en duda ya que pese a que la gran industria editorial apuesta por la prosa, la poesía continúa colándose por sus fisuras. En nuestro caso, han pasado más de cuarenta años y nuestra colección de Poesía continúa pese a que apenas da dinero aunque la plusvalía que generan otras colecciones nos permite seguir porque sabemos que los lectores de poesía son una inmensa minoría, y que se trata de un lector que sabe lo quiere y al que resulta muy difícil darle gato por liebre.”

- ¿Y cuál es la historia de un editor literario como usted y el perfil del lector de los libros que edita Pre-Textos?

“La historia de un editor es la historia de un solitario aunque de vez en cuando baja al mundo. En una Feria del Libro observé por primera vez al lector de libros de Pre-Textos y desde entonces es una experiencia que procuro repetir porque percibo el cambio generacional entre nuestros lectores. Observo un relevo intelectual dinámico y vivo pese a que vivamos en una época perezosa en la que la Sociología está por encima de la realidad.”

- Y en sus años de editor, ¿cuáles han sido los momentos más difíciles, esos en los que estuvo a punto de tirar la toalla?

- Los momentos tristes son todos aquellos en los que conoces que ha muerto un amigo porque Pre-Textos se ha constituido en una casa común. Respecto a lo de tirar la toalla, la verdad es que lo pienso con cierta frecuencia porque a veces editas libros que no obtienen los resultados que esperabas. Hacer un libro es relativamente fácil pero una buena edición muy difícil.”

- ¿Y los momentos más satisfactorios?

“Entre los más satisfactorios están aquellos en los que descubres a un joven escritor porque piensas que lo que escribe resulta valioso. ¿Para qué sirve, si no, un editor literario? Un editor literario está para descubrir a valores que aún no están consensuados.”

- ¿De ahí viene el nombre de Pre-Textos?

“El nombre de Pre-textos nació más bien como un pequeño chiste. En aquellos años, los setenta, teníamos que darle nombre a la editorial en la oficina de patentes y nos reunimos los cuatro amigos alrededor de una botella de whiskey y comenzamos a proponer nombres y ahí, ya avanzada la discusión, dije que teníamos que sacar un nombre, un nombre  ‘sin pretexto alguno’ y alguien decidió ponerle un guión a esos pretextos para que quedara en Pre-textos.”

- Como editor literario, ¿qué le pide usted a los textos que llegan a sus manos?

“Que esos textos tengan vida porque la literatura es una manifestación más de la vida.”

- Y cómo observa como editor la irrupción de las nuevas tecnologías en el mundo del libro.

“La irrupción violenta del libro virtual se ha demostrado algo perversa y previsible. Ya se intuía entonces que tenía fecha de caducidad. En uno de los países más consumidores del mundo como son los Estados Unidos de Norteamérica la demanda de libros electrónicos ha descendido, así que el cambio de paradigma que anunciaban los agoreros son zarandajas y demuestra una vez más que el libro molesta, que siempre ha molestado. Entiendo que la literatura en pantalla es literatura pero la diferencia que tiene con la que se publica en papel es que somos muchos los editores que nos preocupamos por cuidar la edición.”

- En estos ya más de cuarenta años al frente de Pre-Textos ¿qué momentos han sido los más importantes para la editorial?

“Entre los momentos más entrañables están los de haber conocido a algunos de los autores a los que admiro y que esos mismos autores me dijeran que los libros de la editorial contribuyeron a su formación intelectual.”

- Y antes, mucho antes ¿hubo editoriales que influenciaron en la forma de hacer libros de Pre-Textos?

- Pre-Textos sin sus hermanos mayores no hubiera sido posible. Lumen, Tusquet, Anagrama, sin ellos nosotros no hubiéramos podido existir, nos abrieron un camino preciso pero no representaron un modelo porque en Pre-Textos dimos preferencia a la intuición basada en la experiencia. Andrés Trapiello dijo de Pre-Textos que no es solo una editorial sino un modo de estar en el mundo.”

- ¿Y que libro que no ha editado le gustaría editar?

“Los ensayos de Montaigne, que lo ha hecho y muy bien Acantilado, y a Benito Pérez Galdós, a quien antes de morir espero hacerle un homenaje.”

- Pre-Textos continúa apostando por la poesía pero ¿cuál es el estado de la poesía que se escribe en España?

“Muy bueno. En este país hay muy buena poesía. Hoy, la gran poesía se escribe en inglés y en español, ese español que hablan quinientos millones de hispanohablantes. Y en su proporción, también en portugués.”

- Y por último, otra curiosidad, ¿recuerda cuál fue el primer libro que le marcó?

El cartero del rey, de Rabindranath Tagore, que leí en la edición de Zenobia Camprubi y Juan Ramón Jiménez. Nací en el seno de una familia burguesa en la que mi madre nos influyó para leer. En mi casa trabajaba además una señora, Eugenia, que nos contaba siempre historias maravillosas, así que con estas dos mujeres ¿cómo no iba a estar abocado a la literatura?

Novedades

Manuel Borrás se muestra satisfecho con la edición, en colaboración con la Fundación de CajaCanarias, de la obra completa de Manuel Padorno (2016). Una edición de Alejandro González Segura que se suma a la que en 2000 presentaron sobre la obra poética y cuentos de Luis Feria con el patrocinio entonces del Gobierno de Canarias y al cuidado de Carlos Eduardo Pinto. Estos autores se suman a un catálogo en el que también figuran otros autores de las islas en una editorial que está en continúa búsqueda de nuevas voces. Al margen de la relación que la editorial mantiene con Canarias, novedades recientes de Pre-Textos son Cartas a sus amigos de Ramón Gaya y la poesía completa de Gerardo Diego. La editorial ha publicado también varios libros de Erika Martínez, que este año presenta Chocar con algo. Manuel Borrás cuenta que conoció la poesía de Erika Martínez siendo jurado en un concurso de poesía joven y que desde entonces ha tenido la oportunidad de observarla “en su crecimiento como poeta.”

Saludos, cada día más sorprendido, desde este lado del ordenador.

El editor de Pre-Textos, Manuel Borrás, en Santa Cruz de La Palma

Jueves, Marzo 30th, 2017

La Casa Principal de Salazar en Santa Cruz de La Palma acoge este viernes, 31 de marzo y a partir de las 20 horas, una intervención del editor de Pre-Textos, Manuel Borrás, quien hablará sobre la labor editorial  y los vínculos de su casa editora con la literatura española, hispanoamericana y canaria. El editor estará acompañado en este encuentro por Rafael-José Díaz.

Manuel Borrás nació en Valencia, en 1952 y es licenciado en Filología moderna en la Universidad de Valencia en las especialidades de alemán e inglés. En 1976, fue uno de los fundadores, junto a Manuel Ramírez y Silvia Pratdesaba de la editorial Pre-Textos, de la que es director literario.

Esta editorial cuenta con un fondo de más de mil quinientos títulos y ha obtenido el Premio Nacional del Ministerio de Cultura de España a la labor editorial en 1997, fue nombrada editorial del año en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en 2008 y en la Feria Internacional del Libro de Lima de Lima en 2009 y fue galardonada con la Orden Alejo Zuloaga en la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo, Venezuela, en 2012.

En 2015, Borras publicó una selección de las 100 mejores poesías en español. En 2016, obtuvo la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

Saludos, cielo muy azul, desde este lado del ordenador.