Noticias, noticias, noticias

Miércoles, Enero 15th, 2014

* Una nueva apuesta editorial surge en Canarias, se trata de Neys Books Ediciones que ha puesto en el mercado sus dos primeros títulos, las novelas La laguna de los olvidados, de Benjamin Barrett y Sándalo y rapsodia, de Juan Jesús Pérez.  Neys Books Ediciones es un proyecto del también escritor Juan Andrés Herrera, de quien leímos el año pasado Cinco mujeres que no subirán al cielo, publicado dentro de la colección G21 Narrativa Canaria Actual.

* Paté de foie, segundo libro de Guillermo Alemán, va camino de su segunda edición. Así lo anuncia el escritor de esta novela policíaca que protagoniza uno de los personajes femeninos más intensos de los últimos años en la literatura escrita en español. Editada por Los 80’pana factura desde este su blog El Escobillón felicitamos al autor como al sello discográfico y literario que ha hecho posible su aparición en el mercado.

* El verano que murió Chavela Vargas (Alba Editorial) es el título de la séptima entrega del detective privado Ricardo Blanco del escritor José Luis Correa, quien en esta ocasión obliga a su peculiar personaje a volver a las andadas cuando se encuentra el cadáver de un extranjero asesinado en un oscuro callejón de La Isleta, en Las Palmas de Gran Canarias.

* Los ojos del puente, novela Javier Hernández Velázquez, será publicada después del verano por M.A.R. Editor. El nuevo título del autor de El fondo de los charcos (Baile del sol) y Un camino a través del infierno (M.A.R.) recupera a su investigador Mat Fernández y explora en torno a uno de los trabajos literarios más legendarios que se han dado en estas islas abandonada de la mano de los dioses, nos referimos a La lluvia no dice nada de Antonio Bermejo, una novela que desapareció y de la solo nos queda algunos fragmento y su título. La acción de Los ojos del puente transcurre en varios escenarios, Cuba y la ciudad de Los Ángeles en los años sesenta, y la capital tinerfeña en la actualidad, y por lo que nos hemos enterado pretende sacar los colores a la rancia burguesía local, ya que Mat revelará algunos secretos que esconcen celosamente en sus armarios tan delustrada clase social.

* En otoño veremos también publicada una nueva novela de Alexis Ravelo en la editorial Alrevés. El escritor, que se encuentra en estos momentos trabajando en ella, anuncia que se trata de un libro todavía más coral que La estrategia del pequinés, también editada por Al Revés. La acción de su última novela se desarrolla no solo en la capital grancanaria, escenario que se le está quedando pequeño al autor, sino también en otros lugares de la isla. Nosotros sabemos cuál es el título –muy bueno, lo que se dice muy bueno–, también por dónde se moverá la historia pero nos hemos comprometido a guardar el secreto. Así que habrá que esperar hasta otoño.

* Es más que probable que la actriz Lola Herrera presente en la capital grancanaria Me quedo con lo mejor (La Esfera de los Libros), volumen testimonial que ofrece además  consejos y moralejas, en los que la autora “habla de las huellas que han dejado en ella diversos acontecimientos íntimos y las enseñanzas que ha podido sacar, como: valores a transmitir y errores que es mejor dejar atrás”. Se estudia que Lola Herrera promocione también este libro en la capital tinerfeña si recala finalmente en Canarias.

Y CINE ARGENTINO EN TEA

TEA Tenerife Espacio de las Artes y el Consulado de la República Argentina en Tenerife ofrecen del 16 al 19 de enero un ciclo de cine argentino que incluye la exhibición de los largometrajes El último Elvis, de Armando Bo (jueves 16, 20 horas);  El agua del fin del mundo, de Paula Siero (viernes 17, 19 horas) y Extraños en la noche, de Alejandro Montiel (viernes, 17, 21.30 horas); Samurai, de Gaspar Scheuer (sábado 18, 19 horas); De caravana, de Rosendo Ruiz (sábado 18, 21.30 horas) y, el domingo 19 de enero, De caravana y El último Elvis, a las 19 y 21.30 horas, respectivamente.

Saludos, esto, esto es todooo, amigos, desde este lado del ordenador.

Un año de narrativa en Canarias

Sábado, Diciembre 28th, 2013

A MODO DE INTRODUCCIÓN

No están todos los que deberían de estar pero sí aquellos que leímos y que conocimos a lo largo de un año que tan productivo ha resultado para las letras canarias. Nuestro objetivo es pues visualizar este fenómeno insólitamente fértil en unos tiempos donde la crisis parece indicar lo contrario. A vista de pájaro, y a modo de ráfagas, proponemos un repaso urgente a lo más destacado, a nuestro juicio, del 2013. Meses en el que hemos asistido al nacimiento de nuevas apuestas editoriales, a la consolidación de la novela de género en el archipiélago; a la publicación de novedades firmadas por escritores veteranos y noveles dentro y fuera de las islas; a encuentros y festivales literarios. También, desgraciadamente, a las ausencias de escritores muy vinculados con las islas como José Luis Sampedro y el senegalés El Hadji Amadou Ndoye; así como del abogado y escritor Miguel Ángel Díaz Palarea; Ricardo Lezcano y el profesor Enrique Fernández Caldas. Y aunque no tuvieron vinculación con la literatura: Vicky Penfold, José Pedro Pérez y el empresario Roberto Gutiérrez, entre otros.

HECHOS

* El Día de las Letras Canarias estuvo dedicado a José de Viera y Clavijo, de quien se celebró con una serie de actos austeros su centenario así como el proyecto de publicar  su obra completa en Ediciones Idea, trabajo que coordina el profesor de la Universidad de La Laguna, Rafael Padrón.

* En septiembre de este año se desarrolló con éxito de público la primera edición de Periplo. Festival Internacional de Literatura de Viaje y Aventuras en el Puerto de la Cruz. Se celebró también las segunda y tercera edición de Santa Cruz, ciudad leída con paneles diseminados por la capital tinerfeña en los que se reprodujeron fragmentos de novelas y cuentos y poemas escritos por autores nacidos y/o residentes en las islas, así como LuchaLibro, un original concurso de improvisación literaria. Tuvimos la suerte de asistir a un nuevo encuentro de NNegra de Arona, que en esta ocasión estuvo dedicado a la presencia de las escritoras en el género negro y criminal y tiene lugar el XVIII Festival Internacional del Cuento de Los Silos.

* Desaparece en Tenerife, tras acoger tres ediciones, el Salón Internacional del Libro Africano (SILA) que se traslada –en una maniobra confusa que genera mucho ruido en los medios locales– a la capital grancanaria, donde se desarrollan su cuarta y quinta edición.

* La revista La Página celebra la publicación de su número 100. Mientras, en TEA Tenerife Espacio de las Artes se exhibe hasta el 13 de abril la exposición Syntaxis: una aventura creadora en la que se repasa los diez años de esta publicación.

* Abrimos antes de Navidad botellas de vino espumoso cuando Alexis Ravelo obtiene el XXVII Premio Ciudad de Getafe con La última tumba, novela que publica Edaf. También cuando Javier Hernández Velázquez resulta finalista con Un camino a través del infierno en el Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial. En el territorio de la novela policíaca, José Luis Correa publica Blue Christmas (Alba Editorial), última entrega de la serie protagonizada por su peculiar detective privado Ricardo Blanco.

* Se quiso encerrar la Feria del Libro en las dos capitales canarias entre cuatro paredes aunque al final, afortunadamente, venció la sensatez en este archipiélago tan poco acostumbrado a la sensatez.

* Aún nos preguntamos las razones que provocaron que la Fundación CajaCanarias no revelara este año los nombres del jurado del Premio de Novela Benito Pérez Armas, dotado con 12.000 euros y la publicación de la novela ganadora, que recayó En el reino de los cielos, de Silvia García.

* Ediciones Escalera publica Off the Road, de Carolyn Cassady con traducción de Ana Lima y Alexis Ravelo y Thalía Rodríguez nos ofrecen la versión en español de El viento y la sangre, un feliz descubrimiento de un oscuro escritor policíaco, M. A. West, y que se editó en la colección Negra, en Navona Editorial. Mario Domínguez Parra presenta, entre otros trabajos, su traducción al inglés de poemas de Miguel Ángel Galindo y la profesora Elena Sánchez Hernández se ocupó de la traducción y edición de Generaciones (Siníndice Editorial) de Rachel Korn.

* 2013 fue también el año del parto lento y difícil de dos proyectos editoriales: Neys Books y Attikus. Attikus ya iniciado su singladura con la publicación on line de la novela El destino de las palabras, de Santiago Gil. El escritor Luis León Barreto presentó en la Nueva Asociación Canaria para la Edición (NACE) su última novela: Carnaval de indianos.

* Se produce el cese de Alberto Delgado como viceconsejero de Cultura al transformarse el departamento en Dirección General de Cultura, al frente ahora de Xerach Gutiérrez Ortega.

* El poeta y escritor Roberto García de Mesa presenta en el teatro Guimerá, en Santa Cruz de Tenerife, el libro El teatro de vanguardia en Canarias (1924-1936). El editor y escritor Ánghel Morales reunió algunos de sus artículos de opinión en el volumen La voz de Ánghel (colección La quinta columna, Ediciones Idea) y la escritora Elena Morales da a conocer la trilogía Somos solidarios (Minitextos para sonreír, Minitextos para comprometidos y Minitextos de amor y lujuria) en la que colaboraron 87 escritores, y que destinó el dinero recaudado en ventas a causas humanitarias y fines sociales a través de las ONG Cruz Roja Española, Amnistía Internacional y Ayuda en acción.

* La colección Letras Hispánicas (Cátedra) publica El espejo de tinta, de Andrés Sánchez Robayna.

* El escritor y periodista Juan Cruz presenta en 2013 Viaje a las islas Canarias (Aguilar); Especies en extinción (Tusquets) y Jaime Salinas. El oficio del editor (Alfaguara). Alberto Vázquez Figueroa, Bimini (Martínez Roca) y Sabas Martín regresa con El farallón (Huerga & Fierro) a su isla Nacaria, territorio legendario y “cifra y resumen de Canarias”, donde denuncia las prospecciones petrolíferas que se hacen en su mar insular y las nefastas consecuencias que ocasiona.

* Entre otros volúmenes de cuentos, pudimos leer Ellas tampoco saben por qué, de María Gutiérrez; ¿Quién cuidará de mis guardianes?, de Alba Sabina Pérez; Breves atajos, de Agustín Díaz Pacheco; Cuentos para ser leídos antes de dormir, de Jesús Villanueva; Hari Maguada, de Carmen María Reyes Santana y El rastro de la mujer caracol, de Alain Barreto Hernández.

* Se publican los tres primeros volúmenes de Historias de guanches, obra gráfica de Juan Carlos Mora en la que se reinterpreta en clave de cómic y a todo color  la vida de Beneharo. El Mencey de Anaga; Bencomo. El Mencey de Tahoro y Bentor. El heredero.

* En cuanto a poesía, Rafael José Díaz publica La crepitación. Poesía reunida (1991-2006);  Iván Cabrera Cartaya obtiene con Creencias de verano el VI Premio de Poesía Antonio Gala y MAPFRE Guanarteme publica Para ser recitado al viento sibilante seguido de Sangre de eclipse (2013),  de Cabrera Cartaya y Sergio Barreto. Agustín Gajate propone Achicaxna xaxo agual. Palabra de momia paria, 110 poemas y nueve silencios escritos en la lengua de los primeros pobladores de Canarias con su correspondiente traducción al español. Daniel Díaz Bernal obtiene, por otro lado, el Premio de Poesía Pedro García Cabrera que convoca la Fundación CajaCanarias con El tiempo de los lemures y Víctor Álamo de la Rosa presenta El equilibrista y los jardines. Como desafío y grito de supervivencia, los animales de Zoo.0 presentan Poeta hermafrodita, entre otras acciones poéticas. No quisiéramos olvidar, aunque se publicara en 2012, La mentira del agua y Alfabeto celoso (obra completa), de Julián Herraiz, voz poética de la década de los cuarenta que rescataron del olvido Luisa Chico Pérez, Fermín Domínguez Santana y Javier Rivero Grandoso. El libro está publicado en la colección Ministerio del aire de Ediciones La Palma.

* Víctor Conde, álter ego literario de Alfredo Moreno Santana, publica La ópera de la mente (Scyla eBooks); He oído a los mares gritar mi nombre (Dolmen Editorial); Miniaturizados (Hidra) y es antólogo de Los Monstruos del mar (Nowtilus). Mientras, en la colección G21 Narrativa Canaria Actual se publicaron los títulos El centro del gran desconocido, de Eduardo Montelongo; Julia y la guillotina, de Jonathan Allen; Si hubieras estado aquí, Cecilia Domínguez Luis; El peso del tiempo, de Gerardo Sánchez; Cinco mujeres que no subirán al cielo, de Juan Andrés Herrera y Mujeres en la encrucijada, de Javier Marrero.

* Ediciones Idea recupera al escritor Ángel Sánchez con la publicación de Calibán. Y Carlos Álvarez reedita La pluma del arcángel (Hora antes Editorial), una novela histórica por la que el escritor obtuvo el Premio Benito Pérez Armas en 1998. Novela histórica es también 1797. Piratas del Atlántico (Centro de la Cultura Popular Canaria), de Luis Medina Enciso y El judío que quiso ser ario (Éride Ediciones) de Enrique Reyes. Y en Ediciones Aguere/Idea se publican los thrillers El envío turco, de Pilar Escalona, La fortaleza del tiempo, de Edward T. Riker,  y La piel de la Lefaa, de Juan R. Tramunt; Con esta misma sintonía se edita Los privilegiados del azar (Chiado Editorial), de Carlos Alberto Felipe Martell. Se publica también El samurai desnudo (Editorial ERDE), de Manuel Pérez Cedrés; Paté de foie (Los 80 pasan factura), de Guillermo Alemán; Caídos del suelo (colección Narrativa, Baile del Sol Ediciones), de Ramón Betancor; Yo maté a Rajoy (colección Serie Negra, Baile del Sol) de Juan Carlos Pérez; … En el aire queda de Damián H. Estétevez y Las gaviotas y el buitre, de Diego I. Ramírez, las dos en Ediciones Aguere/Idea.

* Coinciden además dos novelas en cuyo título se confiesa que se ama a las mujeres. El hombre que ama a Gene Tierney (La Página Ediciones), de Daniel María; y El hombre que se enamoró de Sasha Grey (Cultiva Libros), de Antonio Lorenzo Gómez Charlín. Daniel María obtiene el Premio Joven Promesa Periodismo Cultural; Agustín Ravina Pisaca presenta Mi Habana en el recuerdo, obra en la que se narra cómo dos emigrantes canarios logran prosperar en Cuba antes del triunfo de la revolución castrista. Sonia Díaz Oval debuta en Ediciones Idea con Entre bambalinas.

* El Gobierno de Canarias, a través de su Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural, organiza el ciclo literario Entre palabras. Se produce el I Encuentro de Joven Crítica Canaria, que tiene lugar en n la Sala Domingo Pérez Minik de la Biblioteca Pública del Estado de Santa Cruz de Tenerife.

Somos conscientes que faltan muchos más títulos, pero su ausencia es involuntaria. Nuestra intención es la de orientar y ofrecer una selección de las diez novelas que, a nuestro juicio, resultaron de las más atractivas del 2013.

¿POR QUÉ ESTOS TÍTULOS?

- La estrategia del pequinés (Alrevés Editorial), de Alexis Ravelo.- porque este año ha sido el año de Alexis Ravelo, del que leo en 2013 Morir despacio (Mercursio Editorial), cuarta entrega de su peculiar investigador ocasional Eladio Monroy; Las estrategia del pequinés, título en el que se aparta de la tendencia negrocriminal en la que se ha escorado el género en España, y novela dura y contundente, feroz y despiadada por la que pululan personajes del arrollo, marcados con el signo de los perdedores; y La última tumba (colección Voz y tiempo, Editorial Edaf) con la que obtuvo un más que merecido XXVII Premio Ciudad de Getafe.

- Un camino a través del infierno (M.A.R. Editor), de Javier Hernández Velázquez.- porque el escritor rompe con su producción anterior y presenta un título repleto de guiños y sano (¿sano?) sentido del humor, claves de eso que denomino literatura pulp pop. La novela propone además una historia en la que se mueve como pez en el agua su protagonista, Mat Fernández, un personaje modelado con la forma de Mike Hammer más que de Lew Archer. Un detective de gatillo fácil y muy orgulloso de vivir en provincias.

- Sorimba (Editorial Puentepalo) María Jesús Alvarado.- porque ha sido uno de los escasos títulos leídos este año que va por otros derroteros, que se preocupa en reivindicar el mundo rural en una isla, El Hierro, donde todavía es posible oler el perfume de la naturaleza. Sorimba es un título raro si quieren entre tanta literatura urbana. Otra forma de entender la realidad que nos rodea.

- Isla nada (Tropo Editores) Víctor Álamo de la Rosa.- porque Víctor Álamo de la Rosa pone punto y final a su ciclo narrativo de Isla Menor. Pulveriza el universo que, hasta ahora, caracterizaba su producción narrativa y despierta la curiosidad del lector en descubrir por dónde irán sus próximas aventuras literarias. Sexo y naturaleza salvaje son solo algunos de los elementos con los que juega el escritor en la despedida amarga de su territorio imaginario, muy próximo al de su isla natal, El Hierro.

- El zahorí del Valbanera (colección: Narrativa, Baile del Sol Ediciones), de Juan Manuel García Ramos.- porque el escritor reivindica la figura del emigrante canario con emoción y distancia. El protagonista de la novela está inspirado en uno de los abuelos del escritor y, al mismo tiempo, es un relato en el que se describe lo que fueron capaces de hacer aquellos hombres y mujeres que aprendieron a vivir en tierras extrañas que terminaron haciendo suya. Como explica el autor de la obra, El zahorí del Valbanera huye de idealizar a su personaje protagonista aunque, destaca, “la emigración siempre es rebeldía”.

- Johanna (colección: Sitio de Fuego, Baile del Sol Ediciones) de Eduardo Montelongo.- porque leo una atractiva historia de piratas. Libre y sin prejuicios, que me sabe a La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson; La taza de oro, de John Steinbeck y a El negrero de Lino Novás. Una novela, en definitiva, que hace transportar al lector a otros mundos, a navegar por los mares y a desembarcar en islas y continentes que están por conquistar.

- Pasa la tormenta (colección: Serie Negra, Baile del Sol Ediciones), de Tomás Felipe.- porque logra algo insólito: fusionar dos géneros aparentemente diferentes como son la ciencia ficción y la novela policiaca. El resultado final es una divertidísima historia que transcurre en una futurista Las Palmas de Gran Canaria dividida en sectores. En uno de ellos viven pobres que son muy pobres y en otro ricos que son demasiado ricos. De fondo, un caso de triste actualidad: la emigración irregular.

- Si hubieras estado aquí (colección: G21 Narrativa Canaria Actual, Ediciones Aguere/Idea), Cecilia Domínguez Luis.- porque recupera al territorio de la narrativa a una escritora que articula un drama familiar y generacional dando voz a sus protagonistas a través de diarios, blogs… Confesiones privadas que se revelan a un lector que se siente incómodo en su papel de voyeur.

- La Casa Lercaro (Roca Editorial), Mariano Gambín.- porque el escritor termina su ya conocida trilogía de La Laguna, Ira Dei, manejándose con comodidad por el thriller con un lenguaje sencillo, al servicio de una historia donde lo que importa es la acción. En su último título planean así fantasmas, ladrones de altos vuelos y el compacto círculo de protagonistas de las dos entregas anteriores dispuesto a resolver ¿su último misterio?

- La felicidad amarga (Ediciones Irreverentes), Pablo Martín Carbajal.- porque se trata de un relato de descubrimiento que propone un sutil e introspectivo itinerario por el pasado de su protagonista. A modo de muñecas rusas, el escritor va revelando  con delicado pudor las interioridades de su personaje para concluir en un final en el que pone de manifiesto lo que significa el dolor de la victoria. O lo que es lo mismo, aceptarse cada uno como lo que es.

(*) Este artículo se publica este domingo, 29 de diciembre, en El Perseguidor, Diario de Avisos. En el blog hemos podido actualizar datos que omitimos, involuntariamente, en la versión de papel. Como en ediciones pasadas, agradecemos aportaciones para hacer más exacto lo que solo ha pretendido ser un balance de un año, insistimos, insólitamente productivo en las letras canarias.

Saludos, la esperanza me mantiene, desde este lado del ordenador.

‘Un camino a través del infierno’, una novela de Javier Hernández Velázquez

Martes, Octubre 1st, 2013

Salí al aparcamiento pensando que tengo debilidad por las mujeres kamikazes. Las llamo así porque son mujeres autodestructivas. Se estrellan contra ti y no puedes evitarlo. Podías ir con ellas hasta el fin del mundo (Gran Canaria, por ejemplo), que nunca te dejarían a tu suerte. Era mi cheque en blanco frente a los que me tildaban de machista.”

(Un camino a través del infierno, Javier Hernández Velázquez, colección Narrativa, M.A.R. Editor)


Tras Factotum, La identidad fragmentada, El fondo de los charcos, El sueño de Goslar y el libro de relatos Los días prometidos de la muerte, Javier Hernández Velázquez regresa a los territorios de la novela con una obra madura y personal, cómplice de su universo literario.

Un universo que en cierta ocasión resulta pulp pop pero que con Un camino a través del infierno va más allá de lo pulp y de lo pop.

Terminado el libro, aún digiero sensaciones.

Javier Hernández Velázquez es un escritor que tiene estilo y mirada. Un escritor que conoce muy bien las estrategias que mueven y agitan la literatura negrocriminal.

Si leen sus libros descubrirán a un autor que se mueve como pez en el agua en todos los subgéneros en los que a veces se la confunde.

Un camino a través del infierno va más allá de la resolución del caso.  De hecho, lo que importa es explicar el alma de una sociedad podrida y en las extrañas dobleces que alimenta el alma de los que la integran.

Narrada en primera persona por Mat Fernández, personaje que ya había aparecido en el relato La medida de la vida (incluido en Los días prometidos de la muerte), Un camino a través del infierno explota con notable inteligencia las posibilidades de su protagonista. Un personaje cuya forma de entender la vida hace que te resulte atractivo.

Y Un camino a través del infierno es Mat Fernández, personaje que se mueve en una investigación salpicada de cadáveres –muy hard boiled– entre Tenerife y Gran Canaria, las dos caras de un mismo y miserable espejo, en plena campaña electoral.

A su alrededor, mientras tanto, se mueve una amplia galería de personajes que Mat Fernández describe con sobresalientes brochazos y un sentido del humor que hace que cada una de las casi 230 páginas de esta novela respire aire libre por los cuatro costados.

Detecto en Mat Fernández el socarrón determinismo canario de Jeque, el detective privado que Jaime Mir plasmó en El caso del cliente de Nouakchott; pero también el estilo crudo y violento del Mike Hammer de Mike Spillane y, ya llegando al the end, la ruda ternura de Philip Marlowe, el caballero sin espada creado por Raymond Chandler.

Javier Hernández Velázquez consigue además con esta explosiva y redonda novela –donde lo que menos importa es la resolución del caso, que la habrá– desconcertar. Y no lo digo por Eva Miller sino por una escritura donde el chiste, a veces fácil, da paso a un lirismo con ecos, ya apunté antes, chandlerianos.

La lectura agradecidamente sorprendente y rompedora de Un camino a través del infierno se transforma así en una divertida y para nada espesa partida de ajedrez social que anima a continuar leyendo esta peculiar travesía por el averno de un personaje, Mat Fernández, al que la vida le ha quitado todo menos su acerado sentido del humor para continuar adelante.

Un Peón.

Un Peón que –lo llega a decir Mat Fernández en un momento de la historia– si “es capaz de atravesar el tablero se convierte en Reina.

Entiendo así Un camino a través del infierno como un paso adelante de Javier Hernández Velázquez. O un tipo que es capaz de dinamitar puentes sin enojosos ni tristes discursos intelectuales.

Un camino a través del infierno se despioja de nostalgia y quiere golpear directo a la tripa.

Necesitaba que la brisa nocturna me despejara. Subí hasta el Estadio y atravesé el barranco Santos (cuyo nombre se debía al hallazgo de ídolos guanches en sus cuevas). Aquellos eran mis dominios: el barrio Duggi, el popular Monturrio, terrenos propiedad de Luis Duggi, que se enriqueció con el comercio de esclavos africanos con destino Cuba. Allí seguían sus señas de identidad: el parque de Las Asuncionistas; la plaza del colegio San Fernando, ocupada por mendigos y vagabundos; la plaza Militar (con el quiosco de la prensa de la bella Rosi). Las juergas del Rin Barril pasaron a la historia, como la murga Los Singuangos, los billares del bar Retama, el pan del quiosco de Leoncio o los perritos con mahonesa del Guau-guau, aquel local de la calle Iriarte que regentaba un tipo con un careto a medio camino entre un personaje de D’Artacán y los tres mosqueperros y Lionel Richie. Escupí la nostalgia al suelo al llegar a la dirección.”

Y hace reír y hace llorar.

Pero sobre todo, hace mirar a tu alrededor.

yo era un perdedor que conjugaba a Eddie Relámpago Felson y ella era la dulce (y alcohólica) Sara, la mujer que tal vez pudiera sacarme del camino de perdición por el que transitaba. El Buscavidas se asemejaba a la historia de mi vida. Una película sobre la resurrección de un fracasado que pierde la fe y la recupera. Miré mi situación estratégica, rodeado de un catálogo de vidas errantes, de tipos agónicos, de tiburones políticos con colmillos cariados, de victorias amargas y derrotas aceptadas por inercia, e hice mi pregunta:

- ¿Quién la mató?”

Saludos, ¿saben?, desde este lado del ordenador.

La que se avecina…

Domingo, Agosto 18th, 2013

* Víctor Álamo de la Rosa publicará en septiembre Isla Nada (Tropo Editores). A nosotros nos encanta la portada, imagen que ilustra este post. La novela, que consta de unas cuatrocientas páginas, es la sexta del escritor y en ella pone fin a su territorio mítico, Isla Menor. La nueva novela relata “la historia de un aviador nazi que tras perder la guerra decide montar un curioso zoológico donde exhibir seres humanos, y la vida de un famoso tenor catalán que debido a las asombrosas adicciones sexuales de su esposa comienza a perder su portentosa voz”.

* El profesor de Historia de América de la Universidad de La Laguna, Manuel Hernández, prepara un libro que, seguro, levantará ampollas. En este nuevo trabajo, Hernández estudia el desgraciado Decreto de Guerra a Muerte a españoles y canarios efectuado por Simón Bolívar en Trujillo el 15 de junio de 1813. Manuel Hernández que ha publicado más de medio centenar de libros, es autor recientemente del interesante volumen Ruiz de Padrón y los diputados gomeros del trienio liberal (1820-1823) y asume el cuidado de la edición Actas de las congregaciones del clero de La Laguna, de José de Viera y Clavijo. Libro que forma parte de la colección de obras completas que en la actualidad se están publicando con motivo del bicentenario de la muerte del polígrafo canario.

* Otra noticia que agita el cada día más interesante territorio de la república de las letras canarias –y de la que ya informamos en este su blog– es la publicación en septiembre de Un camino a través del infierno (M.A.R. Editor), de Javier Hernández Velázquez, en la que el autor recupera a Mat Fernández, personaje que vio la luz por primera vez en el cuento Los ojos de Henry Fonda.

* Como ya anunciamos en este su blog, EDAF publica en octubre La última tumba de Alexis Ravelo, título por el que recibió el XVII Premio de Novela Ciudad de Getafe, y en la que el autor vuelve a explorar la geografía negrocriminal pero desde su lado más oscuro, el de los perdedores.

* Hora antes editorial reedita La pluma del arcángel, novela por la que Carlos Álvarez obtuvo en 1998 el premio Benito Pérez Armas. La pluma del arcángel se desarrolla en algún momento del siglo XVI, cuando el inquisidor Fernán Ximénez llega a Canarias, “rincón del Imperio donde las costumbres se han relajado bastante”, informa la contraportada de su primera edición, que publicó Alfaguara en su día.

* Hora antes editorial publica también, pero en formato ePub, Noticias del cielo o Astronomía para niños, un libro que José de Viera y Clavijo escribió para ser usado en las escuelas y educar a los niños en el conocimiento de la astronomía a principios del siglo XIX. El formato .epub en el que se presenta esta edición de Noticias del Cielo o Astronomía para niños, con los dibujos originales de la primera edición, está especialmente indicado para la lectura de la obra en dispositivos móviles como eReader, tabletas o teléfonos smartphones.

* La editorial digital Attikus comenzará a andar próximamente con la publicación del libro de relatos Itinerarios de amor, del escritor Santiago Gil. En una entrevista con la editora, Guadalupe Martín Santana, sabemos que la idea es continuar publicando sobre todo narrativa, obras inéditas y reediciones de Emilio González Déniz, José Luis Correa, Javier Hernández Velázquez, Alexis Ravelo, Yolanda Delgado Batista, JRamallo, Pablo Sabalza o la escritora cubana Belkys Rodríguez. También está previsto un libro de ensayos de Rubén Benítez Florido y las memorias ampliadas del poeta cubano, único superviviente del caso Heberto Padilla, Manuel Díaz Martínez.

* Al final no hubo inauguración del Cine Víctor el pasado viernes 16 de agosto, tal y como anunciamos en una entrada anterior de este su blog. Eladio Fraga, el responsable del nuevo periplo de una de las salas más emblemáticas de Canarias, se apresuró al filtrarnos “la exclusiva.” Habrá que esperar a finales de este mes, es un suponer, para ver de nuevo las puertas del Víctor abiertas.

* La Filmoteca Canaria ha recuperado y digitalizado en estos primeros siete meses del año unos tres mil metros de películas filmadas por aficionados de las islas entre los años 1920 y 1970. Tal longitud corresponde a la que suma aproximada del centenar de bobinas de diverso metraje y formatos (8mm, Súper 8 y pathe baby) que ha llegado a esta entidad durante el presente año, parte del cual se prepara para su proyección al público en octubre.

* La Filmoteca Canaria exhibirá el 10, 17 y 23 en el teatro Guiniguada en Las Palmas de Gran Canaria y el 11, 18 y 25 en el teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife el ciclo Rodajes en Canarias, una iniciativa que en octubre se completa con la proyección de imágenes recuperadas. La tanda de películas en septiembre incluye títulos tan descacharrantes como Cuando los dinosaurios dominaban La Tierra (Val Guest, 1970); Ulises contra Hércules (Mario Caiano, 1962) y Órbita mortal (Primo Zeglio, 1967). ¿A qué no sabían que fue, precisamente un tinerfeño, Tom Hernández, el descubridor de Raquel Welch, la protagonista de Cuando los dinosaurios dominaban La Tierra?

* Y una recomendación antes del punto y final. Si pueden y si les interesa el asunto, háganse con Historia de la trata de negros, de Mannix & Cowley, publicado en su día en la colección de bolsillo de Alianza Editorial. Escribir que su lectura es rematadamente reveladora es poco. Muy poco.

Saludos, eso es to-to-todo por hoy, desde este lado del ordenador.

M.A.R publica en septiembre Un camino a través del infierno, de Javier Hernández Velázquez

Miércoles, Julio 31st, 2013

El escritor Javier Hernández Velázquez publicará su próxima novela Un camino a través del infierno en M.A.R. Editor. Este título, que resultó finalista en la última edición del Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial, que convocan el Ayuntamiento de L’Hospitalet y Roca Editorial, llegará a las librerías en septiembre y se presentará en la capital tinerfeña el 11 de octubre.

Un camino a través del infierno está protagonizado por Mat Fernández, un personaje que ya había aparecido en dos relatos cortos del escritor. La novela, con ecos a Dashiell Hammett, se desarrolla en una pequeña capital de provincias en tiempo de elecciones. Lo que promete cosecha roja. Roja de verdad. Con todas sus letras.

Los que conocen anteriores trabajos de Hernández Velázquez saben que Santa Cruz de Tenerife no sería la misma sin, precisamente, las novelas y cuentos de Javier Hernández Velázquez.

La capital tinerfeña es una protagonista más en El fondo de los charcos (colección Serie Negra, Baile del Sol Ediciones), una ambiciosa novela que se mueve entre lo emocional y lo sentimental, así como en El sueño de Goslar (colección G21 Narrativa Canaria Actual, Ediciones Aguere/Idea) una de las más atractivas muestras de pulp pop que se han escrito en este país en los últimos años.

El escritor es autor además de las proféticas Factotum y La identidad fragmentada (ambas en Benchomo) y un título, este último, a rescatar para comprender la idiosincrasia de los que habitan el archipiélago canario.

Javier Hernández Velázquez es autor también de una colección de relatos reunidos bajo el título de Los días prometidos de la muerte. En una de cuyas historias, La medida de la vida, puede estar Mat. Aunque Mat Fernández sí que protagoniza Los ojos de Henry Fonda, cuento incluido en la ya histórica antología G21: nuevos narradores canarios, una iniciativa editorial de Ánghel Morales, el responsable con nombre y apellido de descubrir y explotar este feliz movimiento.

También de advertirnos de lo que hay y habrá…

Por proximidad generacional y por haber nacido en la misma ciudad, son muchas las claves que reconozco en la literatura de Javier Hernández Velázquez.

Un narrador con imaginación desbordante –recurriendo al tópico– y un excelente creador de atmósferas –comparto con todos ustedes una broma privada que mantengo con el escritor– que fue el primero de su generación en reivindicar la vida y obra del poeta Domingo López Torres en la que, a mi juicio, continúa siendo su mejor novela: El fondo de los charcos.

Este viernes, 2 de agosto, y en la MAC, en Santa Cruz de Tenerife, podrán verlo en acción, posiblemente empañando el protagonismo del editor de este su blog, en la presentación de Yo debería de estar muerto (colección G21 Narrativa Canaria Actual), la última novela de otro compañero 21, Santiago Gil. Periodista y escritor que cuenta con dos títulos que, personalmente, contribuyeron a que cambiara mi percepción de la literatura que se escribe en Canarias. De hecho, me cambiaron la vida: Las derrotas cotidianas y Queridos Reyes Magos (Anroart).

No soy adivino, suspendí las oposiciones hace mucho tiempo, pero ver en directo a estos dos tipos promete…

Yo, mientras tanto, quiero leer Un camino a través del infierno.

Pero será en septiembre.

“Matar te asegura ascender como un meteoro en el escalafón. Cargarse a un hijo de puta como yo supongo que debe de tener su mérito y su recompensa. Abatir a una mujer embarazada… no sabría donde encuadrarlo. No me importó su suerte. Me desentendí del lógico ajuste de cuentas en prisión para un culo de diecinueve años o de la soga que quebró su cuello en las duchas. El auténtico culpable seguía vivo”. (Los ojos de Henry Fonda, Javier Hernández Velázquez).

Saludos, ¿esperar hasta septiembre?, desde este lado del ordenador.

La voz de Ánghel

Viernes, Junio 21st, 2013

Si no existiera Ánghel Morales habría que inventarlo.

Con todos su más y con todos sus menos.

A Morales, que es mucho Morales cuando quiere, le debemos esa iniciativa literaria que responde al nombre de Generación 21, así como otras apuestas arriesgadas recientes que han espabilado el hasta ahora tranquilo pero también emponzoñado territorio de las letras que se escriben y que se publican en Canarias.

Sin embargo, y al margen de su lado como editor, periodista y escritor, creo que lo más importante  para quienes no conocen a Ánghel es destacar que se pierden a Morales. Y viceversa.

Si está inspirado, el fundador de Ediciones Aguere resulta un conversador  incansable que sin la petulancia de un erudito aclara u oscurece, según le dé la real gana, historias y personajes que forman parte de la memoria de unas islas que no terminan por creerse a sí mismas.

Cuento todo esto porque la colección La quinta columna de Ediciones Idea reúne en un volumen algunos de los artículos que el escritor y editor ha ido publicando a lo largo de su vida en distintos medios de comunicación del archipiélago. Su título: La voz de Ánghel.

Un puñado de reflexiones en las que el lector avisado puede conocer mejor al Ánghel que escribe pero no al Morales charlador, que no charlatán, con su puntito canalla y burlón que, para quien ahora les escribe, le ha proporcionado grandes ratos mientras escucha cómo desgrana fragmentos de una vida que a veces sabe a realismo mágico.

Así que con todas sus virtudes y con todos sus defectos, Ánghel continúa siendo mucho Ánghel.

O el Dustin Hoffman de las letras canarias, como no se cansa de repetir Javier Hernández Velázquez, otro bromista y escritor a quien comencé a tomarme en serio tras descubrirlo en la antología que, en su día, Morales presentó para dar a conocer “la nueva narrativa canaria.”

Respecto al libro que publica en Ediciones Idea, uno se tropieza con artículos en los que se aprecia compromiso. También muchas de las constantes de su autor, entre otras, su discurso encendido en favor de la independencia de Canarias.

Pero hay más.

Me llama así personalmente la atención leer la carta enfurecida que en su día le envío Justo Fernández, como secretario general de la UGT, y la respuesta mordaz e irónica de Morales que tiene mucha sal y mucha pimienta. Sal y pimienta y Ajoblanco son revistas en las que colaboró Ánghel, quien antes de escritor fue jugador de fútbol. En Málaga aún lo recuerdan.

El libro contiene otros artículos más o menos envenenados, y un puñado que desconciertan por su tono evangelizador, aunque planea en todos ellos al margen de mensajes y de ideas, la mirada de un hombre que se implica procurando no perder su peculiar sentido del humor.

Su agradecida y generosa ganas de reírse del mundo. De todo cuanto le rodea, incluso de las cosas que más le importan.

Dicho todo esto, creo que merece la pena acercarse a La voz de Ánghel.

Un tipo, ya lo hemos dicho, que si no existiera habría que inventarlo.

(*) La voz de Ánghel se presenta este viernes, 21 de junio, a las 19 horas en el salón de actos de la Mutua de Accidentes de Canarias (MAC). En el acto además del periodista, editor y escritor, intervendrán Cirilo Leal y Daniel María.

Saludos, en algún lugar del mundo, desde este lado del ordenador.