Archive for the ‘Óbitos’ Category

Fallece el arquitecto Vicente Saavedra

Jueves, Abril 22nd, 2021

El arquitecto Vicente Saavedra falleció el pasado miércoles, 21 de abril. Tuve la oportunidad de charlar con él en algunas ocasiones, siempre por motivos profesionales, y el recuerdo que tengo él es el de una persona extremadamente amable, dispuesta siempre a atender cualquier petición así como la de un apasionado de las artes plásticas

El paisaje de Tenerife cuenta con edificios que fueron diseñados por él o por su estudio, que compartía con Javier Díaz-Llanos. Estos son, entre otros, el astrofísico de Izaña, la Casa de la Cultura de Santa Cruz de Tenerife, las edificaciones turísticas de Ten-Bel, el Colegio de Arquitectos en Santa Cruz de Tenerife o las viviendas sociales de Añaza, La Hornera, Los Alisios y el Polígono de Ofra. Fue, también, uno de los promotores de la I Exposición de Esculuras en la Calle, que sigue siendo uno de los hitos culturales de la capital tinerfeña, y que en 2023 celebrará su 50 aniversario.

Reproducimos a continuación una entrevista que mantuvimos con Vicente Saavedra (27-2-2017) con motivo de la exposición Una colección para un viaje, muestra que fue resultado de la apuesta que un grupo de alumnos de la 85 promoción de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona realizó a inicio de los años 60 del pasado siglo para ganar algo de dinero en su proyectado viaje de fin de curso.

“Esta colección radiografía el arte de 1960”

Los trabajos que reúne la exposición Una colección para un viaje son resultado de la apuesta que un grupo de alumnos de la 85 promoción de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona realizaron hace ahora 57 años para ganar algo de dinero en su proyectado viaje de fin de curso. Uno de los implicados en aquella empresa, que logró recoger 141 dibujos originales de los artistas a los cursaron invitación para que les cedieran algún dibujo original, fue Vicente Saavedra, quien presenta hasta el 17 de abril en el Colegio Interinsular de Arquitectos de Canarias, 91 de aquellas obras firmadas, entre otros, Miró, Saura, Tàpies, Serrano, Chirino y  Vasarely.

- ¿Una colección para un viaje?

“En enero de 1960, los componentes de la 85 promoción de la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona, decidimos inventar algún procedimiento para, amparados en la fantasía propia de los 25 años de edad, poder financiar un “viaje final de carrera” que nos permitiera recorrer el mundo viendo la arquitectura que solo conocíamos por los libros y revistas. En ese momento, surgió la idea de pedirle a los arquitectos, escultores y pintores más famosos del mundo que, con su generosidad, nos ayudasen a iniciar nuestro sueño.”

- ¿Y a quién se le ocurrió la idea de formar una colección de arte?

“Después de analizar el sistema tradicional para conseguir los dineros necesarios para realizar el viaje de los 28 componentes de la promoción y comprobar que, con lo que teníamos hasta ese momento, solo conseguiríamos dar una vuelta por Cataluña, celebramos una reunión de curso para aportar nuevas ideas, distintas a las tenidas hasta ese momento y entonces, unos compañeros interesados en el arte contemporáneo, además de en la arquitectura, hicimos la nueva propuesta al resto y, desde ese momento, empezamos a trabajar como una pequeña empresa con un objetivo claro: “financiar un viaje dando la vuelta al mundo”, tal como expresábamos en la carta que recibirían los artistas seleccionados.”

- ¿Cuál fue la selección de artistas? ¿Quién se negó o no contestó para participar en esta iniciativa?

“Para poder empezar a desarrollar nuestra idea, deberíamos disponer de un listado de los nombres de los artistas y arquitectos a los que dirigirles nuestra petición. La relación de arquitectos surgió de forma natural, pues eran parte de nuestra formación en la Escuela de Arquitectura. Para la elección de los artistas españoles, contamos con la entusiasta colaboración del afamado crítico de arte Alexander Cirici Pellicer, que en aquel tiempo estaba organizando la creación del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, del mismo modo que ya existía en Madrid. La relación de artistas extranjeros nos resultaba mucho más difícil y para ello, pudimos contar con el catálogo de la exposición 50 años de Arte Moderno de la Exposición Universal de Bruselas de 1958, avalada por los Comisarios más prestigiosos de cada país representado en esa muestra. A partir de ese momento, todo el esfuerzo se concentraba en conseguir las señas de cada uno de los artistas que nos interesaban (no existía Internet ni ordenadores), para lo cual recurrimos a las diferentes embajadas y galerías importantes de las principales capitales europeas. De las 270 carpetas que enviamos, incluyendo una cartulina DIN A-4 con la inscripción 85 promoción de arquitectos. Barcelona. España, recibimos 141 respuestas y nos falló Picasso, a pesar de las tres carpetas que le hicimos llegar por distintos caminos.”

- Las obras iban, en un principio, a ser subastadas…

“Teníamos un compromiso con la Sala Gaspar de Barcelona para realizar en ella la subasta de todas las obras recibidas. Pero a medida que recibíamos los dibujos en nuestra Escuela, aumentaba la sensación de que se estaba formando una extraordinaria colección que no debía ser dividida, pues estaba constituida por un gran número de obras de los mejores artistas del mundo, realizados todas a la vez y para un grupo de estudiantes que se habían atrevido a pedirles una muestra de su arte para realizar un viaje. Las críticas recogidas en los periódicos del momento eran muy elogiosas para nuestra idea y estaba avaladas por críticos de prestigio, como Santos Torroella, Juan Eduardo Cirlot o Juan Teixidor. A la vista de todo esto, la promoción olvidó lo de dar la vuelta al mundo y decidió cambiar la subasta, por conseguir que la colección se quedase unida y con un solo propietario. La solución apareció milagrosamente, por la visita que realizó a la exposición el que era secretario del Colegio de Arquitectos de Barcelona, Antonio de Moragas, que propuso a la Junta General Ordinaria del Colegio de Arquitectos de Barcelona que la adquiriese en su integridad, y así evitar la subasta.”

-La exposición que ahora se exhibe en Santa Cruz de Tenerife también se expuso hace unos meses en Barcelona. ¿Quiénes son los que podríamos considerar sus comisarios y cómo se implicaron entonces en aquella aventura?

“Desde 1960 la colección fue guardada en el Archivo Histórico del Colegio de Arquitectos de Barcelona y solo fue expuesta unos meses en su nuevo edificio con motivo de su inauguración en 1962. Transcurridos cincuenta años, hicimos varios intentos para exponerla de nuevo, pero fracasamos cuantas veces lo intentamos. Ya habíamos abandonado la idea de sacar del Archivo la colección para exponerla en algún sitio, cuando tuvimos la suerte de que un amigo, abogado de prestigio y bien relacionado en Barcelona nos puso en contacto con la historiadora y crítica de arte Victoria Combalía que, después de tener acceso a la colección guardada en el Archivo del Colegio, aceptó ser Comisaria y buscar en Barcelona un lugar adecuado para su exposición. De esta forma, la primera quincena de enero de 2016 se pudo inaugurar en el Museo Can Framis de la Fundación Vila Casas, la exposición con el título Una colección para un viaje. El éxito obtenido durante los tres meses que permaneció expuesta la colección en el Museo Can Framis fue extraordinario y quedó constancia en los medios de información en los que reprodujeron entrevistas a la comisaria de la exposición Victoria Combalía y a los alumnos de la 85 promoción José María Sen Tato y Vicente Saavedra.”

- ¿Qué se pintaba en 1960. Lo pregunto porque respondiendo a la invitación 141 artistas?

“En el catálogo que se emitió en Barcelona acompañando la exposición, Victoria Combalía explica en detalle lo que se pintaba durante el año 1960,  indicando que la colección podría interpretarse como una suerte de radiografía del arte de aquel entonces. Asímismo, indica que  puede hablarse de una excelente muestra de casi todas las modalidades de la abstracción de aquella época: informalismo, tachismo, abstracción lírica, geométrica y espacialismo”.

- ¿Qué autores destacaría?

“Destacaría la presencia y generosidad de autores tan importantes como Joan Miró, Naum Gabo, Erich Heckel, Otto Dix, Giorgio Morandi, Lucio Fontana, Angel Ferrant, Max Bill, Antoni Tàpies, Hans Hartung, Karel Appel, César, Martín Chirino, Antonio Saura, Pierre Soulages, Rufino Tamayo, Victor Vasarely….completando la relación de 98 autores que componen la selección de los 141 que contestaron a nuestra carta invitación. Dentro de esta lista están incluidos los diez arquitectos que, por destacar alguno, citaremos a Walter Gropius, Richard Neutra, Gio Ponti, Saarinen y Alberto Sartoris (que da el nombre a la plaza que cubre las Salas de Exposiciones del Colegio de Arquitectos de Tenerife)”.
·
- Y de los 98 dibujos que forman parte de la exposición, ¿cuál es su preferido?

“La mitad de los artistas expuestos son extranjeros y la otra mitad españoles. Existen varios nombres que componen la élite de la historia del arte contemporáneo internacional, y que figuran en muchos de los grandes Museos de las capitales del mundo, por lo que es difícil separar alguno del resto; lo más importante de esta colección es que está compuesta por autores que, al mismo tiempo, decidieron hacer un dibujo expresamente para un grupo de estudiantes que solicitaron su ayuda para hacer un viaje final de la carrera de arquitectura.”

- ¿Cuántos artistas españoles participaron en esta exposición? 

“La selección de los artistas españoles la había realizado  el crítico Alexander Cirici Pellicer, gran conocedor del arte que se hacía en España y por ello figuran todos los componentes del Grupo el Paso de Madrid, el grupo Dau al Set de Barcelona y artistas reconocidos de otras varias provincias españolas, de las que actualmente podemos comprobar su importancia, gracias a la información obtenida en Internet y en los Museos de los que forman parte. Hay que tener en cuenta que en la actualidad no vive ninguno de los artistas extranjeros y de los españoles solo viven nueve. Los canarios que participaron en la selección fueron Manolo Millares y Martín Chirino.”

 
 
“El viaje fue un éxito”

Resuelta la colección, ¿cómo fue el viaje? “El viaje fue un éxito”, sentencia Vicente Saavedra, que explica que salieron desde Barcelona hasta Helsinki y vuelta por otra ruta distinta para poder contemplar  todas las obras de arquitectura que “nos habíamos propuesto conocer. Empezamos visitando la capilla de Ronchamp, del arquitecto Le Corbusier, que puede considerarse como una de las obras de arquitectura mas importantes de la historia y en Dinamarca estuvimos en varias obras del arquitecto Arne Jacobsen, especialmente en el edificio de la SAS de Copenague, impresionante por el altísimo grado de intervención en cada uno de sus detalles. Cerca de Copenague existe el Luisiana Museum, ejemplo de un edificio creado para el arte, integrado en la naturaleza y con actividades complementarias que lo convierten en un santuario para la cultura. En Rotterdan pudimos conocer bien la reconstrucción de su nuevo Centro Comercial, que había sido destruido completamente durante la guerra. En la maravillosa ciudad de Estocolmo visitamos, además de su centro histórico, sus nuevos barrios periféricos, ejemplo de un  moderno desarrollo urbanístico. Las obras del arquitecto finlandés Alvar Aalto, merecerían todo un libro para explicarlas y en Helsinki disfrutamos visitando algunas. En Finlandia pudimos conocer pueblos nuevos, como Tapiola, que son ejemplo de intervenciones con respeto absoluto a la naturaleza y al paisaje. En París, visitamos el edificio de la Unesco, en el que participó el arquitecto Bernard Zehrfuss, y que contiene varias obras de artistas  que están en nuestra colección, como Miró, Rufino Tamayo, Llorens Artigas, Calder, Appel y Vasarely. Como dato curioso y singular de este viaje, el catedrático de proyectos que teníamos, entendió muy pronto que habíamos tenido una idea que, por lo nuevo y original, nos ocupó todo nuestro tiempo desde enero hasta mayo, por lo que no éramos capaces de sacar la capacidad necesaria para dedicarnos seriamente a realizar el obligatorio proyecto fin de carrera. En esas circunstancias, nos propuso que hiciéramos durante el viaje un riguroso estudio de todas las obras que íbamos a visitar y que presentásemos a la vuelta un libro que recogiese todas nuestras impresiones, tanto favorables como críticas, y así lo hicimos entregando el llamado desde entonces el libro verde que forma parte importante de esta exposición”.

Fallece Monte Hellman, entre ‘Carretera asfaltada en dos direcciones’ y ‘La iguana’

Miércoles, Abril 21st, 2021

Hollywood también tiene a sus malditos y uno de ellos es el cineasta Monte Hellman, nacido Monte Hay Himmelman, y que falleció este miércoles, 21 de abril de 2021, a la nada desdeñable edad de 91 años.

Fue lo que se dice un marginado en la industria del cine pero logró rodar un puñado de películas que por raras merecen ser repasadas un día de estos. La mayoría de los iniciados recuerdan su Carretera asfaltada en dos direcciones y también Gallo de pelea, un filme que adapta la novela del mismo título de Charles Willeford, otro maldito pero de la literatura norteamericana, autor de una obra maestra del género negro y criminal, Miami Blues, donde entre tanta violencia circula con toda la tranquilidad del mundo un sentido del humor que desarma a cualquiera.

Rodó además western con Jack Nicholson, un actor grande, tan grande que a decir de quienes lo conocen, tiene un corazón igual de gigantesco. Nicholson lleva ya diez años apartado del cine y no sé si alguien le habrá comentado la desaparición de quien fue compañero de trabajo y también de alguna juerga.

Lo que no dicen las crónicas es que Monte Hellman dirigió a finales de los 80 un largometraje, La iguana, que era perfecto para un tipo como él. Desgraciadamente, el filme no resultó lo que tenía que ser aunque queda como una rareza más en la filmografía de un cineasta al que le costó levantar proyectos y sobrevivió como pudo en un mundo tan competitivo y adorador del dinero como es Hollywood, donde te disculpan siempre que ganes mucho dinero. Con independencia que lo hecho sea una de súper héroes, otro clon de tipos enmascarados y vestidos con leotardos.

La iguana, como sabrán algunos, es la adaptación de una de las mejores novelas de aventuras del escritor y periodista tinerfeño Alberto Vázquez Figueroa, quien inspirado en un hecho real narra la vida de un marinero irlandés al que apodan La iguana por su aspecto que termina en una de las islas del archipiélago de Las Galápagos, y de la que se declara rey. El filme, que tiene una duración de 88 minutos, es una producción italiana que se rodó en gran parte en Lanzarote y cuenta en su reparto con Everett McGill, Fabio Testi, Michael Bradford y Jack Taylor, entre otros. Se puede descargar si se busca en la red, pero solo tiene interés para los seguidores del cineasta, quien firma una digna versión para el cine de esta aventura para adultos con mirada muy personal.

No se trata, sin embargo, de una de sus mejores películas y la pobreza de producción explica el escaso eco que tuvo cuando se estrenó en cines, donde duró muy poco en cartel. Pese a todo respira muchas de las constantes que marcaron la errática filmografía del cineasta. Un tipo que se rodeó, aunque no fue el caso de La iguana, de actores más o menos habituales. Warren Oates fue uno de ellos. Lo verán como protagonista en Gallo de pelea y El tiroteo, uno de esos western lisérgicos que rodó con Jack Nicholson, dos películas que junto a la mayoría de su no demasiado copiosa filmografía da prioridad a los grandes escenarios, paisajes donde se pierden como hormigas los personajes que transitan por sus películas.

Reivindicado por ese gran rescatador de “olvidados, malditos y marginados” que es Quentin Tarantino, quizá su muerte a los 91 años despierte el entusiasmo entre algún cinéfilo por ver su cine y mantener la llama de su memoria encendida.

Hasta ese momento, aprovechen y enfréntense a sus películas sin la espesa infulencia intelectual del universitario. Con su muerte desaparece una leyenda.

Un maldito del cine norteamericano.

Fallece la poeta y escritora Olga Rivero Jordán

Jueves, Abril 15th, 2021

La larga vida de Olga Rivero Jordán (San Cristóbal de La Laguna, 24 de noviembre de 1928-14 de abril de 2021) estuvo marcada en sus inicios por la tragedia de la Guerra Civil. Su padre, Luis Rivero, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de La Laguna,fue preso gubernativo al inicio del golpe militar producido a mediados de julio de 1936, huella que se grabó al rojo vivo en su memoria. Quizá eso explique que desde muy joven sintiera una poderosa atracción por la lectura que, según las fuentes, quedó bien alimentada gracias a las obras que contenía la biblioteca del Instituto de Canarias y que organizara año más tarde tertulias en la que se hablaba de lo divino y lo humano en el Ateneo de La Laguna.

Las crónicas subrayan de una u otra manera que la educación intelectual de Olga Rivero Jordán fue fundamentalmente autodidacta, lo que también explica que su primer libro lo publicara muy tarde, ya con cincuenta años con el título de Los zapatos del mundo, aunque previamente mantuvo una actividad como articulista en periódicos de la provincia, entre ellos Diario de Avisos.

Más narradora que poeta, su obra que forma parte de varias antologías (Escritoras canarias del siglo XX y Antología de 100 escritoras canarias) se caracterizó por una escritura que en palabras del poeta Antonio Arroyo Silva “es único e irreemplazable, producto de un mestizaje expresivo y una memoria poética que recorre desde el primer balbuceo hasta la mayor profundización en el espíritu humano. Su verso seguro va más allá de los límites académicos de escuelas, generaciones, movimientos y prosodias”.

El Gobierno de Canarias la homenajeó en octubre del 2020 en la tercera edición del Día de las Escritoras, un reconocimiento que probablemente le llegó tarde pero que intentó poner en valor la trayectoria de una mujer que antes de identificarse con generaciones sostuvo siempre que era “poeta” porque “creo en la poesía”, así lo recoge la investigadora Bárbara Rodríguez Martín cuando escribe sobre ella en el libro colectivo Escritoras canarias del siglo XX: de la invisibilidad al reconocimiento, capítulo en el que destaca de Olga Rivero Jordán “su gusto por el verso libre, el experimentalismo tipográfico, el cultivo del poema en prosa” y el eco surrealista en muchas de sus composiciones.

A modo de despedida, reproducimos los versos de su poema Sola:

Sola
con el tejido
de mi carne
compongo mariposas
alas que llegan
al final
del universo
.

Fallece el poeta y ensayosta Justo Jorge Padrón

Domingo, Abril 11th, 2021

Ha fallecido en Madrid víctima de la Covid-19 el poeta, traductor y ensayista Justo Jorge Padrón (Las Palmas de Gran Canaria, 1943). Así lo anunciaba ayer, domingo, su esposa Kleopatra Filipova en redes sociales:

“Se acabó. Se me fue el amor de mi vida, mi único marido, mi compañero de viaje. Después de 35 años, 24 horas al día juntos, el maldito Covid nos separó para siempre en el Hospital de la Paz de Madrid. Se nos truncó el futuro, se nos quedaron muchos proyectos sin acabar. Pero te prometo, mi amor, que lucharé siempre por defender tus sueños, por expandir tu gran poesía que hizo felices a tantos lectores en el mundo entero”.

Justo Jorge Padrón estudió Derecho y Filosofía y Letras en al Universidad de Barcelona y regresó a finales de los años 60 a su ciudad natal para ejercer la abogacía aunque la llamada de las letras venció, finalmente, lo que se vaticinaba como una prometedora carrera en los tribunales.

Incluido en la antología Nueva poesía española al cuidado del escritor y poeta José Agustín Goytisolo, Justo Jorge Padrón fue incluido en una gira organizada por el ministerio de Asuntos Exteriores y el Instituto de Cultura Hispánica por doce países iberoamericanos durante la primera década de los años setenta.

Recibió a lo largo de su trayectoria literaria numerosos premios (Boscán, el Fastenrath de la Real Academia Española, entre otros muchos), siendo reconocido en 1997 con el Premio Canarias de Literatura. Tuvo el honor de recoger en 1977 en Estocolmo el Premio Nobel de Literatura concedido al poeta Vicente Aleixandre, quien, por motivos de salud, no pudo asistir a la ceremonia. En los años noventa se postuló su candidatura para un sillón en la Real Academia Española, pero sin éxito.

En su intensa y sentida producción poética Justo Jorge Padrón deja títulos como Oasis de un cosmos, Los círculos del infierno, Escrito en el agua, El arte del poema, Fulgor de Macedonia y Poema a Kleo, publicado en 2020 y dedicados a quien fue su compañera sentimental hasta el fin de sus días. También fue un destacado ensayista, que se refleja en libros como Panorama de la narrativa islandesa contemporánea, La poesía nórdica de postguerra y Esta alegría te pertenece, entre otros títulos. Fue traductor además de importantes escritores escandinavos, literatura que contribuyó a aproximar al lector español.

En una ocasión y como respuesta a la manida pregunta de qué es la poesía, Justo Jorge Padrón dijo estar convencido que “es la memoria de la luz, un resplandor que canta e ilumina los instantes que hemos vivido y con los que todavía vamos a soñar. Es una emoción que recorre la rosa de los vientos del poema, y surge cuando en la palabra se desborda el misterioso asombro de la vida”.

En memoria de F.G. Haghenbeck

Lunes, Abril 5th, 2021

INTRO

Comenzamos la semana con la triste noticia del fallecimiento del escritor mexicano F.G. Haghnbeck, a quien tuvimos oportunidad de conocer en la Semana Negra de Gijón y a quien entrevistamos con motivo de la publicación de la novela Trago amargo, que se desarrolla en Puerto Vallarta durante el rodaje de La noche de la iguana. El protagonista es Sunny Pascal, a quien le encargan quue “haga de niñera” de la tropa de actores y del director que participaron en este largometraje, que adapta una obra teatral de Tenesse Williams.

Haghnbeck era un tipo delgado, con una barbita candado que hacía más afilado el rostro. Llevaba también gafas y le encantaban los cóckteles. De hecho, todos los capítulos de Trago amargo se abren con la receta de uno de estos brebajes. Además de ser el único mexicano que conozco de guionizar una aventura del Supermán de los cómics de visita en México, recuerdo que el último día en Gijón y cuando la guagua conducía a muchos de los invitados de vuelta a Madrid, el escritor reveló lo que creía que podía ser uno de los finales posibles de la serie que por aquel entonces estaba de moda: Perdidos. El secreto estaba celosamente guardado pero les aseguro que Haghenbeck dio en el clavo aunque los que hablaban con él sobre el futuro final de la serie no le hicieron lo que se dice puñetero caso.

LA ENTREVISTA

El escritor F. G. Haghenbeck (Ciudad de México, 1965) ha irrumpido con fuerza en el género de la novela negra y criminal con Trago amargo, editada en España por Roca Editorial, protagonizada por el detective con ecos chandleariano Sunny Pascal y cuya acción se desarrolla en pleno rodaje de un título mítico en la filmografía de John Huston, La noche de la iguana. Haghenbeck, que ya tiene casi a puntos dos títulos más de Pascal, es además el único autor mexicano que ha escrito una versión de Superman para DC Comics Time Warner.

- Trago amargo es una novela extraña. Un policiaco teñido de humor y un gran homenaje al cine.
- Siempre he sido un gran amante de la novela negra y sobre todo de Raymond Chandler que, pienso, es uno de los mejores escritores norteamericanos del siglo XX. La novela nace cuando me trasladé a vivir a Puerto Vallarte, donde conocí a uno de los biógrafos de John Huston, quien me contó que en La noche de la iguana y por órdenes del cineasta, regaló a los actores de la película una pistola de oro con cinco balas de plata a cada uno. Y eso se prestaba para escribir una novela negra que, además, transcurre en 1964, y yo soy un enamorado de los años sesenta.

- Su detective, Sunny Pascal, ¿está inspirado en alguien de la vida real?
- Es un personaje cien por cien de ficción aunque tiene muchos padres, entre otros, Phillip Marlowe. En la novela hago guiños a Marlowe al contar que Sunny Pascal antes de dar con sus huesos en Puerto Vallarta trabajaba en Los Ángeles en la agencia de detectives Carmady, que dio origen al primer gran detective privado chandleriano. También le debe un poco al Héctor Belascoarán de Paco Ignacio Taibo II porque es un detective mexicano muy distinto a los que había leído antes, así que pretendí crear a mi propio investigador privado, tarea en la que me ayudó bastante mi pasado como escritor de cómic, inventándolo incluso visualmente. Y me salió beatnick, con guayabera y barba crecida y amante de los cócteles. Todos estos elementos contribuyeron a que lo perfilara física y mentalmente.

- Sunny Pascal resulta, de todas formas, un personaje de frontera ya que su ascendencia es mexicana y estadounidense.
- Nace así por el inglés. La acción de Trago amargo se desarrolla en México todo el tiempo y en pleno rodaje de una película norteamericana, La noche de la iguana, por lo que el personaje protagonista  tenía que ser alguien que pudiera hablar con la misma facilidad los dos idiomas: el inglés y el español. Me he dado cuenta, además, que la novela funciona muy bien al ser traducida al inglés ya que está narrada en primera persona y el inglés, por su nacimiento forma parte de la personalidad del detective como el español.

- ¿Qué rasgos del carácter de Sunny destacaría como mexicano y norteamericano?

- Creo que su visión sarcástica y humorística es totalmente mexicana y en la novela esa  metáfora chandleriana teñida de humor tenía que ser objetivamente mexicana. En cuanto a su sangre estadounidense, destacaría la sangre fría del personaje. Esa combinación de euforia explosiva y frialdad son los dos rasgos que nivelan el carácter de Sunny.

- Cada capítulo del libro se inicia con la receta y la historia de un cóctel, ¿por qué?
- Se debe a que soy un amante de la cultura que gira alrededor de los cócteles, de la mixiología, de saber de dónde viene, cómo se sirven, qué tipo de copas hay que utilizar por esa nostalgia que arrastro de los años sesenta. Nostalgia que hago extensiva a su música, que también es un elemento importante en la novela, donde siempre hablo de música. Pienso, además, que los cócteles están unidos a la novela y al cine negro. Se me quedó grabada la escena de El sueño eterno en la que Humphrey Bogart y Lauren Bacall toman un Martini. Los cócteles forman parte de la novela negra así que pensé que sus recetas y sus historias podrían servir de segunda lectura a una narración que se organiza como una especie de muñecas rusas. Eso fue lo que me decidió a iniciar cada capítulo con un cóctel, funciona como introducción y segunda lectura porque está relacionado con lo que pasa en cada capítulo.

- Esta no será la última novela de Sunny Pascal. ¿Está trabajando ya la continuación?
- Mi idea es que se convierta en una serie. La segunda transcurrirá en el Festival de Acapulco que fue un certamen muy importante en los años sesenta. Entre otros personajes reales parecerá Johnny Weissmüller y el mafioso Sam Giancana. La tercera novela se desarrollará durante el rodaje en Almería de Por un puñado de dólares, donde Sunny buscará a la hija desaparecida de una maquilladora.

- Como en Trago amargo, donde mezcla personajes reales con ficticios, ¿cómo se pone en la piel de gente como Richard Burton, Elizabeth Taylor, Sue Lyon, Ava Gardner y John Huston, entre otros?
- Mi forma de trabajo con ellos es sencilla: todas las frases que dicen en el libro las dijeron de verdad. Para ello investigo y reproduzco sus palabras aunque descontextualizadas para poder armar un diálogo literario. Pero todas las frases de Ava Gardner, John Huston, Elizabeth Taylor, Sue Lyon, Richard Burton las dijeron en algún momento de sus vidas. Lo hice así porque creo que era la mejor manera de meterme en sus personajes.

- ¿Cuál cree que de todos ellos resulta el más negro y criminal?
- John  Huston, director de una de las mejores películas policíacas de la historia, El halcón maltés. John Huston es un prototipo de novela negra aunque lo que más me gusta de Trago amargo es que he procurado demostrar que pese a su aureola de estrellas también fueron seres humanos.

- Huston rodó también en México El tesoro de la Sierra Madre y sentía, como otros cineastas y escritores anglosajones una profunda fascinación por México. ¿Por qué fascina tanto México?
- Quizá sea el paisaje y su clima. México es un país muy hermoso y quién sabe, quizá fue eso los que llevó a que muchos de ellos se fueron a vivir allí en los años sesenta. En México no existe el invierno, su clima es como el del verano en Europa. También está la parte exótica, la  música, la comida e incluso la cultura mexicana que tiene un halo de magia.

- Es autor de otras novelas que, desgraciadamente, no se han publicado en España.

- Es un fenómeno extraño que la industria literaria en español sea local cuando la literatura debería de ser universal. Tenemos que quitarnos de la cabeza la idea de que vivimos en aldeas pequeñas porque a mí, como lector, me gustaría conocer más y mejor literaturas como la colombiana por poner un ejemplo. Sí, es verdad que nos llegan los grandes éxitos,  pero no es suficiente. Es un grave problema editorial las decisiones que les llevan a apostar a lo seguro cuando, a mi juicio, se tendría que ser más abierto y generar lectores universales.

- Su literatura, de todas formas, está como anclada en el pasado. ¿No le llama la atención los tiempos que vivimos?
- La verdad es que me siento incapaz de entender la realidad. No puedo entender la realidad que vivimos no solo en México sino en todo el mundo. Que la extrema derecha tenga la mayoría en los países más poderosos de la tierra es algo que no entiendo, así que prefiero no complicarme la vida y dedicar mis esfuerzos literarios a tiempos no sé si más sencillos pero sí que más transparentes.

- Igual era tiempos más inteligentes.
-No lo sé. No puedo decir eso porque, pese a todo, soy de los que piensan que el mejor tiempo es el de mañana porque ahí debe estar la esperanza.

- Usted se inició en la escritura a través de los comías, para muchos un arte menor.
- No sé si es un arte menor, en todo caso es otro medio. Es como decir que la radio es un apéndice del cine cuando son medios distintos. El cómic es un medio visual y tiene mucho que ver con  el cine y la literatura. Es verdad que en cómic lo visual es lo más importante y que el artista es el dibujante pero eso no quita que sea un medio tan bueno como cualquier otro. Con sus cosas buenas y malas. Para adultos y para niños. Su abanico es muy grande, tan grande como el que ofrece el cine y la literatura.

- Fue guionista de una historieta sobre Superman en México. ¿Cómo se planteó este trabajo?
- Espero que algún día los pecados se borren de la memoria. Superman es un icono de los cómics. Es un personaje de cómics por excelencia pero también un símbolo del imperialismo norteamericano. Su actitud de boy scout, esa parte que trata de explicar –y no sé si con buenos resultados– la inocencia de un súper héroe que pretende salvar el mundo a  través de una visión inequívocamente estadounidense pero que nunca se detiene a preguntarse si el mundo quiere ser salvado… No sé. Entiendo a Superman como un redentor que nunca se cuestiona si quiere ser un redentor. Cuando escribí el guión la editorial norteamericana no me dio muchas libertades, y eso que es un personaje que da juego por su tono mesiánico, es casi un Moisés que conduce al pueblo elegido –el norteamericano pese a que se trata de un extraterrestre que crece entre los hombre—cuyo único fin en la vida es rescatar a su pueblo de adopción. Esa alegoría, que fue creada por dos emigrantes judíos, me pareció muy interesante pero fue precisamente la parte que se quedó en el aire porque los editores norteamericanos cuidan con mucho mimo esta franquicia.

- ¿Pero cómo planeó su historia de Superman en México?
- Se titula Los hijos de la tierra. Superman se encuentra en México para salvarlo de un acto terrorista y ahí conoce a una serie súper héroes mexicanos que le vienen a decir que no quieren ser salvados, que ellos se arreglan  por sí mismos. Esa es la metáfora que pretendí transmitir.

- ¿Esos súper héroes mexicano están inspirados en personajes del cómic mexicano, como Kalimán?

- No. Cada uno de ellos procede de estratos sociales diferentes. Está el que trabaja para el gobierno y tiene su equipo de gadgets; otro que es anárquico, un ácrata que comulga con la izquierda y se mueve entre las sombras, que también es una alegoría; y un tercero que representa al pueblo. El hombre muerto que falleció en el temblor de ciudad de México pero ha revivido y ahora es inmortal.

- También ha escrito para cine y televisión.
- Me encuentro más cómodo escribiendo para televisión. Y eso que mi primera experiencia fue trabajando en una televisión muy barata en un programa concurso que espero que también algún día se borre de mi currículum, pero había que comer. En México no se hacen series, solo telenovelas. La televisión sigue siendo una herramienta de entretenimiento popular y de manifestación política y no tiene los niveles de otros países. 

- ¿Y proyectos?
- Estoy retornando al cómic con una serie de biografías de personajes poco conocidos en la historia mexicana. También escribo una historia muy negra ambientada en los tiempos del Renacimiento para una editorial suiza, una historia gótica. Y finalizando la escritura de las dos novelas de Sunny Pascal, con quien me siento cómodo. Ojalá pueda seguir mucho tiempo con Sunny.  

Saludos, descanse en paz, desde este lado del ordenador

Jorge M. Reverte dice adiós a la vida

Jueves, Marzo 25th, 2021

No llegué a entrevistarlo pero sí que cubrí alguna rueda de prensa cuando visitó esta tierra para promocionar algunos de sus libros. Llegué sin embargo a Jorge M. Reverte a través de su hermano, Javier, de viaje al otro lado hace apenas unos meses, al que leí primero y al que tuve la suerte de conocer después en el Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventura, Periplo, que se celebra en Puerto de la Cruz.

Comencé mi lecturas de Jorge Martínez Reverte con la primera novela, era inevitable, que dedicó a Julio Gálvez, periodista, en Demasiado para Gálvez. La historia me divirtió así que seguí leyendo otras entregas de la serie como Gálvez en Euskadi, Gálvez y el cambio del cambio, Gálvez en la frontera y Gálvez entre los leones… Me faltan otras cuantas pero recuerdo vagamente las que disfruté y eso lo hace junto a su hermano Javier alguien muy especial en mi memoria lectora, esa máquina que no se cansa de leer y que si algo lamenta es que se irá de este mundo sin haber leído todos los libros del mundo.

Leí y disfruté pero no tanto como esperaba Triple agente, una de espías que se desarrolla durante la Guerra Civil. Tiene cierto aliento de Eric Ambler y se reconoce a un escritor que ha leído y bien mucho sobre aquel conflicto que desgarró a las Españas pero no termina de conseguir ese punto de aventura y suspense, de amigos y enemigos que hubiera redondeado la historia. Creo, sin embargo, que la novela sale mejor librada que las del otro Reverte, pero no hermano, llamado Arturo ha perpetrado con Falcó, una trilogía que tiene como protagonista a otro espía pero que trabaja para el bando contrario durante esa misma Guerra Civil.

Además de novelista, Jorge M. Reverte se embarcó también en una serie de libros sobre aquella guerra que están escritos afortunadamente con pulso periodístico y cuentan con excelente documentación. Aprendí mucho con La batalla del Ebro y también con La batalla de Madrid. No terminó de convencerme Guerreros y traidores. De la guerra de España a la guerra fría, una biografía de Bill Alto, un norteamericano que formó parte de las Brigadas Internacionales y que pone nombre y apellido a los combatientes extranjeros que lucharon en las tierras de España. Hay otros libros de Jorge M. Reverte pero no llegué a ellos por una u otra razón.

Junto a su hermano Javier fue autor de una biografía sobre su padre, Soldado de poca fortuna: Jesús Martínez Tessier, periodista iguial que sus hijos y un señor con una vida que casi parece sacada de una película. Fue cabo en el ejército republicano y al finalizar la Guerrad e España y para limpiar su nombre se enroló en la División Azul marchando a la Rusia soviética donde compartió trincheras con falangistas, militares de carrera y soldados que como él querían sanear su nombre cuando regresaran a su país. El precio fue demasiado alto. Rusia, como dijo aquel, fue culpable.

Resulta cuanto menos curioso que estos dos hermanos se hayan ido al otro lado relativamente casi al mismo tiempo. Me consta que los unía además de la sangre mismos gustos y si me apuran una misma mirada sobre muchas cosas. En especial la Guerra Civil, conflicto al que Javier Reverte dedicó varias novelas, algunas de ellas sobresalientes al igual que su hermano, Jorge.

Esto me hace pensar que si hay algo más cuando nos despidamos definitivamente de la vida que tanto Javier como Jorge deben de estar en algún lado escribiendo la crónica de ese mundo que imagino envuelto de algodones. Pero es solo una esperanza. Y vagísima porque algo me dice que el sentido de la vida acaba, precisamente, cuando llega la muerta. Lo otro es un fundido a negro hacia la nada.

Por fortuna, tanto Javier como Jorge nos legaron sus libros. Volver a ellos es lo mejor que podemos hacer para que vuelvan a estar entre nosotros. Y si es ante un plato de pescado frito y una botella de vino, mejor que mejor. Me resulta ahora imposible imaginar mejor paraíso para dos periodista y escritores que ya han dejado su huella en nuestro periodismo, nuestra literatura y en defintiiva nuestra historia.

Saludos, hermanos y hermanas, desde este lado del ordenador